Des­pués del tem­blor

Obras con­vo­có a ar­qui­tec­tos con pro­yec­tos de re­cons­truc­ción pa­ra las zo­nas afec­ta­das por los sis­mos. Aquí par­te de las pro­pues­tas re­ci­bi­das.

Obras - - Contenido - POR: ANASELLA ACOSTA

Ar­qui­tec­tos com­par­ten con Obras pro­pues­tas pa­ra la re­cons­truc­ción de zo­nas afec­ta­das por los sis­mos.

“Va­yan y pon­gan ma­nos a la obra, ac­túen”, acon­se­ja a sus co­le­gas me­xi­ca­nos el ar­qui­tec­to ja­po­nés Shi­ge­ru Ban, Premio Pritz­ker de Ar­qui­tec­tu­ra 2014, de vi­si­ta en Mé­xi­co a fi­na­les de oc­tu­bre. Qui­zá los que es­cu­chan es­pe­ran la re­ve­la­ción de una fór­mu­la má­gi­ca pa­ra la re­cons­truc­ción de las zo­nas afec­ta­das por los sis­mos del 7 y 19 de sep­tiem­bre pa­sa­dos, pe­ro el se­cre­to se ha­lla en la sen­ci­llez, y eso es lo que con­mue­ve.

“Lo que se ne­ce­si­ta es em­pe­zar”, reite­ra el ar­qui­tec­to ni­pón. Y acla­ra al­go fun­da­men­tal: no hay so­lu­cio­nes úni­cas, ca­da zo­na tie­ne un en­torno que de­man­da so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas.

Pa­ra la re­cons­truc­ción en Mé­xi­co no exis­ten re­glas. Los ex­per­tos en cons­truir, los ar­qui­tec­tos, ya tra­ba­jan. Al­gu­nos por ini­cia­ti­va pro­pia, co­mo su­gie­re Shi­ge­ru, ya han pues­to en mar­cha sus pro­yec­tos, es el ca­so de Green­field y Raíz Ar­qui­tec­tu­ra.

Otros, ya avan­zan en la ges­tión con go­bier­nos y or­ga­nis­mos lo­ca­les, co­mo es la ini­cia­ti­va Re­cons­truir Mé­xi­co, que agru­pa a ar­qui­tec­tos y so­cie­dad ci­vil, y que en un prin­ci­pio pug­nó por que an­tes de de­mo­ler se va­lo­ra­ra la po­si­bi­li­dad de res­ca­tar.

La ar­qui­tec­ta Ta­tia­na Bil­bao par­te de esa ini­cia­ti­va, co­men­ta que una vía es “ge­ne­rar pla­nes lo­ca­les de re­cons­truc­ción in­te­gral por co­mu­ni­dad”, por­que no se pue­de con­cen­trar la so­lu­ción de vi­vien­da, por ejem­plo, en un so­lo mo­de­lo, da­da la vas­te­dad del te­rri­to­rio.

Es­ti­ma que la re­cons­truc­ción de­be ser in­te­gral, “sí ini­ciar des­de la vi­vien­da pe­ro no ter­mi­nar ahí; hay que co­nec­tar las par­tes pro­duc­ti­va, cul­tu­ral y so­cial”.

El ar­qui­tec­to aquí se vuel­ve un estratega por­que “es­ta­mos en­tre­na­dos pa­ra te­ner una vi­sión mu­cho más am­plia que nos per­mi­te unir di­ver­sas so­lu­cio­nes”.

Pa­ra la ar­qui­tec­ta Ga­brie­la Ca­rri­llo “la preo­cu­pa­ción ma­yor se­ría tra­tar de en­con­trar ni­chos pa­ra ge­ne­rar co­no­ci­mien­to téc­ni­co que se co­mu­ni­que, que ha­ya ese tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio pa­ra que las pe­que­ñas in­ci­den­cias (ac­cio­nes en co­mu­ni­da­des) se es­ca­len al tiem­po, y ten­gan otra di­men­sión en un te­rri­to­rio don­de va a se­guir tem­blan­do”.

Obras se dio a la ta­rea de con­vo­car a fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra con pro­pues­tas de re­cons­truc­ción. En me­nos de un mes re­ci­bi­mos 30 pro­yec­tos.

Si bien lo que bus­can to­das la ini­cia­ti­vas es ofre­cer so­lu­cio­nes de ba­jo cos­to, hay que des­ta­car la ver­sa­ti­li­dad de las pro­pues­tas, al­gu­nas de reac­ción in­me­dia­ta. Otras, con la bús­que­da de ser so­lu­ción a lar­go pla­zo.

Des­ta­ca el en­fo­que bio­cli­má­ti­co, la in­te­gra­ción de áreas ver­des, huer­tos, pa­tios y par­ques, e, in­clu­so, la in­te­gra­ción de me­di­das de aho­rro de agua y ener­gía. Lo mis­mo, aque­llas que an­tes de cual­quier in­ter­ven­ción plan­tean mé­to­dos pa­ra pro­mo­ver una re­cons­truc­ción par­ti­ci­pa­ti­va, ca­pa­ci­tan­do pe­ro tam­bién es­cuhan­do.

Agra­de­ce­mos a to­do los que aten­die­ron es­ta con­vo­ca­to­ría, y com­par­ti­mos aquí al­gu­nos ejem­plos de las pro­pues­tas re­ci­bi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.