RUN RUN

+ ¡Se aca­ba­ron los ta­lle­res! + ¿No tie­nen pa­ra pa­gar? + Las Quin­tas, bo­ca de lo­bo

Noticias del Sol de la Laguna - - Portada -

POR LA DES­AGRA­DA­BLE de­ci­sión del ne­fas­to di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal de Cul­tu­ra y Edu­ca­ción (IMCE) de To­rreón, Elías Agüe­ro Díaz Du­rán, el 30 de no­viem­bre ter­mi­nan los ta­lle­res cul­tu­ra­les que se im­par­ten en los mu­seos y cen­tros cul­tu­ra­les del Mu­ni­ci­pio. El anun­cio lo hi­zo el jue­ves el pro­pio Agüe­ro an­te los ta­lle­ris­tas sin im­por­tar­le

ab­so­lu­ta­men­te na­da que cien­tos o mi­les de alum­nos se que­den sin las cla­ses que to­man por­que quie­ren adop­tar, ad­qui­rir o edu­car­se en al­gu­na dis­ci­pli­na, por­que quie­ren su­pe­rar­se en la vi­da o sim­ple­men­te por­que es­tas cla­ses les sir­ven mu­cho pa­ra dis­traer­se de los gra­ves pro­ble­mas que hay en la so­cie­dad. El anun­cio lo hi­zo el pre­po­ten­te e in­so­len­te Agüe­ro a pe­sar de que se su­po­ne que de­be­ría ha­ber ta­lle­res has­ta el 31 de di­ciem­bre por­que la cul­tu­ra es una fuen­te inago­ta­ble. El anun­cio lo hi­zo el con­tro­ver­sial y po­lé­mi­co Agüe­ro a pe­sar de que el Ayun­ta­mien­to de To­rreón es­ta­ble­ció con­tra­to de tra­ba­jo con los ta­lle­ris­tas has­ta el 31 de di­ciem­bre. El tér­mino de los ta­lle­res cul­tu­ra­les lo ha­bía ade­lan­ta­do el pa­sa­do lu­nes la coor­di­na­do­ra de Cen­tros Cul­tu­ra­les y Bi­blio­te­cas, Mart­ha Ro­sa­les Reyes, aun­que ella ha­bía di­cho que los ta­lle­res se ce­rra­rían el 15 de no­viem­bre. En es­tos cen­tros cul­tu­ra­les y bi­blio­te­cas se im­par­ten los ta­lle­res de pin­tu­ra, bai­le fol­cló­ri­co, hip-hop, ar­te­sa­nía po­pu­lar, tea­tro, ba­llet, es­cul­tu­ra en me­tal, club de ajedrez, gui­ta­rra, bai­le mo­derno, te­cla­do, crea­ti­vi­dad, bai­le jazz, bai­les la­ti­nos, di­bu­jo y mu­ra­lis­mo. Ade­más, ta­lle­res de ins­tru­men­tos de

or­ques­ta co­mo vio­lín, vio­la, ce­llo, per­cu­sio­nes, trom­pe­ta, co­ro, sol­feo, trom­bón, con­tra­ba­jo y cla­ri­ne­te. Con el cie­rre an­ti­ci­pa­do de es­tos ta­lle­res, Agüe­ro se con­fir­ma co­mo un fun­cio­na­rio inep­to, in­efi­cien­te, in­efi­caz, in­ca­paz, inex­per­to e in­sen­sa­to. Sin el me­nor res­pe­to pa­ra los alum­nos y pa­ra los ta­lle­ris­tas, Agüe­ro les in­for­mó a los maes­tros que el Mu­ni­ci­pio so­lo po­drá pa­gar has­ta el 30 de no­viem­bre y no más. En el des­ca­ro to­tal, el di­rec­tor del IMCE di­jo que no im­por­ta que no se cum­plan los con­tra­tos con los maes­tros y ya en tono de bur­la di­jo que los juz­ga­dos es­tán lle­nos de de­man­das por in­cum­pli­mien­to de con­tra­to. Elías es­tu­vo acom­pa­ña­do de dos abo­ga­dos, uno de ellos el di­rec­tor ju­rí­di­co Je­sús Ra­món García Co­lo­res, quien se re­ti­ró y so­lo que­dó uno de los abo­ga­dos, lo cual en­vía un pé­si­mo men­sa­je a los maes­tros. El abo­ga­do fue cues­tio­na­do so­bre el cum­pli­mien­to del con­tra­to pe­ro a cam­bió so­lo ofre­ció una dis­cul­pa por no cum­plir al ar­gu­men­tar que ellos no sa­bían lo qué iba a pa­sar y el pre­tex­to fue el pro­ce­so de en­tre­ga-re­cep­ción. Elías, uno de los fun­cio­na­rios más cues­tio­na­dos de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal en­ca­be­za­da por Jorge Zer­me­ño In­fan­te, prác­ti­ca­men­te qui­so re­ga­ñar a los maes­tros que exi­gían que con­ti­nua­ran los ta­lle­res. Ya en sor­na, Agüe­ro ca­si ca­si di­jo que es un fun­cio­na­rio mo­de­lo y que el al­cal­de Zer­me­ño In­fan­te es­tá muy con­ten­to con su tra­ba­jo y has­ta se mos­tró con­fia­do de que se­rá ra­ti­fi­ca­do en el car­go pa­ra los pró­xi­mos tres años. Agüe­ro de­mos­tró ser una per­so­na fal­ta de for­ma­li­dad y de jui­cio en quien no se pue­de con­fiar y por eso así dio por ter­mi­na­dos los ta­lle­res cul­tu­ra­les, mos­tran­do un des­pre­cio y una ab­so­lu­ta fal­ta de res­pe­to a los alum­nos y maes­tros… LA PRE­GUN­TA es si el IMCE no tie­ne di­ne­ro pa­ra pa­gar­les a los maes­tros si se les au­men­tó su pre­su­pues­to anual. De acuer­do a in­for­ma­ción apor­ta­da a es­ta co­lum­na, el Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal de Cul­tu­ra y Edu­ca­ción te­nía au­to­ri­za­do un pre­su­pues­to de 35 mi­llo­nes de pe­sos y una am­plia­ción de 6 mi­llo­nes 200 mil pe­sos, es de­cir, el pre­su­pues­to to­tal fue de 41 mi­llo­nes 200 mil pe­sos. Pa­ra fi­na­les del ter­cer tri­mes­tre se te­nía re­por­ta­do un gas­to de 31 mi­llo­nes 255 mil pe­sos por lo que, si Pitágoras no mien­te, les que­da­ban 9 mi­llo­nes 945 mil pe­sos pa­ra el úl­ti­mo tri­mes­tre. Por eso la pre­gun­ta: ¿No tie­nen pa­ra pa­gar maes­tros? Lo que se ad­vier­te a le­guas en una ab­so­lu­ta fal­ta de planeación por par­te de Agüe­ro que di­ce que no hay di­ne­ro pa­ra pa­gar­le a los maes­tros pe­ro sí hay pa­ra apo­yar que se pin­ta­rra­jea­ra (no se le pue­de lla­mar de otra ma­ne­ra) uno de los mu­ros de la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal. Pa­ra Agüe­ro no tie­nen im­por­tan­cia los alum­nos y maes­tros de los ta­lle­res pe­ro él y pa­ra el coor­di­na­dor de Ar­tes Vi­sua­les del IMCE, Gus­ta­vo Mon­tes Rodríguez, sí es im­por­tan­te que se pin­te con des­cui­do y sin ar­te el mu­ro. De la ca­li­dad de los tra­ba­jos del mu­ro, só­lo di­re­mos que uno de esos no le gus­tó al al­cal­de Jorge Zer­me­ño In­fan­te, quien pi­dió que lo bo­rra­ran y lo vol­vie­ran a ha­cer. In­sis­ti­mos, aho­ra que Agüe­ro di­ce que no ha­brá di­ne­ro pa­ra pa­gar­les a los maes­tros, lo que sal­ta a la vis­ta es que no tu­vo planeación y que el año se le fue en ocu­rren­cias ya que no plas­mó su la­bor en el pro­gra­ma ope­ra­ti­vo anual… SI­GUIEN­DO CON el te­ma del sec­tor de Las Quin­tas, al orien­te de To­rreón, rum­bo a la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na ( UIA), que se ha con­ver­ti­do en bas­tan­te pe­li­gro­so por los asal­tos a mano ar­ma­da y se­cues­tros ex­prés, les di­re­mos que uno de los fac­to­res es que la zo­na es­tá con­ver­ti­da en una bo­ca de lo­bo. Lec­to­res de es­ta co­lum­na nos in­for­man que el bu­le­var De Las Quin­tas no cuen­ta con alum­bra­do pú­bli­co en uno de los ca­rri­les. Nos ase­gu­ran que al ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción se in­ten­tó con­ver­tir un an­cho ca­me­llón en una pis­ta pa­ra co­rrer, es de­cir, en un es­pa­cio de es­par­ci­mien­to pa­ra to­dos los ve­ci­nos ya que es cer­ca de un ki­ló­me­tro de re­co­rri­do. Sin em­bar­go, los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les no ha­bían con­si­de­ra­do que en el ca­me­llón es­tán unas to­rres de al­ta ten­sión que re­pre­sen­tan un pe­li­gro pa­ra la sa­lud y fi­nal­men­te fue por es­to que no se reali­zó la obra de la pis­ta pa­ra co­rrer. El te­ma es que el lu­gar es­tá con­ver­ti­do en una bo­ca de lo­bo que es apro­ve­cha­da por los de­lin­cuen­tes pa­ra co­me­ter sus fe­cho­rías. Ve­ci­nos de la zo­na nos re­por­tan que el domingo por la noche, pre­ci­sa­men­te en lo os­cu­ro, se es­ta­cio­na­ron al­re­de­dor de nue­ve uni­da­des de Po­li­cía, lo que pro­vo­có ma­yor te­mor en­tre los ve­ci­nos que a tra­vés de chats en­via­ron men­sa­jes de la pre­sen­cia de un con­voy de hom­bres fuer­te­men­te ar­ma­dos. Lo os­cu­ro del sec­tor y que los ele­men­tos po­li­cía­cos es­tu­vie­ran aga­za­pa­dos, pro­vo­có te­mor en­tre los ve­ci­nos. Así las co­sas…

Jorge Zer­me­ño In­fan­te

Elías Agüe­ro Díaz Du­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.