El au­to­sa­bo­ta­je hí­dri­co

Obras - - Editorial - — Los edi­to­res

¿Qué tie­nen en co­mún la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la edu­ca­ción y el agua? Sus pro­ble­má­ti­cas com­par­ten una mis­ma raíz: “El ago­ta­mien­to del pac­to fe­de­ral me­xi­cano”. El ar­gu­men­to de Fe­de­ri­co Re­yes He­ro­les plan­tea­do en el fo­ro ¿Por qué México ne­ce­si­ta una nue­va Ley Ge­ne­ral del Agua? no tie­ne des­per­di­cio. En el fon­do, las dispu­tas en el Con­gre­so por la po­li­cía de man­do úni­co, la (des o re) cen­tra­li­za­ción de la edu­ca­ción y —con mu­cho me­nor vo­lu­men, pe­se a su im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca— la pro­vi­sión de ser­vi­cios de agua, tie­nen como de­no­mi­na­dor co­mún: el uso que edi­les y go­ber­na­do­res ha­cen de ellos como ins­tru­men­tos de ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca y te­rri­to­rial, por en­ci­ma de las po­lí­ti­cas de Es­ta­do y las me­tas fe­de­ra­les.

En el ca­so del agua es más no­to­rio. Pa­ra do­tar a la po­bla­ción de ser­vi­cios de agua po­ta­ble, al­can­ta­ri­lla­do y tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les se re­quie­ren gran­des vo­lú­me­nes de in­ver­sión. Las me­jo­res prác­ti­cas glo­ba­les mues­tran que la coin­ver­sión pú­bli­co-pri­va­da en el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra y ope­ra­ción de con­ce­sio­nes no so­lo re­sul­ta efi­cien­te sino des­ta­ca­ble.

El go­bierno fe­de­ral apos­tó por las Aso­cia­cio­nes Pú­bli­co Pri­va­das pa­ra in­cre­men­tar en 56% la in­ver­sión des­ti­na­da a es­te sec­tor, res­pec­to al se­xe­nio pa­sa­do, y pla­neó en pro­me­dio 48,699 millones de pe­sos al año pa­ra do­tar de agua po­ta­ble a 96% de la po­bla­ción, cu­brir 93% de al­can­ta­ri­lla­do y tra­tar 63% de las aguas re­si­dua­les a es­ca­la fe­de­ral.

Co­na­gua de­li­neó un programa de 25 pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos, al­gu­nos de gran en­ver­ga­du­ra, como la plan­ta de tra­ta­mien­to de Ato­to­nil­co ( la ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na, que pro­ce­sa­ría 60% de las aguas ne­gras de la zona me­tro­po­li­ta­na ca­pi­ta­li­na), y los acue­duc­tos Mon­te­rrey VI (Nue­vo León) o El Za­po­ti­llo (de Gua­na­jua­to a Ja­lis­co); pe­se a la bue­na res­pues­ta de in­ver­sión, los pro­yec­tos no han ren­di­do fru­tos.

La plan­ta de Ato­to­nil­co es­tá ‘clau­su­ra­da’ por el su­pues­to im­pa­go de per­mi­sos de cons­truc­ción; El Za­po­ti­llo es­tá de­te­ni­do por un con­flic­to con las co­mu­ni­da­des por la li­be­ra­ción de pre­dios, y Mon­te­rrey VI fue sus­pen­di­do por el ac­tual go­ber­na­dor de Nue­vo León. To­dos esos pro­yec­tos ado­le­cen de la fal­ta de cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca y la dis­cre­cio­na­li­dad de los go­bier­nos en la apli­ca­ción de sus le­yes, con­vir­tién­do­se en un au­tén­ti­co sa­bo­ta­je a las po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

Así pues, le­jos de so­lu­cio­nar un pro­ble­ma es­tra­té­gi­co pa­ra el país, se pro­fun­di­za el re­za­go en las opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo y ge­ne­ra­ción de valor no só­lo pa­ra la cons­truc­ción, sino pa­ra el con­jun­to de la eco­no­mía na­cio­nal.

Sin du­da, ur­ge re­plan­tear una po­lí­ti­ca hí­dri­ca na­cio­nal, que eli­mi­te to­da som­bra de ma­ne­jos dis­cre­cio­na­les de edi­les y go­ber­na­do­res. De lo con­tra­rio, el au­to­sa­bo­ta­je cró­ni­co ter­mi­na­rá por se­car las po­si­bi­li­da­des del de­sa­rro­llo de las pro­pias en­ti­da­des.

FO­TOAR­TE: ED­GAR COVARRUBIAS FO­TOS: SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.