A SHANIK AS­PE LE VA­LIÓ QUE EL PÚ­BLI­CO NO LA QUIE­RA CO­MO CAN­TAN­TE ¡Y YA GRA­BA DIS­CO!

PE­SE A QUE RE­CI­BIÓ MÁS OPI­NIO­NES MA­LAS QUE BUE­NAS POR SU DESEM­PE­ÑO VO­CAL EN MA­DE IN MÉ­XI­CO, LA CON­DUC­TO­RA LO­GRÓ CON­TRA­TO CON UNA DIS­QUE­RA.

Nueva (Mexico) - - De Boca En Boca -

Si aún no han vis­to el reality Ma­de

in Mé­xi­co, pro­du­ci­do por Net­flix, se­gu­ro han oí­do ha­blar de él, pa­ra bien o pa­ra mal, por­que así co­mo hay unos que lo ama­ron y se vol­vie­ron su­per­fans de los ‘fre­si­tas’ pro­ble­má­ti­cos, otros lo vo­mi­ta­ron y ca­si, ca­si, bai­la­ron el Ja­ra­be ta­pa­tío so­bre él. Bueno, el ca­so es que, den­tro del show, Shanik

As­pe, a quien co­no­cía­mos co­mo pre­sen­ta­do­ra en TV Az­te­ca, re­ve­la que de­ja­rá la con­duc­ción pa­ra de­di­car­se a la can­ta­da, de­ci­sión que no fue bien re­ci­bi­da por la ma­yo­ría del pú­bli­co, pues en re­des so­cia­les des­tro­za­ron el ta­len­to vo­cal de la ru­bia. Cuen­tan los en­te­ra­dos que tras co­no­cer la opi­nión de la gen­te, Shanik se ‘agüi­tó’ y sin­tió que su sue­ño de ser la pró­xi­ma Ma­riah

Ca­rey (ok, sí, ¡exa­ge­ré!) se rom­pía en mil ca­chi­tos, pe­ro se lle­vó una sor­pre­sa cuan­do una dis­que­ra se ofre­ció a gra­bar­le un dis­co com­ple­to, así que se pa­só las crí­ti­cas del res­pe­ta­ble por el ‘ar­co del triun­fo’ y acep­tó el con­tra­to. Al pa­re­cer ella cree que el mor­bo que ge­ne­ró el reality es su­fi­cien­te pa­ra ven­der su ál­bum, ya si no, es­pe­re­mos que por lo me­nos to­da su fa­mi­lia y ami­gos lo ad­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.