La in­di­fe­ren­cia por el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co

El pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co de­be for­mar par­te de los con­cur­sos de obra pú­bli­ca, pa­ra que las cons­truc­cio­nes ele­ven la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ciu­da­des.

Obras - - Dossier -

ese a que es la es­pi­na dor­sal de nues­tra pro­fe­sión, en las úl­ti­mas dé­ca­das el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co se ha vis­to re­le­ga­do de una for­ma no­ta­ble. Los pro­yec­tos y los desa­rro­llos cons­trui­dos con re­cur­sos gu­ber­na­men­ta­les y re­gi­dos por la Ley de Obras Pú­bli­cas no lo con­tem­plan en nin­gún mo­men­to co­mo un pun­to de par­ti­da obli­ga­to­rio, de­jan­do al ar­qui­tec­to fue­ra de la ju­ga­da des­de un ini­cio.

El di­se­ño, con­si­de­ra­do en mu­chas oca­sio­nes un ca­pri­cho es­té­ti­co, no só­lo es pro­pues­ta, sino vi­sión y con­te­ni­do que va más allá de su pro­pia fun­ción. De he­cho, mu­chos paí­ses han vol­tea­do a ver a es­ta dis­ci­pli­na co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra en­con­trar res­pues­tas a pro­ble­má­ti­cas y ne­ce­si­da­des exis­ten­tes y fu­tu­ras; in­clu­so, Mé­xi­co es­tá vi­vien­do un au­ge y un nue­vo mo­men­to de cre­ci­mien­to en ca­si to­das las áreas que lo in­te­gran: in­dus­trial, grá­fi­co, de la mo­da, e in­clu­so au­to­mo­triz, en­tre otros.

Sin em­bar­go, en es­te mis­mo mar­co es don­de nues­tros fu­tu­ros ar­qui­tec­tos no tie­nen un es­pa­cio. Si bien la ley con­tem­pla que cual­quier obra pú­bli­ca re­quie­re de pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co, se la­va las ma­nos al mo­men­to de es­pe­ci­fi­car de dón­de tie­ne que sa­lir, o có­mo tie­ne que li­ci­tar­se.

En paí­ses eu­ro­peos co­mo Fran­cia o Ale­ma­nia, pa­ra cons­truir un edi­fi­cio pú­bli­co es im­pres­cin­di­ble con­vo­car un con­cur­so abier­to pa­ra desa­rro­llar un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co. Si to­ma­mos es­ta ini­cia­ti­va co­mo ejem­plo, po­dría sig­ni­fi­car una gran pla­ta­for­ma pa­ra mu­chos de los in­vo­lu- cra­dos en el ru­bro de la construcción. De he­cho exis­ten es­que­mas pa­ra ca­da ti­po de obra, es­ca­la, mag­ni­tud e in­clu­so es­pe­cia­li­dad.

Pa­ra pro­yec­tos de me­nor es­ca­la, o en aque­llos en don­de el pro­gra­ma aún es­tá por de­fi­nir­se, hay con­cur­sos de ideas di­ri­gi­dos a es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res o a la po­bla­ción en ge­ne­ral. De es­ta for­ma, los re­cién egre­sa­dos tie­nen 'man­ga an­cha' pa­ra ex­po­ner sus ideas y las ins­tan­cias con­vo­can­tes re­ci­ben pro­pues­tas den­tro de un aba­ni­co más am­plio de par­ti­ci­pan­tes.

Por otro la­do, exis­ten con­vo­ca­to­rias abier­tas es­pe­cí­fi­cas que so­li­ci­tan cier­tas ca­li­fi­ca­cio­nes pa­ra po­der par­ti­ci­par, e in­clu­so al­gu­na es­pe­cia­li­dad o ex­pe­rien­cia, de­pen­dien­do del ti­po de obra. Aho­ra bien, los pro­ce­sos de se­lec­ción ten­drían que ha­cer­se en dos eta­pas, con el fin de se­lec­cio­nar de ma­ne­ra más aco­ta­da los pro­yec­tos via­bles. Es pre­ci­so con­si­de­rar una eta­pa ini­cial en don­de se pre­sen­te un an­te­pro­yec­to, y una se­gun­da que to­me en cuen­ta el desa­rro­llo de la ar­qui­tec­tu­ra.

Los con­cur­sos da­tan de ha­ce va­rios si­glos. El pri­me­ro del que se tie­ne re­fe­ren­cia es del año 448 a.c. y se tra­ta de la Acró­po­lis de Ate­nas. Es im­por­tan­te no­tar que es­ta prác­ti­ca no es nue­va pa­ra nues­tra pro­fe­sión y que no es un ejer­ci­cio al que só­lo gen­te se­lec­ta pue­de te­ner ac­ce­so, pues al con­tra­rio, fue pen­sa­da pa­ra que to­do el pú­bli­co pu­die­ra par­ti­ci­par.

Sa­be­mos que pa­ra ca­da uno de los ru­bros exis­te un es­pe­cia­lis­ta, pe­ro ¿por­qué no abrir las

con­vo­ca­to­rias al gre­mio a tra­vés de con­cur­sos e in­te­grar­los en la Ley de Obras Pú­bli­cas fe­de­ral co­mo an­te­ce­den­te pa­ra li­ci­tar cual­quier pro­yec­to ur­bano-ar­qui­tec­tó­ni­co y ge­ne­rar me­jo­res es­pa­cios pa­ra to­dos?

Re­cien­te­men­te, en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por el por­tal De­zeen, el 30 de oc­tu­bre de 2015, la ar­qui­tec­ta Sa­die Mor­gan, de la ofi­ci­na DRMM, con­tó có­mo la ciu­dad de Lon­dres im­ple­men­tó el di­se­ño co­mo fac­tor prin­ci­pal pa­ra pro­yec­tos de gran in­fra­es­truc­tu­ra. Con el tiem­po, es­ta to­ma de de­ci­sio­nes ha re­pre­sen­ta­do me­jo­ras con­si­de­ra­bles en es­que­mas de mi­les de bi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra de ener­gía y re­des fe­rro­via­rias, pues tie­nen una vi­sión que va más allá de la pro­pia fun­ción del pro­yec­to.

En Mé­xi­co, la­men­ta­ble­men­te su­ce­de to­do lo con­tra­rio. Ca­da vez ve­mos más có­mo los desa­rro­lla­do­res, las cons­truc­to­ras y los go­bier­nos que con­vo­can y par­ti­ci­pan en es­tas li­ci­ta­cio­nes in­vier­ten el mí­ni­mo es­fuer­zo en ob­te­ner un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co. Es­to oca­sio­na va­cíos en las pro­pues­tas y co­mo con­se­cuen­cia en los re­sul­ta­dos de las obras y en sus re­per­cu­sio­nes.

El di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co es una par­te prin­ci­pal de nues­tro queha­cer y es fun­da­men­tal que se le brin­de el es­pa­cio ne­ce­sa­rio en nues­tro mar­co le­gal. Es mo­men­to de con­si­de­rar­lo co­mo un agen­te prin­ci­pal pa­ra el desa­rro­llo de cual­quier pro­yec­to, só­lo de es­ta for­ma la construcción de obra pú­bli­ca se­rá más de­mo­crá­ti­ca, trans­pa­ren­te y es­ta­rá en ma­nos de los me­jo­res.

La pri­me­ra la­na mi­ne­ral blan­ca del mer­ca­do pro­vie­ne de Es­pa­ña. Se tra­ta de URSA Pu­reo­ne, un ais­lan­te ter­mo­acús­ti­co que con­ser­va el co­lor ca­rac­te­rís­ti­co de la la­na, al es­tar cu­bier­to por un li­gan­te de ba­se acrí­li­ca.

Es­te ma­te­rial es al­ta­men­te re­sis­ten­te al fue­go, es sua­ve al tac­to, tie­ne nu­la ge­ne­ra­ción de pol­vo y no es irri­tan­te, ade­más de que op­ti­mi­za la ca­li­dad del ai­re al no ge­ne­rar com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les, por lo que pue­de ser ins­ta­la­do en hos­pi­ta­les, cen­tros edu­ca­ti­vos y guar­de­rías, en­tre otros lu­ga­res, de acuer­do con in­for­ma­ción de la em­pre­sa.

Con­tie­ne 50% de ma­te­rial re­ci­cla­do, lo que re­du­ce el con­su­mo de ma­te­rias pri­mas, y al con­cluir su tiem­po de vi­da útil es 100% re­ci­cla­ble. La la­na mi­ne­ral es una so­lu­ción pa­ra to­das las apli­ca­cio­nes cons­truc­ti­vas, tan­to en obra nue­va co­mo en reha­bi­li­ta­ción.

VER­SÁ­TIL. La la­na mi­ne­ral pue­de usar­se en fa­cha­das, cu­bier­tas in­cli­na­das y en ta­bi­que­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.