La pe­que­ña Es­tam­bul del Vol­ga

En­tre las tie­rras es­la­vas de Ru­sia y las aguas del río Vol­ga se en­cuen­tra un rin­cón en­can­ta­do, en­vuel­to en­tre el mis­ti­cis­mo del is­lam y un le­ga­do eu­ro­peo. Aquí, una de las er­mi­tas más her­mo­sas del pla­ne­ta ape­nas es opa­ca­da por la mez­qui­ta Azul de Tur­quía,

National Geographic Traveler (México) - - EN CORTO - POR CH­RIS­TIAN RÍOS LLA­VOT

La emo­ción de via­jar a lo des­co­no­ci­do

siem­pre eri­za los pen­sa­mien­tos y, sin ti­tu­beos, de­tie­ne el re­loj de la ru­ti­na. Las re­fle­xio­nes lle­gan y van cuan­do uno con­tem­pla las ex­pec­ta­ti­vas de un pe­ri­plo, esas cu­rio­si­da­des que inun­dan de adre­na­li­na a cual­quier via­je­ro. De pron­to, el rui­do del tren me re­gre­sa a la reali­dad: se es­cu­chan los fre­nos so­bre el hie­rro de la vía y el ai­re co­mien­za a oler a aven­tu­ra; des­pués de ca­si 12 ho­ras de tra­yec­to des­de la ca­pi­tal ru­sa, arri­bo a Ka­zán.

Pa­ra lle­gar fue ne­ce­sa­rio ir a la estación de Ka­zansky, la cen­tral de fe­rro­ca­rri­les que se co­nec­ta al me­tro de Mos­cú, y pos­te­rior­men­te abor­dar un tren pa­ra per­noc­tar en el mis­mo: una aven­tu­ra im­per­di­ble que te su­mer­ge en la épo­ca soviética y te per­mi­te dis­fru­tar pai­sa­jes dig­nos de un zar.

Ka­zán es una ciu­dad gran­dio­sa y soberbia. Co­no­ci­da ofi­cial­men­te co­mo ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de Tar­ta­ris­tán, se re­co­no­ce tam­bién co­mo la ter­ce­ra ca­pi­tal de Ru­sia y

la pri­me­ra pa­ra el de­por­te na­cio­nal, ya que se­rá una de las an­fi­trio­nas pa­ra la pró­xi­ma Co­pa Mun­dial de Fut­bol, que se dispu­tará en 2018.

Im­po­nen­te des­de sus ci­mien­tos, es­ta an­ti­gua ur­be sir­vió co­mo una for­ta­le­za fron­te­ri­za pa­ra los búl­ga­ros del Vol­ga, en 1005 d.C. Lue­go fue con­quis­ta­da por el Im­pe­rio mon­gol y trans­for­ma­da en el cen­tro de un Es­ta­do co­no­ci­do co­mo la Hor­da de Oro, tras la muer­te de Gen­gis Kan; años más tar­de se­ría la ca­pi­tal del Es­ta­do tár­ta­ro, el Ka­na­to de Ka­zán. Re­co­no­ci­da por su es­plen­dor co­mer­cial, en es­pe­cial por las ar­te­sa­nías de cue­ro y sus tra­ba­jos me­ta­lúr­gi­cos alu­ci­nan­tes en pie­zas de oro, el bri­llo de la ciu­dad fue eclip­sa­do por el za­ra­to mos­co­vi­ta ba­jo el man­do de Iván el Te­rri­ble. Des­pués de al­gu­nos in­ten­tos es­po­rá­di­cos de con­quis­ta, el mí­ti­co y ate­rra­dor pri­mer zar de Ru­sia lo­gró su co­me­ti­do du­ran­te las gue­rras ru­so­ka­za­ne­sas, en 1552, cuan­do arra­só con la ciu­dad y la de­jó prác­ti­ca­men­te en es­com­bros, al des­truir las mez­qui­tas y ex­ter­mi­nar a bue­na par­te de la po­bla­ción tár­ta­ra pa­ra ex­pan­dir su im­pe­rio.

De­jo la estación fe­rro­via­ria atrás pa­ra di­ri­gir­me al co­ra­zón de la ciu­dad. A mi es­pal­da se ob­ser­va el Vol­ga y, al fren­te, se al­can­za a dis­tin­guir una gi­gan­tes­ca mu­ra­lla blan­ca des­de don­de se aso­man al­gu­nos edi­fi­cios y cua­tro mi­na­re­tes. De­ci­do ir ha­cia allá. Ca­mi­nar es per­fec­to por­que la estación fe­rro­via­ria es­tá muy cer­ca del cen­tro, así que no es ne­ce­sa­rio to­mar el me­tro, que so­lo cuen­ta con una línea de 10 es­ta­cio­nes que van de nor­te a sur. Al lle­gar a la ave­ni­da Prof­so­yuz­na­ya, lue­go de cru­zar el pe­que­ño río Bu­lak, me di­ri­jo ha­cia una enor­me y bri­llan­te for­ta­le­za blan­quia­zul.

Ro­dea­do por un mon­tícu­lo verde de gran­des pas­ti­za­les, me en­cuen­tro con el ma­jes­tuo­so Krem­lin de Ka­zán, una for­ti­fi­ca­ción que res­guar­da el equi­li­brio cul­tu­ral que man­tie­ne la her­man­dad ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta ciu­dad. Aquí se ha­lla una de las mez­qui­tas más gran­des de Eu­ro­pa, Qol Šä­rif, que co­exis­te con la ca­te­dral de la Anun­cia­ción, co­mo dos ex­tra­ñas que se ha­cen com­pa­ñía cuan­do cae la tar­de.

Al su­bir la es­ca­li­na­ta ex­te­rior, a un cos­ta­do del fuer­te, me cru­zo con un mo­no­li­to an­tro­po­mor­fo que intenta li­be­rar­se de sus ata­du­ras: se tra­ta del mo­nu­men­to a Mu­sá Cä­lil, el des­ta­ca­do poe­ta tár­ta­ro y hé­roe so­vié­ti­co que per­dió la vi­da eje­cu­ta­do por los na­zis en Ber­lín. Es­te es el pri­mer in­di­ca­dor de la en­tra­da, más ade­lan­te se en­cuen­tra un pe­que­ño pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo muro que honra a los caí­dos du­ran­te la de­fen­sa de la ciu­dad en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y lue­go la enor­me puer­ta. A lo le­jos se lo­ca­li­za la for­mi­da­ble mez­qui­ta que, sin mu­cho es­fuer­zo, opa­ca to­do a su al­re­de­dor, in­clu­yen­do la ca­te­dral de la Anun­cia­ción, que iró­ni­ca­men­te fue cons­trui­da so­bre los es­com­bros de una mez­qui­ta des­tro­za­da por el des­pia­da­do Iván el Te­rri­ble.

Con sus 58 me­tros, Qol Šä­rif se enal­te­ce con es­plen­dor y un color azul que ase­me­ja el cie­lo, mez­cla­do con mu­ros de már­mol blan­co. Irra­dia mis­ti­cis­mo, co­mo una ti­tá­ni­ca jo­ya a la mi­tad de un de­sier­to. Es­ta edi­fi­ca­ción mu­sul­ma­na se res­tau­ró en su to­ta­li­dad du­ran­te la ce­le­bra­ción del mi­lé­si­mo ani­ver­sa­rio de la ciu­dad. Tie­ne cu­po pa­ra 4000 per­so­nas y lle­va el nom­bre de quien fue­se uno de los lí­de­res de la de­fen­sa de la ciu­dad du­ran­te el ase­dio y la con­quis­ta por los ru­sos, en 1552.

Al in­gre­sar al edi­fi­cio, una mu­jer me di­ce que de­bo co­lo­car­me pro­tec­to­res de te­la en las bo­tas, ya que se pue­de da­ñar el pi­so de már­mol de la es­tan­cia ex­qui­si­ta que sir­ve co­mo museo del is­lam. En Ka­zán, la ma­yo­ría de la po­bla­ción es mu­sul­ma­na, ade­más de que gran par­te es tár­ta­ra o tie­ne raí­ces en esa cul­tu­ra. En las vi­tri­nas de la ha­bi­ta­ción se ex­hi­ben te­so­ros y re­ga­los de di­fe­ren­tes es­ta­dos is­lá­mi­cos en el mun­do: co­pias del Co­rán en pla­ta o piel, con tin­ta de oro, así co­mo la im­pre­sio­nan­te ré­pli­ca mi­nia­tu­ra de la mis­ma mez­qui­ta he­cha de ma­te­ria­les pre­cio­sos, un de­lei­te pa­ra via­je­ros y cu­rio­sos. Ca­be des­ta­car que no se per­mi­te en­trar con pan­ta­lo­nes cor­tos y las mu­je­res de­ben cu­brir­se la ca­be­za y hombros, ade­más de lle­var pan­ta­lón o fal­da lar­ga, re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra dis­fru­tar la vi­si­ta.

Al su­bir por las es­ca­le­ras me in­va­de una sen­sa­ción in­tem­pes­ti­va por lo que veían mis ojos: la sa­la de ora­ción, un lu­gar don­de el si­len­cio pe­sa co­mo plo­mo. La be­lle­za de las si­lue­tas y fi­gu­ras geo­mé­tri­cas que ador­nan ca­da cen­tí­me­tro jue­ga con la mi­ra­da en to­dos los rin­co­nes pla­ga­dos de co­lo­res. Si real­men­te exis­te al­go sa­gra­do en es­ta co­lo­sal obra ar­qui­tec­tó­ni­ca, de­jó im­pre­sa su hue­lla en el al­ma de ca­da ar­te­sano que tra­ba­jó aquí.

Al sa­lir de la mez­qui­ta deam­bu­lo por los al­re­de­do­res de la mu­ra­lla, don­de se ofre­cen re­cuer­dos, mi­nia­tu­ras de los mo­nu­men­tos,

ves­ti­men­tas tí­pi­cas, co­pias del Co­rán en per­ga­mi­nos y unos sim­pá­ti­cos som­bre­ros de bo­da. Ade­más de los di­fe­ren­tes ne­go­cios, una es­ca­li­na­ta per­mi­te una bue­na vis­ta de la mu­ra­lla y la for­mi­da­ble ciu­dad.

Den­tro del Krem­lin de Ka­zán tam­bién hay otros edi­fi­cios os­ten­to­sos, co­mo la ca­te­dral de la Anun­cia­ción y el pa­la­cio de go­bierno; sin em­bar­go, so­bre­sa­le una torre in­cli­na­da de sie­te ni­ve­les. Al acer­car­me no­to un por­tón me­tá­li­co ador­na­do por un me­dio sol y una me­dia lu­na son­rien­tes; mi cu­rio­si­dad me obli­ga a pre­gun­tar­le a una chi­ca que pa­sa­ba por ahí, quien ama­ble­men­te me ex­pli­ca to­do so­bre la torre a la que los tu­ris­tas han bau­ti­za­do co­mo la Pi­sa tár­ta­ra.

Cuen­ta la le­yen­da que, du­ran­te la to­ma de la ciu­dad, Iván el Te­rri­ble que­dó en­can­ta­do por la be­lle­za de una mu­jer, Su­yum­bi­ke, so­bri­na del kan de­rro­ta­do por las fuer­zas za­ris­tas. El zar le pi­dió ma­tri­mo­nio y ella, ori­lla­da por el te­mor, acep­tó con una con­di­ción: de­bía cons­truir­le una torre en sie­te días y sie­te no­ches –lo que ex­pli­ca

el sol y la lu­na en la puer­ta–. Iván acep­tó y cum­plió su pa­la­bra; al ver­se obli­ga­da y de­ses­pe­ra­da, Su­yum­bi­ke subió a la torre un día an­tes de la bo­da y se lan­zó al va­cío.

La his­to­ria re­pre­sen­ta un ideal de pro­tes­ta y re­bel­día an­te la su­mi­sión pro­vo­ca­da por la irrup­ción za­ris­ta que de­rro­tó al Im­pe­rio tár­ta­ro. En reali­dad, la torre se cons­tru­yó un si­glo des­pués de la in­va­sión, pe­ro, se tra­te de fic­ción o no, es par­te de la le­yen­da que ha for­ja­do la uni­fi­ca­ción de dos pue­blos.

Sin pen­sar­lo mu­cho, me dis­pon­go a sa­lir del Krem­lin, a pe­sar de que aún me fal­ta vi­si­tar al­gu­nos mu­seos, co­mo el pe­que­ño Hermitage de Ka­zán y la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ar­te. Pe­ro mi cu­rio­si­dad via­je­ra es in­te­rrum­pi­da por el ham­bre, así que me in­terno en la ca­lle prin­ci­pal, la fa­mo­sa Kreml­yovs­ka­ya, ador­na­da por ár­bo­les y don­de se en­cuen­tra el Museo Na­cio­nal de la Re­pú­bli­ca de Tar­ta­ris­tán, el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía Geo­ló­gi­ca y Pe­tro­le­ra, y la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ka­zán. Inau­gu­ra­da en 1804, es­ta

ave­ni­da ha si­do ho­gar de gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria ru­sa, co­mo León Tols­toi y Vla­dí­mir Le­nin.

Mis ins­tin­tos pri­ma­rios me ha­cen dar vuel­ta ha­cia la ca­lle Chernys­hevs­ko­go, que a su vez se en­cuen­tra con el pa­raí­so de la co­mi­da tár­ta­ra, la ca­lle Báu­mans­ka­ya, don­de por fin des­cu­bro un lu­gar ade­cua­do pa­ra cal­mar el ape­ti­to: la ca­fe­te­ría Chak Chak, un pe­que­ño rin­cón que se ca­rac­te­ri­za por ser­vir al­gu­nas delicias del mun­do tár­ta­ro a la vie­ja usan­za. Pi­do con­se­jo so­bre los pla­ti­llos y es­pe­ro un ban­que­te al es­ti­lo del kan; ca­be des­ta­car que la co­mi­da en Ka­zán no es tan cos­to­sa co­mo en Mos­cú, pe­ro to­do de­pen­de del res­tau­ran­te.

El pilar de su gas­tro­no­mía es el tri­go y la car­ne mo­li­da, por esa ra­zón or­deno una es­pe­cie de em­pa­na­das re­lle­nas de res y pa­pas, lla­ma­das bel­yas­hi, con las que cual­quier ex­tra­ño o co­no­ci­do su­cum­be de in­me­dia­to; es una or­den sus­tan­cio­sa y eco­nó­mi­ca que se aña­de a un buen

kom­pot (ju­go de ba­yas sil­ves­tres). La vi­da no po­dría ser me­jor, sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que tam­bién se pue­de pe­dir un buen vod­ka, aun­que gran par­te de los ha­bi­tan­tes no lo acos­tum­bra de­bi­do a al­gu­nas prohi­bi­cio­nes de la re­li­gión mu­sul­ma­na. Pa­ra fi­na­li­zar con el su­cu­len­to aga­sa­jo de los dulces tí­pi­cos, el de­li­cio­so chak chak, una es­pe­cie de ca­ra­me­lo con miel y tro­zos in­fla­dos de tri­go que de­ja con una son­ri­sa has­ta al co­men­sal más exi­gen­te. En reali­dad, to­da la ca­lle Báu­mans­ka­ya es­tá re­ple­ta de ma­ra­vi­llo­sos res­tau­ran­tes pa­ra to­dos los bol­si­llos, pa­la­da­res y gus­tos.

En cuan­to em­pie­za a os­cu­re­cer, de­ci­do re­gre­sar al Krem­lin pa­ra la pos­tal del atar­de­cer, jun­to a la mez­qui­ta que se pin­ta de anaran­ja­do con los úl­ti­mos vi­si­tan­tes del día. Lue­go, voy a la es­ca­li­na­ta que des­cien­de de la en­tra­da pa­ra en­con­trar­me con una pe­que­ña fi­gu­ra me­tá­li­ca, una es­pe­cie de dra­gón que cus­to­dia la ciu­dad con sus fau­ces abier­tas. Un ofi­cial me ex­pli­ca que la fi­gu­ra es Zi­lant, el pro­tec­tor de Ka­zán, un ba­si­lis­co mi­to­ló­gi­co que mu­chos lle­gan a aso­ciar con el dra­gón que de­rro­tó san Jor­ge (un sim­bo­lis­mo de la re­li­gión or­to­do­xa, el cual re­fie­re al is­lam que es so­me­ti­do). El dra­gón fue adop­ta­do nue­va­men­te co­mo es­cu­do de la ciu­dad en 2005.

Deam­bu­lo por las ca­lles ba­jo las es­tre­llas que ilu­mi­nan la no­che. Las lu­ces ci­ta­di­nas lle­nan mis pu­pi­las; a lo le­jos se apre­cia el Es­ta­dio Cen­tral y de­ci­do re­gre­sar y ca­mi­nar jun­to al río Bu­lak, por la ca­lle Bu­lach­na­ya, go­zan­do el pai­sa­je ur­bano. El dis­cu­rrir del tiem­po me ha­ce re­cor­dar que ha­bía un hos­tal lla­ma­do Fá­ti­ma, que en­cuen­tro rá­pi­da­men­te; un gol­pe de suer­te, por­que es pe­que­ño, pe­ro aco­ge­dor. Pa­go la ha­bi­ta­ción, la cual no ex­ce­de los 30 dó­la­res por no­che; es ho­ra de des­can­sar, pe­ro, an­tes de dar el úl­ti­mo res­pi­ro, ob­ser­vo a los hués­pe­des en la sa­la de es­pe­ra, to­dos de di­fe­ren­te apa­rien­cia, idio­ma e in­clu­so re­li­gión, ya que mu­chos se ven mu­sul­ma­nes por sus atuen­dos de ora­ción.

Ká­zan es un des­tino úni­co pa­ra via­je­ros de co­ra­zón sin ata­du­ras; pa­ra los que en­tien­den que no se ne­ce­si­tan ba­rre­ras cul­tu­ra­les, re­li­gio­sas o ét­ni­cas que se­pa­ren a la hu­ma­ni­dad; pa­ra los aven­tu­re­ros que son ciu­da­da­nos del mun­do y de­ci­den lle­var­se en el al­ma la ima­gen de aque­lla mez­qui­ta que se aso­ma a las ori­llas del Vol­ga, ese pe­da­ci­to cos­mo­po­li­ta de 1000 me­mo­rias que se ga­nó el tí­tu­lo de la pe­que­ña Es­tam­bul del Vol­ga.

Con sus 58 me­tros, Qol Šä­rif se enal­te­ce con es­plen­dor y un color azul que ase­me­ja el cie­lo, mez­cla­do con mu­ros de már­mol blan­co. Irra­dia mis­ti­cis­mo, co­mo una ti­tá­ni­ca jo­ya a la mi­tad de un de­sier­to.

Al no­roes­te del Krem­lin hay un mi­ra­dor don­de se pue­de apre­ciar una pa­no­rá­mi­ca es­pec­ta­cu­lar de la ciu­dad, el río Ka­zan­ka y al­gu­nas jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas, co­mo el Pa­la­cio del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

Los mi­na­re­tes y la cú­pu­la de la mez­qui­ta Qol Šä­rif des­lum­bran a cual­quier vi­si­tan­te. El azul que ador­na la par­te su­pe­rior de la es­truc­tu­ra se com­pa­ra con el cie­lo más cla­ro y per­fec­to pa­ra una pos­tal.

Uno de los edi­fi­cios más im­po­nen­tes de Ka­zán es el Pa­la­cio del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, que des­ta­ca por te­ner en­tre su ar­qui­tec­tu­ra un pe­cu­liar ár­bol y un es­pe­jo al cen­tro que re­fle­ja el cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.