EL CHI­CO MA­LO DEL DI­SE­ÑO

Pe­ter Ma­rino com­bi­na ar­te y mo­da en el di­se­ño de tien­das de lu­jo pa­ra Louis Vuit­ton, Cha­nel y Er­me­ne­gil­do Zeg­na.

Obras - - En Persona - POR: NORA VASCONCELOS

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es el cue­ro que lo cu­bre de pies a ca­be­za, una ima­gen que con­tras­ta con los re­fi­na­dos in­te­rio­res pa­ra tien­das de mo­da, co­mo Louis Vuit­ton, Cha­nel o Guer­lain, que se han con­ver­ti­do en el se­llo de su fir­ma. Pe­ro Pe­ter Ma­rino (Es­ta­dos Uni­dos, 1952) no só­lo es uno de los di­se­ña­do­res de in­te­rio­res fa­vo­ri­tos de las mar­cas de lu­jo, tam­bién se ha ca­rac­te­ri­za­do por su cer­ca­nía con el ar­te.

Des­de su tra­ba­jo ar­qui­tec­tó­ni­co rea­li­za­do pa­ra el ar­tis­ta Andy War­hol, pa­ra quien re­no­vó su ca­sa neo­yor­ki­na en la dé­ca­da de los 70, has­ta su nom­bra­mien­to co­mo Ca­ba­lle­ro de la Or­den de las Ar­tes y las Le­tras por par­te del Mi­nis­te­rio Fran­cés de la Cul­tu­ra, en 2012, el ar­qui­tec­to

es­ta­dou­ni­den­se es re­co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo un ac­ti­vo co­lec­cio­nis­ta. Su acer­vo per­so­nal in­clu­ye pie­zas de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo Lo­ris Gréaud, Keith Ha­ring, Ri­chard Se­rra, Ru­dolf Stin­gel, Andy War­hol y Yu­gi Yos­hi­mo­to.

“La com­bi­na­ción de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra se orien­ta a lo­grar que el to­do sea to­da­vía más gran­de. Bus­ca atraer a la gen­te a un mun­do de ex­pe­rien­cias”, co­men­ta Ma­rino a Obras.

Al ser­vi­cio del di­se­ño

“Mi es­ti­lo es una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que usa ma­te­ria­les que ha­cen a la gen­te sen­tir­se bien. Es un en­fo­que que va más allá del di­se­ño tra­di­cio­nal y se di­ri­ge a la crea­ción y a la ex­pan­sión. Uso tex­tu­ras, es­ca­las, luz y ma­te­ria­les pa­ra crear un diá­lo­go en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior”, de­ta­lla el ar­qui­tec­to.

Ha desa­rro­lla­do di­ver­sos pro­yec­tos, en su ma­yo­ría vin­cu­la­dos con el mun­do de la mo­da, el ar­te y el di­se­ño re­si­den­cial. Aun­que su in­ten­ción ini­cial era en­fo­car­se en el es­tu­dio de la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra, Ma­rino fi­nal­men­te se gra­duó en 1971 de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra, Ar­tes y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos).

Pa­só sus pri­me­ros años co­mo ar­qui­tec­to en los des­pa­chos Skid­mo­re Owings & Me­rrill, Geor­ge Nel­son e I.M. Pei/cos­sut­ta & Pon­te, has­ta que en 1978 fun­dó el des­pa­cho Pe­ter Ma­rino Ar­chi­tect, en Nue­va York. Su pri­mer clien­te fue Andy War­hol, a quien co­no­ció gra­cias a Pat Hac­kett, asis­ten­te per­so­nal del ar­tis­ta.

War­hol pi­dió a Ma­rino tra­ba­jar en la re­no­va­ción de su ca­sa, ubi­ca­da en la ca­lle 66 Es­te, con el fin de de­vol­ver­le a la vi­vien­da, ad­qui­ri­da en la dé­ca­da de los 70, su apa­rien­cia ori­gi­nal de prin­ci­pios del si­glo XX. Eric Shi­ner, di­rec­tor del Mu­seo Andy War­hol, co­men­ta que la re­si­den­cia es “una ver­da­de­ra man­sión neo­yor­qui­na” con seis ni­ve­les. “En tér­mi­nos de ubi­ca­ción, Andy no pu­do ha­ber ele­gi­do me­jor. Es una de las ca­sas más gran­dio­sas e im­por­tan­tes en la ciu­dad”.

Cuan­do War­hol ad­qui­rió la man­sión, su cos­to en el mer­ca­do era de apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de dó­la­res. Aho­ra su va­lor se ace­ra a los 40 mi­llo­nes. “Es ab­so­lu­ta­men­te ele­gan­te, di­se­ña­da con un gus­to ex­cep­cio­nal y, da­do que Andy su­frió de po­bre­za du­ran­te su ni­ñez, con­tar con es­te es­ti­lo de vi­da fue co­mo al­can­zar el ver­da­de­ro sue­ño ame­ri­cano. Él se enor­gu­lle­cía enor­me­men­te de es­ta ca­sa”, agre­ga Shi­ner.

De es­ta for­ma, War­hol in­cor­po­ró a Ma­rino al círcu­lo de ar­tis­tas, em­pre­sa­rios y es­tre­llas de ci­ne que lo ro­dea­ban.

Tal cer­ca­nía en­tre Pe­ter Ma­rino y War­hol que­dó re­fle­ja­da en los dia­rios es­cri­tos por el ar­tis­ta, los cua­les fue­ron com­pi­la­dos en un li­bro pu­bli­ca­do con el tí­tu­lo de Andy War­hol Dia­ries, en 1989. “No lo­gro en­ten­der a Pe­ter”, afir­ma­ba el ar­tis­ta en sus es­cri­tos. “Es un po­co alo­ca­do. Le he di­cho que nos de­be su vi­da en la ar­qui­tec­tu­ra a no­so­tros. Él di­jo que era se­gu­ro que el tra­je Ar­ma­ni que ves­tía no se lo ha­bía­mos pues­to no­so­tros. Fue cu­rio­so”.

La re­fe­ren­cia al tra­je se de­ri­va del es­ti­lo ele­gan­te de ves­tir que Ma­rino si­guió por al­gu­nos años mien­tras rea­li­za­ba di­fe­ren­tes pro­yec­tos pa­ra el di­se­ña­dor italiano Gior­gio Ar­ma­ni, en­tre los que se en­cuen­tra su ca­sa en Mi­lán

En sus dia­rios, War­hol men­cio­na en va­rias oca­sio­nes a Ma­rino, y re­cuer­da la vez que vi­si­tó su des­pa­cho en 1986, el cual des­cri­bió co­mo real­men­te gran­de. “Tie­ne mo­de­los de edi­fi­cios y mues­tras de te­las por to­do al­re­de­dor. Y de­be te­ner unas 40 per­so­nas tra­ba­jan­do pa­ra él”.

Ac­tual­men­te, el ar­qui­tec­to cuen­ta con seis aso­cia­dos y 160 em­plea­dos, así co­mo ofi­ci­nas en Fi­la­del­fia y Sout­ham­pton (Nue­va York), ade­más de las prin­ci­pa­les, ubi­ca­das en el 150 de la ca­lle 58 Es­te, tam­bién en Nue­va York.

Shi­ner, di­rec­tor del Mu­seo War­hol, co­men­ta que el ar­qui­tec­to le caía muy bien a War­hol y lo con­si­de­ra­ba muy ta­len­to­so. “Creo que lo más im­por­tan­te que Ma­rino apren­dió de Andy fue a tra­ba­jar du­ro y sin des­can­so pa­ra al­can­zar el éxi­to”.

En­tre las co­sas que am­bos tu­vie­ron en co­mún, ade­más de la afi­ni­dad por la luz y los es­pa­cios blan­cos, se en­cuen­tra el he­cho de que el ar­tis­ta dis­fru­ta­ba la ar­qui­tec­tu­ra, y pen­sa­ba en ella cuan­do ad­qui­rió su re­si­den­cia. Tam­bién se in­tere­sa­ba en co­lec­cio­nar an­ti­güe­da­des. Por su par­te, Ma­rino ha si­do muy in­no­va­dor en el uso de la tec­no­lo­gía y el tra­ba­jo di­gi­tal. crea un mun­do de ex­pe­rien­cias pa­ra la gen­te.

in­di­vi­dua­les que per­mi­tían lu­cir en sus pro­pios es­pa­cios a las lí­neas de ro­pa de las di­fe­ren­tes mar­cas que allí se ven­dían.

Des­de en­ton­ces, su tra­ba­jo se ha li­ga­do a fir­mas in­ter­na­cio­na­les de mo­da co­mo Ar­ma­ni, Cha­nel, Ch­ris­tian Dior, Er­me­ne­gil­do Zeg­na, Loe­we, Louis Vuit­ton y Sot­heby’s, pa­ra las que ha rea­li­za­do pro­yec­tos que se ca­rac­te­ri­zan por su lu­mi­no­si­dad, am­pli­tud, ri­que­za de ma­te­ria­les y co­lo­res fir­mes, que bus­can ir acor­de con la his­to­ria de la mar­ca y la edi­fi­ca­ción. De ahí que con fre­cuen­cia sus pro­yec­tos ase­me­jen la sa­la de un mu­seo o de una vi­vien­da.

En fe­bre­ro de 2015, la ca­sa de mo­da Fen­di inagu­ró una tien­da en Nue­va York, la cual cam­bió su ubi­ca­ción ori­gi­nal, en la 5ª Ave­ni­da, pa­ra en­con­trar­se aho­ra en el 598 de Ma­di­son. La bou­ti­que, de dos pi­sos y al­re­de­dor de 372 m2, se ca­rac­te­ri­za por sus in­te­rio­res re­cu­bier­tos con pie­les, már­mol, ma­de­ra y cue­ro.

Ese mes, Cha­nel abrió las puer­tas de su nue­va bou­ti­que, tam­bién di­se­ña­da por Ma­rino, y ubi­ca­da en la Pla­za de Es­pa­ña en Ro­ma, ciu­dad en la que en 2014 el ar­qui­tec­to ya ha­bía re­to­ma­do el ‘es­pí­ri­tu’ italiano, al in­cor­po­rar en el in­te­rior de la jo­ye­ría ita­lia­na Bul­ga­ri de Via dei Con­dot­ti ma­te­ria­les co­mo el tra­ver­tino y el már­mol.

Uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes es Louis Vuit­ton, pa­ra quien Ma­rino se­ña­la que ha te­ni­do “la bue­na for­tu­na” de tra­ba­jar con la ma­yo­ría de sus mar­cas por va­rios años. “Ellos apre­cian la be­lle­za, las ar­tes y la me­jor ca­li­dad en sus pro­duc­tos y en to­do lo que ha­cen, va­lo­res cen­tra­les que yo com­par­to tam­bién. Creo que es es­ta sen­si­bi­li­dad si­mi­lar y su con­fian­za en mí y en mi tra­ba­jo lo que nos ha per­mi­ti­do co­la­bo­rar de ma­ne­ra exi­to­sa”, di­ce.

Pa­ra esa fir­ma, en 2009 reali­zó los in­te­rio­res de la tien­da del edi­fi­cio Crys­tal de Las Ve­gas, pro­yec­ta­da por Da­niel Li­bes­kind y Da­vid Rock­well. La bou­ti­que cuen­ta con 1,300 m2 de es­pa­cio co­mer­cial y se ca­rac­te­ri­za por su fa­cha­da de pa­ne­les de ace­ro, de­co­ra­dos con más de 4,000 lu­ces led. En el in­te­rior del in­mue­ble, Pe­ter Ma­rino in­cor­po­ró un can­de­la­bro de 9.5 m de lar­go he­cho con 1,600 mo­ti­vos flo­ra­les de ti­ta­nio pla­tea­do.

De nue­vo, luz, es­pa­cio y ma­te­ria­les de ca­li­dad se unie­ron en una prác­ti­ca mul­ti­dis­ci­pli­na­ria en la que con­flu­yen ar­te, mo­da y di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co.

Su tra­ba­jo es­tá li­ga­do a fir­mas in­ter­na­cio­na­les co­mo Ar­ma­ni, Cha­nel, Ch­ris­tian Dior y Louis Vuit­ton

ES­PÍ­RI­TU ITALIANO. Ma­rino di­se­ñó el in­te­rior de la tien­da Cha­nel ubi­ca­da en la Pla­za de Es­pa­ña, en Ro­ma, don­de en 2014 lle­vó a ca­bo un tra­ba­jo pa­ra la jo­ye­ría ita­lia­na Bul­ga­ri.

AL ESTRELLATO. La re­no­va­ción de la ca­sa de Andy War­hol, ubi­ca­da en la ca­lle 66 Es­te, en Nue­va York, ca­ta­pul­tó la ca­rre­ra de Pe­ter Ma­rino.

LA FÓR­MU­LA. Con la com­bi­na­ción de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra, el es­ta­dou­ni­den­se

CONFORT. Su es­ti­lo es una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que bus­ca ha­cer sen­tir bien a las per­so­nas.

LOS PATRONES. Pe­ter Ma­rino se ca­rac­te­ri­za por com­bi­nar la luz con la in­clu­sión de es­pa­cios blan­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.