Un ‘Mia­mi’ ca­rio­ca

Obras - - Juegos Olímpicos -

El su­r­oes­te de Río se­rá tes­ti­go del ma­yor re­par­to de me­da­llas. Aquí, en la zona de Ba­rra de Ti­ju­ca, se en­cuen­tra el Par­que Olím­pi­co, que con­cen­tra la ma­yo­ría de las ins­ta­la­cio­nes pa­ra las com­pe­ten­cias. Es un gran com­ple­jo en­mar­ca­do por la la­gu­na de Ja­ca­re­pa­guá, don­de las are­nas de­por­ti­vas se eri­gen a lo lar­go de una gran ave­ni­da cur­va, cu­ya de­co­ra­ción emu­la los ca­rac­te­rís­ti­cos pi­sos blan­co y ne­gro de ba­rrios ca­rio­cas como Co­pa­ca­ba­na o Ipa­ne­ma.

La coor­di­na­ción de es­ta obra, que ocu­pa 1.18 millones de me­tros cua­dra­dos, es lle­va­da a ca­bo por la Em­pre­sa Olím­pi­ca Mu­ni­ci­pal ( EOM), un or­ga­nis­mo del ayun­ta­mien­to de Río de Ja­nei­ro. Una de las pre­mi­sas pa­ra el pro­yec­to era que el le­ga­do de las ins­ta­la­cio­nes fue­ra du­ra­de­ro y útil pa­ra los ciu­da­da­nos y, con ello, se­guir el ejem­plo de se­des an­te­rio­res, como Bar­ce­lo­na en 1992, don­de el en­ton­ces al­cal­de, Pasqual Ma­ra­gall, afir­mó que “los Jue­gos deben ser­vir a la ciu­dad y no ser­vir­se de la ciu­dad”.

El com­pro­mi­so es de­jar un le­ga­do so­cial y de­por­ti­vo, y evitar los ‘ele­fan­tes blan­cos’. “El equi­po ve­la por­que los pro­yec­tos sean en­tre­ga­dos con­for­me al pre­su­pues­to, los pla­zos y pa­tro­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad y ca­li­dad que ga­ran­ti­cen un le­ga­do po­si­ti­vo pa­ra la so­cie­dad”, co­men­ta Joa­quim Mon­tei­ro de Car­val­ho, pre­si­den­te de la EOM.

La cons­truc­ción se hi­zo por me­dio de dos aso­cia­cio­nes. La primera es pú­bli­co-pri­va­da en­tre el ayun­ta­mien­to y la con­ce­sio­na­ria Rio Mais, que per­mi­te la cons­truc­ción y el man­te­ni­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes por 15 años, in­clui­da la in­fra­es­truc­tu­ra del ho­tel y la Vi­lla de los Atle­tas. La se­gun­da fue en­tre el municipio y el go­bierno fe­de­ral pa­ra la edi­fi­ca­ción del es­ta­dio acuá­ti­co, el cen­tro de te­nis, el ve­ló­dro­mo y la Are­na del Fu­tu­ro.

La pro­pues­ta de al­gu­nos miem­bros del Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tos de Brasil, como Pe­dro da Luz Mo­rei­ra, era que el Par­que Olím­pi­co se cons­tru­ye­ra en la zona del puer­to, que ne­ce­si­ta­ba un re­mo­za­mien­to, y no tan­to en Ba­rra Ti­ju­ca, que po­dría des­cri­bir­se como una Mia­mi ca­rio­ca.

Sin em­bar­go, Da Luz va­lo­ra la in­ver­sión en el su­bur­bio de Deo­do­ro, que ayu­da­rá al de­sa­rro­llo, aun­que cues­tio­na la ca­pa­ci­dad de lo­grar una bue­na op­ción de mo­vi­li­dad pa­ra co­mu­ni­car es­te pun­to con el res­to de la ur­be.

La in­ver­sión es­ta­tal se des­ti­nó a un lu­gar que no ne­ce­si­ta­ba tan­ta in­fra­es­truc­tu­ra, dice la or­ga­ni­za­ción de ar­qui­tec­tos, que ade­más se­ña­la que las cons­truc­cio­nes se­rán un be­ne­fi­cio pa­ra el sec­tor in­mo­bi­lia­rio pri­va­do que es­pe­cu­la con los al­tos pre­cios de esa co­ti­za­da zona re­si­den­cial. “Las cons­truc­cio­nes en la Ba­rra de Ti­ju­ca

El Par­que se con­ver­ti­rá en un es­pa­cio pa­ra los ciu­da­da­nos, y mu­chas es­truc­tu­ras se re­uti­li­za­rán pa­ra otras obras.

fue­ron gran­des em­pren­di­mien­tos pa­ra los Jue­gos pe­ro tam­bién pa­ra ser sus­ti­tui­dos por edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos en ma­nos de un pri­va­do”, ex­pli­ca Da Luz Mo­rei­ra.

Mon­tei­ro de Car­val­ho se­ña­la que “la gran di­fe­ren­cia” del Par­que Olím­pi­co es que cuen­ta con una gran su­ma de re­cur­sos pri­va­dos pa­ra su cons­truc­ción, cer­ca de la mi­tad de la in­ver­sión. Des­pués de los Jue­gos, la zona se con­ver­ti­rá en un nue­vo ba­rrio.

Se­gún la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la EOM, al­re­de­dor de 60% de la su­per­fi­cie del Par­que Olím­pi­co que­da­rá como es­pa­cios li­bres y are­nas de­por­ti­vas, mien­tras que el res­to se­rá ocu­pa­do por lo­tes pri­va­dos, don­de se cons­trui­rán in­mue­bles re­si­den­cia­les y co­mer­cia­les. La Vi­lla de los Atle­tas (31 edi­fi­cios de 17 pi­sos ca­da uno) es un pro­yec­to ex­clu­si­va­men­te pri­va­do, que lue­go del even­to de­por­ti­vo se con­ver­ti­rá en un con­do­mi­nio re­si­den­cial.

Des­pués de la fun­ción

Sie­te de las nue­ve ins­ta­la­cio­nes del Par­que Olím­pi­co per­ma­ne­ce­rán tras los Jue­gos: las Are­nas Ca­rio­cas 1, 2 y 3, el Par­que Acuá­ti­co, la Are­na de Río, el Ve­ló­dro­mo y el Cen­tro de Te­nis. Pos­te­rior­men­te, se agre­ga­rá una pis­ta de atle­tis­mo, dos can­chas de voleibol de pla­ya y un alo­ja­mien­to pa­ra atle­tas de al­to ren­di­mien­to.

Ha­brá un par­que pú­bli­co, pa­seos y equi­pa­mien­to de ejer­ci­cio. Con 30,000 m², es­te es­pa­cio abier­to se­rá una gran zona de es­par­ci­mien­to con ram­pas pa­ra la prác­ti­ca ska­te y con jar­di­nes pa­ra actividades de ocio. El si­tio tam­bién po­dría al­ber­gar res­tau­ran­tes, ca­fés y tien­das, se­gún in­for­ma­ción de la EOM.

In­no­va­cio­nes

La Are­na del Fu­tu­ro se ha pen­sa­do en el pos­te­rior reúso de sus ele­men­tos, que se­rán la ba­se pa­ra cua­tro es­cue­las mu­ni­ci­pa­les con ca­pa­ci­dad pa­ra 500 alum­nos. Las ram­pas y las es­ca­le­ras pre­fa­bri­ca­das se re­uti­li­za­rán en las áreas de ac­ce­so y cir­cu­la­ción de los co­le­gios.

La es­truc­tu­ra del te­cho se com­po­ne de vi­gas de ace­ro y azu­le­jos con ta­ma­ño es­tán­dar pa­ra vol­ver a usar­se en las es­cue­las. “Es la primera vez en la his­to­ria de los Jue­gos Olím­pi­cos que las are­nas tem­po­ra­les se­rán reapro­ve­cha­das de esa ma­ne­ra”, ex­pli­ca Ro­ber­to Ain­bin­der, di­rec­tor de pro­yec­tos de la EOM. Tam­bién el Es­ta­dio Acuá­ti­co de­ja­rá su lu­gar a dos gim­na­sios con al­ber­cas.

Las ins­ta­la­cio­nes uti­li­zan tec­no­lo­gías sus­ten­ta­bles que mi­ni­mi­zan el uso de los re­cur­sos, pri­vi­le­gian la ilu­mi­na­ción na­tu­ral e in­cor­po­ran ele­men­tos del pai­sa­je pa­ra lo­grar áreas som­brea­das con bue­na ven­ti­la­ción, como las fa­cha­das bri­ses-so­leil o los pa­ra­so­les. Un ejem­plo es el fren­te de las tres are­nas ca­rio­cas, que tie­nen una es­truc­tu­ra de madera la­mi­na­da re­ci­cla­da con una re­ji­lla de me­tal en el cen­tro, pa­ra ase­gu­rar una me­jor in­ci­den­cia de la luz na­tu­ral y me­nos ex­po­si­ción a la llu­via.

Las lu­mi­na­rias ex­ter­nas fun­cio­nan con ener­gía so­lar y uti­li­zan lám­pa­ras led. El agua de los sa­ni­ta­rios pro­vie­ne de un sis­te- ma de cap­ta­ción plu­vial. Los duc­tos de ven­ti­la­ción y ca­le­fac­ción se re­gu­lan me­dian­te la di­rec­ción del vien­to. To­das las are­nas cuen­tan con ilu­mi­na­ción na­tu­ral So­la­tu­be, que cap­ta la luz del sol y la re­pli­ca den­tro de la ins­ta­la­ción, sin ne­ce­si­dad de con­su­mir ener­gía eléc­tri­ca en el día.

Pa­ra cli­ma­ti­zar las al­ber­cas, se co­lo­ca­ron mi­les de agu­je­ros en las es­truc­tu­ras pa­ra orien­tar la cir­cu­la­ción del vien­to con ba­se en cálcu­los ma­te­má­ti­cos de­ri­va­dos de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de la re­gión en esa época del año. La are­na en­vuel­ve la alberca en 360 gra­dos, pa­ra lo­grar la ven­ti­la­ción cru­za­da.

BA­RRA DE TI­JU­CA. Las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas se en­cuen­tran jun­to a la la­gu­na de Ja­ca­re­pa­guá, en el su­r­oes­te de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.