LA CON­VE­NIEN­CIA DE LA HONESTIDAD

DE­MOS­TRAR SER UNA EM­PRE­SA HO­NES­TA HOY SIG­NI­FI­CA TE­NER UN PA­SO ADE­LAN­TE EN LA AD­JU­DI­CA­CIÓN DE UNA LI­CI­TA­CIÓN. EX­PER­TOS Y FIR­MAS COM­PAR­TEN CÓ­MO SER Y DE­MOS­TRAR LA TRANS­PA­REN­CIA EN SUS OPE­RA­CIO­NES Y PRÁC­TI­CAS CO­TI­DIA­NAS.

Obras - - Opinión - POR WENDY SE­LE­NE PÉ­REZ

En un país co­mo Mé­xi­co, con el ín­di­ce de per­cep­ción de co­rrup­ción más al­to de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, se­gún el in­for­me más re­cien­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, ha­blar de honestidad y ren­di­ción de cuen­tas ten­dría que ir más allá de los bue­nos de­seos, so­bre to­do en los ca­sos re­la­cio­na­dos con obras.

“To­do mun­do ha sa­bi­do to­da la vi­da que hay co­rrup­ción en la cons­truc­ción e irre­gu­la­ri­da­des en re­vi­sio­nes de obras de cons­truc­ción”, di­ce con fran­que­za Ro­ber­to Her­nán­dez Gar­cía, so­cio fun­da­dor de la fir­ma de abo­ga­dos Comad, es­pe­cia­lis­ta en el te­ma y ar­ti­cu­lis­ta de es­ta re­vis­ta. Su sen­ten­cia, que sí, que ya la sa­be­mos, no de­ja de ser de­s­es­pe­ran­za­do­ra.

Sin em­bar­go, al me­nos en le­yes, hay un avan­ce: exis­te ya un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y es­tá es­cri­ta la Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas, que es­ta­ble­ce las fal­tas gra­ves y no gra­ves de los ser­vi­do­res pú­bli­cos, así co­mo las san­cio­nes pa­ra los par­ti­cu­la­res, per­so­nas fí­si­cas y per­so­nas mo­ra­les o ju­rí­di­cas por ac­tos vin­cu­la­dos con fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas gra­ves. Co­mo es una ley que va­lo­ra si las em­pre­sas cuen­tan con una Po­lí­ti­ca de In­te­gri­dad Em­pre­sa­rial,

la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca es­ta­ble­ció un mo­de­lo con su­ge­ren­cias, bue­nas prác­ti­cas y li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les, con ejem­plos de eje­cu­ción y ca­sos.

En lo más ele­men­tal, una em­pre­sa trans­pa­ren­te es­tá cons­ti­tui­da co­mo tal, tie­ne un do­mi­ci­lio fis­cal, es­tá re­gis­tra­da an­te la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co y an­te la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía, de lo con­tra­rio pue­de apa­re­cer en los re­gis­tros de em­pre­sas fan­tas­mas de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca.

Pe­ro lo le­gal no bas­ta pa­ra ase­gu­rar la honestidad, es ne­ce­sa­rio con­tar con prin­ci­pios éti­cos y cum­plir­los. Her­nán­dez lo ex­pli­ca bien: “la ley di­ce que tú no cor­tes un ár­bol, y no lo cor­tas, pe­ro no lle­vas a ca­bo los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger ese ár­bol en un es­pa­cio pú­bli­co, y al fi nal se mue­re”.

Por más sen­ci­llo que pa­rez­ca, en Mé­xi­co no to­das las em­pre­sas tie­nen re­gla­men­tos in­ter­nos de com­por­ta­mien­to. Lo con­fir­ma Héc­tor Már­quez, fun­cio­na­rio de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía a car­go de to­do el te­ma de pro­vee­do­res del sec­tor ener­gé­ti­co.

“Pa­ra las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les es muy im­por­tan­te que sus pro­vee­do­res ten­gan có­di­gos an­ti­co­rrup­ción y tam­bién an­ti­so­bor­nos, pe­ro mu­chas em­pre­sas mexicanas no tie­nen im­ple­men­ta­dos es­tos ti­pos de pro­ce­di­mien­tos y con­tro­les”.

En­tre las em­pre­sas de la cons­truc­ción que cuen­tan con có­di­gos de éti­ca y de com­por­ta­mien­to es­tán Hol­cim, Ga­ya, Ce­mex, Te­chint, Mo­ta En­gil o Gru­po In­di. Al­gu­nas de ellas tie­nen pu­bli­ca­dos sus li­nea­mien­tos en sus si­tios web.

En el ca­so de Hol­cim, ellos tie­nen una am­plia sec­ción an­ti­so­bor­nos don­de de­ta­lla las prohi­bi­cio­nes pa­ra ofre­cer, so­li­ci­tar o acep­tar re­ga­los y do­na­cio­nes re­la­cio­na­dos con su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal.

Sin em­bar­go, pue­den “acep­tar in­vi­ta­cio­nes o aten­cio­nes de va­lor mo­ne­ta­rio in­sig­ni­fi­can­te, re­sul­tan­tes de ac­ti­vi­da­des nor­ma­les de re­la­cio­nes pú­bli­cas de una em­pre­sa (cor­po­ra­te hos­pi­ta­lity)”, apun­ta su web.

En Te­chint, los em­plea­dos no de­ben en­tre­gar “ab­so­lu­ta­men­te” na­da de di­ne­ro, ob­se­quios, gas­tos de via­jes, aten­cio­nes ex­ce­si­vas o cual­quier otra ven­ta­ja “a na­die”, se­ña­la el có­di­go.

Eso apli­ca en el ca­so de que pue­da ser in­ter­pre­ta­do co­mo un in­ten­to pa­ra in­fluir en la de­ci­sión de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les o de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos o en su desem­pe­ño de una fun­ción o ac­ti­vi­dad re­le­van­te, o una vio­la­ción a cual­quier ley o re­gu­la­ción apli­ca­ble.

Tam­bién re­fie­re que no se per­mi­ti­rá “la uti­li­za­ción de re­pre­sen­tan­tes, in­ter­me­dia­rios, agen­tes, sub­si­dia­rias o em­pre­sas ba­jo la fi­gu­ra de em­pren­di­mien­tos con­jun­tos ( joint­ven­tu­res, por ejem­plo) pa­ra dar o pro­me­ter dar al­go a al­guien en nom­bre de ellas con el fin de evi­tar es­ta prohi­bi­ción”.

En Ga­ya, ade­más de esas re­glas cor­po­ra­ti­vas, cuen­tan con un sis­te­ma de de­nun­cias que se pue­den ha­cer de ma­ne­ra anó­ni­ma.

En el ca­so de Ce­mex, cuen­tan con la lí­nea ETHOS­li­ne pa­ra con­sul­tas.

EL CAL­DO DEL CUL­TI­VO

En ge­ne­ral, es­tos có­di­gos ha­blan de no dar dádivas a fun­cio­na­rios, que es el cohe­cho o el so­borno; no con­tra­tar a em­pre­sas co­mo ter­ce­ros pa­ra ha­cer ile­ga­li­da­des; no te­ner afi­lia­ción a par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra no ob­te­ner ven­ta­jas; te­ner la con­ta­bi­li­dad en for­ma, y pa­gar los im­pues­tos co­rres­pon­dien­tes.

Pe­ro Ro­ber­to Her­nán­dez re­fie­re otro es­ce­na­rio: “Una em­pre­sa de cons­truc­ción con un có­di­go en el que se­ña­la que no pue­de en­tre­gar di­ne­ro pe­ro que con­tra­ta un des­pa­cho de abo­ga­dos o con­ta­do­res pa­ra que en­tre­gue el di­ne­ro por ellos a cam­bio de la ad­ju­di­ca­ción de una obra”. Y al­go que ali­men­ta es­te círcu­lo, agre­ga, es la im­pu­ni­dad.

“Te­ne­mos au­to­ri­da­des, te­ne­mos re­gu­la­cio­nes, lo que se ne­ce­si­ta son dos co­sas: uno, que los par­ti­cu­la­res ten­gan la tran­qui­li­dad y la se­gu­ri­dad de que pue­den de­nun­ciar; y dos, que la de­nun­cia sea efec­ti­va y rá­pi­da pa­ra que se vean pre­sio­na­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos y los par­ti­cu­la­res”, agre­ga.

NO DAR DÁDIVAS A FUN­CIO­NA­RIOS, NO CONTR ATAR A TER­CE­ROS PAR A CO­ME­TER AC­TOS I LE­GA­LES, NO TE­NER AFI L IACIÓN A PAR­TI­DOS PO­LÍ­TI­COS; TE­NER CONTABIL IDAD EN FOR­MA Y PA­GAR IM­PUES­TOS, TO­DO ES­TO APOR­TA A L A REPU­TACIÓN DE CUAL­QUIER EM­PRE­SA.

DECÁLOGOS Y CEN­TROS DE DE­NUN­CIAS

Gru­pos y cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les ad­mi­ten que la co­rrup­ción es un pro­ble­ma del que son par­te.

El 12 de oc­tu­bre, el Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial (CCE) dio a co­no­cer una actualización del Có­di­go de In­te­gri­dad y Éti­ca em­pre­sa­rial de diez pun­tos, en el que des­ta­có que las fir­mas más afec­ta­das por la co­rrup­ción son las mi­cro, pe­que­ñas y me­dia­nas, por ser las más vul­ne­ra­bles en el te­ma de la co­rrup­ción, por eso el nue­vo có­di­go, di­jo, se adap­ta a esos ne­go­cios.

La Con­fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras In­dus­tria­les (Con­ca­min) ha ido más allá, al ins­ta­lar una con­tra­lo­ría en agos­to pa­sa­do y que ya re­ci­bió diez de­nun­cias de li­ci­ta­cio­nes don­de los con­vo­can­tes po­nen can­da­dos a mo­do. Su­ma­do a es­to, a par­tir de enero de 2018 con­ta­rá con un ob­ser­va­to­rio don­de ali­men­ta­rán una ba­se de da­tos con esas de­nun­cias, pa­ra ana­li­zar­las y dar­les se­gui­mien­to.

Ser­gio Mar­tín, con­tra­lor en je­fe de la Con­ca­min, ase­gu­ra que en es­ta pri­me­ra fa­se es­tán en­con­trán­do­se con más mie­do de lo que pen­sa­ban. “Creen que si ha­cen una de­nun­cia al ra­to no los van a con­tra­tar”, in­di­ca.

La idea de la con­tra­lo­ría to­mó for­ma en Ve­ra­cruz, ahí la echa­ron a an­dar por pri­me­ra vez por ser el es­ta­do em­ble­ma de la co­rrup­ción ram­pan­te –has­ta aho­ra com­pro­ba­da– por par­te del ex go­ber­na­dor priis­ta Javier Duar­te, ac­tual­men­te de­te­ni­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Mar­tín di­ce que las diez de­nun­cias que tie­nen son a ni­vel fe­de­ral. Ca­da una de ellas las han pre­sen­ta­do a los con­vo­can­tes pa­ra tra­tar de con­ven­cer­los de abrir los re­qui­si­tos y cum­plir con las le­yes.

El con­tra­lor co­men­ta que al­gu­nas de­pen­den­cias que tie­nen re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en ca­da uno de los es­ta­dos ter­mi­nan com­pran­do las mis­mas co­sas pe­ro de dis­tin­tas ma­ne­ras, a pe­sar de te­ner la mis­ma re­gu­la­ción.

Se re­fie­re a las em­pre­sas ‘fan­tas­mas’, “el peor cán­cer pa­ra la in­dus­tria na­cio­nal”, con­si­de­ra, y ex­pli­ca: “por­que tú po­nes a com­pe­tir a una em­pre­sa que no pa­ga im­pues­tos, que no tie­ne tra­ba­ja­do­res, que es­tra­té­gi­ca­men­te es­tá des­ti­na­da a mo­rir por­que lo que es­tá ha­cien­do es la­va­do de di­ne­ro, en­ton­ces no la pue­des po­ner a

com­pe­tir con una em­pre­sa que pa­ga se­gu­ro so­cial, que pa­ga sus im­pues­tos tan­to anua­les co­mo men­sua­les, un im­pues­to que ne­ce­si­ta te­ner el 32B, que es el de Có­di­go Fis­cal de la Fe­de­ra­ción pa­ra en­se­ñar que es­tás al co­rrien­te en tus pa­gos fis­ca­les”, expone Mar­tín.

La Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca (SFP) “sa­có un Có­di­go de Éti­ca, pe­ro no­so­tros siem­pre he­mos di­cho que un Có­di­go de Éti­ca que no tie­ne con­se­cuen­cias es lo mis­mo que te­ner la Bi­blia. Si no hay quien me castigue por una ac­ción, no sir­ve”, ejem­pli­fi­ca.

LAS SAN­CIO­NES AC­TUA­LES

De acuer­do con la Ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas, una in­ves­ti­ga­ción pue­de ini­ciar por ofi­cio o por los re­sul­ta­dos de una au­di­to­ría, tam­bién en ca­so de una de­nun­cia anó­ni­ma.

Las san­cio­nes pa­ra ser­vi­do­res pú­bli­cos, par­ti­cu­la­res y per­so­nas mo­ra­les es­tán di­vi­di­das por fal­tas gra­ves o fal­tas no gra­ves. Pa­ra el ca­so de fal­tas gra­ves, la ley con­tem­pla la sus­pen­sión del em­pleo, la des­ti­tu­ción, la san­ción eco­nó­mi­ca e in­ha­bi­li­ta­ción tem­po­ral pa­ra desem­pe­ñar car­gos pú­bli­cos. A quien se se­ña­le ba­jo es­te car­go, tam­po­co po­drá par­ti­ci­par en ad­qui­si­cio­nes, arren­da­mien­tos, ser­vi­cios u obras pú­bli­cas.

Las san­cio­nes pue­den acu­mu­lar­se de acuer­do con la gra­ve­dad del ca­so. Una in­ha­bi­li­ta­ción irá has­ta 10 años si el mon­to de la “afec­ta­ción” no ex­ce­de de 200 ve­ces el va­lor diario de la uni­dad de me­di­da y de 10 a 20 años si ex­ce­de del lí­mi­te.

Si al ser­vi­dor pú­bli­co le ge­ne­ra be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, ha­brá tam­bién una san­ción eco­nó­mi­ca “que po­drá al­can­zar has­ta dos tan­tos de los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos”, apun­ta la ley.

En ca­so de que se ha­yan pro­vo­ca­do da­ños a la Ha­cien­da Pú­bli­ca Fe­de­ral, lo­cal o mu­ni­ci­pal, o al pa­tri­mo­nio de en­tes pú­bli­cos, el ser­vi­dor es­ta­rá obli­ga­do a re­pa­rar la to­ta­li­dad de da­ños. El tri­bu­nal de­be­rá con­si­de­rar qué car­go te­nía el ser­vi­dor y qué je­rar­quía en el mo­men­to de co­me­ter la fal­ta.

CA­SO ODREBRECHT

Por ejem­plo, de acuer­do con es­ta le­gis­la­ción, en la in­ves­ti­ga­ción a Emi­lio Lo­zo­ya ten­drá más pe­so que ha­ya te­ni­do el car­go de di­rec­tor de Pe­mex, en el su­pues­to de com­pro­bar­se que sí re­ci­bió so­bor­nos por par­te de la mul­ti­na­cio­nal Ode­brecht a cam­bio de un tra­to pri­vi­le­gia­do en ad­ju­di­ca­cio­nes.

“No sé cuá­les se­rían las san­cio­nes es­pe­cí­fi­cas (en el ca­so de Lo­zo­ya), ya que de­pen­de exac­ta­men­te de los de­li­tos y fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas que le es­tén impu­tan­do y de és­tos, en cuá­les lo en­cuen­tran res­pon­sa­ble y cul­pa­ble. No co­noz­co el ca­so con ese de­ta­lle. Pe­ro muy po­si­ble­men­te se­rían san­cio­nes del ám­bi­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y pe­nal”, ex­pre­sa Ma­ria­na Cam­pos, de Mé­xi­co Eva­lúa.

Pa­ra las per­so­nas mo­ra­les, se con­tem­plan san­cio­nes eco­nó­mi­cas, in­ha­bi­li­ta­ción tem­po­ral pa­ra par­ti­ci­par en ad­qui­si­cio­nes, arren­da­mien­tos, ser­vi­cios u obras pú­bli­cas, por un pe­rio­do que no se­rá me­nor de tres me­ses ni ma­yor de 10 años; sus­pen­sión de ac­ti­vi­da­des, por un pe­rio­do que no se­rá me­nor de tres me­ses ni ma­yor de tres años; di­so­lu­ción de la so­cie­dad res­pec­ti­va; in­dem­ni­za­ción por los da­ños y per­jui­cios oca­sio­na­dos a la Ha­cien­da Pú­bli­ca o al pa­tri­mo­nio de los en­tes pú­bli­cos.

Las san­cio­nes ya exis­ten, pe­ro co­mo ex­pre­sa Mar­tín, hoy no hay quien las eje­cu­te; has­ta la fe­cha, el SNA si­gue sin un fis­cal que lo pon­ga en mar­cha.

“NO­SO­TROS SIEM­PRE HE­MOS DI­CHO QUE UN CÓ­DI­GO DE ÉTI­CA QUE NO TIE­NE CON­SE­CUEN­CIAS ES LO MIS­MO QUE TE­NER UNA BIBL IA; S I NO HAY A LGUIEN QUE ME CASTIGUE POR UNA MAL A AC­CIÓN, NO S IRVE”. —SERGIOMARTÍN, CON­CA­MIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.