CA­CE­RIA HU­MA­NA

Du­ran­te tres años, Nue­va Or­leans tu­vo un sis­te­ma de re­com­pen­sas por le­sio­nar ju­ga­do­res. Aho­ra se des­ta­pó el es­cán­da­lo y sur­gió a la luz una prác­ti­ca que al pa­re­cer no es tan inusual en to­da la NFL

NFL Record - - Calendario -

Ma­ten a la ca­be­za y el cuer­po mo­ri­rá”. La fra­se pa­re­ce ex­traí­da de de Sun Tzu y sue­na ade­cua­da pa­ra el dis­cur­so de un ge­ne­ral fren­te a su ejér­ci­to an­tes de la ba­ta­lla; o bien po­dría ser la má­xi­ma de un bo­xea­dor, co­mo efec­ti­va­men­te la po­pu­la­ri­zó Joe Fra­zier en los años 70.

Elar­te­de­la­gue­rra

Pe­ro en es­ta oca­sión se tra­ta del dis­cur­so que Gregg Williams, ex coor­di­na­dor de­fen­si­vo de los San­tos, dio a sus ju­ga­do­res el 14 de enero de 2012, an­tes del jue­go de Pla­yoff di­vi­sio­nal con­tra de San Fran­cis­co.

“Ma­ten la ca­be­za y el cuer­po mo­ri­rá. Te­ne­mos que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ase­gu­rar­nos de ma­tar la ca­be­za de Frank Go­re”, con­ti­nuó la aren­ga de Williams, gra­ba­da en un au­dio que subió a in­ter­net el ci­neas­ta Sean Pamp­hi­lon, quien tu­vo ac­ce­so a los ves­ti­do­res de­bi­do a la rea­li­za­ción del do­cu­men­tal:

The Uni­ted Sta­tes of Foot­ball.

Se­gún el pro­pio Pamp­hi­lon, mien­tras el ex coor­di­na­dor de­fen­si­vo ha­bla­ba se fro­ta­ba las ye­mas de sus de­dos pul­gar e ín­di­ce, la re­co­no­ci­da se­ñal pa­ra ofre­cer di­ne­ro. Ade­más, Gregg in­sis­tió en gol­pear la ca­be­za de los ri­va­les y pi­dió po­ner a prue­ba la re­sis­ten­cia del re­cep­tor Ky­le Williams, quien unos par­ti­dos atrás ha­bía su­fri­do una con­mo­ción.

El au­dio se di­fun­dió el 5 de abril, un mes an­tes la NFL hi­zo ofi­cial el des­cu­bri­mien­to de un sis­te­ma de re­com­pen­sas por le­sio­nar ju­ga­do­res ri­va­les, el cual ha­bía si­do im­ple­men­ta­do en la de­fen­si­va de los San­tos por tres años, des­de 2009 has­ta 2011. El ca­so es co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo ‘Bounty Ga­te’.

DEL CIE­LO AL IN­FIERNO

Tres años an­tes, Gregg Williams arri­bó a Nue­va Or­leans pa­ra for­ta­le­cer una de­fen­si­va que en la cam­pa­ña an­te­rior ha­bía si­do la nú­me­ro 23. Era un coor­di­na­dor re­co­no­ci­do por su tra­ba­jo en Jack­son­vi­lle, Washington, Buf­fa­lo y Ten­nes­see; pa­ra ga­nar la ba­ta­lla por su con­tra­ta­ción, el pro­pio Sean Pay­ton pu­so 250 mil dó­la­res de su bol­so. Des­de que lle­gó se le dio li­ber­tad y au­to­ri­dad to­tal so­bre la de­fen­si­va de Nue­va Or­leans.

Los San­tos lle­ga­ron a postem­po­ra­da con el me­jor ré­cord de to­da su his­to­ria 13-3. Ven­cie­ron a Ari­zo­na en el pri­mer jue­go de Pla­yoffs y en la Fi­nal de Con­fe­ren­cia se en­fren­ta­ron a Min­ne­so­ta, el 24 de enero de 2010. Du­ran­te ese jue­go, Brett Fa­vre se la pa­só en el sue­lo. Fue de­rri­ba­do do­ce­nas de ve­ces, con gol­pes le­ga­les e ile­ga­les; pa­re­cía que los de­fen­si­vos de los San­tos qui­sie­ran ma­tar­lo y esa ida no es­ta­ba tan le­jos de la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.