Cues­tión de ho­nor

Obras - - Editorial - — Los edi­to­res

La ne­ce­si­dad dio ori­gen al co­mer­cio y tam­bién creó la des­con­fian­za a los abo­ga­dos. A ca­si 800 años de que el pa­pa Gre­go­rio IX de­cre­ta­ra la obli­ga­ción uni­ver­sal de res­pe­tar los pac­tos cuan­do se adop­ta­ran ba­jo ju­ra­men­to, el cum­pli­mien­to de los con­tra­tos si­gue sien­do el ma­yor do­lor de ca­be­za de quie­nes de­ci­den lle­var a ca­bo al­gún ti­po de in­ter­cam­bio de bie­nes o ser­vi­cios.

En la en­cues­ta que Obras lan­zó re­cien­te­men­te pa­ra re­ca­bar la in­for­ma­ción que dio esen­cia al In­for­me Los Me­jo­res Pro­vee­do­res de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción 2017, que pu­bli­ca­mos en es­ta edi­ción, se re­ve­la sin lu­gar a du­das que la ho­no­ra­bi­li­dad es hoy el prin­ci­pal de­to­nan­te de una com­pra en­tre las em­pre­sas que bus­can se­guir es­tán­da­res glo­ba­les de com­por­ta­mien­to, es­pe­cial­men­te en un país ( y una in­dus­tria) con los más al­tos ín­di­ces de per­cep­ción de co­rrup­ción.

Si an­ta­ño las pre­mi­sas más im­por­tan­tes pa­ra con­tra­tar a un pro­vee­dor eran el pre­cio, la ca­li­dad, la tec­no­lo­gía, el ser­vi­cio e in­clu­so la sus­ten­ta­bi­li­dad, aho­ra se vuel­ve ca­da vez más im­por­tan­te la con­fia­bi­li­dad de sus con­tra­tos, la trans­pa­ren­cia y cla­ri­dad de sus pro­ce­sos, sus prác­ti­cas de éti­ca y po­lí­ti­cas de com­plian­ce, y has­ta la ho­no­ra­bi­li­dad de sus em­plea­dos.

Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, Mé­xi­co ha si­do un gran imán de in­ver­sio­nes de cor­po­ra­ti­vos glo­ba­les, que han si­tua­do en el país nue­vas fi lia­les, cen­tros fa­bri­les o en­cla­ves de lo­gís­ti­ca y dis­tri­bu­ción co­mo par­te de sus es­tra­te­gias de cre­ci­mien­to, y que lo mis­mo de­man­dan que pro­mue­ven me­jo­res prác­ti­cas en la ind­su­tria de la cons­truc­ción. Sin pa­sar por al­to las ex­cep­cio­nes, que no son po­cas ni des­co­no­ci­das.

Da­da la aper­tu­ra en sec­to­res cla­ve, co­mo el ener­gé­ti­co, es pre­ci­so ali­near las prác­ti­cas en una con­duc­ta éti­ca, don­de go­bier­nos, em­pre­sas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras se ci­ñan no só­lo a có­di­gos, sino a aca­tar le­yes que dic­tan la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el sec­tor de la cons­truc­ción.

A la par, y co­mo fac­tor de di­fe­ren­cia­ción, se han en­du­re­ci­do las po­lí­ti­cas con­tra el la­va­do de di­ne­ro, las prác­ti­cas de com­plian­ce pa­ra ase­gu­rar que la re­la­ción go­bierno-em­pre­sa no se ins­ti­gue pa­ra la ob­ten­ción de con­tra­tos, y que el com­por­ta­mien­to de eje­cu­ti­vos y fun­cio­na­rios, así co­mo sus pro­vee­do­res y so­cios de ne­go­cio, sea ade­cua­do.

To­do ello, en pos de for­ta­le­cer el ca­pi­tal repu­tacio­nal de una em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción, que los téc­ni­cos tra­du­cen co­mo ‘li­cen­cia pa­ra ope­rar’, es de­cir, que en­tre ma­yor pres­ti­gio de bue­nas prác­ti­cas de ne­go­cio, an­te la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te tie­ne una em­pre­sa, ma­yo­res son sus opor­tu­ni­da­des de con­quis­tar mer­ca­dos, con­tra­tos y cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos más am­plios.

Así pues, el ho­nor de pro­vee­do­res y em­pre­sas tie­ne ca­da vez un ma­yor va­lor eco­nó­mi­co pa­ra las com­pa­ñías. Ser par­te de ese eco­sis­te­ma de bue­nos ciu­da­da­nos cor­po­ra­ti­vos es ya un fac­tor de acep­ta­ción en las gran­des li­gas glo­ba­les del co­mer­cio. Quie­nes no mues­tran una bue­na con­duc­ta que­dan su­pe­di­ta­dos a la co­si­fi­ca­ción de sus pro­duc­tos o ser­vi­cios.

Us­ted, ¿de qué la­do quie­re es­tar?

RENDER 3D: RA­FA MEN­DO­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.