Co­ra­zón de

Obras - - Estadio De Beisbol -

El nue­vo es­ta­dio de beis­bol de los Ya­quis de Ciu­dad Obre­gón os­ten­ta un di­se­ño ins­pi­ra­do en los ocho pue­blos que con­for­man la tri­bu ya­qui. En los ga­jos que dan forma a su vis­to­sa cu­bier­ta trans­pa­ren­te, la edi­fi­ca­ción rin­de ho­me­na­je a ca­da uno de ellos; el no­veno, el cen­tral, lo de­di­ca al equi­po de beis­bol.

La aper­tu­ra de es­ta se­de deportiva tie­ne lu­gar en me­dio de una cre­cien­te afi­ción beis­bo­le­ra. Se­gún la Li­ga Me­xi­ca­na del Pa­cí­fi­co (LMP), la asis­ten­cia a los es­ta­dios se ha in­cre­men­ta­do en 46% desde la tem­po­ra­da 2012-2013. Y de acuer­do con Con­sul­ta Mi­tofsky, 29.2% de los afi­cio­na­dos al de­por­te tie­ne al beis­bol como su de­por­te fa­vo­ri­to, con lo que se ubi­ca como ter­ce­ro en las pre­fe­ren­cias, tras el fut­bol y el boxeo.

La zona no­roes­te del país es un ca­so par­ti­cu­lar, ahí pa­ra 40.1% de la po­bla­ción el béis­bol es el rey y es se­de los ocho equi­pos que con­for­man la LMP.

La in­fra­es­truc­tu­ra beis­bo­le­ra cre­ce a la par que su afi­ción. En los úl­ti­mos años han te­ni­do lu­gar di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes: la re­mo­de­la­ción del re­cin­to de las Águi­las de Me­xi­ca­li, en 2009; la reade­cua­ción de las ins­ta­la­cio­nes de los Cha­rros de Ja­lis­co, en 2011, y la cons­truc­ción de un nue­vo es­ta­dio pa­ra los To­ma­te­ros de Cu­lia­cán,inau­gu­ra­do en 2015.

Los Ya­quis no que­rían que­dar­se atrás y, tras 40 años en las mis­mas ins­ta­la­cio­nes, el 12 de oc­tu­bre de 2016 la nue­va ca­sa del equi­po tri­cam­peón en la Se­rie del Ca­ri­be abrió sus puer­tas, lue­go de que en 2014 las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les de Ca­je­me,

de­mar­ca­ción a la que per­te­ne­ce Ciu­dad Obre­gón, comenzaron a ges­tio­nar apo­yos con el fin de pug­nar por una nue­va se­de pa­ra el equi­po.

La vi­sión fue su­mar el nue­vo pro­yec­to a la de­rra­ma eco­nó­mi­ca de la re­gión y con­tri­buir a la di­ver­si­fi­ca­ción de las actividades en ese ám­bi­to, con la pe­cu­lia­ri­dad de trans­mi­tir la his­to­ria deportiva de los ya­quis, y hacer sen­tir có­mo­da y to­ma­da en cuen­ta a su afi­ción, por me­dio de un sen­ti­do de per­te­nen­cia e iden­ti­dad, fru­to de la herencia ét­ni­ca del lu­gar.

En 2004, el go­bierno fe­de­ral otor­gó 480 millones de pe­sos al equi­po de Ciu­dad Obre­gón. El des­pa­cho Gómez Váz­quez In­ter­na­tio­nal (GVI) ga­nó la li­ci­ta­ción del pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co y, con la pro­pues­ta es­truc­tu­ral de Al­ba Pro­yec­to Es­truc­tu­ral y la eje­cu­ción de Dy­na­mi­ca, la cons­truc­ción co­men­zó durante el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2015, una vez que se tra­za­ron los lí­mi­tes del te­rreno de 11.8 hec­tá­reas.

Co­lo­so de cla­se mun­dial

Ro­dri­go Mal­do­na­do, di­rec­tor de di­se­ño del pro­yec­to por par­te de GVI, ex­pli­ca que el ele­men­to de ma­yor pe­so en el es­ta­dio, la cu­bier­ta, con­tri­bu­ye al arrai­go cul­tu­ral y fo­men­ta en la afi­ción no so­lo el amor por su equi­po, sino por su es­ta­do. Esa fuer­te iden­ti­dad, dice, po­drá re­pre­sen­tar al con­jun­to pe­lo­te­ro y a su es­ta­dio en el ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Jun­to con los vo­la­dos y los cla­ros de la fa­cha­da, de 12 y 26 me­tros, res­pec­ti­va­men­te, la gran cu­bier­ta de 8,300 m², co­lo­ca­da so­bre el área de gra­das y pal­cos a 23 me­tros de al­tu­ra en su pun­to más al­to, plan­teó un gran desafío de­bi­do a su mag­ni­tud. Pa­ra re­sol­ver­lo, se ins­ta­ló una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, que tam­bién se uti­li­zó en las co­lum­nas prin­ci­pa­les. Por su li­ge­re­za re­sul­tó ser la op­ción más ade­cua­da y, ade­más, se adap­tó al uso mix­to de ma­te­ria­les, como lá­mi­na acrí­li­ca TR18 y Dan­pa­lon, sis­te­ma cons­truc­ti­vo tras­lú­ci­do de al­ta du­ra­bi­li­dad y re­sis­ten­cia.

Hacer po­si­ble el ar­ma­do y lle­var a la reali­dad el di­se­ño de es­ta cu­bier­ta im­pli­có un vas­to aná­li­sis es- truc­tu­ral y de aca­ba­dos a car­go de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros, que dio como re­sul­ta­do una es­truc­tu­ra es­bel­ta y de gran re­sis­ten­cia.

“Un pro­yec­to de es­tas di­men­sio­nes re­pre­sen­ta un re­to de di­se­ño. Es com­ple­jo hacer el cruce de to­dos los ele­men­tos, tan­to es­truc­tu­ra­les como ar­qui­tec­tó­ni­cos y, al mis­mo tiempo, que los cálcu­los re­sul­tan­tes sean cons­truc­ti­va­men­te fac­ti­bles”, se­ña­la el in­ge­nie­ro Andrés Sán­chez As­tia­za­rán, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Al­ba Pro­yec­to Es­truc­tu­ral.

El ma­te­rial trans­pa­ren­te, con 80% de ca­pa­ci­dad tras­lú­ci­da, per­mi­te la en­tra­da de luz na­tu­ral en el in­te­rior, pe­ro, al mis­mo tiempo, evi­ta que los rayos del sol in­ci­dan di­rec­ta­men­te so­bre los asis­ten­tes. Ade­más, es­ta­ble­ce un jue­go con la ilu­mi­na­ción in­te­rior que ge­ne­ra fran­jas lu­mí­ni­cas ha­cia el ex­te­rior y re­fuer­za la fa­cha­da.

A ello se su­ma el di­se­ño de pai­sa­je, que se apro­pia de ele­men­tos y la flo­ra ver­ná­cu­la, y se in­te­gra con el ves­tí­bu­lo por me­dio de una ram­pa.

Como en las Gran­des Li­gas

En su in­te­rior, el es­ta­dio cuen­ta con dos res­tau­ran­tes, ba­res, te­rra­zas con asa­do­res, tien­da ofi­cial, sa­lón de la fa­ma y guar­de­ría, to­dos co­nec­ta­dos por am­plias cir­cu­la­cio­nes que crean es­pa­cios pú­bli­cos muy abier­tos, con trán­si­to con­ti­nuo y di­rec­to del ai­re. Tam­bién, en sus cua­tro ni­ve­les (só­tano, ves­tí­bu­lo, pal­cos y me­dios) tie­ne 12 blo­ques de lo­ca­les con­ce­sio­na­dos y otros 12 de ba­ños per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y de­li­mi­ta­dos den­tro de las zo­nas co­mer­cial y de ser­vi­cios, res­pec­ti­va­men­te.

El enor­me con­jun­to, al que se ac­ce­de pea­to­nal­men­te desde la ca­lle por una pla­zo­le­ta fron­tal de 6,210 m², y por la par­te pos­te­rior por una ram­pa de in­gre­so de 5,772 m², es­tá ro­dea­do en su in­te­rior por ban­que­tas y via­li­da­des de 12 me­tros. A su al­re­de­dor se ha­llan

millones de pe­sos cos­ta­ron las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, fi­nan­cia­das en su to­ta­li­dad por el Go­bierno Fe­de­ral.

El es­pa­cio de­por­ti­vo con ca­pa­ci­dad pa­ra 16,000 es­pec­ta­do­res, pre­ten­de atraer más afi­ción con su pe­cu­liar fa­cha­da de 8,300 m2, y al­ber­gar nue­vos even­tos, pa­ra de­to­nar la eco­no­mía de Ciu­dad Obre­gón.

1. En­tra­da y pla­za fron­tal 2. Pan­ta­lla de 16 x 12 me­tros

3. de 5,320 m ²

4. Zona de res­tau­ran­tes y área co­mer­cial

5. Es­ta­cio­na­mien­to pa­ra ca­si 2,000 vehícu­los en­tre asis­ten­tes y ju­ga­do­res

Mi­ni-in­field

CON­FORT. El pro­yec­to con­si­de­ró la orien­ta­ción y aso­lea­mien­to, pa­ra no afec­tar el de­sa­rro­llo del jue­go, ade­más de hacer más có­mo­da la ex­pe­rien­cia del es­pec­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.