Obras - - Obra Del Mes -

EEl co­ra­zón de la re­no­va­ción del cam­pus del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, ba­jo el pro­gra­ma Dis­tri­to­tec, ha si­do la crea­ción de una nue­va bi­blio­te­ca, con­ce­bi­da co­mo “una se­rie de es­pa­cios que se des­do­blan des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo pi­so… un gran es­pa­cio de reunión, una for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta de con­ce­bir una bi­blio­te­ca, y una nue­va for­ma de ex­plo­rar el cam­pus”, ase­gu­ra Den­nis Pieprz, di­rec­tor de Di­se­ño Ur­bano de Sa­sa­ki As­so­cia­tes, quien reali­zó el plan maes­tro de la re­no­va­ción del cam­pus en con­jun­to con las fi rmas re­gio­mon­ta­nas GLR Ar­qui­tec­tos, li­de­ra­da por Gil­ber­to Rodríguez, y RDLP Ar­qui­tec­tos, a car­go de Ro­dri­go de la Pe­ña, y el área de Ar­qui­tec­tu­ra del Tec­no­ló­gi­co.

El re­to fue la crea­ción de una obra con un di­se­ño atem­po­ral, que per­mi­tie­ra la con­fi­gu­ra­ción de sus es­pa­cios y la ade­cua­ción de sus am­bien­tes pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je de los alum­nos y que al mis­mo tiem­po, ofre­cie­ra la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad a los cam­bios a los que po­dría es­tar so­me­ti­do con el pa­so del tiem­po.

“Nos ba­sa­mos en ideas de trans­pa­ren­cia, pa­ra ha­cer más vi­si­ble lo que ocu­rre en el cam­pus; de co­ne­xión en­tre to­das las en­ti­da­des, que en el an­ti­guo plan es­ta­ban muy se­pa­ra­das en­tre sí, y que al fi nal to­do re­sul­ta­ra en lo que no­so­tros lla­ma­mos co­la­bo­ra­ción”, cuen­ta Den­nis Pieprz.

La pri­me­ra pie­dra de es­te nue­vo plan maes­tro fue la crea­ción de un nue­vo ‘hub bi­blio­te­ca­rio’.

El an­ti­guo edi­fi­cio es­ta­ba en una ubi­ca­ción cen­tral, lo que ofre­cía una opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar una nue­va vi­sión de la uni­ver­si­dad y de ge­ne­rar un im­pac­to en la vi­da de los que aquí es­tu­dian, en­se­ñan o sim­ple­men­te vi­si­tan, cuen­ta Pieprz.

El in­mue­ble de­bía ser el re­fle­jo de una nue­va ge­ne­ra­ción, de un nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo y de una nue­va ma­ne­ra de apren­der, co­la­bo­rar y tra­ba­jar, ase­gu­ra To­rre.

Pa­blo Sa­vid-bu­te­ler, di­rec­tor prin­ci­pal de Sa­sa­ki As­so­cia­tes, men­cio­na que el edi­fi­cio pre­sen­ta­ba una gran can­ti­dad de de­fi­cien­cias y la im­po­si­bi­li­dad de adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des del cam­pus y su evo­lu­ción; fue ne­ce­sa­rio de­mo­ler­la.

Smart li­brary

El nue­vo es­pa­cio re­qui­rió de una in­ver­sión de 725 mi­llo­nes de pe­sos (mdp). Tie­ne 26 m de al­tu­ra y 17,300 m2 cons­trui­dos –ca­si 5,000 m2 más que la an­ti­gua bi­blio­te­ca–, dis­pues­tos en un só­tano, una plan­ta ba­ja y cin­co ni­ve­les, con ca­pa­ci­dad de al­ber­gar a 2,500 usua­rios, con­tra los 1,848 del edi­fi­cio an­te­rior.

La plan­ta ba­ja, a ni­vel de pi­so, al­ber­ga un au­di­to­rio con ca­pa­ci­dad pa­ra 140 per­so­nas, y se ex­tien­de en for­ma de gra­das has­ta el pri­mer pi­so, y un pa­tio cen­tral con un ele­va­dor pa­no­rá­mi­co, con vis­tas al in­te­rior del re­cin­to; fun­ge co­mo uno de los cua­tro ac­ce­sos.

El pa­tio cen­tral al­ber­ga puen­tes y es­ca­le­ras, fi­jas y eléc­tri­cas; es un es­pa­cio pú­bli­co que pue­de ser uti­li­za­do pa­ra even­tos mu­si­ca­les y cul­tu­ra­les.

A par­tir del pri­mer pi­so es po­si­ble en­con­trar dis­tin­tos con­cep­tos fle­xi­bles de la­bo­ra­to­rios, sa­las, ta­lle­res y sa­las de tra­ba­jo equi­pa­das con pro­yec­to­res, pan­ta­llas y di­ver­sas he­rra­mien­tas que en­ri­que­cen la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo de sus usua­rios y pue­den ade­cuar­se pa­ra crear dis­tin­tas at­mós­fe­ras que fa­ci­li­ten la mul­ti­dis­ci­pli­na­rie­dad y el tra­ba­jo in­di­vi­dual y co­la­bo­ra­ti­vo.

ES EL PRI­MER PRO­YEC­TO EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA QUE USA EL CRIS­TAL BAN90, QUE RE­DU­CE LA FIL­TRA­CIÓN DE CA­LOR A 23% Y A 20% EL USO DE AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO.

Los pi­sos ter­ce­ro, cuar­to y quin­to res­guar­dan el blo­que de acer­vo fí­si­co que hoy es de 200,000 li­bros, aun­que su ca­pa­ci­dad va has­ta los 400,000 vo­lú­me­nes.

El re­cin­to cuen­ta tam­bién con una co­lec­ción di­gi­tal de 1.6 mi­llo­nes de vo­lú­me­nes, cerca de 180,000 li­bros elec­tró­ni­cos y un nue­vo sis­te­ma con tec­no­lo­gía RFID (Ra­dio Fre­quency Iden­ti­fi­ca­tion) que apo­ya la ad­mi­nis­tra­ción de la co­lec­ción y la rea­li­za­ción de in­ven­ta­rios.

Una ca­fe­te­ría y una gran te­rra­za con vis­tas al cam­pus y al ce­rro de La Si­lla, que re­si­den en el quin­to ni­vel del edi­fi­cio, son es­pa­cios que rom­pen con la idea de una bi­blio­te­ca tra­di­cio­nal.

De igual for­ma, lo ha­ce la di­ver­si­dad de su mo­bi­lia­rio, con­for­ma­do por dis­tin­tos ti­pos de me­sas, si­llas, si­llo­nes e in­clu­so pufs – que son tam­bién usa­dos por los es­tu­dian­tes pa­ra to­mar sies­tas en­tre cla­ses o pa­ra sen­tar­se a con­tem­plar la di­ver­si­dad de fau­na que ha­bi­ta el cam­pus, las au­las o las ex­ten­sas áreas ver­des que ro­dean al edi­fi­cio, en­tre ellas el icó­ni­co Jar­dín de las Ca­rre­ras.

El nue­vo edi­fi­cio lo­gra una co­ne­xión con su en­torno y una fu­sión en­tre el in­te­rior, el ex­te­rior y el pa­tio cen­tral, “al pun­to que en­trar o sa­lir del edi­fi­cio es ca­si im­per­cep­ti­ble”, afir­ma Sa­vid-bu­te­ler.

De vo­la­dos y cor­do­nes um­bi­li­ca­les

Rea­li­zar la cons­truc­ción en el co­ra­zón del cam­pus fue un re­to, co­men­ta Luis Graue, di­rec­tor de Cons­truc­cio­nes del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. El pri­mer pa­so fue cons­truir un ‘cor­dón um­bi­li­cal’, una ca­lle

al in­te­rior del cam­pus pa­ra per­mi­tir la en­tra­da y sa­li­da de los vehícu­los de cons­truc­ción. Fue­ron to­ma­dos 3,000 m2 del es­ta­cio­na­mien­to del es­ta­dio de la uni­ver­si­dad pa­ra el cam­pa­men­to de obra y se acor­do­nó to­da el área pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes.

De ahí, se reali­zó una ru­ta al­ter­na de ser­vi­cios. “Des­via­mos las vías de elec­tri­ci­dad, agua, dre­na­je, prác­ti­ca­men­te to­dos los ser­vi­cios pa­ra que el res­to de los edi­fi­cios no re­sin­tie­ran la cons­truc­ción”, ase­gu­ra Graue.

La cons­truc­ción re­qui­rió 2,200 to­ne­la­das de ace­ro es­truc­tu­ral y 6,050 m3 de con­cre­to, 64 pi­las de ci­men­ta­ción, que van des­de 13 has­ta 25 m de pro­fun­di­dad, y un equi­po de cerca de 480 tra­ba­ja­do­res de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas. Em­pre­sas me­xi­ca­nas co­mo la cons­truc­to­ra Anáhuac, la fir­ma de in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral SOC­SA y la em­pre­sa pro­duc­to­ra de es­truc­tu­ras de ace­ro Atecno, tam­bién par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so.

Fran­cis­co Yeo­mans, del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Ci­vil del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, co­men­ta que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen tan in­tere­san­te a es­ta es­truc­tu­ra son sus vo­la­dos, de 9 y 18m de cla­ro.

El can­ti­lé­ver de 18 m fue cons­trui­do pa­ra ofre­cer un es­pa­cio te­cha­do don­de rea­li­zar even­tos o só­lo es­tar, so­por­ta seis pi­sos. Es un equi­va­len­te a te­ner una vi­ga apo­ya­da de 36 m: “el vo­la­do de es­te re­cin­to so­por­ta 700 kg/m2 en ca­da pi­so, ase­gu­ra.

Yeo­mans cuen­ta que la es­truc­tu­ra tu­vo que ser mo­di­fi­ca­da pa­ra lo­grar que la per­cep­ción de la ali­nea­ción fue­ra mí­ni­ma. Ade­más, era ne­ce­sa­rio ase­gu­rar­se de que la es­truc­tu­ra “no se mo­vie­ra mu­cho”. Pa­ra ello se reali­zó una se­rie de si­mu­la­cio­nes pa­ra ob­ser­var el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co de la es­truc­tu­ra y man­te­ner las vi­bra­cio­nes den­tro de un lí­mi­te im­per­cep­ti­ble, re­la­ta.

Cris­tal so­lar Ban 90

Eu­ge­nio Ta­pia, pro­ject­ma­na­ger de Cons­truc­ción de Dis­tri­to­tec, ase­gu­ra que el plan­tea­mien­to fue cons­truir un edi­fi­cio que tam­bién apor­ta­ra al me­dioam­bien­te, y ya es­tá en pro­ce­so de ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción LEED Pla­ta por el US Green Buil­ding Coun­cil.

En­tre los factores que ayu­da­ron a lo­grar­lo des­ta­ca que 20% de los ma­te­ria­les con los que se cons­tru­yó son re­ci­cla­dos, se in­clu­ye­ron equi­pos efi­cien­tes que ge­ne­ran aho­rros de has­ta 35% del con­su­mo de agua y 32% del con­su­mo de ener­gía.

Ade­más, el in­mue­ble es­tá do­ta­do de ilu­mi­na­ción LED con sen­so­res de pre­sen­cia y luz so­lar, un sis­te­ma de per­sia­nas au­to­ma­ti­za­das que se ac­ti­van se­gún el ni­vel de aso­lea­mien­to, un sis­te­ma de ais­la­mien­to de al­to ren­di­mien­to en la azo­tea y equi­pos de HVAC, de al­to desem­pe­ño y ba­jo con­su­mo ener­gé­ti­co. En to­tal fue­ron re­que­ri­das 520 to­ne­la­das de re­fri­ge­ra­ción pa­ra acon­di­cio­nar el es­pa­cio.

Ta­pia ase­gu­ra que es­te edi­fi­cio es el pri­me­ro en Amé­ri­ca La­ti­na en uti­li­zar el cris­tal So­lar Ban 90, ele­gi­do por ser un cris­tal duo-vent de al­to ren­di­mien­to que só­lo per­mi­te la fi ltra­ción de 23% del ca­lor que re­ci­be el edi­fi­cio y re­du­ce en 20% el uso de equi­pos de HVAC. Pe­ro, so­bre to­do, es com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te, a di­fe­ren­cia de los de­más cris­ta­les efi­cien­tes que exis­ten en el mer­ca­do, lo que en­ca­ja per­fec­ta­men­te con el prin­ci­pio de trans­pa­ren­cia de la bi­blio­te­ca.

Pa­ra la fa­cha­da se em­plea­ron 16,400 m2 de es­te cris­tal. José An­to­nio To­rre, di­rec­tor de Ur­ba­nis­mo Ciu­da­dano del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, co­men­ta que tam­bién hay lou­vers cal­cu­la­dos pa­ra in­ci­dir de ma­ne­ra óp­ti­ma en la in­cli­na­ción so­lar y así re­du­cir el im­pac­to del sol so­bre la es­truc­tu­ra de cris­tal sin com­pro­me­ter la trans­pa­ren­cia.

“Ca­da de­ta­lle fue cui­da­do pa­ra que fue­ra un edi­fi­cio al­ta­men­te efi­cien­te y a la vez trans­pa­ren­te, co­nec­ta­do y abier­to”, ase­gu­ra.

Si bien Pieprz lo ca­li­fi­ca co­mo un edi­fi­cio cu­yo di­se­ño y co­ne­xión con su en­torno lo do­tan de una apa­rien­cia ins­pi­ra­do­ra “muy in­tere­san­te en el con­tex­to del cam­pus”, tam­bién ase­gu­ra que su mi­sión va más allá de ser só­lo una bi­blio­te­ca, pues la fle­xi­bi­li­dad que pro­me­te, la nue­va for­ma de co­la­bo­ra­ción que ofre­ce a los es­tu­dian­tes y la ma­ne­ra en que irá evo­lu­cio­nan­do a la par de la ins­ti­tu­ción, la ha­rán un ver­da­de­ro mo­de­lo a se­guir pa­ra otros cen­tros de apren­di­za­je en La­ti­noa­mé­ri­ca y el mun­do.

APOS­TÓ POR UN DI­SE­ÑO ATEM­PO­RAL, QUE PER­MI­TIE­RA LA FLE­XI­BI­LI­DAD DE ES­PA­CIOS PA­RA ME­JO­RAR LA EX­PE­RIEN­CIA DEL APREN­DI­ZA­JE .

ES­PA­CIOS PA­RA ES­TAR. El di­se­ño de es­pa­cios mul­ti­fun­cio­na­les con­for­man dis­tin­tas áreas pa­ra es­tar.

VIS­TAS VER­DES. Do­tar a los in­te­rio­res de pai­sa­jes en el en­torno da un va­lor agre­ga­do de es­par­ci­mien­to.

POR DEN­TRO. Más de 6,000 m3 de con­cre­to y 2,200 to­ne­la­das de ace­ro sos­tie­nen la edi­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.