An­to­nio To­ca

Obras - - Contenido -

Es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver la ha­bi­ta­bi­li­dad de nues­tras ciu­da­des; es un de­re­cho, pe­ro tam­bién una res­pon­sa­bi­li­dad.

El ca­pí­tu­lo Gua­da­la­ja­ra de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra pro­pu­so que en no­viem­bre la pri­me­ra Bie­nal Na­cio­nal abor­de la Ha­bi­ta­bi­li­dad ur­ba­na co­mo po­lí­ti­ca na­cio­nal. El ob­je­ti­vo es con­jun­tar pro­pues­tas a ni­vel na­cio­nal pa­ra que las ciu­da­des mexicanas cum­plan la Nue­va Agen­da Ur­ba­na de Onu-ha­bi­tat, la re­cien­te Ley Ge­ne­ral de Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y De­sa­rro­llo Ur­bano (LGAHOTYDU) y la ar­mo­ni­za­ción de las le­yes es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les; y así ha­cer de la ha­bi­ta­bi­li­dad una reali­dad, y no una pro­me­sa.

En los prin­ci­pios 11 y 40 de la De­cla­ra­ción de Qui­to, que ava­la­ron 167 paí­ses ( onuha­bi­tat.org.mx/in­dex.php/ la-nue­va-agen­da-ur­ba­na), se es­ta­ble­ció el com­pro­mi­so de lo­grar ciu­da­des ha­bi­ta­bles, que im­pli­ca que sean ac­ce­si­bles, in­clu­si­vas, re­sis­ten­tes an­te desas­tres na­tu­ra­les, se­gu­ras, sa­nas y sos­te­ni­bles.

De­fi­nir la ha­bi­ta­bi­li­dad no es na­da fá­cil; in­te­gra ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les, fí­si­cas y so­cia­les que la de­ter­mi­nan y ha­cen po­si­ble. Es evi­den­te que co­mien­za con una vi­vien­da dig­na y com­pren­de, en círcu­los con­cén­tri­cos, ca­da vez ma­yo­res, ca­da edi­fi­cio y es­pa­cio pú­bli­co; con sus ca­rac­te­rís­ti­cas am­bien­ta­les, bio­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas, psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les, po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas, de acuer­do con cier­tas nor­mas.

De igual im­por­tan­cia son as­pec­tos de cohe­sión so­cial, res­pe­to mu­tuo, igual­dad de gé­ne­ro, in­clu­sión y se­gu­ri­dad, y tam­bién los fun­cio­na­les co­mo la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal y la mo­vi­li­dad.

Se com­pren­de en­ton­ces que hay ciu­da­des que tie­nen una me­jor ca­li­dad que otras, aun­que lo que de­ter­mi­na la ha­bi­ta­bi­li­dad ur­ba­na es la can­ti­dad y ca­li­dad de los es­pa­cios pri­va­dos y pú­bli­cos de una ciu­dad.

Pa­ra pro­mo­ver ac­cio­nes que me­jo­ren la ha­bi­ta­bi­li­dad en las ciu­da­des es fun­da­men­tal la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, y pa­ra eso es ne­ce­sa­rio apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que ge­ne­ra la nue­va LGAHOTYDU, que de­ter­mi­na de­re­chos pe­ro tam­bién res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra las au­to­ri­da­des y pa­ra los par­ti­cu­la­res.

El ar­tícu­lo 4 so­bre la pla­nea­ción, re­gu­la­ción y ges­tión de los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, pro­mue­ve el de­re­cho a la ciu­dad, que im­pli­ca ac­ce­der a vi­vien­da, in­fra­es­truc­tu­ra, equi­pa­mien­to y ser­vi­cios bá­si­cos, y la equi­dad e in­clu­sión, pa­ra im­pe­dir la dis­cri­mi­na­ción, se­gre­ga­ción o mar­gi­na­ción de per­so­nas, y el res­pe­to a los gru­pos vul­ne­ra­bles y a las mu­je­res.

Ade­más, en la frac­ción VII de ese ar­tícu­lo se es­ta­ble­ce la pro­tec­ción a los es­pa­cios pú­bli­cos, pa­ra me­jo­rar su ha­bi­ta­bi­li­dad.

A ni­vel es­ta­tal, hay una ur­gen­cia ma­yor: la ha­bi­ta­bi­li­dad ur­ba­na de­be ho­mo­lo­gar­se con la LGAHOTYDU, e in­te­grar a los pla­nes es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les de de­sa­rro­llo ur­bano, que re­quie­ren de con­sul­ta pú­bli­ca pa­ra ser apro­ba­dos, con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les.

Por to­do eso, es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver la ha­bi­ta­bi­li­dad de nues­tras ciu­da­des (co­mo lo es­tá ha­cien­do la Aca­de­mia Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra), que ya es un de­re­cho, pe­ro tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno de no­so­tros.

La Ha­bi­ta­bi­li­dad ur­ba­na de­be ho­mo­lo­gar­se con la LGAHOTYDU e in­te­grar a los pla­nes es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les de de­sa­rro­llo ur­bano”.

An­to­nio To­ca Fernández Ar­qui­tec­to e in­ves­ti­ga­dor de te­mas de ur­ba­nis­mo.

obras@ex­pan­sion.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.