El puer­to ma­ra­vi­lla

Obras - - Arquitectura Juego Olímpicos -

Tras años de aban­dono, en 2009 ini­ció el pro­yec­to de in­ver­sión pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del Por­to Ma­ra­vil­ha (‘Puer­to Ma­ra­vi­lla’), de la mano de la re­vi­ta­li­za­ción del cen­tro, con el que co­lin­da. El ayun­ta­mien­to tie­ne a car­go la or­ga­ni­za­ción del pro­yec­to, los di­se­ños ur­ba­nos y la ven­ta del es­pa­cio a las in­mo­bi­lia­rias pa­ra la cons­truc­ción de pre­dios. Se tra­ta de una ini­cia­ti­va de lar­go pla­zo, que es­tá te­nien­do ma­yor vi­si­bi­li­dad con la inau­gu­ra­ción del Mu­seo del Ma­ña­na como uno de los nue­vos atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos.

La trans­for­ma­ción del puer­to forma par­te de un pro­yec­to com­ple­men­ta­rio pa­ra re­ani­mar el cen­tro his­tó­ri­co, que evo­lu­cio­nó a lo lar­go de 30 años. “Fue una fe­liz coin­ci­den­cia, por­que los Jue­gos ayu­da­ron mu­cho a di­vul­gar la trans­for­ma­ción del puer­to, aun­que iba a su­ce­der de cual­quier forma. Lo cier­to es que sí ayu­dó a me­jo­rar y transformar la mo­vi­li­dad ur­ba­na”, afi rma Al­ber­to Sil­va, pre­si­den­te de la Com­pa­ñía de De­sa­rro­llo Ur­bano de la Re­gión del Puer­to ( CDURP), em­pre­sa pú­bli­ca crea­da pa­ra pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de la re­gión.

La re­cu­pe­ra­ción de 5,000,000 de m² le re­gre­san a la en­tra­da ma­rí­ti­ma de la ciu­dad una im­por­tan­cia que ha­bía per­di­do y que per­ma­ne­ce­rá más allá de la jus­ta. En­tre los ob­je­ti­vos y pri­me­ras in­ver­sio­nes es­tá la res­tau­ra­ción de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos del cen­tro, la reur­ba­ni­za­ción de 70 km de vías y re­des de in­fra­es­truc­tu­ra (ser­vi­cios por me­dio de fi­bra óp­ti­ca, ci­clo­vías, es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra el pea­tón), así como la cons­truc­ción de cua­tro tú­ne­les, uno de ellos de 3 km, el más gran­de la ciu­dad.

El ayun­ta­mien­to tam­bién bus­ca den­si­fi­car la zona, con una me­ta a 10 años de au­men­tar el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de 22,000 en la ac­tua­li­dad a 100,000. “La idea es lo­grar que más gen­te vi­va y tra­ba­je en el cen­tro de la ciu­dad, que es­té más cer­ca de los tra­ba­jos”, des­ta­ca Sil­va.

Cam­biar el pai­sa­je ur­bano

Pa­ra lo­grar una ma­yor in­te­gra­ción y dar­le más im­por­tan­cia al trán­si­to de pea­to­nes, era ne­ce­sa­rio re­mo­ver par­te del Pe­ri­me­tral, una ar­te­ria sim­bó­li­ca que des­co­nec­tó el cen­tro de la ciu­dad del puer­to. Se tra­ta­ba de una es­pe­cie de se­gun­do pi­so po­co ami­ga­ble pa­ra el pea­tón, que ro­dea y aís­la al res­to de la ciu­dad. Con ello se re­cu­pe­ró la his­tó­ri­ca pla­za Mauá, que vi­vió su es­plen­dor a prin­ci­pios del si­glo XX y que con la cons­truc­ción de la vía rá­pi­da se ha­bía con­ver­ti­do en una zona mar­gi­nal, aban­do­na­da y de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra el pea­tón.

Pa­ra sus­ti­tuir es­te pe­ri­fé­ri­co ele­va­do na­ció la Vía Ex­pre­sa, con ca­si sie­te ki­ló­me­tros sin se­má­fo­ros. Es el nue­vo ca­mino a la re­gión por­tua­ria y se pla­ni­fi­có pa­ra ofre­cer un nue­vo con­cep­to de mo­vi­li­dad in­te­li­gen­te que in­te­gre a la re­gión por­tua­ria.

En Río de Ja­nei­ro las fa­ve­las con­vi­ven con los ba­rrios de la ciu­dad y el puer­to no es la ex­cep­ción. Par­te de la re­gión por­tua­ria ten­drá vi­vien­das de in­te­rés so­cial, que buscan re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción de los ba­rrios cir­cun­dan­tes. “Tam­bién se pla­nea un programa de edu­ca­ción so­cial pa­ra los re­si­den­tes de ba­jos re­cur­sos e im­pul­sar la crea­ción de nue­vos ne­go­cios, de mo­do que la gen­te pro­duz­ca más y se pue­da lo­grar una ciu­dad más equi­ta­ti­va”, ex­pli­ca Sil­va.

Da Luz Mo­rei­ra coin­ci­de en que las fa­ve­las tie­nen que ser ur­ba­ni­za­das y no re­mo­vi­das. “Son una ca­rac­te­rís­ti­ca de Río y es­tán muy cer­ca de ba­rrios de cla­se me­dia-al­ta en to­da la ciu­dad”, se­ña­la.

La re­cu­pe­ra­ción del puer­to se ins­pi­ra en pro­yec­tos si­mi­la­res rea­li­za­dos en Bue­nos Ai­res, Bal­ti­mo­re, San Fran­cis­co y Bar­ce­lo­na. Se bus­ca transformar la zona en un área de usos múl­ti­ples, cu­ya su­per­fi­cie es mu­cho ma­yor a la de cual­quie­ra de los puer­tos de re­fe­ren­cia. “Quien co­noz­ca Río a par­tir de los Jue­gos va a des­cu­brir que es­ta ciu­dad es mu­cho más que el Cris­to Re­den­tor y el Pan de Azú­car; tie­ne un pa­tri­mo­nio ma­te­rial muy gran­de que es lo que se bus­ca re­cu­pe­rar con es­ta re­cons­truc­ción”, men­cio­na Sil­va.

Par­te de es­ta re­no­va­ción se des­ti­na­rá a vi­vien­das de in­te­rés so­cial, pa­ra re­gu­la­ri­zar las fa­ve­las que se ubi­can al­re­de­dor del Puer­to Ma­ra­vi­lla.

NUE­VA VI­DA. La zona por­tua­ria se en­con­tra­ba en aban­dono. Aho­ra se une al re­mo­za­mien­to del cen­tro his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.