Ciu­da­des em­be­lle­ci­das

Obras - - Opinión - An­to­nio To­ca Fer­nán­dez Ar­qui­tec­to e in­ves­ti­ga­dor de te­mas de ur­ba­nis­mo. obras@ex­pan­sion.com.mx

Se dice que las ciu­da­des ha­cen al hom­bre, pe­ro es más cier­to que el hom­bre es el que ha­ce a las ciu­da­des. No hay prue­ba más cla­ra y gran­de de la ca­pa­ci­dad crea­ti­va, que la ciu­dad que se ha cons­trui­do en di­fe­ren­tes cli­mas y lu­ga­res desde ha­ce mi­le­nios.

Sin em­bar­go, y de ma­ne­ra cre­cien­te, la ciu­dad his­tó­ri­ca, como es­pa­cio so­cial y sim­bó­li­co, ha si­do ero­sio­na­da y ba­na­li­za­da por un pro­ce­so que, pau­la­ti­na­men­te, ha trans­for­ma­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas (Ur­ba­na­li­za­ción, Obras 478, 2012). Al pro­ce­so de ba­na­li­za­ción, so­bre to­do de las pe­ri­fe­rias ur­ba­nas, se ha su­ma­do el de em­be­lle­cer o ‘es­te­ti­zar’ zo­nas de la ciu­dad o edi­fi­cios; lo que no es nue­vo, por­que su­pues­ta­men­te ese es el pro­pó­si­to de me­jo­rar­la. Pe­ro cuan­do ese pro­pó­si­to se im­po­ne so­bre la uti­li­dad o la sig­ni­fi­ca­ción de los edi­fi­cios, se pro­du­ce un entorno es­ce­no­grá­fi­co, cu­yo efec­to es pa­re­ci­do al ex­ce­so de ma­qui­lla­je en los ac­to­res del tea­tro o de la ópe­ra.

Ese efec­to ha si­do ana­li­za­do re­cien­te­men­te por Gi­lles Li­po­vetsky, que lo con­si­de­ra ya un fe­nó­meno glo­bal: las ciu­da­des com­pi­ten aho­ra por ‘ni­chos’ de mer­ca­do igual que lo ha­cen las mar­cas co­mer­cia­les, por to­dos la­dos se ex­tien­de un mo­nó­tono ur­ba­nis­mo co­mer­cial; de las nue­vas cen­tra­li­da­des ha­cia la pe­ri­fe­ria.

Esa trans­for­ma­ción se si­túa en­tre los ex­tre­mos de ri­que­za y po­bre­za: se ha crea­do una pro­li­fe­ra­ción de pun­tos de ven­ta es­té­ti­cos e in­no­va­do­res, y por otro la­do se pro­du­cen en gran es­ca­la des­gra­cias ar­qui­tec­tó­ni­cas y nu­li­da­des ur­ba­nas ( Ar­qui­tec­tu­ra Vi­va 175, 2015).

Esa su­ma de la ciu­dad es­pec­tácu­lo, y la ba­na­li­za­ción de su pe­ri­fe­ria, es ya una reali­dad, in­clu­so en ciu­da­des que po­seen cen­tros de valor cul­tu­ral e his­tó­ri­co que re­sis­ten con di­fi­cul­tad esa pre­sión.

Li­po­vetsky en­fa­ti­za la im­po­si­ción de esos cri­te­rios de di­se­ño: la ciu­dad del con­su­mo, sa­tu­ra­da de cen­tros co­mer­cia­les pa­ra crear un uni­ver­so ur­bano y ar­qui­tec­tó­ni­co ba­jo el do­mi­nio del mer­ca­do. Y se­ña­la a al­gu­nos de los res­pon­sa­bles: ar­qui­tec­tos y urbanistas que con­ci­ben los nue­vos es­pa­cios es­te­ti­za­dos, que apa­re­cen como una es­pe­cie de de­co­ra­do­res de la ciu­dad, a la que in­ten­tan con­ver­tir en una es­ce­no­gra­fía; aun­que ol­vi­da el pa­pel fun­da­men­tal que tie­nen los pro­mo­to­res.

La ciu­dad se trans­for­ma, así, de sím­bo­lo a si­mu­la­ción. Se cons­tru­yen edi­fi­cios — o zo­nas en­te­ras— como es­ce­no­gra­fías cu­yo principal ob­je­ti­vo es se­du­cir y sor­pren­der, no trans­cen­der a ni­vel cul­tu­ral y so­cial; por­que no es lo mis­mo una ciu­dad be­lla que una em­be­lle­ci­da. Por­que la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo y sus edi­fi­cios ma­qui­llan y ocul­tan — como lo se­ña­ló Guy De­bord— to­do lo que no con­vie­ne: el entorno, el pa­sa­do, las in­ten­cio­nes y las con­se­cuen­cias.

El efec­to de al­gu­nos edi­fi­cios en ciu­da­des re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­das, bá­si­ca­men­te su valor como es­cul­tu­ras ur­ba­nas, se ha ana­li­za­do aquí ( Obras 507, 2015). Lo que se­ña­la Li­po­vetsky es có­mo ese fe­nó­meno se ha ex­ten­di­do en el ám­bi­to mun­dial, abar­can­do las actividades del co­mer­cio, la cul­tu­ra y otras me­nos re­co­no­ci­das: tea­tra­li­za­da, te­ma­ti­za­da, la ciu­dad es­pec­tácu­lo pro­du­ce ex­pe­rien­cias, des­pier­ta emo­cio­nes y crea sen­sa­cio­nes que la gen­te bus­ca.

La ‘ciu­dad em­be­lle­ci­da’ es un fe­nó­meno que es­tá di­fun­dién­do­se con su pe­ga­jo­sa se­duc­ción: un lu­gar de atrac­ción, de com­pras, de cul­tu­ra, en su­ma: como un es­pa­cio em­be­lle­ci­do… cu­yo ob­je­ti­vo es es­ti­mu­lar la com­pra me­dian­te la uti­li­za­ción de tru­cos es­ti­lís­ti­cos, es­ce­no­gra­fías y de­co­ra­ción de in­te­rio­res.

Se cons­tru­yen ed­fi­cios —o zo­nas en­te­ras— como es­ce­no­gra­fías, cu­yo principal ob­je­ti­vo es se­du­cir y sor­pren­der, no tras­cen­der a ni­vel cul­tu­ral o so­cial”.

trans­for­ma­ción drás­ti­ca la va­ria­ción cons­tan­te en la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te son una cir­cuns­tan­cia que es­tá mo­vien­do al mer­ca­do del ai­re acon­di­cio­na­do. El ser hu­mano hoy en­fren­ta un cam­bio cli­má­ti­co glo­bal que pro­yec­ta fe­nó­me­nos cli­ma­to­ló­gi­cos ines­pe­ra­dos, ele­van­do la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio del pla­ne­ta.

An­te la va­ria­ción de tem­pe­ra­tu­ra que México pre­sen­ta, Sam­sung lan­za la uni­dad Cas­set­te 360, que trans­for­ma el flu­jo del ai­re con un re­vo­lu­cio­na­do ven­ti­la­dor que lo guía pa­ra for­mar un flu­jo ho­ri­zon­tal com­ple­to, pro­mo­vien­do ca­pas de ai­re fres­co.

La on­da de ai­re cir­cu­lar de Sam­sung con­tro­la en to­do mo­men­to la tem­pe­ra­tu­ra del es­pa­cio, pro­por­cio­nan­do una distribución ho­mo­gé­nea de ai­re, en una di­rec­ción 360. El con­trol del flu­jo sin com­puer­tas ase­gu­ra un en­fria­mien­to rá­pi­do y con­for­ta­ble, sin es­tra­ti­fi­ca­cio­nes frías en el flu­jo de ai­re. Com­pa­ra­do con un cas­set­te tra­di­cio­nal de cua­tro vías, la ve­lo­ci­dad de en­fria­mien­to se in­cre­men­ta en 34%.

Su sis­te­ma com­bi­na un de­sa­rro­llo re­vo­lu­cio­na­rio con un ele­gan­te di­se­ño que se ade­cúa a cual­quier es­pa­cio, ya que pue­de ins­ta­lar­se den­tro del te­cho o ex­pues­to. El usua­rio pue­de ele­gir en­tre tres mo­dos de con­trol de flu­jo de ai­re: ho­ri­zon­tal, ver­ti­cal y zo­nas se­pa­ra­das; ade­más, po­see un con­trol re­mo­to in­no­va­dor con un bo­tón pa­ra lo­grar un en­fria­mien­to con­for­ta­ble.

Un pun­to im­por­tan­te es el kit Vi­rus Doc­tor de Sam­sung que pue­de agre­gar­se pa­ra eli­mi­nar pol­vo, con­ta­mi­nan­tes en el ai­re, agen­tes aler­gé­ni­cos, bac­te­rias y vi­rus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.