Ro­ber­to Her­nán­dez

Obras - - Contenido -

La dis­cu­sión so­bre una nue­va Ley de Obra Pú­bli­ca fe­de­ral es­tá en el es­pí­ri­tu le­gis­la­ti­vo y en la ca­de­na de la in­dus­tria.

Du­ran­te años, la dis­cu­sión so­bre una nue­va Ley de Obra Pú­bli­ca fe­de­ral ha es­ta­do en el es­pí­ri­tu le­gis­la­ti­vo y en la ca­de­na de la in­dus­tria, y es­te año no ha si­do la ex­cep­ción.

La ini­cia­ti­va PAN-PRD pa­ra la dis­cu­sión de un dic­ta­men de la Ley de Con­tra­ta­cio­nes de Obras Pú­bli­cas ha ron­da­do co­mo un fan­tas­ma ines­ta­ble. A ve­ces, en for­ma cla­ra y apa­ren­te­men­te con­tun­den­te, y, en otras, los ím­pe­tus de los in­tere­sa­dos pa­ra con­ver­tir­la en reali­dad ron­da­ron con chi­rri­dos de ca­de­nas al pi­so. En es­te ejer­ci­cio, la ca­de­na de la in­dus­tria, li­de­ra­da por la Cá­ma­ra Me­xi­ca­na de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción, la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Em­pre­sas de Con­sul­to­ría y la So­cie­dad Me­xi­ca­na del De­re­cho de la Cons­truc­ción, así co­mo los dis­tin­gui­dos co­le­gios de in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos, han se­gui­do los pa­sos tra­tan­do de en­ten­der su ver­da­de­ra ra­zón de ser, y ha­cien­do no­tar los pun­tos que les preo­cu­pan, en­tre ellos: la ne­ce­si­dad de una pla­nea­ción más efec­ti­va, la ade­cua­da par­ti­ci­pa­ción y no in­tro­mi­sión de la Co­fe­ce, la res­pon­sa­bi­li­dad so­li­da­ria de cons­truc­to­res y su­per­vi­so­res por tra­ba­jos mal eje­cu­ta­dos por un pla­zo de 10 años, la dis­mi­nu­ción de de­re­chos de ajus­tes de cos­tos en los con­tra­tos, y la ne­ce­si­dad de me­dios de so­lu­ción de con­tro­ver­sias efec­ti­vos, en­tre mu­chos otros.

De for­ma pa­ra­le­la, la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da plan­teó el te­ma de una ley de obras pú­bli­cas en­fo­ca­da en trans­pa­ren­cia y an­ti­co­rrup­ción, an­te la gran preo­cu­pa­ción de la so­cie­dad fren­te a si­tua­cio­nes de fal­ta de in­te­gri­dad y trans­pa­ren­cia que se dan en es­te sec­tor.

La con­fluen­cia de es­tas dos ver­tien­tes no es un te­ma me­nor. Mien­tras mu­chos pien­san que en­tre más re­glas an­ti­co­rrup­ción se me­tan en la ley de obras pú­bli­cas – sea cual sea su nom­bre– es­to se­rá lo me­jor, otros con­si­de­ran que el lle­nar la ley con ex­ce­si­va nor­ma­ti­vi­dad pue­de de­ri­var en un sec­tor pa­ra­li­za­do que im­pi­da el de­sa­rro­llo de la cons­truc­ción pú­bli­ca y crear obs­tácu­los y pe­sa­dum­bres a sus ac­to­res.

Si bien los pro­ta­go­nis­tas de la in­dus­tria con­si­de­ran que el com­ba­te a la co­rrup­ción de­be ser fron­tal, tam­bién es cier­to que no per­mi­ti­rán que las dis­po­si­cio­nes nor­ma­ti­vas res­trin­jan de­re­chos que son par­te del sec­tor, y que son vis­tos, por aque­llos que no los co­no­cen, co­mo ac­tos de opa­ci­dad (tal co­mo la ab­sur­da pos­tu­ra de evi­tar el ajus­te de cos­tos en su ple­ni­tud, pa­ra ‘evi­tar los so­bre­cos­tos’, no en­ten­dien­do que los ajus­tes son ma­te­ria del ba­lan­ce eco­nó­mi­co del con­tra­to que de­pen­de de ele­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos).

Soy un im­pul­sor de la in­te­gri­dad y el com­ba­te a la co­rrup­ción, pe­ro in­cluir dis­po­si­cio­nes ab­sur­das por aque­llos aje­nos a la in­dus­tria, ba­jo el ru­bro de que ello la ha­rá más trans­pa­ren­te, no só­lo es un gra­ve error, sino que abre la puer­ta a más ab­sur­dos.

Si se abre la dis­cu­sión en el Con­gre­so so­bre una nue­va ley de obras pú­bli­cas, es pre­ci­so que se dis­cu­ta por to­dos los ac­to­res de la in­dus­tria, en tér­mi­nos de re­fle­jo de las me­jo­res prác­ti­cas, y no tra­tan­do de crear nor­mas con­tra­rias a la ló­gi­ca de la in­dus­tria que en­ga­ñan a una so­cie­dad ham­brien­ta de jus­ti­cia.

Es pre­ci­so que (la ley de obra pú­bli­ca) se dis­cu­ta por to­dos los ac­to­res de la in­dus­tria, en tér­mi­nos de re­fle­jo de las me­jo­res prác­ti­cas”.

Ro­ber­to Her­nán­dez Gar­cía So­cio di­rec­tor de COMAD, SC (De­re­cho de la cons­truc­ción)

obras@ex­pan­sion.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.