GUATEMALA AL EX­TRE­MO

Un tour de nor­te a sur, por ai­re, tie­rra y mar pa­ra des­cu­brir la gran­de­za de es­te pe­que­ño país cen­troa­me­ri­cano.

National Geographic Traveler (México) - - CONTENIDO - POR ERICK PI­NE­DO FO­TO­GRA­FÍAS DE SER­GIO IZ­QUIER­DO

Soy me­xi­cano, y el ve­cino del sur no es un si­tio muy po­pu­lar en­tre los via­je­ros con­na­cio­na­les. Tan cer­ca­na co­mo desconocida, la pa­tria ma­ya de la ban­de­ra ce­les­te se con­vir­tió en un des­tino des­di­bu­ja­do de­bi­do a la vio­len­cia de su no tan le­jano ré­gi­men mi­li­tar. Sin em­bar­go, hoy Guatemala es­cri­be un nue­vo ca­pí­tu­lo de su his­to­ria; una que Ser­gio Iz­quier­do, fo­tó­gra­fo gua­te­mal­te­co y ac­ti­vis­ta am­bien­tal, me qui­so con­tar pa­ra con­ven­cer­me de vi­si­tar su país e in­ter­nar­me en los lugares más re­pre­sen­ta­ti­vos de las re­gio­nes que com­po­nen su te­rri­to­rio.

TI­KAL, LA JO­YA DE LA CO­RO­NA

Lle­ga­mos aún de no­che. So­lo se veían las es­tre­llas en lo al­to mien­tras ca­mi­ná­ba­mos con ayu­da de nues­tras lin­ter­nas, sor­tean­do ro­cas y raí­ces en me­dio de una os­cu­ri­dad ca­si to­tal. Tan pron­to in­gre­sa­mos a la pla­za, una se­rie de ru­gi­dos sur­gió con fuer­za a nues­tro al­re­de­dor pa­ra per­der­se en un largo eco.

Los mo­nos au­lla­do­res ad­ver­tían nues­tra pre­sen­cia al pe­ne­trar la es­pe­sa sel­va de Pe­tén, ha­cia las rui­nas de Ti­kal, una de las ur­bes ma­yas más gran­des e im­por­tan­tes de la an­ti­güe­dad. Lue­go del al­bo­ro­to, en­tre una bru­ma den­sa, la im­po­nen­te y al­tí­si­ma es­truc­tu­ra del Tem­plo del Gran Ja­guar se re­ve­ló fren­te a no­so­tros. Si Pe­tén es la co­ro­na de Guatemala, sin du­da, es­ta es su jo­ya.

Qui­si­mos ga­nar­le a los tu­ris­tas pa­ra que Ser­gio pu­die­ra ob­te­ner las me­jo­res tomas de la zo­na ar­queo­ló­gi­ca –en tem­po­ra­da al­ta, es­te si­tio es ca­paz de re­ci­bir has­ta 1500 per­so­nas al día–, así que nos di­ri­ji­mos ha­cia allá en au­to des­de el ho­tel, a las 4:00 de la ma­ña­na, pa­ra ma­ne­jar un par de ho­ras y al­can­zar el ama­ne­cer des­de los mi­ra­do­res de las pi­rá­mi­des. Pa­sa­mos jun­to a ellas sin sa­ber­lo de­bi­do a la com­pli­ca­da vi­si­bi­li­dad, has­ta que nos to­pa­mos con el Tem­plo de la Ser­pien­te Bi­cé­fa­la, el ma­yor de Ti­kal.

Hay que su­bir sus ca­si 70 me­tros por una es­ca­li­na­ta pa­ra te­ner una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la sel­va. Des­de arri­ba, en­tre la ne­bli­na, el sol po­co a po­co ilu­mi­na­ba el pai­sa­je con to­nos ro­jos y na­ran­jas, re­ve­lan­do las si­lue­tas de las de­más es­truc­tu­ras que so­bre­sa­len por en­ci­ma de la es­pe­su­ra. El in­ten­so bu­lli­cio noc­turno se con­ver­tía en una me­lo­día de pe­ri­cos, coatíes, za­na­tes, mo­nos, hal­co­nes y una in­men­sa va­rie­dad de in­sec­tos.

Hue­le a ve­ge­ta­ción. Con el sol arri­ba, ve­mos que el verde nos ro­dea por do­quier. Lue­go, de un se­gun­do a otro, el ca­lor cae a plo­mo y la hu­me­dad se le­van­ta. Aho­ra ca­mi­ná­ba­mos en el cli­ma pri­mor­dial de los bos­ques sub­tro­pi­ca­les gua­te­mal­te­cos, co­mo si nos hu­bie­ran caí­do cu­be­tas de agua ca­lien­te, mien­tras unos tu­ca­nes vo­la­ban so­bre nues­tras ca­be­zas.

Así, re­co­rri­mos las cal­za­das que lle­van a ca­da uno de los con­jun­tos ar­queo­ló­gi­cos: tem­plos, pi­rá­mi­des, pa­la­cios, mo­nu­men­tos, jue­gos de pe­lo­ta, es­te­las, al­ta­res, jar­di­nes, tum­bas, to­do de pie­dra ca­li­za. El es­plen­dor de es­ta ca­pi­tal –que pu­do al­ber­gar a más de 90000 per­so­nas– ocu­rrió du­ran­te el pe­rio­do Clá­si­co (200-900 d.C.) y al­can­zó a do­mi­nar gran par­te del an­ti­guo te­rri­to­rio ma­ya.

Una de las vis­tas más privilegiadas de la pi­rá­mi­de prin­ci­pal se pue­de te­ner des­de su con­tra­par­te, el Tem­plo de las Máscaras, en la Gran Pla­za. A tan so­lo unos me­tros uno del otro, am­bos se yer­guen fren­te a fren­te pa­ra mar­car el cen­tro de la ciu­dad. Aquí se

ob­ser­va lo que fue la mag­ni­fi­cen­cia de uno de los im­pe­rios más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Un mun­do per­di­do.

En al­gún mo­men­to, tras ca­mi­nar va­rias ho­ras por gran par­te del par­que na­cio­nal, nos per­ca­ta­mos del can­san­cio acu­mu­la­do al ha­ber ini­cia­do es­ta ex­pe­di­ción des­de las pri­me­ras ho­ras del día, así que re­gre­sa­mos a Las La­gu­nas Bou­ti­que, el ho­tel –en­cla­va­do en la sel­va– don­de nos hos­pe­dá­ba­mos, pa­ra co­mer y des­can­sar jun­to a la lu­jo­sa pis­ci­na con vis­ta a las la­gu­nas que sal­pi­can Pe­tén.

Con sui­tes de ma­de­ra sos­te­ni­das por pa­la­fi­tos en­ci­ma del agua y te­rra­zas pri­va­das con ja­cuz­zi in­clui­do, la ex­plo­ra­ción ar­queo­ló­gi­ca en­cuen­tra su muy me­re­ci­do des­can­so. Des­pués de ce­nar un pes­ca­do blan­co so­bre hon­gos Por­to­be­llo y un pu­ré de pa­pas gra­ti­na­do in­creí­ble, en el res­tau­ran­te Shul­tun, no hay más que en­tre­gar­se al sue­ño con los so­ni­dos del agua y la sel­va a tu al­re­de­dor.

Por la ma­ña­na, con los pri­me­ros ra­yos de luz, de­ci­di­mos apro­ve­char nues­tros úl­ti­mos mi­nu­tos en Pe­tén, así que to­ma­mos uno de

los tours que ofre­ce el ho­tel ha­cia las is­las de la la­gu­na, don­de un gru­po de mo­nos ara­ña nos es­pían en­tre los ár­bo­les e in­clu­so suben a la em­bar­ca­ción. Fi­nal­men­te, pe­ro no sin an­tes re­mar unos mi­nu­tos en ka­yak, nos di­ri­gi­mos al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Mun­do Ma­ya pa­ra to­mar una avio­ne­ta de re­gre­so a Ciu­dad de Guatemala.

TE­RRE­MO­TOS QUE CONS­TRU­YEN LA HIS­TO­RIA

Ya en la ca­pi­tal, Ser­gio, su es­po­sa Ro­cío y su pe­que­ña hi­ja Mic­kis, me ofre­cie­ron un cuar­to en su ca­sa, ubi­ca­da a las afue­ras de la ciu­dad, con la inigua­la­ble ama­bi­li­dad latina que, en nues­tros paí­ses, es ca­si un com­pro­mi­so. Des­de su ho­gar par­ti­ría­mos pa­ra co­no­cer la par­te cen­tral del país. A pe­sar del trán­si­to caó­ti­co y la so­bre­po­bla­ción, la ur­be exu­da cul­tu­ra y tra­di­ción en su Pla­za de Ar­mas, el Cen­tro His­tó­ri­co, sus mu­seos y mer­ca­dos de ar­te­sa­nías.

Au­to­bu­ses es­co­la­res vie­jos con lu­ces mul­ti­co­lo­res, es­tam­pas, pin­tu­ra y bau­ti­za­dos con un gran nom­bre es­cri­to en sus cos­ta­dos do­mi­nan las ca­lles de la ciu­dad. A ve­lo­ci­da­des al­tas y con tal so­bre­car­ga de gen­te que a ve­ces se ven pa­sa­je­ros so­bre el te­cho, las bu­rras trans­por­tan sin es­crú­pu­los a los lu­ga­re­ños que tra­ba­jan den­tro y fue­ra de la ca­pi­tal con un con­tro­ver­ti­do fol­clor que pro­vo­ca des­con­fian­za. Aun así, su­bir a es­tos au­to­bu­ses su­rrea­lis­tas siem­pre de­ja­rá una ex­pe­rien­cia que con­tar.

Las ca­rre­te­ras dis­cu­rren en­tre mon­ta­ñas, cur­vas y pue­blos in­dí­ge­nas de ma­yo­ría kak­chi­kel y qui­ché. Así, nos ale­ja­mos de la ciu­dad ha­cia la pri­me­ra ca­pi­tal del país has­ta 1776, cuan­do los te­rre­mo­tos de San­ta Marta re­du­je­ron a rui­nas –por ter­ce­ra oca­sión en me­nos de un si­glo– San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, hoy co­no­ci­da co­mo An­ti­gua Guatemala.

Los vol­ca­nes en el ho­ri­zon­te cre­cen al acer­car­nos a es­ta ciu­dad co­lo­nial, cu­yos co­lo­ri­dos rin­co­nes re­po­san ba­jo la mi­ra­da del de Agua, del Aca­te­nan­go y del im­pe­tuo­so vol­cán de Fue­go. Igle­sias, con­ven­tos, ca­te­dra­les, ar­cos, acue­duc­tos y fuen­tes son el es­ce­na­rio don­de tras­cu­rre la vi­da co­ti­dia­na de cien­tos de per­so­nas que pa­san el ra­to en el par­que cen­tral, acu­den a mi­sa, ca­mi­nan por las ca­lles em­pe­dra­das con una re­fres­can­te nie­ve pa­ra cal­mar el ca­lor, ven­den y com­pran pro­duc­tos lo­ca­les, e in­clu­so se pre­pa­ran pa­ra su bo­da.

De en­tre to­dos los mo­nu­men­tos co­lo­nia­les, la ca­te­dral de San Jo­sé so­bre­sa­le no so­lo por su be­lle­za ba­rro­ca, sino por­que su his­to­ria es la mis­ma que la de An­ti­gua. Ini­cia­da en el si­glo xvi, es­ta pa­rro­quia ha si­do des­trui­da y re­cons­trui­da va­rias ve­ces de­bi­do a los te­rre­mo­tos que han ocu­rri­do a lo largo de los si­glos y has­ta 1976; la evi­den­cia se en­cuen­tra tras su enor­me fa­cha­da, don­de per­ma­ne­cen de pie al­gu­nas co­lum­nas so­bre las rui­nas de la edi­fi­ca­ción ori­gi­nal. Aquí re­po­san los res­tos del san­gui­na­rio con­quis­ta­dor es­pa­ñol Pedro de Alvarado y su fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, en­tre to­do es­te color y tra­di­ción, el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de An­ti­gua gri­ta pre­sen­te con sus erup­cio­nes con­ti­nuas, aun­que úni­ca­men­te en la os­cu­ri­dad es po­si­ble apre­ciar to­da su mag­ni­fi­cen­cia. El vol­cán de Fue­go, de más de 3700 me­tros de al­ti­tud, ilu­mi­na la to­ta­li­dad de su cono con ca­da es­ta­lli­do de su cal­de­ra. No hay for­ma de evi­tar­lo, ejer­ce una atrac­ción hip­nó­ti­ca; de­be­mos acer­car­nos y ex­plo­rar es­te co­lo­so.

DON­DE ES­TÁ EL FUE­GO

Du­ran­te las no­ches, el vol­cán se en­cen­día por com­ple­to con la vio­len­cia de las erup­cio­nes que ha­cían cim­brar el sue­lo en una ex­po­si­ción bru­tal de po­de­río na­tu­ral. El ma­te­rial pi­ro­clás­ti­co caía cual relámpago tras ser ex­pul­sa­do por los ai­res, pro­vo­can­do ava­lan­chas de ce­ni­za y ro­ca in­can­des­cen­te en un es­truen­do que fá­cil­men­te se po­dría con­fun­dir con el de una tor­men­ta eléc­tri­ca

Los vol­ca­nes en el ho­ri­zon­te cre­cen a la vis­ta al acer­car­nos a es­ta ciu­dad co­lo­nial, cu­yos co­lo­ri­dos rin­co­nes re­po­san ba­jo la mi­ra­da del de Agua, el Aca­te­nan­go, y el im­pe­tuo­so vol­cán de Fue­go.

El Aca­te­nan­go crea­ba una som­bra pi­ra­midal cu­ya pun­ta se ex­ten­día has­ta to­car el ho­ri­zon­te. Y el co­lo­sal vol­cán de Fue­go no pa­ra­ba de emi­tir sus gran­des fu­ma­ro­las.

in­ten­sa. Lo veía­mos de fren­te, a ca­si 4000 me­tros, so­bre la cal­de­ra dor­mi­da de su vol­cán her­mano, el Aca­te­nan­go. La cer­ca­nía, aun­que se­gu­ra, in­ti­mi­da a cual­quie­ra.

Pa­ra lle­gar se re­quie­ren de cin­co a ocho ho­ras, de­pen­dien­do de la con­di­ción fí­si­ca de ca­da uno. Sin em­bar­go, la ayu­da de un ca­ba­llo pue­de aho­rrar has­ta tres ho­ras de ca­mino; eso sí, hay que pres­tar aten­ción pa­ra es­qui­var la se­cuen­cia in­fi­ni­ta de ra­mas que ame­na­zan con ti­rar­te del equino. Aun así, una em­pi­na­da la­de­ra de are­na es­pe­ra an­tes de lle­gar a la ci­ma, don­de los ca­ba­llos ya no pue­den avan­zar. Con equi­pos de fo­to­gra­fía y cam­ping en la es­pal­da, la em­pre­sa se tor­na in­tere­san­te.

Los sen­de­ros pa­san por sem­bra­díos, sel­vas y bos­ques de co­ní­fe­ras pa­ra lle­gar a una zo­na de bos­que muer­to, oca­sio­na­da por la pla­ga co­no­ci­da co­mo gor­go­jo, un des­cor­te­za­dor del pino. Lue­go, una ex­ten­sión de ce­ni­za y pie­dra que ro­dea la cal­de­ra es el úl­ti­mo obs­tácu­lo ha­cia la cús­pi­de. Pa­so a pa­so, con per­sis­ten­cia y se­re­ni­dad, lo­gra­mos lle­gar a la ci­ma.

Des­de aquí se tie­ne una vis­ta in­me­jo­ra­ble del gran va­lle don­de des­can­san las ciu­da­des de An­ti­gua y Chi­mal­te­nan­go. A la iz­quier­da se eri­ge el vol­cán de Agua, lla­ma­do así de­bi­do a la tra­ge­dia de 1541, cuan­do un to­rren­te de agua ca­yó des­de aquí y aca­bó con un asen­ta­mien­to de la an­ti­gua ca­pi­tal. En fren­te, el vol­cán de Fue­go, tan cer­ca co­mo pa­ra ver to­dos sus de­ta­lles, ex­pul­sa­ba co­lum­nas de pol­vo cien­tos de me­tros ha­cia arri­ba.

El ex­ten­so crá­ter, fo­rra­do de pie­dras vol­cá­ni­cas y ce­ni­za, se­ría nues­tra mo­ra­da esa no­che. A pe­sar de que acam­pá­ba­mos fren­te a ríos de la­va y ro­ca íg­nea, nos es­pe­ra­ba una ve­la­da in­tem­pes­ti­va, con un vien­to ve­loz y gé­li­do; pe­ro to­do val­dría la pe­na con tal de ver al gi­gan­te de fue­go al ro­jo vi­vo, jus­to en nues­tras na­ri­ces. Las erup­cio­nes pa­re­cían arra­sar con el vol­cán en un in­cen­dio to­tal. No hu­bo ex­plo­sión que no ex­tin­guie­ra mi per­so­na por com­ple­to an­te el po­de­río de la na­tu­ra­le­za. Con nues­tra pe­que­ña fo­ga­ta en me­dio de las ca­sas de cam­pa­ña, pa­sa­mos la no­che sin­tien­do los ru­gi­dos de las en­tra­ñas te­rres­tres.

A la ma­ña­na si­guien­te, con muy po­cas ho­ras de sue­ño, se de­ve­la­ba bue­na par­te del Ar­co Vol­cá­ni­co Cen­troa­me­ri­cano, des­de la fron­te­ra con Mé­xi­co has­ta El Sal­va­dor. El vol­cán Aca­te­nan­go, don­de nos en­con­trá­ba­mos, crea­ba una som­bra pi­ra­midal cu­ya pun­ta se ex­ten­día has­ta to­car el ho­ri­zon­te. Y el co­lo­sal vol­cán de Fue­go no pa­ra­ba de emi­tir sus gran­des fu­ma­ro­las.

Re­ci­bi­mos el sol mien­tras unos via­je­ros nór­di­cos se des­nu­da­ban a con­tra vien­to, al pa­re­cer, pa­ra re­cor­dar su cli­ma na­ti­vo. Lue­go de unas ba­rras ener­gé­ti­cas pa­ra el ca­mino de re­gre­so, nos dis­pu­si­mos a le­van­tar el cam­pa­men­to. Con las mo­chi­las lis­tas y los úl­ti­mos pre­pa­ra­ti­vos, una enor­me ex­plo­sión re­tum­bó en nues­tros pe­chos, de­ján­do­nos pa­ra­li­za­dos y en­sor­de­ci­dos por un mo­men­to. Fue la más fuer­te que sen­ti­mos: una inol­vi­da­ble des­pe­di­da de es­ta ci­ma del mun­do don­de se des­plie­ga el po­der de la Tie­rra.

Lo si­guien­te fue ba­jar, ba­jar y ba­jar. Lle­var mus­los y pan­to­rri­llas al má­xi­mo; sen­tir có­mo que­man. Al to­mar otro sen­de­ro de re­gre­so, pa­sa­mos por unas cue­vas don­de se for­man es­ta­lac­ti­tas y blo­ques de hie­lo. Los pai­sa­jes no de­ja­ron de im­pre­sio­nar­me, pe­ro el tra­ba­jo de las pier­nas fue ma­ra­tó­ni­co. Des­pués de cua­tro ho­ras nos en­con­trá­ba­mos en la ca­rre­te­ra pa­ra re­co­ger el au­to, re­gre­sar a la ca­pi­tal y des­can­sar nues­tros cuer­pos des­tar­ta­la­dos.

De re­gre­so en la ciu­dad, la fa­mi­lia de Ser­gio dis­fru­ta­ba una pa­rri­lla­da en el jar­dín de la ca­sa de su ma­má. Me re­ci­bie­ron co­mo par­te de la fa­mi­lia. Ahí, mien­tras la ma­dre de Ser­gio es­cu­cha­ba nues­tra ex­pe­rien­cia al su­bir el vol­cán, no pu­do más que re­cor­dar aque­lla vez que ella y su es­po­so ex­pe­ri­men­ta­ron es­ta mis­ma in­ten­si­dad de la

na­tu­ra­le­za, cuan­do Ser­gio los lle­vó has­ta allá: “es tan be­llo co­mo ver a Dios, acer­car­se y ca­si to­car­lo”, con­clu­yó.

VIEN­TOS MÍS­TI­COS

“Dos pasos ha­cia atrás. Lue­go co­rres ha­cia ade­lan­te”, di­jo Andrés. Lo úl­ti­mo que sen­tí fue un ti­rón que me ele­vó por los ai­res y me arras­tró ha­cia las mon­ta­ñas, lue­go so­bre las aguas. Los gri­tos y el vér­ti­go se des­va­ne­cie­ron en po­co tiem­po pa­ra ser re­em­pla­za­dos por la enor­me fas­ci­na­ción de ob­ser­var Atitlán des­de las al­tu­ras, un la­go em­ble­má­ti­co ro­dea­do de tra­di­ción, co­lo­ri­dos pue­blos ma­yas y tres vol­ca­nes enor­mes: Atitlán, To­li­mán y San Pedro.

To­mó un par de días de­jar de ca­mi­nar co­mo Bam­bi re­cién na­ci­do (jun­to con al­gu­nas pas­ti­llas de di­clo­fe­na­co). Con la ener­gía re­no­va­da, es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra es­te clá­si­co de Guatemala. Así que, sin más, to­ma­mos rum­bo ha­cia el la­go. Po­co an­tes de lle­gar, en los úl­ti­mos tra­mos de ca­rre­te­ra, de vez en vez se atis­ba­ba es­te cuerpo de agua tan im­por­tan­te pa­ra las cul­tu­ras lo­ca­les mi­le­na­rias –in­clu­so se han des­cu­bier­to res­tos de una ciu­dad ma­ya en su fon­do–, pe­ro no fue sino has­ta que nos de­tu­vi­mos en un mi­ra­dor que apre­cia­mos la ma­yor par­te de sus di­men­sio­nes.

Con 130 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión y una pro­fun­di­dad de has­ta 350 me­tros, so­lo por me­dio de los ser­vi­cios que ofre­ce Guatevuela y de pi­lo­tos de pa­ra­pen­te, co­mo Andrés Bra­ca­mon­te, es po­si­ble con­tem­plar la ver­da­de­ra ex­ten­sión de las aguas de su na­ti­va Atitlán. “Es­te es uno de los me­jo­res si­tios en Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra prac­ti­car pa­ra­pen­te de­bi­do a las co­rrien­tes que co­rren jun­to a las mon­ta­ñas y per­mi­ten vue­los lar­gos con va­rias po­si­bi­li­da­des de acro­ba­cias sin mu­cha tur­bu­len­cia”, di­ce mien­tras subimos por la mon­ta­ña en una ca­mio­ne­ta ha­cia el pun­to de des­pe­gue.

Tar­da­mos unos mi­nu­tos en lo que las co­rrien­tes ter­ma­les pre­sen­ta­ban las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra vo­lar. Una vez des­ple­ga­do el paracaídas, to­do que­da en las manos del ex­per­to. Des­de arri­ba se di­bu­jan pin­ce­la­das so­bre las co­rrien­tes de agua mien­tras los vien­tos co­no­ci­dos co­mo xo­co­mil es­ti­ran las nu­bes so­bre no­so­tros. Se­gún la tra­di­ción, es­ta ven­tis­ca, que se pro­du­ce ca­da tar­de, vie­ne pa­ra lim­piar los pe­ca­dos de los ha­bi­tan­tes de los 12 pue­blos ma­yas que ha­bi­tan Atitlán.

Imi­tar el vue­lo de las aves, jun­to a las aves. Pla­nean­do aco­pla­do a las pen­dien­tes de las mon­ta­ñas, Andrés pu­so a prue­ba al­gu­nos de sus mo­vi­mien­tos, lo que aña­dió más adre­na­li­na a la ex­pe­rien­cia mien­tras des­cen­día­mos pa­ra ate­rri­zar en la ori­lla del la­go. Los ni­ños gri­ta­ban de emo­ción al ver­nos to­car tie­rra;

lue­go sus pa­dres los lla­man pa­ra que les ayu­den con las la­bo­res de pes­ca y nos in­vi­tan a co­mer sus pro­duc­tos fres­cos.

Un pes­ca­do fri­to, di­rec­to del la­go, y una ta­za del fa­mo­so ca­fé cul­ti­va­do en la re­gión son com­pa­ñe­ros per­fec­tos pa­ra pre­sen­ciar có­mo el cé­le­bre es­pe­jo de agua de Atitlán se con­vier­te en una ma­re­ja­da cuan­do llega el xo­co­mil, al caer la tar­de. En ese mo­men­to, to­das las ac­ti­vi­da­des y los re­co­rri­dos so­bre el agua se sus­pen­den, pues el olea­je pue­de lle­gar a ser tan fuer­te que, en al­gu­nas oca­sio­nes, in­clu­so ha pro­vo­ca­do el hun­di­mien­to de em­bar­ca­cio­nes.

Con to­dos los pe­ca­dos ex­pia­dos –nun­ca es ma­lo so­ñar–, de­ja­mos atrás “Ati” y nos di­ri­gi­mos ha­cia la cos­ta sur en bus­ca de más aven­tu­ras. Es­ta vez so­bre las aguas abier­tas y pro­fun­das del océano Pa­cí­fi­co.

VE­LO­CI­DAD SUB­MA­RI­NA

Sos­te­nía mi cer­ve­za cuan­do pi­có. En cues­tión de se­gun­dos te­nía la ca­ña en las manos y me ha­bían ama­rra­do a la si­lla de

pes­ca del ya­te. Uno, dos ti­ro­nes y la cuer­da se en­con­tra­ba en ten­sión to­tal. Fi­nal­men­te emer­gió con un salto es­pec­ta­cu­lar pa­ra mos­trar sus co­lo­res pla­ti­na­dos tor­na­sol, su lar­ga es­pa­da y la ele­gan­te ve­la que co­ro­na su cuerpo. Se azo­tó con­tra la su­per­fi­cie y así co­men­zó la ba­ta­lla.

Bo­tes, ve­le­ros y has­ta cru­ce­ros se me­cían en for­ma­ción so­bre las aguas de la Ma­ri­na Pez Ve­la, el ma­yor club de pes­ca de Guatemala. Lue­go de ma­ne­jar po­co más de dos ho­ras ha­cia la cos­ta sur del país, lle­ga­mos a los mue­lles de puer­to San Jo­sé mien­tras al­gu­nos pre­pa­ra­ban car­na­das, an­zue­los, ca­ñas y em­bar­ca­cio­nes pa­ra zar­par. Fi­nal­men­te en­con­tra­mos el ya­te de nues­tro an­fi­trión, Ál­va­ro de la Hoz, miem­bro de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pes­ca De­por­ti­va de Guatemala, con seis años de ex­pe­rien­cia.

“Es­te es el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra pes­car, no hay du­da al­gu­na”, nos di­jo. Aque­lla ase­ve­ra­ción, un tan­to des­ca­be­lla­da a mi pa­re­cer, se ma­te­ria­li­za­ría tan pron­to nos di­ri­gi­mos mar aden­tro pa­ra com­pro­bar­lo con nues­tros pro­pios ojos. No trans­cu­rrie­ron más de 45 mi­nu­tos, en­tre ape­ri­ti­vos, plá­ti­cas y be­bi­das, cuan­do ya sen­tía la fuer­za pro­pul­so­ra del pez más rá­pi­do del mar.

Ti­ro­neos. Es­ti­ra y aflo­ja. Ti­rar y en­ro­llar. Re­pe­tir. Unos 20 mi­nu­tos des­pués, mi pri­me­ra pes­ca de pez ve­la ya es­ta­ba jun­to al ya­te. Los ayu­dan­tes lo in­tro­du­je­ron al ya­te pa­ra me­dir­lo –un me­tro y me­dio, apro­xi­ma­da­men­te–, qui­tar­le el an­zue­lo y sol­tar­lo lo más pron­to po­si­ble pa­ra que des­apa­re­cie­ra a la ve­lo­ci­dad de un torpe­do. La adre­na­li­na subió al to­pe lue­go de es­ta cap­tu­ra y así se man­ten­dría du­ran­te to­da la na­ve­ga­ción.

Tra­gos, ri­sas, ex­pe­rien­cias, sol, cie­lo y mar. De pron­to, otro pi­que. Es­ta vez, del agua sa­lió un atún que, más tem­prano que tar­de, ter­mi­nó co­mo sas­hi­mi so­bre mi pla­to. Así, ca­da 20 o 30 mi­nu­tos, las ca­ñas que arras­tra­ban se­ñue­los de plás­ti­co fos­fo­res­cen­te en for­ma de ca­la­ma­res o pul­pos se do­bla­ban pa­ra en­cen­der las alar­mas de los tri­pu­lan­tes. “Las co­rrien­tes man­tie­nen una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da pa­ra que to­dos los me­ses del año ha­ya pes­ca de ve­la en Guatemala. Trein­ta, 40, 50 pe­ces ve­la se pue­den ver en un so­lo día, una can­ti­dad ri­dí­cu­la com­pa­ra­da con otros paí­ses don­de ven ape­nas cua­tro o cin­co en un día con suer­te”, afir­ma Ál­va­ro.

Pa­ra no­so­tros fue­ron ocho pe­ces ve­la en unas tres ho­ras de na­ve­ga­ción, un día de pes­ca cual­quie­ra pa­ra Ál­va­ro y sus com­pa­ñe­ros. Aun así, la in­dus­tria de la pes­ca de­por­ti­va de es­te mar­lin en Guatemala es muy

pe­que­ña: paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca ob­tie­nen in­gre­sos de has­ta 20 mi­llo­nes de dó­la­res al año, mien­tras que aquí so­lo se per­ci­ben cin­co. “Fal­ta in­dus­tria, pe­ro ca­da vez nos acer­ca­mos más al tu­ris­mo”, di­ce Ál­va­ro.

De re­gre­so al mue­lle, en­tre el ma­reo pro­du­ci­do por los tra­gos y el sín­dro­me del de­sem­bar­co, una vis­ta del ho­ri­zon­te ma­rino des­de las ne­gras pla­yas de are­na vol­cá­ni­ca de Guatemala me brin­dó una nue­va pers­pec­ti­va del país. Un rin­cón que en mu­chas na­cio­nes de pri­mer mun­do val­dría mi­llo­nes, aquí se dis­po­ne pa­ra prac­ti­car un de­por­te que pre­sen­ta un desafío y re­quie­re es­fuer­zo, pe­ro que brin­da una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

De la fron­te­ra nor­te a la fron­te­ra sur, es­ta es tan so­lo una par­te de la ex­ten­sa ga­ma de vi­ven­cias co­lo­ri­das que ofre­ce “Gua­te”. La na­ción del quet­zal hoy es­cri­be un nue­vo ca­pí­tu­lo de su his­to­ria con un plu­ma­je de in­ten­sas emo­cio­nes, pre­sen­tes en el mis­ti­cis­mo de su cie­lo, la vi­ta­li­dad de su mar y el ím­pe­tu an­ces­tral de su tie­rra.

El Tem­plo del Gran Ja­guar, la pi­rá­mi­de prin­ci­pal de la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Ti­kal, se le­van­ta en pri­mer plano fren­te a la an­ti­gua ciu­dad ma­ya.

La Vía Lác­tea se mues­tra du­ran­te las no­ches en las oscuras sel­vas del Pe­tén, si­tio in­hós­pi­to do­mi­na­do por la fau­na na­ti­va.

Des­de la pun­ta del Tem­plo de la Ser­pien­te Bi­cé­fa­la, al­gu­nas pi­rá­mi­des se de­ve­lan en­tre la bru­ma, cuan­do los pri­me­ros ra­yos de sol co­mien­zan a ca­len­tar la sel­va.

Ro­dea­do de vol­ca­nes, el la­go de Atitlán es un pun­to de reunión pa­ra lu­ga­re­ños y vi­si­tan­tes que apro­ve­chan las tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das de sus aguas pa­ra ba­ñar­se.

Los vien­tos de Atitlán son idó­neos pa­ra vo­lar en pa­ra­pen­te, des­de don­de se tie­nen vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de los pue­blos que ro­dean el la­go y sus vol­ca­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.