Ca­da vez más del­ga­dos

Avan­ces tec­no­ló­gi­cos, mer­ca­do­tec­nia y via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca han si­do cla­ve pa­ra que ras­ca­cie­los so­bre­pa­sen la al­tu­ra de sus an­te­ce­so­res.

Obras - - Contenido - Lu­cía Bur­bano

A la gran al­tu­ra, se agre­ga una fi­gu­ra es­bel­ta en los nue­vos ras­ca­cie­los.

La com­bi­na­ción de avan­ces en el cam­po de la in­ge­nie­ría, la es­ca­sez de sue­lo edi­fi­ca­ble en ur­bes den­sa­men­te po­bla­das, las res­tric­ti­vas nor­ma­ti­vas lo­ca­les, de­re­chos del ai­re y el in­cre­men­to en la de­man­da del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de lu­jo al­ta ga­ma han da­do co­mo re­sul­ta­do un nue­vo ti­po de ras­ca­cie­los más es­bel­to, con coe­fi­cien­tes que mi­den la re­la­ción en­tre el an­cho de la ba­se y la al­tu­ra de en­tre 1:10 y 1:23.

“Es­ta ti­po­lo­gía es co­mún en ciu­da­des don­de el pre­cio del sue­lo es ex­tre­ma­da­men­te va­lio­so, co­mo Nue­va York y Hong Kong, y res­pon­den tam­bién al ‘ham­bre’ del mer­ca­do por re­si­den­cias si­tua­das en las al­tu­ras”, re­su­me He­len Gough, di­rec­to­ra de pro­yec­tos y de­sa­rro­llo de Jo­nes Lang La­sa­lle UK.

Ah­mad Rahi­mian, di­rec­tor de es­truc­tu­ras pa­ra Es­ta­dos Uni­dos de WSP, ex­pli­ca que has­ta ha­ce un par de dé­ca­das, el edi­fi­cio más delgado que po­día edi­fi­car­se no so­bre­pa­sa­ba un coe­fi­cien­te de 1:10 y una al­tu­ra de 200 me­tros.

“Hoy, la fuer­za del con­cre­to es al me­nos del do­ble de lo que era ha­ce cua­tro dé­ca­das, lo mis­mo que del ace­ro. Es­to, au­na­do a otras tec­no­lo­gías co­mo dis­po­si­ti­vos de amor­ti­gua­mien­to pa­ra con­tra­rres­tar efec­tos del vien­to y mo­vi­mien­tos sís­mi­cos, han per­mi­ti­do tras­pa­sar lí­mi­tes an­tes im­pen­sa­bles”, comparte Rahi­mian.

Uno de los ma­yo­res rom­pe­ca­be­zas es ma­xi­mi­zar el es­pa­cio de las plan­tas y las vis­tas, el prin­ci­pal atrac­ti­vo pa­ra los com­pra­do­res. “La ma­yo­ría de es­tos ras­ca­cie­los son re­si­den­cia­les, y es­ta ti­po­lo­gía ya cuen­ta con plan­tas más es­tre­chas que las ofi­ci­nas por­que se quie­re apro­ve­char la luz so­lar, por lo que el pe­rí­me­tro es me­nor y las lo­sas más pro­fun­das pa­ra ga­nar una ma­yor al­tu­ra por plan­ta y evi­tar que las vis­tas se obs­tru­yan”, agre­ga.

Pa­ra apro­ve­char ca­da mi­lí­me­tro, el nú­cleo alo­ja as­cen­so­res y es­ca­le­ras, y exis­ten va­rias so­lu­cio­nes que lo co­nec­tan con las co­lum­nas pe­ri­me­tra­les sin em­plear otras co­lum­nas; tí­pi­ca­men­te lo que el ex­per­to de­no­mi­na lo­sas planas, que ac­túan co­mo un sis­te­ma de dos vías posten­sa­das o en com­bi­na­ción con vi­gas y per­mi­ten así que el nú­cleo ac­túe co­mo so­por­te la­te­ral. “Es­tas co­ne­xio­nes de­ben ser ro­bus­tas en cier­tos in­ter­va­los y a lo lar­go de la al­tu­ra del edi­fi­cio; to­dos es­tos ele­men­tos de­ben fun­cio­nar al uní­sono”, in­di­ca. So­bre los cos­tos de cons­truc­ción, el ex­per­to expone que a ma­yor al­tu­ra, ma­yor es el in­cre­men­to, pe­ro al fi­nal el re­torno eco­nó­mi­co es “mu­cho ma­yor” por los pre­cios que se es­tán pa­gan­do por vi­vir en las al­tu­ras. Sin ir más le­jos, de­par­ta­men­tos si­tua­dos en 111 West 57th Street, One57 o 432 Park Ave­nue, en Nue­va York, se han ven­di­do por ci­fras en­tre 90 y 100 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), de acuer­do con un re­por­te del Mu­seo del Ras­ca­cie­los si­tua­do en la mis­ma ciu­dad. La ins­ti­tu­ción au­gu­ra que los pre­cios de ven­ta in­cre­men­ta­rán has­ta 170 mdd en aque­llos to­da­vía no com­ple­ta­dos.

SU­TIL CUR­VA. En es­ta to­rre se uti­li­za al­ta tec­no­lo­gía pa­ra lo­grar su es­ti­li­za­da fi­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.