Pre­mios, pe­ro con re­sul­ta­dos

Obras - - Opinión - Fran­co Bu­cio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la construcción. Di­rec­tor de CORPICO. obras@ex­pan­sion.com.mx

Los pre­mios dan cuen­ta de lo apa­ren­te­men­te bien he­cho, aun­que el tiem­po lo di­rá. Y jus­ta­men­te por eso creo que los cer­tá­me­nes de­be­rían aña­dir a sus eva­lua­cio­nes va­ria­bles re­la­cio­na­das con la sa­tis­fac­ción del clien­te.

Por ejem­plo, en di­ciem­bre pa­sa­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir a la en­tre­ga del Pre­mio Na­cio­nal de Vi­vien­da 2014, or­ga­ni­za­do por la Se­da­tu, don­de apre­cié es­fuer­zos loa­bles de di­ver­sas ins­tan­cias pú­bli­cas y pri­va­das pro­ve­nien­tes de 24 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas.

Sin em­bar­go, el cer­ta­men no con­tem­pló las ac­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y téc­ni­cas en la in­di­vi­dua­li­za­ción de los in­mue­bles y du­ran­te los pla­zos de ope­ra­ción acor­des con las ga­ran­tías le­ga­les, so­bre to­do en el ru­bro so­cial y po­pu­lar.

Es­tos pre­mios se asig­na­ron a desa­rro­llos que cuen­tan al me­nos con un año de ope­ra­ción, por lo que se­ría fac­ti­ble co­no­cer los que han pre­sen­ta­do o no de­fi­cien­cias o que­jas que se po­drían con­ver­tir en pe­sa­dos gas­tos fa­mi­lia­res, prin­ci­pal­men­te por­que es prác­ti­ca co­mún que los ven­de­do­res apli­quen so­lu­cio­nes cos­mé­ti­cas a fin de ago­tar los pla­zos le­ga­les pa­ra ha­cer vá­li­das las ga­ran­tías.

Por ejem­plo, en la pro­duc­ción de con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les exis­te una gran can­ti­dad de agen­tes, lo que mu­chas ve­ces en lu­gar de su­mar aca­ba por di­luir las res­pon­sa­bi­li­da­des y ocul­tar las de­fi­cien­cias. An­te ello se de­be pro­mo­ver que es­tos agen­tes res­pon­dan an­te los ad­qui­ren­tes de las vi­vien­das por los da­ños ma­te­ria­les cau­sa­dos por vi­cios o de­fec­tos de la ci­men­ta­ción, la es­truc­tu­ra, los mu­ros de car­ga u otros ele­men­tos es­truc­tu­ra­les y que com­pro­me­tan di­rec­ta­men­te la re­sis­ten­cia me­cá­ni­ca y la es­ta­bi­li­dad del edi­fi­cio, así co­mo de los da­ños ma­te­ria­les ori­gi­na­dos por ele­men­tos, com­po­nen­tes o aca­ba­dos inapro­pia­dos, o por ne­gli­gen­cias co­me­ti­das du­ran­te la eje­cu­ción de las obras.

Pa­ra con­tra­rres­tar esas ma­las prác­ti­cas, su­gie­ro que ade­más de los ru­bros de sus­ten­ta­bi­li­dad, ubi­ca­ción, per­ti­nen­cia cli­má­ti­ca y fi­nan­cie­ra que ca­li­fi­can los di­ver­sos pre­mios que hoy exis­ten, se ga­lar­do­ne a aque­llos desa­rro­lla­do­res o pro­mo­to­res que no cuen­ten con que­jas, o bien, a los que so­lu­cio­nen sa­tis­fac­to­ria­men­te y con agi­li­dad las in­con­for­mi­da­des de los com­pra­do­res, al igual que a las ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les que coad­yu­ven a re­me­diar los pro­ble­mas.

Tam­bién es pre­ci­so pre­miar a aque­llos Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra que acep­tan la di­rec­ción o res­pon­si­va de un pro­yec­to que ellos no ela­bo­ra­ron, pe­ro que sub­sa­nan omi­sio­nes, de­fi­cien­cias o im­per­fec­cio­nes de los di­se­ños y de la pro­pia eje­cu­ción.

De igual for­ma hay que re­co­no­cer a los no­ta­rios cu­ya es­cri­tu­ra­ción pro­te­ge por igual a las dos par­tes - com­pra­dor y ven­de­dor- al in­cor­po­rar siem­pre co­pia cer­ti­fi­ca­da de los per­mi­sos y li­cen­cias, así co­mo de los pla­nos cons­truc­ti­vos y de las au­to­ri­za­cio­nes de ocu­pa­ción mu­ni­ci­pa­les, pues­to que ello le ga­ran­ti­za al clien­te que cuen­ta con las evi­den­cias le­ga­les de ha­bi­ta­bi­li­dad de lo que com­pra, pa­ra que en un fu­tu­ro, en su ca­so, efec­túe me­jo­ras y am­plia­cio­nes con to­da se­gu­ri­dad.

Pa­ra con­tra­rres­tar esas ma­las prác­ti­cas, su­gie­ro que se ga­lar­do­ne a aque­llos desa­rro­lla­do­res o pro­mo­to­res que no cuen­ten con que­jas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.