Evan­ge­li­na Hi­ra­ta

Obras - - Contenido -

La su­per­vi­sión ‘de ter­ce­ra par­te’ se ha for­ta­le­ci­do pa­ra con­tar con un dic­ta­men y mi­ni­mi­zar ries­gos.

La vi­gi­lan­cia o ins­pec­ción de las nue­vas cons­truc­cio­nes, re­no­va­cio­nes, mo­di­fi­ca­cio­nes y am­plia­cio­nes es­tá de­ter­mi­na­da por ins­tru­men­tos nor­ma­ti­vos de pla­nea­ción, don­de se vi­gi­la el uso del sue­lo y las den­si­da­des, y por las obras pú­bli­cas y de in­fra­es­truc­tu­ra y los re­gla­men­tos o có­di­gos de cons­truc­ción de la edi­fi­ca­ción. En el mar­co de sus atri­bu­cio­nes, los go­bier­nos, tan­to fe­de­ral co­mo lo­ca­les, tie­nen esa res­pon­sa­bi­li­dad.

En lo que to­ca a la su­per­vi­sión, és­ta pue­de for­mar par­te de la mis­ma em­pre­sa. Sin em­bar­go, exis­ten mu­chos in­tere­ses que pro­pi­cian una ma­yor vi­gi­lan­cia por par­te de ter­ce­ros: al­gu­nos son de ti­po eco­nó­mi­co o fi­nan­cie­ro, co­mo es cuan­do in­ter­vie­ne un cré­di­to puen­te o cuan­do exis­ten re­cur­sos de go­bierno ori­gi­na­dos por una li­ci­ta­ción pú­bli­ca.

La su­per­vi­sión ‘de ter­ce­ra par­te’, re­co­no­ci­da ca­da vez más en las prác­ti­cas cons­truc­ti­vas en mu­chos paí­ses, se ha for­ta­le­ci­do pa­ra con­tar con un dic­ta­men u opi­nión pro­fe­sio­nal, im­par­cial y ca­li­fi­ca­da, y evi­tar ma­yo­res ries­gos atri­bui­bles a la cons­truc­ción. Tam­bién ha sur­gi­do por la des­con­fian­za en el desem­pe­ño de su­per­vi­so­res que no cuen­tan con nin­gu­na cer­ti­fi­ca­ción y que, en al­gu­nos ca­sos, emi­ten re­sul­ta­dos a mo­do.

Pa­ra la efi­ca­cia de la su­per­vi­sión in­de­pen­dien­te o ‘de ter­ce­ra par­te’, los su­per­vi­so­res, ins­pec­to­res o ve­ri­fi­ca­do­res de­ben es­tar cua­li­fi­ca­dos y ser cer­ti­fi­ca­dos, tan­to en lo in­di­vi­dual co­mo cor­po­ra­ti­va­men­te.

La su­per­vi­sión téc­ni­ca im­pli­ca ve­ri­fi­car que se cum­plan los cri­te­rios del pro­yec­to con ba­se en los re­que­ri­mien­tos del con­tra­to, las re­gu­la­cio­nes y las nor­mas que de­ter­mi­nan la ca­li­dad es­pe­ra­da, al ini­cio, du­ran­te y al tér­mino de la obra.

En Eu­ro­pa exis­te Con­sor­tium of Eu­ro­pean Buil­ding Con­trol (CEBC), que re­pre­sen­ta a los pro­fe­sio­na­les del con­trol de las edi­fi­ca­cio­nes. Sus 35 miem­bros in­clu­yen de­par­ta­men­tos gu­ber­na­men­ta­les, or­ga­nis­mos pro­fe­sio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas pri­va­das. Ca­da país en Eu­ro­pa tie­ne sus pro­pias nor­mas na­cio­na­les de cons­truc­ción.

En Aus­tra­lia, el Buil­ding Sta­ge Ins­pec­tions for Qua­lity As­su­ran­ce vi­gi­la el cum­pli­mien­to de los Có­di­gos de Edi­fi­ca­ción y sus es­tán­da­res. To­dos los re­por­tes de ins­pec­ción son apo­ya­dos pa­ra res­pal­dar la ca­li­dad de las cons­truc­cio­nes y tam­bién pro­veen ase­so­ría o asis­ten­cia al pro­pie­ta­rio du­ran­te el pro­ce­so cons­truc­ti­vo.

En el sis­te­ma ame­ri­cano exis­ten agen­cias apro­ba­das, que se ape­gan a los re­qui­si­tos de com­pe­ten­cia téc­ni­ca y con­fia­bi­li­dad. Pa­ra ello, exis­ten pro­ce­di­mien­tos pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción que de­mues­tran la ca­pa­ci­dad re­que­ri­da.

Es­tas bre­ves ex­pe­rien­cias pue­den eva­luar­se con el fin de ge­ne­rar una fi­gu­ra de su­per­vi­sión en nues­tro país. Y ex­ten­di­da a las obras, tan­to pri­va­das co­mo pú­bli­cas, en es­tas úl­ti­mas —si bien exis­ten pro­ce­sos de vi­gi­lan­cia y cum­pli­mien­to ge­ne­ra­les, a tra­vés de la Ley de Obra Pú­bli­ca— to­da­vía se pue­den ge­ne­rar más ins­tru­men­tos de vi­gi­lan­cia que ase­gu­ren ca­li­dad y efi­cien­cia en la apli­ca­ción de re­cur­sos, y sal­va­guar­den vi­das hu­ma­nas.

To­da­vía se pue­den ge­ne­rar más ins­tru­men­tos de vi­gi­lan­cia que ase­gu­ren ca­li­dad y efi­cien­cia en la apli­ca­ción de re­cur­sos, y sal­va­guar­den vi­das hu­ma­nas”

Arq. Evan­ge­li­na Hi­ra­ta Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Or­ga­nis­mo Na­cio­nal de Nor­ma­li­za­ción y Cer­ti­fi­ca­ción de la Cons­truc­ción y Edi­fi­ca­ción, S.C. (ONNCCE). Con es­tu­dios de pos­gra­do en Ur­ba­nis­mo en Ja­pón, Es­pa­ña y Mé­xi­co. obras@ex­pan­sion.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.