SER­GIO MA­YER SE FUE DE LA CA­FE­TE­RÍA DEL GYM SIN PA­GAR Y AHO­RA... ¡LE CO­BRAN POR ADE­LAN­TA­DO!

EL AC­TOR APLICABA LA DE... “APÚNTAMELO A MI CUEN­TA”, PE­RO CUAN­DO LE PA­SA­BAN EL RE­CI­BO, SE HA­CÍA EL DESENTENDIDO Y NO SOL­TA­BA LA ‘LA­NA’.

Nueva (Mexico) - - De Boca En Boca -

Unas ami­gui­tas que van al mis­mo gim­na­sio que Ser­gio

Ma­yer (ubi­ca­do en un cen­tro co­mer­cial del sur de la CDMX) nos chis­mea­ron que el exGa­ri­bal­di ¡es­tá ‘fi­cha­do’ en la ca­fe­te­ría del lu­gar! Así co­mo lo leen. Re­sul­ta que al aho­ra ‘se­ñor dipu­tado’ ya se le ha­bía he­cho ma­ña o cos­tum­bre lle­gar a la

‘ca­fe’, des­pués de ha­cer sus pe­sa­dí­si­mas ru­ti­nas, y pe­dir de al­mor­zar co­mo ‘gla­dia­dor’, que si el ome­let­te de cla­ras, el yo­gur grie­go con fru­ta o el ju­gui­to ul­tra­vi­ta­mí­ni­co re­vi­ta­li­zan­te, etc. El ca­so es que cuan­do de­bía pa­gar la cuen­ta, el can­tan­te les de­cía a las em­plea­das: “¡Ay, apúntamelo!, es que de­jé la car­te­ra en el vestidor” o al­gu­na ex­cu­sa por el es­ti­lo. Es­to se re­pi­tió en mu­chas oca­sio­nes y, al fi­nal, a las po­bres me­se­ras les des­con­ta­ron lo que Ser­gio adeu­da­ba. Así que la si­guien­te vez que Ma­yer lle­gó a pe­dir su ‘desa­yuno de cam­peo­nes’, ¡le co­bra­ron por ade­lan­ta­do! Y cuan­do él, muy inocen­te, pre­gun­tó por qué, le con­tes­ta­ron que eran nue­vas po­lí­ti­cas del es­ta­ble­ci­mien­to, de ma­ne­ra que no tu­vo de otra que sa­car el di­ne­ri­to. ¡Qué ‘oso’!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.