Pe­rio­dis­mo y te­rro­ris­mo Vie­ne a

Noticias del Sol de la Laguna - - Análisis - Fran­cis­co Fon­se­ca

mi me­mo­ria el aten­ta­do al se­ma­na­rio pa­ri­sino Char­lie Heb­do en enero de 2015. A ca­si cua­tro años de aque­lla tra­ge­dia, to­da­vía no se di­si­pan el hu­mo de los aba­ti­mien­tos, el re­cuen­to de los da­ños mo­ra­les ni la im­par­cia­li­dad del su­ce­so. La pe­na y la de­ses­pe­ra­ción mos­tra­ron al mun­do su ros­tro de pe­sa­di­lla real y tan­gi­ble.

La so­cie­dad mun­dial vi­ve in­mer­sa en una vo­rá­gi­ne de robos, asal­tos, gue­rri­llas, se­cues­tros y eje­cu­cio­nes; hoy agre­ga­mos te­rro­ris­mo. No hay pa­ra cuan­do pa­rar. El te­rro­ris­mo ac­túa de tal for­ma que asal­ta la ra­zón, des­equi­li­bra. Vi­vi­mos una in­cer­ti­dum­bre. Esa in­cer­ti­dum­bre ha­cia la cual ro­da­mos im­pul­sa­dos por una ló­gi­ca exis­ten­cial, y que co­rre pa­ra­le­la a una ló­gi­ca re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca, y re­co­no­ce que fren­te al go­bierno no exis­ten sino la mu­che­dum­bre y la na­ción, pe­ro no el in­di­vi­duo, quien ape­nas es un miem­bro co­mún de la so­cie­dad, afi­lia­do tal vez a un par­ti­do po­lí­ti­co, a un sin­di­ca­to, a un gre­mio, a una aso­cia­ción.

La es­tre­cha co­rre­la­ción que exis­te en las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas ha­ce que hoy, cual­quier su­ce­so con sa­bor a te­rro­ris­mo, re­per­cu­ta in­me­dia­ta­men­te en la es­fe­ra po­lí­ti­ca. Y pa­ra dar ma­yor én­fa­sis al pá­rra­fo, a to­do lo enu­me­ra­do al ini­cio, de­be­mos agre­gar la muy preo­cu­pan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca que vi­ven la ma­yo­ría de los países del mun­do, y que es co­mún de­no­mi­na­dor, o me­jor di­cho, es el cris­tal al tra­vés del cual se mi­ran peor to­das las co­sas.

El te­rro­ris­mo es el uso de la vio­len­cia pa­ra el lo­gro de cua­les­quier ti­po de ob­je­ti­vos, ya sean po­lí­ti­cos, re­li­gio­sos, eco­nó­mi­cos. To­das las de­fi­ni­cio­nes actuales de te­rro­ris­mo com­par­ten un ele­men­to co­mún: con­duc­ta mo­ti­va­da po­lí­ti­ca­men­te. El rá­pi­do cre­ci­mien­to de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les trans­na­cio­na­les y el cre­ci­mien­to del ran­go y es­ca­la de ta­les ope­ra­cio­nes, pue­den bien re­sul­tar en el uso de vio­len­cia pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos cu­ya mo­ti­va­ción sea la ob­ten­ción de be­ne­fi­cios

fi­nan­cie­ros. A par­tir del de­ce­nio de 1970 ha ha­bi­do en el mun­do un des­bor­da­mien­to de aten­ta­dos te­rro­ris­tas or­ga­ni­za­dos por di­fe­ren­tes gru­pos en bus­ca de su ver­dad: ¿po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa? Los per­pe­tra­dos por el Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés en bus­ca de la in­de­pen­den­cia de Ir­lan­da; su­pi­mos de la ex­plo­sión de un avión in­glés de la TWA pla­nea­da por te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes. Es­pa­ña no se que­dó atrás con los ata­ques de la ETA; los países de Me­dio Orien­te sin­tie­ron en car­ne pro­pia el te­rro­ris­mo; Ar­gen­ti­na su­frió es­te fla­ge­lo en 1992 y 1994 con sen­dos ata­ques con­tra la co­mu­ni­dad is­rae­li­ta, de­jan­do cen­te­na­res de muer­tos en Bue­nos Ai­res. En 2001 nos lle­gó más cer­ca con la des­truc­ción de las To­rres Ge­me­las y la des­apa­ri­ción de mi­les de víc­ti­mas.

Y a par­tir de ese mo­men­to, to­do se agu­di­zó, pro­pi­cia­do por dos ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res in­de­bi­das: la Gue­rra del Gol­fo en 1990, y la in­va­sión de Irak en 2003. El mun­do mu­sul­mán se le­van­tó en ar­mas y se ha apres­ta­do a de­fen­der su creen­cia en cual­quier par­te del mun­do y a cual­quier pre­cio.

Ya de por sí el am­bien­te ten­so y rís­pi­do que se res­pi­ra en los países del lla­ma­do Me­dio Orien­te es mi­le­na­rio. ¿No fue allí don­de los is­mae­li­tas se re­be­la­ron ha­ce cua­tro mil años al pa­triar­ca ju­dío quien pro­me­tió una des­cen­den­cia tan vas­ta co­mo las are­nas del mar y las es­tre­llas del cie­lo? ¿No fue allí don­de se mul­ti­pli­ca­ron y di­vi­die­ron las de­ce­nas de tri­bus que po­bla­ron y ex­plo­ta­ron ese es­pa­cio an­tes del do­mi­nio ro­mano? ¿No fue allí don­de el hi­jo de Je­sús y Ma­ría pu­so en ja­que a los po­de­ro­sos sa­cer­do­tes ju­díos y si­glos des­pués lo­gró la con­ver­sión de los du­rí­si­mos em­pe­ra­do­res y cen­tu­rio­nes ro­ma­nos has-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.