Fran­co Bu­cio

Obras - - Contenido -

En­tre las pró­xi­mas nor­mas ofi­cia­les pa­ra el or­den ur­bano es­tán los an­te­pro­yec­tos que ela­bo­ra la Se­da­tu.

Alo lar­go de los úl­ti­mos 100 años, la vi­vien­da ha te­ni­do un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la ocu­pa­ción del te­rri­to­rio, par­ti­cu­lar­men­te en el cre­ci­mien­to des­me­di­do de las pe­ri­fe­rias ur­ba­nas. En la Cons­ti­tu­ción de 1917 ya se con­si­de­ra­ba a la vi­vien­da co­mo una pres­ta­ción ha­cia los tra­ba­ja­do­res y se se­ña­la­ban as­pec­tos de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial.

Aun con ese man­da­to, los go­bier­nos lo­ca­les y el fe­de­ral no se res­pon­sa­bi­li­za­ron de la edi­fi­ca­ción de vi­vien­da y me­nos en el or­de­na­mien­to del te­rri­to­rio; las ca­pi­ta­les es­ta­ta­les, unas más y otras me­nos, iban a la za­ga del cre­ci­mien­to irre­gu­lar de sus man­chas ur­ba­nas mo­ti­va­das por la in­dus­tria­li­za­ción, las ex­pec­ta­ti­vas de los tra­ba­ja­do­res que mi­gra­ban del cam­po o la fal­ta o in­cum­pli­mien­to de pla­nea­ción ur­ba­na.

El de­sin­te­rés gu­ber­na­men­tal de­vino en gran­des asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res que mo­ti­va­ron, en los años 70, la crea­ción de la Co­mi­sión pa­ra la Re­gu­la­ción de la Te­nen­cia de la Tie­rra y del In­fo­na­vit, és­te pa­ra aten­der la al­ta de­man­da de vi­vien­da.

Fue has­ta los 80, cuan­do cam­bió la con­cep­ción del Es­ta­do res­pec­to de la vi­vien­da, con­vir­tién­do­se en una ga­ran­tía in­di­vi­dual al re­for­mar el ar­tícu­lo 4 de la Cons­ti­tu­ción, que es­ta­ble­ció el de­re­cho de cual­quier me­xi­cano a una vi­vien­da dig­na y de­co­ro­sa y la obli­ga­ción de pro­cu­rar un de­sa­rro­llo te­rri­to­rial equi­li­bra­do.

La fal­ta de re­gu­la­cio­nes opor­tu­nas o la au­sen­cia de vo­lun­tad po­lí­ti­ca oca­sio­na­ron que en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo ca­si 80% de 112.3 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos ra­di­ca­ran en al­gu­na ciu­dad o me­tró­po­li, cuan­do en 1910 só­lo 18% del to­tal de 15.1 mi­llo­nes vi­vía en las ur­bes.

Pa­ra de­te­ner es­ta ten­den­cia, el año pa­sa­do se emi­tió la Ley Ge­ne­ral de Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y De­sa­rro­llo Ur­bano que asig­na a la Se­da­tu la coor­di­na­ción de la pla­nea­ción, or­de­na­ción, re­gu­la­ción y ges­tión de los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos y cen­tros de po­bla­ción en el te­rri­to­rio na­cio­nal con la con­cu­rren­cia de la Fe­de­ra­ción, de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, los mu­ni­ci­pios y las de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les.

Con ba­se en el ar­tícu­lo 9 de es­ta ley, a esa de­pen­den­cia fe­de­ral se le fa­cul­ta pa­ra ex­pe­dir nor­mas ofi­cia­les mexicanas (NOM) que ten­gan por ob­je­to es­ta­ble­cer es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas y pro­ce­di­mien­tos pa­ra ga­ran­ti­zar las me­di­das ade­cua­das pa­ra el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, el de­sa­rro­llo ur­bano y de­sa­rro­llo me­tro­po­li­tano.

En ese con­tex­to, la Se­da­tu ha ini­cia­do la ela­bo­ra­ción de an­te­pro­yec­tos de NOM que ten­drán co­mo pri­mer es­ce­na­rio uni­fi­car la se­mán­ti­ca en es­tas ma­te­rias; sen­tar ba­ses me­to­do­ló­gi­cas pa­ra ela­bo­rar, re­vi­sar o ac­tua­li­zar la pla­nea­ción ur­ba­na; efi­cien­tar la mo­vi­li­dad de per­so­nas, y afian­zar la re­si­lien­cia ur­ba­na.

Es­pe­re­mos que es­ta ac­ti­vi­dad, con el en­tu­sias­mo y par­ti­ci­pa­ción de or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, rin­da fru­tos al me­nos pa­ra ha­blar y apli­car las mis­mas re­glas de pla­nea­ción ur­ba­na en to­do el país y pa­ra con­si­de­rar a la vi­vien­da co­mo pie­za cla­ve en la con­ten­ción de nues­tras ciu­da­des.

La Se­da­tu ini­ció la ela­bo­ra­ción de pro­yec­tos de NOM que ten­drán co­mo pri­mer es­ce­na­rio uni­fi­car la se­mán­ti­ca en ma­te­ria de pla­nea­ción ur­ba­na”.

Fran­co Bu­cio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Di­rec­tor de CORPICO.

obras@ex­pan­sion.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.