El más al­to de Re­for­ma

El nue­vo in­qui­lino de una de las ar­te­rias prin­ci­pa­les de la Ciu­dad de Mé­xi­co ha en­fren­tan­do con éxi­to re­tos co­mo la ci­men­ta­ción o el uso de con­cre­to.

Obras - - Contenido -

La To­rre Re­for­ma se con­ver­ti­rá en el ras­ca­cie­los más al­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pre­sen­ta­mos sie­te re­tos que lo de­ve­lan.

MPOR ANASELLA ACOS­TA

over una ca­sa co­mo quien mue­ve un va­so de agua so­bre una cha­ro­la fue la fór­mu­la que dio al ar­qui­tec­to Ben­ja­mín Ro­mano el vis­to bueno de un gru­po de in­ver­sio­nis­tas pa­ra di­se­ñar el que se­rá el edi­fi­cio más al­to de Mé­xi­co: la To­rre Re­for­ma, de 244 me­tros, al­tu­ra que al­can­za­rá ha­cia el se­gun­do se­mes­tre de 2015.

El ar­tí­fi­ce de es­te nue­vo ‘ ha­bi­tan­te’ ins­ta­ló una ofi­ci­na tem­po­ral en el pri­mer só­tano de la cons­truc­ción, que cam­bia la fi­so­no­mía de Re­for­ma 483.

Las pa­re­des es­tán ta­pi­za­das con pla­nos que dan cuen­ta de al­tu­ras, per­fi­les, gro­so- res; un re­la­to grá­fi­co del des­pla­za­mien­to tem­po­ral de la ca­so­na de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX que fue pre­ci­só rea­li­zar pa­ra dar ci­mien­to a la to­rre y que aho­ra es un atrac­ti­vo po­ten­cial de la plan­ta ba­ja del ras­ca­cie­los de ofi­ci­nas; de he­cho ya cuen­ta con un par de clien­tes pa­ra ac­ti­var­la co­mo área de co­mer­cio: Star­bucks y Mac Sto­re.

Du­ran­te más de 30 años Ro­mano ha guia­do a cien­tos de alum­nos co­mo pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, su al­ma ma­ter. Aho­ra lo ha­ce con Obras, y da cuen­ta de al me­nos sie­te re­tos que ha re­suel­to en es­ta to­rre que ya es par­te del nue­vo per­fil de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

EL ‘MI­LA­GRO’ DE MO­VER CA­SAS

La ca­so­na del nú­me­ro 483, en Re­for­ma, so­bre la que hoy se le­van­ta la to­rre idea­da por Ben­ja­mín Ro­mano, es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo pa­tri­mo­nio. Fue di­se­ña­da con es­ti­lo neo­gó­ti­co por pe­ti­ción de los due­ños y cons­trui­da en 1929 fue­ra de to­da la ten­den­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca de la épo­ca.

El ar­qui­tec­to, lí­der del des­pa­cho LBR, di­ce en voz ba­ja: “A mí per­so­nal­men­te no me gus­ta, pe­ro si re­pre­sen­ta un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral por qué qui­tar­lo”. La vi­si­tó en 2011 con la mi­sión de re­sol­ver el pro­ble­ma de su ubi­ca­ción. En­ton­ces era ren­ta­da co­mo un an­tro lla­ma­do ‘El divino’. El ar­qui­tec­to ob­ser­vó a un me­se­ro le­van­tar una cha­ro­la con va­sos y per­der­se. En ese ins­tan­te tu­vo la idea.

“¿Por qué no ha­ce­mos una cha­ro­la co­mo la de un me­se­ro y trans­por­ta­mos la ca­sa?”, di­jo a Ro­ber­to Me­li, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ría y quien se en­car­gó de en­de­re­zar La Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na, y a En­ri­que San­to­yo, di­rec­tor de TGC, fir­ma es­pe­cia­li­za­da en es­tu­dios de me­cá­ni­ca de sue­lo.

La edi­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial fue mo­vi­da 18 m atrás el 13 fe­bre­ro de 2012; el pro­ce­so du­ró 10 ho­ras. Lue­go Ci­me­sa hi­zo los mu­ros mi­lán, “lle­ga­mos a la co­ta me­nos 62, seis se­ma­nas des­pués re­gre­sa­mos la ca­sa”, co­men­ta Ro­mano.

Me­li in­sis­tía en que la lo­sa que trans­por­ta­ra la ca­sa de­bía ser tan rí­gi­da que no tu­vie­ra un mo­vi­mien­to di­fe­ren­cial de más de 5 mm. “Hi­ci­mos la cha­ro­la muy rí­gi­da, pe­ro ahí ve­nía el pro­ble­ma de có­mo mo­ver­la”, re­la­ta Ro­mano. En­ton­ces de­ci­die­ron con­tac­tar a la em­pre­sa es­pa­ño­la Ale Heavy­lift, due­ña de unos ca­rri­tos que los grie­gos em­plea­ron pa­ra trans­por­tar el te­cho de un es­ta­dio y con­cluir­lo a tiem­po, y quie­nes ade­más tra­je­ron unos ga­tos hi­dráu­li­cos compu­tari­za­dos que de­tec­tan mo­vi­mien­tos di­fe­ren­cia­les y co­rri­gen de in­me­dia­to las ele­va­cio­nes pa­ra te­ner un des­pla­za­mien­to uni­for­me. Ésa fue la cla­ve pa­ra el éxi­to de mo­ver la ca­sa con to­do y ci­mien­tos, “sin un cris­tal ro­to”.

CON PIE FIR­ME

Mo­ver la ca­sa sir­vió pa­ra ha­cer los só­ta­nos de es­ta­cio­na­mien­to, que tam­bién se con­vir­tie­ron en “la ci­men­ta­ción mis­ma”, di­ce el ar­qui­tec­to. Los in­ge­nie­ros de Arup, res­pon­sa­bles de la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio y de la ci­men­ta­ción, “en­ten­die­ron que la pe­ne­tra­ción de esos mu­ros en la ca­pa du­ra del te­rreno era su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner el edi­fi­cio”, ex­pli­ca el lí­der del des­pa­cho LBR, y de­ta­lla que la to­rre es­tá apo­ya­da en la co­ta me­nos 62 rí­gi­da­men­te por los mu­ros mi­lán pe­ri­me­tra­les y otros per­pen­di­cu­la­res, y por la lo­sa só­li­da de 2.5 m de pe­ral­te.

Sin te­mer que le ro­ben el se­cre­to, com­par­te que la sub­pre­sión es en­fren­ta­da con los ci­mien­tos, pe­ro tam­bién con un sis­te­ma de im­per­mea­bi­li­zan­tes “muy in­tere­san­tes que im­por­ta­mos de Es­ta­dos Uni­dos”, lla­ma­dos Gra­ce.

De acuer­do con el ar­qui­tec­to, la im­per­mea­bi­li­za­ción es “un sis­te­ma com­ple­jo” por de­ba­jo de la lo­sa de fon­do, el pro­duc­to im­por­ta­do fue ad­he­ri­do al con­cre­to “y no se pue­de rom­per”. La prue­ba es que “lle­va­mos ya dos años con esa ci­men­ta­ción y nun­ca he­mos te­ni­do filtraciones de agua”.

El cos­to de la To­rre Re­for­ma se ha cal­cu­la­do en más de

100 mi­llo­nes de dó­la­res.

AL SON DE UN SIS­MO

El ar­qui­tec­to Ro­mano re­ci­bió el Pri­mer Lu­gar al Edi­fi­cio In­te­li­gen­te en 1993, otorgado por la In­te­lli­gent Buil­ding As­so­cia­tion con se­de en Chica­go, Illi­nois, por la cons­truc­ción de la To­rre Cha­pul­te­pec, ubi­ca­da en la Co­lo­nia Po­lan­co, DF. Con esa au­to­ri­dad, ex­pli­ca por qué To­rre Re­for­ma no po­see ga­tos hi­dráu­li­cos pa­ra en­fren­tar los te­rre­mo­tos tan co­mu­nes en Mé­xi­co.

Los mu­ros de con­cre­to ha­cia arri­ba, con for­ma de un ‘li­bro abier­to’, es­tán per­fo­ra­dos, lo que ade­más de ser una in­ter­pre­ta­ción plás­ti­ca es un re­que­ri­mien­to es­truc­tu­ral pa­ra el sis­mo. “Arup me pi­dió de­jar esas per­fo­ra­cio­nes ca­da cua­tro pi­sos de tri­ple al­tu­ra”, pues la fir­ma de in­ge­nie­ría asu­me que per­mi­ti­rán li­be­rar ener­gía y de­ja­rán que la cons­truc­ción se mue­va en un sis­mo, co­mo de­be ser, pa­ra re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad muy rá­pi­do. Así con­cen­tra­rán el mo­vi­mien­to los tres mu­ros de con­cre­to (dos a 90° y otro in­te­rior a 45°, que ge­ne­ran una co­lum­na trian­gu­lar en la par­te pos­te­rior del edi­fi­cio).

Ro­mano re­fie­re que Arup “hi­zo un es­tu­dio muy de­ta­lla­do y muy ca­ro” pa­ra de­ci­dir la ne­ce­si­dad de amor­ti­gua­do­res sís­mi­cos; con­clu­yó que no era ne­ce­sa­rio por­que es­ta co­lum­na es muy rí­gi­da, “co­mo to­do trian­gu­lo”; tie­ne 57 ni­ve­les más nue­ve ha­cia aba­jo y “fun­cio­na co­mo las vér­te­bras de un cuer­po”, com­pa­ra.

ADIÓS A LAS CO­LUM­NAS

Los pi­sos no po­seen co­lum­nas in­te­rio­res, son es­pa­cios li­bres que pen­den de es­truc­tu­ras de ace­ro, sus­pen­di­das de los mu­ros de con­cre­to. Se tra­ta de un sis­te­ma co­no­ci­do co­mo Dia­grid (es­truc­tu­ras col­gan­tes), en el que to­do sa­le a par­tir de una es­cua­dra y se sos­tie­ne por un sis­te­ma de ten­so­res, a ma­ne­ra de un cor­sé, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Aa­rón Ka­ba­bie, su­per­vi­sor de obra de LRB, quien fue alumno de Ben­ja­mín Ro­mano en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, igual que los otros 12 ar­qui­tec­tos que hoy con­for­man ese des­pa­cho.

Los mu­ros que sos­tie­nen las es­truc­tu­ras de ace­ro tie­nen 1.22 m de an­cho, me­di­da que se va adel­ga­zan­do ha­cia arri­ba, don­de só­lo tie­ne 35 cm. La di­ver­si­dad de es­pe­so­res res­pon­de a es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de Arup.

Ca­da ni­vel es dis­tin­to, el pun­to in­ter­me­dio de los 45° de la fa­cha­da, en la plan­ta ba­ja, se va des­pla­zan­do ha­cia la ca­lle Río El­ba, y en ca­da pi­so ha­cia arri­ba. Lo com­pli­ca­do, di­ce su ar­tí­fi­ce, fue que esa su­per­fi­cie ala­bia­da se hi­cie­ra ma­yor­men­te con cris­ta­les de 1.05 x 2.10 m, los úni­cos pa­ne­les dis­tin­tos es­tán en las unio­nes.

- Arq. Ben­ja­mín Ro­mano

“El pre­cio es re­la­ti­vo. Si fue­ra ca­ro no se­ría ne­go­cio, si no fue­ra ne­go­cio los ban­cos no le da­rían el cré­di­to. Las co­sas son muy cla­ras”:

LOS TO­NOS DEL GRIS

Más allá de la fa­cha­da acris­ta­la­da que per­mi­te vis­tas li­bres del Bos­que de Cha­pul­te­pec, Re­for­ma, la Es­te­la de Luz, la to­rre Ban­co­mer con su emu­la­ción al pa­pel pi­ca­do mo­ra­do y el rosado de la To­rre Ma­yor, el res­to es con­cre­to pu­ro. Ben­ja­mín Ro­mano define la apa­rien­cia de los mu­ros de con­cre­to de la To­rre Re­for­ma “co­mo un pi­ru­lí”, en re­fe­ren­cia a las “ti­ri­tas horizontales que si­mu­lan un pa­trón de to­nos de­gra­da­dos, lo que es­ti­ma co­mo un acier­to an­te los re­tos que im­pli­ca el uso de con­cre­to apa­ren­te.

“To­do con­cre­to en el mun­do cuan­do se so­me­te a ten­sión se agrie­ta, no quie­re de­cir que se va a caer, pe­ro se agrie­ta” y va­ría su co­lor en fun­ción de las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas y “del hu­mor” de cuan­do se ha­ce la mez­cla de con­cre­to, ex­pli­ca.

Por esa ra­zón pi­dió a la cons­truc­to­ra que hi­cie­ra ti­ras de 70 cm de al­tu­ra y que el co­la­do se rea­li­za­ra una vez al día mo­no­lí­ti­ca­men­te; es de­cir, que en dos o tres ho­ras avan­za­ran 70 cm. Es­to só­lo se ha­ce por las no­ches “pa­ra que no nos aga­rre una ma­ni­fes­ta­ción y ten­ga­mos que pa­rar el co­la­do”.

Es­tas pe­que­ñas de­ci­sio­nes se han tra­du­ci­do en una apa­rien­cia ma­ti­za­da, que no desa­rro­lla grie­tas y tra­ba­ja con el cam­bio de co­lor, “si hu­bie­ra pues­to man­chas de con­cre­to se ve­ría ca­tas­tró­fi­co”, apun­ta el ar­qui­tec­to. En con­se­cuen­cia, el di­se­ño de la cim­bra EFCO, de 70 cm, fue otro re­to. Ca­da pi­so tie­ne seis ti­ras, en­ton­ces son seis días de co­la­do a la se­ma­na.

Ro­mano ex­pli­ca que la jun­ta ca­da 70 cm tam­bién ser­vi­rá pa­ra que en ca­so de sis­mos las grie­tas to­men ese ca­mino. Ade­más, pre­ci­sa que la to­rre es un con­jun­to de 14 edi­fi­cios de cua­tro pi­sos eléc­tri­ca, hi­dráu­li­ca y es­pa­cial­men­te, y ca­da tan­to “te­ne­mos jar­dí­nes de tri­ple al­tu­ra”.

Pa­ra el di­se­ño de esa piel mo­du­lar, el ar­qui­tec­to se va­lió del soft­wa­re Grass­hop­per, que per­mi­te emu­lar el com­por­ta­mien­to de la na­tu­ra­le­za en pie­les.

UN ES­PA­CIO PA­RA 4,500 PER­SO­NAS

Ca­da pi­so tie­ne en­tre 750 y 1,000 m2. El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co con­tem­pla una per­so­na por ca­da 12 m2. La su­per­fi­cie to­tal de cons­truc­ción es cal­cu­la­da en más de 83,000 m2. Así, la ca­pa­ci­dad es es­ti­ma­da en cer­ca de 4,500 per­so­nas.

Pa­ra per­mi­tir el flu­jo de quie­nes la­bo­ra­rán en es­te es­pa­cio, di­vi­die­ron en dos el edi­fi­cio: los cuer­pos me­dios y al­tos, y los cuer­pos ba­jos y sport. Pa­ra lle­gar al sport se en­tra­rá por un ni­vel de­ba­jo de la plan­ta, y pa­ra los ba­jos ha­brá que su­bir a un pri­mer pi­so pa­ra de ahí dis­tri­buir. Pa­ra los me­dios y los al­tos, ha­brá elevadores rá­pi­dos de una so­la pa­ra­da en el pi­so 23, ahí es­ta­rá un sky­lobby, al que lle­gan to­dos los pi­sos, in­clu­so los low rise.

“Por­que si qui­sie­ras con­fluir a to­dos por la plan­ta ba­ja y el mis­mo ele­va­dor, es un con­flic­to, co­sa que pa­sa en mu­chos edi­fi­cios, in­clu­yen­do la To­rre Ma­yor”. En con­tras­te, aquí los flu­jos es­tán di­vi­di­dos, una vez que lle­gas a plan­ta ba­ja hay salidas pea­to­na­les por Río El­ba, Re­for­ma y, en ca­so de emer­gen­cia, tam­bién por Río Ato­yac.

ES­TA­CIO­NA­MIEN­TO IN­TE­LI­GEN­TE

“Mo­vi­mos la ca­sa ( pa­tri­mo­nio) por una ra­zón: la nor­ma­ti­vi­dad de la Ciu­dad de Mé­xi­co en el tér­mino de ca­jón de es­ta­cio­na­mien­to, que creo que es un error, es muy al­ta”; tu­vi­mos que cum­plir con 1,100 ca­jo­nes, de­ta­lla so­bre es­te pun­to el di­se­ña­dor de es­te nue­vo in­qui­lino de Re­for­ma. “Si no usa­ba el es­pa­cio ba­jo la ca­sa, me que­da­ba un es­ta­cio­na­mien­to mal re­suel­to”. Ha­bría te­ni­do que ocu­par pi­sos su­pe­rio­res, di­ce, co­mo la to­rre Ban­co­mer, o más só­ta­nos, co­mo la To­rre Pe­dre­gal, de Teo­do­ro (González de León), quien hi­zo 16. La To­rre Re­for­ma tie­ne nue­ve, pa­ra más de 600 co­ches. El es­pa­cio fal­tan­te fue re­suel­to con un es­ta­cio­na­mien­to ro­bó­ti­co.

En la To­rre Re­for­ma hay cua­tro ro­bots que per­mi­ten re­dun­dan­cia y flu­jo a la de­man­da. El sis­te­ma es de ori­gen ale­mán. La fun­ción es sen­ci­lla: lle­gas, te pa­ras, aga­rras tus lla­ves, cie­rras y te vas; el ro­bot lo to­ma y lo lle­va a un ca­jón. A la sa­li­da , el co­che es en­tre­ga­do con un má­xi­mo de 90 se­gun­dos. “La ven­ta­ja es que de co­che a co­che hay me­nos dis­tan­cia; no tie­nes que abrir puer­tas, eso ha­ce más efi­cien­te el es­pa­cio”.

El de­sa­rro­llo de vi­vien­das sos­te­ni­bles es un fac­tor es­tra­té­gi­co pa­ra Mé­xi­co, ya que ade­más de me­jo­rar el bie­nes­tar de las fa­mi­lias, in­ci­de de ma­ne­ra di­rec­ta en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co na­cio­nal. En par­ti­cu­lar, el sec­tor de la cons­truc­ción jue­ga un pa­pel cla­ve al de­to­nar in­ver­sio­nes, ge­ne­rar em­pleos, pre­ser­var el me­dio am­bien­te y for­ta­le­cer el mercado in­terno.

Ro­to­plas, La em­pre­sa me­xi­ca­na pro­duc­to­ra de sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to, con­duc­ción, pu­ri­fi­ca­ción y tra­ta­mien­to de agua, ha tra­ba­ja­do du­ran­te los años re­cien­tes en el de­sa­rro­llo de in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes in­di­vi­dua­les e in­te­gra­les, que ade­más de ser ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, re­sul­tan re­di­tua­bles pa­ra la in­dus­tria de la cons­truc­ción al evi­tar la de­gra­da­ción del entorno y con­tri­buir a in­cre­men­tar su va­lor co­mer­cial.

La nue­va Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de Vi­vien­da pre­sen­ta­da en 2013, cu­yo ob­je­ti­vo ha si­do con­du­cir los es­fuer­zos pú­bli­cos y pri­va­dos pa­ra pro­mo­ver el de­sa­rro­llo ur­bano sus­ten­ta­ble e in­te­li­gen­te, re­du­cir de ma­ne­ra res­pon­sa­ble el re­za­go del sec­tor y pro­cu­rar una vi­vien­da dig­na pa­ra los me­xi­ca­nos, ha en­con­tra­do re­so­nan­cia en una in­dus­tria orien­ta­da a la op­ti­mi­za­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la cons­truc­ción de edi­fi­cios de ba­jo im­pac­to so­bre el me­dio am­bien­te.

En es­te sen­ti­do, Ro­to­plas ha en­fo­ca­do sus pro­ce­sos de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo en tec­no­lo­gías que per­mi­tan a la po­bla­ción te­ner me­jor ca­li­dad de vi­da, con ma­te­ria­les más efi­cien­tes, li­ge­ros y adap­ta­bles a los di­ver­sos en­tor­nos, que ade­más son de fá­cil ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to, lo que fa­vo­re­ce la cons­truc­ción de in­mue­bles sus­ten­ta­bles.

La con­tri­bu­ción de Ro­to­plas en el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de es­te sec­tor es una am­plia lí­nea de so­lu­cio­nes di­se­ña­das pa­ra re­sol­ver ca­da ne­ce­si­dad re­la­cio­na­da con el cui­da­do del agua. Pa­ra la em­pre­sa, acom­pa­ñar al agua sig­ni­fi­ca apro­ve­char­la des­de la llu­via, con­du­cir­la sin des­per­di­ciar una go­ta, abas­te­cer ho­ga­res y edi­fi­cios en­te­ros, al­ma­ce­nar­la y con­ser­var­la in­tac­ta, tra­tar­la pa­ra ser re­uti­li­za­da y pu­ri­fi­car­la pa­ra con­su­mo hu­mano.

En­tre los pro­duc­tos du­ra­bles y efi­cien­tes que Ro­to­plas pro­du­ce pa­ra ga­ran­ti­zar agua de la me­jor ca­li­dad, se en­cuen­tran las Plan­tas Pu­ri­fi­ca­do­ras desa­rro­lla­das co­mo pro­yec­tos a la me­di­da que ha­cen po­si­ble el con­su­mo de agua de llu­via, po­zo y red mu­ni­ci­pal, a par­tir de su pro­ce­so de pu­ri­fi­ca­ción y de­sin­fec­ción cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de un con­jun­to re­si­den­cial al te­ner una ca­pa­ci­dad equi­va­len­te al con­su­mo de 1,000 a 6,000 per­so­nas.

Por otra par­te, Sis­te­mas co­mo el de Cap­ta­ción Plu­vial y la Tu­be­ría Hi­dráu­li­ca, op­ti­mi­zan los cos­tos de cons­truc­ción y agre­gan va­lor a las edi­fi­ca­cio­nes. El pri­me­ro, re­co­lec­ta y al­ma­ce­na agua de llu­via pa­ra su re­uti­li­za­ción sa­ni­ta­ria (wc) y rie­go, lo que per­mi­te un aho­rro has­ta del 30% de agua po­ta­ble, al tiem­po que ga­ran­ti­za con­tar con abas­te­ci­mien­to en ca­so de no te­ner ac­ce­so a ella. En tan­to que Tu­bo­plus, la lí­nea de Tu­be­ría Hi­dráu­li­ca de Ro­to­plas, ela­bo­ra­da con PP- R (Po­li­pro­pi­leno Co­po­lí­me­ro Ran­dom) es el alia­do per­fec­to pa­ra lo­grar edi­fi­ca­cio­nes sus­ten­ta­bles, por lo que apor­ta pun­tos pa­ra la Cer­ti­fi­ca­ción LEED, de­bi­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas co­mo la ga­ran­tía “ce­ro fu­gas”, que fu­sio­na las unio­nes con­vir­tién­do­las en una so­la pie­za de gran re­sis­ten­cia, li­ge­re­za y du­ra­bi­li­dad, gra­cias a su avan­za­do sis­te­ma de ter­mo­fu­sión.

El te­ma de la vi­vien­da en Mé­xi­co com­pren­de el entorno ru­ral y ur­bano, así co­mo la aten­ción a gru­pos vul­ne­ra­bles. Ba­jo es­te en­fo­que, a tra­vés de su Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo, Ro­to­plas di­se­ña so­lu­cio­nes fun­cio­na­les orien­ta­das a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los me­xi­ca­nos, co­mo son el Bio­di­ges­tor Au­to­lim­pia­ble, una so­lu­ción pa­ten­ta­da de sa­nea­mien­to pa­ra vi­vien­das que no cuen­tan con ser­vi­cio de al­can­ta­ri­lla­do. És­te fun­cio­na me­dian­te la cap­ta­ción de las aguas re­si­dua­les do­més­ti­cas y rea­li­za un tra­ta­mien­to pri­ma­rio del agua, con un desem­pe­ño más efi­cien­te que una fo­sa sép­ti­ca tra­di­cio­nal. Tam­bién cuen­ta con Plan­tas de Tra­ta­mien­to de Aguas Re­si­dua­les (PTAR), sis­te­mas que tra­tan los con­ta­mi­nan­tes fí­si­cos y bio­ló­gi­cos pre­sen­tes en el agua re­si­dual sa­ni­ta­ria, fa­vo­re­cien­do la pre­ser­va­ción de es­te re­cur­so, ya que es po­si­ble re­uti­li­zar el agua tra­ta­da en la­va­do, rie­go o re­in­te­grar­la a cuer­pos de agua. Gra­cias a su fun­cio­na­li­dad y buen desem­pe­ño, am­bos su­man pun­tos pa­ra la Cer­ti­fi­ca­ción LEED.

El tra­ba­jo con­jun­to de los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer una in­dus­tria que es­tá cons­tru­yen­do me­jo­res vi­vien­das, en lu­ga­res ade­cua­dos, con las ca­rac­te­rís­ti­cas co­rrec­tas y con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra sus ha­bi­tan­tes. Ba­jo es­te es­ce­na­rio, com­pa­ñías co­mo Ro­to­plas re­sul­tan alia­dos na­tu­ra­les pa­ra lo­grar que las nue­vas vi­vien­das sean con­si­de­ra­das sus­ten­ta­bles y que las fa­mi­lias me­xi­ca­nas cuen­ten con un pa­tri­mo­nio que les per­mi­ta me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.

y si­llas de jar­dín, equi­pa­das con pi­za­rrón in­ter­ac­ti­vo, pan­ta­llas led y mu­ros de pin­tu­ra ti­po pi­za­rrón, pre­ci­sa el ar­qui­tec­to Xa­vier Mon­to­ya.

Tam­bién con­tem­pla 420 m² de ofi­ci­nas pa­ra ren­ta, ta­ller de pro­to­ti­pa­do equi­pa­do con fre­sa­do­ra con con­trol nu­mé­ri­co compu­tari­za­do (CNC) e im­pre­so­ras 3D, au­di­to­rio pa­ra más de 300 per­so­nas, ca­fe­te­ría, huer­to ur­bano, sa­lo­nes de jue­go ( bi­llar, ping-pong, vi­deo­jue­gos, mi­ni­golf ), tres sa­las de jun­tas, es­pa­cio de co­work (tra­ba­jo en equi­po) pa­ra 250 per­so­nas, show­room, es­tu­dio fo­to­grá­fi­co, de vi­deo y broad­cas­ting, gim­na­sio, me­dia­te­ca y 24 ca­jo­nes de es­ta­cio­na­mien­to.

La in­ver­sión de la obra (cons­truc­ción con equi­pa­mien­to) fue de 10 mdp (2,631 pe­sos/m²). El ba­jo cos­to se de­bió al uso de ma­te­ria­les y téc­ni­cas acor­des a una ti­po­lo­gía in­dus­trial: las ins­ta­la­cio­nes apa­ren­tes evi­ta­ron el uso de cu­bier­tas.

El pro­yec­to eje­cu­ti­vo in­clu­yó mo­di­fi­ca­cio­nes es­truc­tu­ra­les y de in­ge­nie­rías. La cons­truc­ción se di­vi­dió en tres eta­pas.

La par­te ope­ra­ti­va fue la pri­me­ra en ser inau­gu­ra­da. Al­ber­ga el edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo y de staff: di­rec­ción ge­ne­ral, di­rec­ción de fi­nan­zas, mer­ca­do­tec­nia, pa­tro­ci­nios y las ofi­ci­nas de fon­dos de in­ver­sión es­tra­té­gi­cos. To­do es­to es co­mo la mé­du­la es­pi­nal de SUM.

La na­ve in­dus­trial fue di­vi­di­da en dos par­tes: la plan­ta ba­ja, que co­bi­ja los cu­bícu­los pri­va­dos y las sa­las de jun­tas; y el ta­pan­co, con un área de co­wor­king.

La mu­ta­ción

La trans­for­ma­ción de la bo­de­ga se ape­gó a un es­ti­lo in­dus­trial, don­de lo nue­vo se hi­zo apa­ren­te. “Nun­ca se qui­so ocul­tar el he­cho de que es una bo­de­ga, al con­tra­rio, fue re­sal­ta­da su na­tu­ra­le­za, pe­ro con un to­que con­tem­po­rá­neo”, pla­ti­ca a Obras Xa­vier Mon­to­ya.

Usa­ron el ma­te­rial exis­ten­te en las bo­de­gas. Más de 40 to­ne­la­das de es­truc­tu­ras de ace­ro que es­ta­ban ori­gi­nal­men­te ha­bi­li­ta­das co­mo anaque­les fue­ron des­mon­ta­das y se­pa­ra­das pa­ra apro­ve­char­las en la cons­truc­ción. Tam­bién fue­ron re­ci­cla­dos en­tre 20,000 y 30,000 ta­blo­nes de ma­de­ra. Am­bos ma­te­ria­les sir­vie­ron pa­ra fa­bri­car ca­si 700 m² de ta­pan­cos y pla­ta­for­mas que in­te­gran y co­nec­tan a to­das las áreas y es­pa­cios del pro­yec­to. La ma­de­ra so­bran­te fue apli­ca­da en pi­sos y mo­bi­lia­rio.

Pa­ra re­du­cir cos­tos, op­ta­ron por di­se­ñar y fa­bri­car to­do el mo­bi­lia­rio den­tro de la obra. Fue­ron res­tau­ra­das me­sas y si­llas Her­man Mi­ller de se­gun­da mano, y ha­bi­li­ta­dos ta­lle­res de he­rre­ría y car­pin­te­ría.

Par­te de la idea lú­di­ca in­clu­yó una pla­ya ar­ti­fi­cial de 120 m2, con are­na real traí- da de la cos­ta de Gue­rre­ro, si­llas de pla­ya ti­po Aca­pul­co y ha­ma­cas de ori­gen yu­ca­te­co. Una de las em­pre­sas in­cu­ba­das en SUM re­creó me­dian­te un pro­yec­tor 3D el vai­vén de las olas, que es pro­yec­ta­do en la are­na pa­ra dar ma­yor rea­lis­mo.

La per­mea­bi­li­dad vi­sual es cua­li­dad y to­dos los es­pa­cios son abier­tos. Los pri­va­dos, las ofi­ci­nas per­so­na­les y las sa­las de jun­tas es­tán acris­ta­la­dos con la in­ten­ción de fa­vo­re­cer la in­ter­ac­ción en­tre los dis­tin­tos equi­pos de em­pren­de­do­res y crear un am­bien­te proac­ti­vo y de co­mu­ni­ca­ción, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Mon­to­ya.

Las py­mes ge­ne­ran 70% del em­pleo en el país y 52% del Pro­duc­to In­terno Bru­to. FUEN­TE: SE­CRE­TA­RÍA DE ECONOMÍA Y CON­SE­JO COOR­DI­NA­DOR EM­PRE­SA­RIAL

De acuer­do con Analu­cía Cué­llar, maes­tra en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas por el Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ri­cano de Al­ta Di­rec­ción de Em­pre­sa (IPA­DE), y ‘star­tu­per’ de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, en el área de co­wor­king “re­ci­bes re­trao­li­me­nat­ción cons­tan­te y es una bue­na ex­pe­rien­cia pa­ra co­no­cer per­so­nas y ha­cer si­ner­gias; to­do gra­cias a que hay más con­tac­to”. Co­men­ta que la pri­va­ci­dad no se ex­tra­ña, y si en al­gún mo­men­to quie­res des­pe­jar­te, pue­des su­bir al roof gar­den a ca­mi­nar.

Ade­más del tra­ba­jo de di­se­ño y la cons­truc­ción, el ar­qui­tec­to Mon­to­ya es el res- pon­sa­ble del man­te­ni­mien­to del in­mue­ble y cual­quier ade­cua­ción re­que­ri­da, “de es­ta ma­ne­ra nos ase­gu­ra­mos de que cual­quier nue­va área que se pro­yec­ta y se cons­tru­ye ten­ga una con­cor­dan­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca con to­do lo de­más”, ase­gu­ra.

El clien­te y el ar­qui­tec­to coin­ci­den en que el ma­yor re­to fue re­sol­ver el pro­gra­ma en cin­co me­ses, por­que SUM ini­cia­ría ope­ra­cio­nes en ese tiem­po. “Tu­vi­mos que tra­ba­jar ba­jo el es­que­ma pro­ject build ( pro­yec­tar mien­tras cons­tru­yes), esa es una de las co­sas más com­pli­ca­das que hay”, di­ce Mon­to­ya de la Is­la.

Ex­pli­ca que lo más com­ple­jo fue la coor­di­na­ción en­tre los equi­pos de di­se­ño y de cam­po; la ma­yo­ría de los de­ta­lles de di­se­ño se re­suel­ven en obra. “Nues­tro equi­po de di­se­ño se ins­ta­ló en la obra pa­ra te­ner in­ter­ac­ción to­tal con la gen­te de ahí. Con­for­me era re­suel­ta al­gu­na área, se im­pri­mían los pla­nos ahí mis­mo y de in­me­dia­to eran en­tre­ga­dos al per­so­nal de cam­po”.

La pre­mu­ra los obli­gó a di­vi­dir la obra en tres áreas se­pa­ra­das fí­si­ca­men­te con ta­pia­les, ca­da una con fe­cha de en­tre­ga di­fe­ren­te. El de­sa­rro­llo de las ins­ta­la­cio­nes aún con­ti­núa.

Has­ta mar­zo de 2015, en el Pro­gra­ma de In­cu­ba­ción en Lí­nea el INADEM con­ta­ba a 15,000 jó­ve­nes de en­tre 18 y 30 años en bus­ca de re­ci­bir apo­yo pa­ra la crea­ción de una em­pre­sa. FUEN­TE: SE­CRE­TA­RÍA DE ECONOMÍA Y CON­SE­JO COOR­DI­NA­DOR EM­PRE­SA­RIAL

no ha­bía; el lu­gar es­ta­ba muy aban­do­na­do por su ca­rác­ter in­dus­trial.

So­bre la Am­plia­ción To­rre­blan­ca afir­ma: “Es una co­lo­nia emer­gen­te por su ubi­ca­ción y co­ne­xión con el res­to de la ciu­dad... En po­co tiem­po ve­re­mos nue­vos desa­rro­llos que re­vi­ta­li­cen la zo­na. SUM ha si­do un par­tea­guas”.

Una vi­sión sos­te­ni­ble

El ar­qui­tec­to Mon­to­ya la­men­ta no ha­ber apro­ve­cha­do 3,000 m² de azo­tea pa­ra co­lo­car pa­ne­les fo­to­vol­tái­cos, pues se­gún los es­tu­dios que rea­li­za­ron, la es­truc­tu­ra no so­por­ta­ría el pe­so. Pa­ra com­pen­sar un po­co, to­da la ilu­mi­na­ción se reali­zó con lám­pa­ras led pa­ra un me­nor co­sumno de ener­gía y la ven­ti­la­ción na­tu­ral evi­tó el uso de equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do.

En cuan­to al aho­rro de agua, los ba­ños cuen­tan con min­gi­to­rios aho­rra­do­res. Y en ese te­ma, una de las em­pre­sas de SUM tie­ne den­tro del cam­pus una plan­ta pu­ri­fi­ca­do­ra de agua con un nue­vo y pa­ten­ta­do sis­te­ma de io­nes, esa agua es des­ti­na­da al con­su­mo en el cam­pus.

Co­mo prác­ti­cas de in­te­li­gen­cia, des­ta­can la co­nec­ti­vi­dad y el In­ter­net con fi­bra óp­ti­ca, que do­ta al edi­fi­cio en su to­ta­li­dad de una na­ve­ga­ción de 200 Mb/s vía inalám­bri­ca (Wi-fi); y la se­gu­ri­dad, que con-

tem­pla 40 cá­ma­ras co­mo par­te del sis­te­ma de CCTV que cu­bre prác­ti­ca­men­te has­ta el úl­ti­mo rin­cón del in­mue­ble. Ade­más, to­do el com­ple­jo es­tá den­tro del Pro­gra­ma de Alar­mas Ve­ci­na­les de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad del DF, y en co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con el cen­tro de con­trol y man­do de di­cha de­pen­den­cia.

La ta­sa de cre­ci­mien­to de las py­mes pa­só de 3.7% en el pe­rio­do de 2004 a 2008, a 1.9% en­tre 2009 y 2014. FUEN­TE: SE­CRE­TA­RÍA DE ECONOMÍA Y CON­SE­JO COOR­DI­NA­DOR EM­PRE­SA­RIAL

FI­CHA TÉC­NI­CA PRO­YEC­TO: Star­tup Mé­xi­co (SUM) TI­PO DE PRO­YEC­TO: Ofi­ci­nas / Co­work / Ta­lle­res UBI­CA­CIÓN: Ca­lle Ig­na­cio Allen­de 21, Col. Am­plia­ción To­rre­blan­ca, Mi­guel Hi­dal­go, Mé­xi­co, DF SU­PER­FI­CIE: 3,800 m2 PRO­YEC­TO: Xa­vier Mon­to­ya de la Is­la CO­LA­BO­RA­DO­RES: Tai Eu­ge­nia Car­del CONS­TRUC­CIÓN: XM Cons­truc­cio­nes INI­CIO DE OBRA: Abril 2014 TÉR­MINO DE OBRA: No­viem­bre 2014

LIS­TA PA­RA DI­CIEM­BRE. Con un avan­ce de 80% al cie­rre de es­ta edi­ción, LBR pre­vé la con­clu­sión de la To­rre Re­for­ma pa­ra fi­na­les del año.

DES­PUÉS

SIN UN CRIS­TAL RO­TO. Una ca­so­na cons­trui­da en 1929 fue mo­vi­da 18 m ha­cia atrás, y seis se­ma­nas des­pués, lue­go de ha­cer los mu­ros mi­lán, re­gre­só a su lu­gar.

AN­TES

UN COR­SÉ DE ACE­RO. Es­truc­tu­ras me­tá­li­cas salidas de los mu­ros de con­cre­to li­be­ran co­lum­nas in­ter­nas.

EL MA­TIZ DEL CON­CRE­TO. Ti­ras de 70 cm de al­tu­ra, que son co­la­das co­mo pie­dras úni­cas, han da­do a la To­rre Re­for­ma una fa­cha­da pos­te­rior de gri­ses de­gra­da­dos, a ma­ne­ra de un pa­trón.

TRANS­PA­REN­TE. La per­mea­bi­li­dad vi­sual es par­te de la fi­lo­so­fía.

CO­MO EN VA­CA­CIÓN. Una pla­ya con are­na traí­da de Gue­rre­ro es par­te del am­bien­te lú­di­co.

ES­TI­LO IN­DUS­TRIAL. Las ins­ta­la­cio­nes apa­ren­tes con­fi­man el ori­gen fa­bril del lu­gar y per­mi­tie­ron una in­ver­sión de tan só­lo 10 mdp.

DE CO­LO­RES. Las to­na­li­da­des es­ti­mu­lan la creatividad.

RE­CI­CLA­JE. Ade­más de la bo­de­ga fue­ron reusa­dos ace­ro y ma­de­ra de la vie­ja cons­truc­ción.

FUE­RA DE LO CO­MÚN. Es­pa­cios pa­ra golf y ping pong son par­te del es­par­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.