POR SER­GIO RIES­TRA HER­NÁN­DEZ Tan cer­ca, pe­ro tan le­jos

Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad cla­ra pa­ra las em­pre­sas me­xi­ca­nas; sin em­bar­go, to­da­vía es es­ca­sa la pre­sen­cia de fir­mas del sec­tor in­mo­bi­lia­rio.

Obras - - Dossier Inmobiliario -

Ac­tual­men­te hay po­cas em­pre­sas me­xi­ca­nas que se han in­te­gra­do a Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca. Si bien hay al­gu­nas con más de 10 años en es­ta zo­na, co­mo ICA, Go­mez Vaz­quez In­ter­na­tio­nal, Ban­co Az­te­ca, San­borns, Bim­bo y Ci­né­po­lis, en­tre otras, al­gu­nas son par­te de gran­des cor­po­ra­ti­vos na­cio­na­les.

An­tes de de­fi­nir a los paí­ses en don­de es­tán las po­si­bi­li­da­des pa­ra las fir­mas na­cio­na­les me gus­ta­ría ini­ciar con al­go que nos ayu­da­rá a ge­ne­rar con­tex­to y a de­fi­nir las opor­tu­ni­da­des en es­tas zo­nas.

La tec­no­lo­gía y la velocidad de la información de nues­tra épo­ca ha per­mi­ti­do la rá­pi­da mo­vi­li­dad y adap­ta­ción a di­fe­ren­tes geo­gra­fías, cul­tu­ras y mer­ca­dos, lo que ha au­men­ta­do la ca­pa­ci­dad de ad­qui­rir y ofer­tar pro­duc­tos y ser­vi­cios, no só­lo a ni­ve­les na­cio­na­les, sino in­ter­na­cio­na­les. Ya no es­ta­mos res­trin­gi­dos por fron­te­ras o lí­mi­tes fí­si­cos, sino por nues­tra ca­pa­ci­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad y ca­li­dad, por lo que hoy en día so­mos par­te de un mun­do glo­bal.

Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca se es­tán adap­tan­do rá­pi­da­men­te a es­tos cam­bios y co­mo ejem­plo nos en­con­tra­mos a la Alian­za del Pa­ci­fi­co, en don­de ac­tual­men­te es­tán Mé­xi­co, Chile, Co­lom­bia y Pe­rú, con la pró­xi­ma in­te­gra­ción de Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, lo que ge­ne­ra una gran ex­pec­ta­ti­va, al ser una pla­ta­for­ma de li­bre co­mer­cio, apos­tar a la com­ple­men­ta­rie­dad co­mer­cial y de ser- vi­cios en­tre las re­gio­nes, así co­mo crear una economía abier­ta que con­for­ma 51% del va­lor del mercado de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Con es­ta ba­se, ade­más del cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de los úl­ti­mos cin­co años y la com­ple­men­ta­rie­dad co­mer­cial y eco­nó­mi­ca que se ge­ne­ra en­tre es­tas na­cio­nes, se atrae­rá di­fe­ren­tes ti­pos de in­ver­sio­nes que apro­ve­cha­rán las po­si­cio­nes es­tra­té­gi­cas y las ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes de ca­da una de ellas. De es­te mo­do, en es­tos paí­ses se otor­ga­rán di­ver­sas opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­lla­do­ras me­xi­ca­nas, en ru­bros co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra, la vi­vien­da eco­nó­mi­ca y me­dia, los desa­rro­llos tu­rís­ti­cos y re­si­den­cia­les, al igual que los cen­tros de dis­tri­bu­ción y lo­gís­ti­cos.

Nos re­fe­ri­mos a una can­ti­dad su­pe­rior a 220 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que su­man más de la mi­tad del co­mer­cio to­tal de La­ti­noa­mé­ri­ca. Por otro la­do, el ta­len­to, la ca­li­dad y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y res­pues­ta de las em­pre­sas me­xi­ca­nas pue­de ser un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra su in­cur­sión en es­tas la­ti­tu­des. Se pre­vé que es­tos paí­ses ten­gan un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do por los si­guien­tes años, así co­mo una es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial que be­ne­fi­cie el am­bien­te pa­ra in­ver­sión.

Las di­fi­cul­ta­des Co­mo par­te de la com­ple­ji­dad que im­pli­ca in­cur­sio­nar en es­tos mer­ca­dos es im­por­tan­te

adap­tar­se a la cul­tu­ra y la fle­xi­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va pa­ra con­ver­tir­se en una op­ción com­pe­ti­ti­va y de ca­li­dad. Es­to se lo­gra co­no­cien­do el mercado, las for­ta­le­zas y las opor­tu­ni­da­des que pre­sen­ta, así co­mo la ca­pa­ci­dad de la em­pre­sa pa­ra sol­ven­tar­las. Pa­ra en­trar en es­te te­rri­to­rio es vi­tal te­ner la fle­xi­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, es de­cir, el ca­pi­tal pa­ra desa­rro­llar­se, ya que es­tas zo­nas no res­pon­den con la mis­ma ra­pi­dez que Mé­xi­co y es im­por­tan­te te­ner la sol­ven­cia pa­ra cre­cer. Otra de las di­fi­cul­ta­des es en­con­trar el ca­pi­tal hu­mano, ha­blan­do de com­pa­ñías de ser­vi­cios co­mo la nues­tra, de­bi­do a que es­te fac­tor es par­te fun­da­men­tal del fun­cio­na­mien­to. Al ser fir­mas ex­tran­je­ras, de ini­cio no se tie­ne la iden­ti­dad y el re­co­no­ci­mien­to lo­cal, lo que pue­de li­mi­tar el ac­ce­so a un me­jor ca­pi­tal hu­mano.

Creo que es im­por­tan­te te­ner la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta, ca­li­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad en el área en la que se quie­re in­gre­sar y con­tar con la agi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der la cul­tu­ra y sus ne­ce­si­da­des pa­ra in­te­grar­se en ella de for­ma más na­tu­ral y no co­mo al­go im­po­si­ti­vo o só­lo por el fac­tor de pre­cio.

Los te­mas com­ple­jos co­mo le­ga­les, re­si­den­cias, tra­mi­tes, etc., irán des­apa­re­cien­do con el tiem­po, y la in­te­gra­ción de es­te gran blo­que eco­nó­mi­co se­rá ca­da vez ma­yor en la me­di­da en que la com­pe­ten­cia y el ac­ce­so a es­tos mer­ca­dos se con­ti­núe abrien­do.

Es cla­ra es­ta ten­den­cia a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción y con el fá­cil ac­ce­so a la información las dis­tan­cias se acor­ta­rán, he­cho que ge­ne­ra­rá nue­vas po­si­bi­li­da­des en es­tos mer­ca­dos, que se con­ver­ti­rán en lo­ca­cio­nes muy atrac­ti­vas pa­ra las com­pa­ñías que ten­gan es­tas ca­pa­ci­da­des. Por otro la­do, te­ner la ha­bi­li­dad de es­tar en otros paí­ses au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de éxi­to, da­do que no só­lo se tie­ne la apues­ta en el mercado lo­cal.

Por los fac­to­res an­tes men­cio­na­dos el fu­tu­ro de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca es muy pro­me­te­dor pa­ra las em­pre­sas que ten­gan es­tas ca­pa­ci­da­des, de­bi­do a que no hay que ol­vi­dar que es­tas fir­mas es­ta­rán com­pi­tien­do con otras del res­to del mun­do pa­ra in­gre­sar a es­tos mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.