Pa­ra la ter­ce­ra edad

En Mé­xi­co, ca­si 800 per­so­nas al día cum­plen 60 años. Es­te pro­yec­to es un ejem­plo de vi­vien­da que atien­de las ne­ce­si­da­des de es­te seg­men­to de la po­bla­ción.

Obras - - Arquitectura Cerro De Miel - TEXTO Y FOTOGRAFÍAS: MARCOS BETANZOS

Ce­rro de Miel es un pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co na­ci­do de esa ur­gen­cia: el di­se­ño de una vi­vien­da en un es­pa­cio que per­te­ne­cía a una pa­re­ja jo­ven que, con el tiem­po, pa­só de ser una fa­mi­lia nu­clear a una de la ter­ce­ra edad, con lo que ello im­pli­ca­ba.

Los due­ños de la ca­sa so­li­ci­ta­ron al des­pa­cho Z+1 Ar­qui­tec­tos la rea­li­za­ción de una nue­va vi­vien­da que, en pa­la­bras de su due­ño, re­pre­sen­ta­ra no só­lo la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar su pa­tri­mo­nio, sino de re­ci­bir una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir.

Ubi­ca­da den­tro del frac­cio­na­mien­to Pe­dre­gal de San Fran­cis­co, al sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el es­pa­cio que fue ha­bi­ta­do por más de 50 años por la fa­mi­lia Ba­les­tra Sainz se trans­for­mó al con­tar con una nue­va vi­vien­da en lo que an­tes era un jar­dín y con­ti­gua al an­te­rior ho­gar, que aún man­tie­nen.

Sus due­ños, Cé­sar Ba­les­tra Agui­lar y Ro­sa Ma­ría Sainz, nun­ca ima­gi­na­ron que su vi­vien­da ten­dría que cam­biar. Sin em­bar­go, un cán­cer pul­mo­nar y las con­di­cio­nes fí­si­cas pro­pias de su edad exi­gie­ron to­mar una de­ci­sión.

“Mi pa­de­ci­mien­to mé­di­co, des­de ha­ce años, me hi­zo no­tar que su­bir una es­ca­le­ra era un ac­to te­rri­ble. Al­go si­mi­lar le pa­sa­ba a mi es­po­sa que, al igual que yo, pa­de­cía al re­co­rrer los tres pi­sos con los que con­ta­ba la ca­sa don­de vi­vi­mos por cin­co dé­ca­das”, re­la­ta Ba­les­tra.

Es­ta si­tua­ción, su­ma­da al he­cho de re­que­rir una si­lla de rue­das pa­ra des­pla­zar­se, pro­vo­có que el due­ño de la vi­vien­da que­da­ra atra­pa­do en un ter­cer pi­so, lo que re­du­jo su ca­li­dad de vi­da. “El pá­ni­co de su­frir un ac­ci­den­te mien­tras me car­ga­ban por la es­ca­le­ra se in­cre­men­tó y, fi­nal­men­te, que­dé pri­sio­ne­ro de una si­lla de rue­das, ais­la­do”, com­par­te.

Así sur­gió la de­ter­mi­na­ción de crear un nue­vo es­pa­cio que sa­tis­fi­cie­ra to­das las ne­ce­si­da­des pa­ra ellos. Pe­ro la mi­sión no fue

sen­ci­lla. Hu­bo un pro­ce­so de re­fle­xión en torno a la vi­vien­da ori­gi­nal, a las co­sas que con­te­nía y a las ex­pec­ta­ti­vas de cons­truir otra. “No fue fá­cil to­mar la de­ci­sión, fue la ca­sa de nues­tra fa­mi­lia. Un ho­gar pen­sa­do pa­ra seis in­te­gran­tes que ya era muy di­fí­cil de man­te­ner por­que só­lo la ha­bi­tá­ba­mos mi es­po­sa y yo. Al de­ci­dir de­jar­la, de­ja­mos ir mue­bles, li­bros, ob­je­tos que in­clu­so do­na­mos al Ejér­ci­to de Sal­va­ción en vis­ta de que no se ocu­pa­rían de nue­vo”.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Per­so­nas Ma­yo­res (Ina­pam) y el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción (Co­na­po) se­ña­lan que en Mé­xi­co vi­ven más de 12.8 mi­llo­nes de per­so­nas de la ter­ce­ra edad, lo que re­pre­sen­ta 10% del cen­so na­cio­nal; pe­ro ca­da día 800 per­so­nas cum­plen 60 años. Esas pro­yec­cio­nes re­ve­lan una inversión en la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal, don­de el nú­me­ro de adul­tos ma­yo­res se in­cre­men­ta y el re­to del di­se­ño de es­pa­cios fun­cio­na­les pa­ra ellos se vuel­ve un te­ma ur­gen­te.

De acuer­do con el ge­ron­tó­lo­go Car­los Ale­jan­dro Flo­res Mon­roy, in­te­gran­te del De­par­ta­men­to de En­se­ñan­za del Ina­pam, se es­ti­ma que en 2050 ha­brá 22% más adul­tos ma­yo­res en los en­tor­nos ur­ba­nos. El desafío que es­to re­pre­sen­ta pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra ini­cia en la evo­lu­ción de los es­pa­cios pa­ra vi­vir la ve­jez, pe­ro se ex­tien­de a otros ám­bi­tos por­que los en­tor­nos de convivencia in­flu­yen en la ca­li­dad de vi­da, por lo que el es­pe­cia­lis­ta cues­tio­na si las ur­bes es­tán pre­pa­ra­das y qué tan ac­ce­si­bles son los ser­vi­cios pa­ra los adul­tos ma­yo­res. “Las ciu­da­des tie­nen que adap­tar­se pa­ra es­te sec­tor de la po­bla­ción y apro­ve­char su po­ten­cial pa­ra la so­cie­dad”.

Un nue­vo co­mien­zo

Así to­ma­ron la de­ci­sión de con­tac­tar al des­pa­cho Z+1 Ar­qui­tec­tos, in­te­gra­do por Ma­ri­se­la Ba­les­tra Agui­lar, Lu­cia Ze­sa­ti y Ana Lau­ra Le­bri­ja, quie­nes de­bie­ron cons­truir es­te pro­yec­to ba­jo una pers­pec­ti­va mu­cho más sen­si­ble, di­se­ña­do ín­te­gra­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar una ac­ti­vi­dad ple­na en la co­ti- dia­ni­dad y con­so­li­dar un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co he­cho a la me­di­da, des­de la con­di­ción fí­si­ca de sus due­ños, pe­ro tam­bién des­de su im­pli­ca­ción emo­cio­nal y mé­di­ca.

Las ar­qui­tec­tas vi­si­ta­ron el te­rreno y en las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes en torno al pro­yec­to des­cu­brie­ron que, ade­más de re­que­rir la ac­ce­si­bi­li­dad a to­dos los es­pa­cios de la ca­sa, el pro­pie­ta­rio te­nía gus­to por la es­cri­tu­ra y ha­bía que ha­cer de es­ta ca­sa un lu­gar abri­ga­dor, bien ilu­mi­na­do y muy ven­ti­la­do. Los es­pa­cios que ne­ce­si­ta­ban los pro­pie­ta­rios eran bá­si­cos: una sa­la-co­me­dor, una co­ci­na y una re­ca­ma­ra. “Ellas agre­ga­ron un es­pa­cio in­creí­ble de pie­dra vol­cá­ni­ca, que se di­se­ñó co­mo jar­dín, un es­tu­dio des­de el cual pue­do es­cri­bir, un só­tano que in­te­gra una zo­na pa­ra tra­ba­jar y el área de jue­go de mis nie­tos, así co­mo ha­bi­ta­cio­nes pa­ra re­ci­bir a las fa­mi­lias de mis hi­jos. Me tra­je­ron la vi­da de vuel­ta a ca­sa”, ex­pre­sa Ba­les­tra.

La nue­va vi­vien­da fue di­se­ña­da pa­ra me­jo­rar la mo­vi­li­dad y la ca­li­dad de vi­da de sus ocu­pan­tes.

Lu­cia Ze­sa­ti co­men­ta que lo­grar que sus mo­ra­do­res pu­die­ran ha­bi­tar se­gu­ros y con to­da li­ber­tad fue só­lo el pun­to de par­ti­da. “De­sea­ban po­der tra­ba­jar y vi­vir en los mis­mos es­pa­cios pe­ro, so­bre to­do, dis­fru­tar­los con mu­cha luz en un am­bien­te se­reno y con­for­ta­ble”.

Re­sol­ver el es­pa­cio

El des­pa­cho di­se­ñó un in­mue­ble de tres ni­ve­les con un só­tano, don­de ha­bi­li­ta­ron sus ofi­ci­nas con sa­li­da a un pa­tio, cu­ya vis­ta es un gran pe­dre­gal ca­rac­te­rís­ti­co de la zo­na. En la plan­ta ba­ja se re­sol­vió el es­ta­cio­na­mien­to pa­ra los au­to­mó­vi­les de la fa­mi­lia, in­clu­yen­do un ca­jón es­pe­cial pa­ra una am­bu­lan­cia, así co­mo el ac­ce­so al jar­dín y una ha­bi­ta­ción pa­ra vi­si­tas. Un ves­tí­bu­lo acris­ta­la­do con­du­ce a es­tos es­pa­cios in­te­rio­res y al pri­mer ni­vel, don­de se en­cuen­tra la vi­vien­da prin­ci­pal, con­for­ma­da por una es­tan­cia, co­me­dor, co­ci­na, ba­ño de vi­si­tas, re­cá­ma­ra prin­ci­pal y un ba­ño.

En el se­gun­do ni­vel se en­cuen­tran la te­rra­za, las zo­nas de ser­vi­cio, la­va­do y ba­ño de vi­si­tas. To­das es­tas plan­tas se co­mu­ni­can por me­dio de un nú­cleo de cir­cu­la­ción ver­ti­cal, in­te­gra­do por las es­ca­le­ras y un ele­va­dor con­te­ni­do en un gran cu­bo de cris­tal por don­de se ilu­mi­nan to­dos los ni­ve­les. De esa for­ma se re­sol­vió el prin­ci­pal re­que­ri­mien­to. De­bi­do a la pre- Nom­bre del Pro­yec­to: Ce­rro de Miel Pro­yec­to Ar­qui­tec­tó­ni­co y Construcción: Z+1 Ar­qui­tec­tos Pro­yec­to de Ins­ta­la­cio­nes: RCL Ins­ta­la­cio­nes Pro­yec­to Es­truc­tu­ral: Arq. Ra­món Abud Co­la­bo­ra­do­res: Avi­glass SA de CV, Ing. Ale­jan­dro Me­lén­dez, Be­nigno Ri­vas, De­co­ra­ción y Mue­bles Na­va­rre­te, Mar­ga­ri­to Abreo, Ser­gio Sal­da­ña, An­to­nio Se­rrano. Fe­cha de construcción: 2015

co­mo és­ta, don­de ade­más eres una es­pe­cie de me­dia­dor en­tre el clien­te y tus com­pa­ñe­ras de equi­po”.

El due­ño tra­ba­jó an­te­rior­men­te co­mo su­per­vi­sor de obra, por lo que la eta­pa de construcción le ge­ne­ró ex­pe­rien­cias de emo­ción y ale­gría, al­go cla­ve pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de sa­lud y lo­grar que to­dos los obre­ros en­ten­die­ran la ex­pe­rien­cia de vi­da que ha­bía de­trás del pro­yec­to que rea­li­za­ban y se in­vo­lu­cra­sen en él.

En los mo­men­tos en los que Ba­les­tra ex­pe­ri­men­tó me­jo­rías, sus hi­jos lo lle­va­ron des­de el hos­pi­tal has­ta la obra, pa­ra que vie­ra el avan­ce. “La emo­ción con­ta­gió a to­dos los obre­ros, quie­nes lo car­ga­ban pa­ra que hi­cie­ra una su­per­vi­sión de la obra. Creo que te­ner un clien­te al bor­de de la muer­te te ha­ce ver la vi­da di­fe­ren­te. Eso nos pa­só a no­so­tras y a los tra­ba­ja­do­res”, agre­ga.

El des­pa­cho, for­ma­do por tres ar­qui­tec­tas de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes (Ma­ri­ce­la, de 58 años, Lu­cia, de 48 y Ana Lau­ra, de 26), dio pie a una com­bi­na­ción de ideas. Rea­li­zar es­te pro­yec­to fue un gi­ro de 180° pa­ra su ofi­ci­na. “Nos obli­gó a de­jar de la­do el ego; nos dio la gra­ta sen­sa­ción de ser­vir co­mo ar­qui­tec­tas y di­mos un gran pa­so al rom­per pa­ra­dig­mas en mu­chos sen­ti­dos, so­bre to­do de gé­ne­ro, por­que en su ma­yo­ría co­la­bo­ra­ron hom­bres en la obra”, con­si­de­ra Ze­sa­ti.

Vol­ver a vi­vir

Tras cua­tro años de tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pias y ra­dio­te­ra­pia, y 12 de ba­ta­lla con­tra el cán­cer, Cé­sar Ba­les­tra com­par­te a Obras que es­te pro­yec­to con­fir­mó que es­tu­vo equi­vo­ca­do por mu­cho tiem­po al no que­rer de­jar su ca­sa ori­gi­nal. “Los me­xi­ca­nos so­mos muy da­dos a eso, es un error”, se­ña­la. Y así, sin “echar po­rras de más a las ar­qui­tec­tas, de­bo de­cir que en ellas de­po­si­té to­da mi con­fian­za y ob­tu­vi­mos un ex­ce­len­te re­sul­ta­do: real­men­te vol­vi­mos a vi­vir, fue una gran de­ci­sión me­jo­rar así nues­tra ca­li­dad de vi­da”.

La construcción fue una lu­cha con­tra el tiem­po, lo que mo­ti­vó la elec­ción de los ma­te­ria­les.

de ta­ba­co, así co­mo la at­mós­fe­ra lu­mí­ni­ca de los tra­di­cio­na­les se­ca­de­ros.

Pe­se a que el edi­fi­cio se ter­mi­nó en ju­nio de 2015, la mu­seo­gra­fía no se com­ple­ta­rá has­ta el pri­mer tri­mes­tre de 2016. Los di­fe­ren­tes co­mi­cios elec­to­ra­les ce­le­bra­dos en Es­pa­ña en 2015 han pro­vo­ca­do cam­bios gu­ber­na­men­ta­les y de­mo­ra­do esa fa­se.

Ra­quel Me­di­na, nue­va al­ca­de­sa tras las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ce­le­bra­das en ma­yo de 2015, afir­mó en di­ciem­bre que las ac­ti­vi­da­des del edi­fi­cio se­rán “más di­ná­mi­cas” de lo que es­ta­ba pre­vis­to.

La sus­ti­tu­ción del la­dri­llo

El ar­qui­tec­to ex­pli­ca que en el des­pa­cho cuen­tan con dos fa­mi­lias de pro­yec­tos: los pri­me­ros con­sis­ten en el di­bu­jo de for­mas com­ple­jas don­de em­plean ma­te­ria­les co­mu­nes en la eje­cu­ción. La se­gun­da ti­po­lo­gía cuen­ta con for­mas más sen­ci­llas eje­cu­ta­das con ma­te­ria­les no­ve­do­sos.

La Go­ta se en­cua­dra en la se­gun­da ca­te­go­ría: “La es­truc­tu­ra se com­po­ne por cin­co ca­jas su­per­pues­tas, pe­ro aquí la no­ve­dad es el sis­te­ma em­plea­do en un ma­te­rial mi­le­na­rio co­mo es la ce­rá­mi­ca”, ex­pli­ca Lo­sa­da.

El ar­qui­tec­to Vi­ce­nç Sa­rra­blo uti­li­zó el sis­te­ma de ma­lla ce­rá­mi­ca Flex­brick pa­ra la construcción del Cen­tro Cul­tu­ral.

“Que­ría­mos in­ter­pre­tar el ta­miz vi­sual y lu­mí­ni­co de es­tas es­truc­tu­ras (se­ca­de­ros) pe­ro sin em­plear el la­dri­llo”, re­ve­la Lo­sa­da. “Es­te sis­te­ma es muy fle­xi­ble y nos per­mi­tía ge­ne­rar el di­bu­jo que qui­sié­ra­mos de for­ma muy sen­ci­lla”, agre­ga.

“Los ar­qui­tec­tos es­ta­ban bus­can­do un mo­de­lo que pu­die­ra re­pro­du­cir, de for­ma abs­trac­ta, el di­bu­jo de las plan­tas de ta­ba­co, uno de los te­mas prin­ci­pa­les de La Go­ta”, re­cuer­da Vi­ce­nç Sa­rra­blo, en en­tre­vis­ta.

Flex­brick in­dus­tria­li­za un sis­te­ma tan tra­di­cio­nal co­mo es la ce­rá­mi­ca, apor­tan­do ra­pi­dez de eje­cu­ción, un cos­to ajus­ta­do y una me­nor dependencia de la ha­bi­li­dad de la pa­le­ta (en re­fe­ren­cia al pro­ce­so de pe­gar la­dri­llos), con­si­de­ra.

El mé­to­do fun­cio­na co­mo una cor­ti­na que se an­cla en la par­te su­pe­rior de la fa­cha­da. Es­tá com­pues­to por dos ma­te­ria­les: la te­ja ce­rá­mi­ca y una ma­lla de ace­ro inoxi­da­ble que la sos­tie­ne a par­tir de un sis­te­ma que fun­cio­na co­mo un clip y sin ad­he­si­vos, por lo que es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo sus­ti- tuir las pie­zas en ca­so de ser ne­ce­sa­rio por ave­ría o man­te­ni­mien­to.

Ca­da ce­lo­sía pue­de per­so­na­li­zar­se en co­lor y den­si­dad. En la Go­ta exis­ten tres ti­pos de di­bu­jo se­gún las ne­ce­si­da­des y orien­ta­ción de las fa­cha­das. Co­mo el sol de Ex­tre­ma­du­ra es bas­tan­te fuer­te, en la fa­cha­da oes­te el di­bu­jo se cie­rra 80%.

En los cos­ta­dos que se en­cuen­tran pró­xi­mos a un edi­fi­cio de vi­vien­das es­tá ce­rra­do al 100%, pa­ra no per­mi­tir la vi­si­bi­li­dad; la cuar­ta con­ser­va 50% de aper­tu­ra.

Al­ber­to García Ji­mé­nez y Ra­mi­ro Lo­sa­da Amor se gra­dua­ron en in­ge­nie­ría y Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra. Tras ser be­ca­dos por el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán (Ita­lia) y la Uni­ver­si­dad Lam­bert Lom­bart (Bél­gi­ca), res­pec­ti­va­men­te, con­ti­nua­ron sus ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les y en 2007 fun­da­ron LG Ar­qui­tec­tos, con ofi­ci­nas en Ma­drid, Cá­ce­res y San Die­go, Ca­li­for­nia. En­tre sus pro­yec­tos más im­por­tan­tes se en­cuen­tran di­fe­ren­tes re­si­den­cias en la pro­vin­cia de Cá­ce­res, el STEAM Pa­vi­lion en San Die­go y el Kios­ko en la pla­za Cas­ti­lla de Ma­drid. NOM­BRE DE LA OBRA: Cen­tro Cul­tu­ral La Go­ta

AR­QUI­TEC­TOS: Ra­mi­ro Lo­sa­da y Al­ber­to García

CLIEN­TE: Ayun­ta­mien­to Na­val­mo­ral de la Ma­ta y Dipu­tación de Cá­ce­res

INGENIERO DE LA CONSTRUCCIÓN: Ós­car Gon­zá­lez

CO­LA­BO­RA­DO­RES: Lu­cía Ben­tué, To­ni Ge­la­bert, Ma­ri­na Mel­chor y Adria­na Que­sa­da.

ES­TRUC­TU­RA E INS­TA­LA­CIO­NES: Va­lla­da­res

CONS­TRUC­TO­RA: Dra­ga­dos

PRE­SU­PUES­TO: 885,785 eu­ros + IVA (17.8 mdp aprox.)

FINALIZACIÓN: Ju­nio 2015

DES­PA­CHO

ES­PA­CIOS. El jar­dín de pie­dra vol­cá­ni­ca es pro­pio de la zo­na don­de se en­cla­va la vi­vien­da, cu­yos ni­ve­les se co­nec­tan por un ele­va­dor.

RECORRIDO. El equi­po de ar­qui­tec­tas se cen­tró en crear es­pa­cios cá­li­dos, bien ilu­mi­na­dos y ven­ti­la­dos.

TRA­BA­JO. El só­tano al­ber­ga un área de ofi­ci­na y una sa­la de jue­gos pa­ra los pe­que­ños de la fa­mi­lia.

VIS­TA. El ex­te­rior es apa­ren­te, con mu­ros de ta­bi­que ro­jo y apla­na­do de ce­men­to-are­na. ADAP­TA­DO. La al­tu­ra del mo­bi­lia­rio de co­ci­na es­tá pen­sa­da pa­ra lle­gar en si­lla de rue­das.

DETALLES. El cu­bo del ele­va­dor es de cris­tal trans­pa­ren­te, pa­ra per­mi­tir el pa­so de luz, y es­me­ri­la­do en cier­tos ni­ve­les. DI­MEN­SIO­NES. Los pa­si­llos an­chos per­mi­ten la mo­vi­li­dad de los in­qui­li­nos de la vi­vien­da.

TRADICIÓN CONTEMPORÁNEA. El con­cep­to de pa­so de luz in­di­rec­ta fue adop­ta­do co­mo esen­cia del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co.

EN VOLADIZO. La an­chu­ra de las plan­tas es va­ria­ble, ini­cia en 4.6 m aba­jo y al as­cen­der lle­ga a 16.95 m.

LA IN­DUS­TRIA­LI­ZA­CIÓN DE LA CE­RÁ­MI­CA. El sis­te­ma Flex­brick per­mi­te crear una ma­lla de ce­rá­mi­ca con ace­ro inoxi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.