Re­si­den­cias se­ño­ria­les

Op­tar por un es­ti­lo de vi­da que ha­ce a un la­do las eti­que­tas am­plía las po­si­bi­lia­des del lu­jo, y fle­xi­bi­li­za las ten­den­cias.

Obras - - Contenido - POR LU­CÍA BUR­BANO / L ONDRES

Las ex­pre­sio­nes del lu­jo no tie­nen lí­mi­tes, so­bre to­do cuan­do se con­vier­ten en un es­ti­lo de vi­da per­so­na­li­za­do.

Un seg­men­to an­ta­ño ex­clu­si­vo y pri­va­do, hoy am­plía el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des; así el lu­jo se en­ca­mi­na ca­da vez más ha­cia un es­ti­lo de vi­da, y de­ja de la­do la eti­que­ta ar­cai­ca que lo li­ga a un es­ta­do o con­di­ción so­cial.

Una de las no­ve­da­des de­tec­ta­das en el re­por­te 2017 The Year Ahead in Lu­xury Real Es­ta­te, de Man­sion Glo­bal, es la in­clu­sión de ame­ni­da­des pa­ra el dis­fru­te de re­si­den­tes y sus hués­pe­des en nue­vas ur­bes.

Es el ca­so de Oh! Ecua­dor, un con­jun­to de dos to­rres de 19 plan­tas con 102 apar­ta­men­tos de una, dos y tres ha­bi­ta­cio­nes, inau­gu­ra­do en 2016 en el ex­clu­si­vo ba­rrio de González Suá­rez, en Qui­to. Los de­par­ta­men­tos fue­ron di­se­ña­dos por el ho­lan- dés Mar­cel Wan­ders, en co­la­bo­ra­ción con Uri­be & Sch­warz­kopf y YOO, la em­pre­sa de in­te­rio­ris­mo glo­bal co­fun­da­da por Phi­lip­pe Starck. Tan­to su ex­te­rior co­mo su in­te­rior se ins­pi­ran en la fau­na y flo­ra lo­cal. Par­te de su atrac­ti­vo es la mul­ti­tud de zo­nas co­mu­nes y de en­tre­te­ni­mien­to, idea­das pa­ra un ti­po de re­si­den­te lo­cal y ex­tran­je­ro “que ado­ra las nue­vas ex­pe­rien­cias, so­cia­li­zar y que apre­cian el di­se­ño in­te­li­gen­te y las ame­ni­da­des; un con­cep­to de lu­jo ba­sa­do en la pro­yec­ción de lo que quie­ren lle­gar a ser y no en los ob­je­tos que po­seen”, ex­pli­ca Mar­cel Wan­ders.

La de­co­ra­ción de los de­par­ta­men­tos se ba­sa en tres con­cep­tos: tie­rra, fue­go y ai­re. En el ca­so del fue­go, por ejem­plo, se com­bi­nan es­tam­pa­dos, se yux­ta­po­si­cio-

nan su­per­fi­cies y se em­plean ma­te­ria­les ecléc­ti­cos que bus­can des­per­tar “ener­gía, pa­sión y sen­sa­cio­nes vi­bran­tes”, di­ce el di­se­ña­dor. “Tie­rra des­ta­ca por el uso de co­lo­res y to­nos cá­li­dos, acom­pa­ña­dos por ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la ma­de­ra, pie­dra o mo­sai­co.

Otro ele­men­to des­ta­ca­do de Oh! Ecua­dor son las ame­ni­da­des en zo­nas co­mu­ni­ta­rias: al­ber­cas in­te­rio­res y ex­te­rio­res, gim­na­sio, spa, zo­na de jue­gos, sa­las de reunio­nes, pla­ta­for­ma pa­ra prac­ti­car yo­ga.

“He­mos crea­do es­tos es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra cons­truir una co­mu­ni­dad con sen­ti­do de per­te­nen­cia, don­de los es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos se en­tre­mez­clan, y don­de se com­par­ten ex­pe­rien­cias con fa­mi­lia­res y ami­gos”, des­ta­ca Wan­ders. La sa­la de es­tar, por ejem­plo, se ex­tien­de des­de el in­te­rior has­ta el ex­te­rior pa­ra co­nec­tar con es­ta idea de lo pri­va­do y pú­bli­co.

Wan­ders ex­pli­ca que son lu­jo­sos por­que invierten en la cul­tu­ra lo­cal, en la co­ne­xión con el en­torno y con la na­tu­ra­le­zam “en un es­ti­lo de vi­da que es per­so­nal y va­lio­so pa­ra los ocu­pan­tes, al­go que no tie­ne pre­cio”.

Co­lec­cio­nis­tas de ar­te

Otra de las ten­den­cias re­ve­la­das, en es­te ca­so por Ch­ris­tie’s In­ter­na­tio­nal Real Es­ta­te y su re­por­te anual

Lu­xury De­fi­ned, es una ma­yor ad­qui­si­ción de obras de ar­te y su ex­hi­bi­ción e in­te­gra­ción con el in­te­rio­ris­mo.

Geor­gie Grandy, pro­pie­ta­ria del es­pa­cio Grandy Art, en Lon­dres, tra­ba­ja co­do con co­do con in­terio­ris­tas y clien­tes en la bús­que­da y mé­to­dos de ex­po­si­ción de sus nue­vas ad­qui­si­cio­nes.

Grandy ex­pli­ca que el clien­te tie­ne que vi­sua­li­zar la in­clu­sión de las obras en sus re­si­den­cias, por ello co­la­bo­ra con la ca­sa de an­ti­cua­rios Lord­fords en la ex­plo­ra­ción de nue­vos for­ma­tos ex­po­si­ti­vos.

Lord­fords cuen­ta con una man­sión en el ba­rrio de Chel­sea, de­co­ra­da con mo­bi­lia­rio, pa­pel ta­piz y te­las. Allí sue­le ex­po­ner a los ar­tis­tas que su ga­le­ría re­pre­sen­ta “pa­ra que se vi­sua­li­cen co­mo par­te de un con­jun­to y es­ti­lo”, ex­pli­ca.

“Una de las pa­re­des de nues­tra ga­le­ría es­tá de­co­ra­da co­mo si fue­ra un sa­lón, lo que ayu­da a rea­li­zar la transición en­tre la ga­le­ría y la re­si­den­cia don­de ha­bi­tan los clien­tes”, agre­ga la ex­per­ta.

La co­lec­cio­nis­ta tam­bién co­la­bo­ra con in­terio­ris­tas pa­ra lo­grar es­ta ar­mo­nía

La dis­cre­ción que brin­dan los ma­te­ria­les na­tu­ra­les en co­ci­nas y ba­ños, se ha con­ver­ti­do en una ex­pre­sión ac­tual del lu­jo.

co­mo par­te de una ini­cia­ti­va de­no­mi­na­da ‘Ar­te e In­te­rio­res’ desa­rro­lla­da por ella. “Si el clien­te ha op­ta­do por ad­qui­rir una pie­za, és­ta de­be ocu­par un lu­gar des­ta­ca­do. Es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra que los di­se­ña­do­res ad­quie­ran un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do so­bre sus gus­tos”, re­fle­xio­na.

Ex­pli­ca que an­tes de ad­qui­rir una obra de ar­te es im­por­tan­te sa­ber dón­de la vas a co­lo­car. “Par­te de mi tra­ba­jo es ir a las ca­sas de mis clien­tes pa­ra iden­ti­fi­car cuál es su es­ti­lo, in­te­rio­ris­mo y gus­tos per­so­na­les. El es­pa­cio es in­creí­ble­men­te re­le­van­te”, comparte.

Clien­te­la glo­bal

Es­ta nue­va de­fi­ni­ción de lu­jo in­clu­ye una ti­po­lo­gía de clien­te que ha via­ja­do y tie­nes va­rias re­si­den­cias al­re­de­dor del mun­do.

El di­se­ña­dor Ch­ris­top­her Hall es un ejem­plo de ciu­da­dano cos­mo­po­li­ta, pues des­de que se mar­chó de su país na­tal (Nue­va Ze­lan­da) ha vi­vi­do en Ate­nas, Roma, Syd­ney, Pa­rís, Es­tam­bul, Lon­dres y Bar­ce­lo­na. “Ca­da una de es­tas ex­pe­rien­cias me ha ins­pi­ra­do y ha in­flui­do tre­men­da­men­te en mi apro­xi­ma­ción al in­te­rio­ris­mo. Par­te in­te­gral de mi tra­ba­jo es equi­li­brar ele­men­tos cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cos con el di­se­ño pa­ra crear un in­te­rior ho­lís­ti­co y fres­co”, ex­pli­ca.

En­tre sus clien­tes se en­cuen­tran la fa­mi­lia real de Ara­bia Sau­dí, el mag­na­te Ru­pert Mur­doch o fa­mi­lias tur­cas o sau­díes di­se­mi­na­das por el mun­do. En la ma­yo­ría de es­tos ca­sos, comparte Hall, es­tos in­te­rio­res re­fle­jan su lu­gar de re­si­den­cia ac­tual, un as­pec­to que el di­se­ña­dor re­fuer­za con ma­te­ria­les lo­ca­les e in­te­gran­do as­pec­tos que se iden­ti­fi­can con el en­torno.

La na­rra­ti­va, no obs­tan­te, se for­ma a me­nu­do a par­tir del con­tras­te: “al­gu­nos clien­tes, por ejem­plo, se sien­ten atraí­dos por el di­se­ño oto­mano, el mo­der­nis­mo o las an­ti­güe­da­des fran­ce­sas del si­glo XVIII. Es mi tra­ba­jo com­bi­nar­las pa­ra crear un in­te­rior ar­mo­nio­so y ele­gan­te”, expone Hall.

De su co­ne­xión con Orien­te Me­dio —lu­gar de ori­gen de mu­chos de sus clien­tes—ex­pli­ca que la ma­yor di­fe­ren­cia con oc­ci­den­te es “la dis­tin­ti­va luz na­tu­ral, el en­torno, la es­ca­la de las re­si­den­cias y las cos­tum­bres lo­ca­les”, ya que re­quie­ren una me­to­do­lo­gía “ca­paz de crear, si­mul­tá­nea­men­te, un es­pa­cio de in­ti­mi­dad pa­ra la fa­mi­lia y otro más for­mal pa­ra en­tre­te­ner a los hués­pe­des”, re­ve­la.

El pro­ce­so em­pie­za con escuchar y des­pués in­ter­pre­tar los de­seos del clien­te vi­sual­men­te, un pro­ce­so que Hall de­fi­ne co­mo flui­do, sin im­por­tar la es­ca­la de la re­si­den­cia que le en­car­guen pro­yec­tar.

Pa­ra Hall, el lu­jo se re­su­me en una “gran aten­ción a los de­ta­lles que con­for­man un pro­yec­to de in­te­rio­ris­mo”, e in­clu­ye no só­lo el es­pa­cio sino el mo­bi­lia­rio, tex­ti­les, pie­zas de ar­te o ar­te­sa­nía. To­do ello de­be ser in­cor­po­ra­do “con ele­gan­cia pa­ra ase­gu­rar un al­to ni­vel de co­mo­di­dad a los usua­rios”, es­pe­ci­fi­ca.

El neo­ze­lan­dés tam­bién di­se­ña mo­bi­lia­rio y cuen­ta con una co­lec­ción que mu­chas ve­ces per­so­na­li­za pa­ra sus clien­tes. Su úl­ti­mo lan­za­mien­to se pro­du­ci­rá en oto­ño y se ins­pi­ra en la mi­to­lo­gía grie­ga y en los via­jes que reali­zó por el Me­di­te­rrá­neo.

El lu­jo es­tá en los de­ta­lles

Otro ele­men­to que de­fi­ne el lu­jo son los ma­te­ria­les y la su­pre­ma aten­ción al de­ta­lle. Pa­ra la re­no­va­ción de la co­ci­na y el ba­ño de un de­par­ta­men­to de la dé­ca­da de los 50, si­tua­do cer­ca de la lo­ca­li­dad bel­ga de Leu­ven, Die­ter Van­der Vel­pen Ar­chi­tects plan­teó es­ta re­for­ma co­mo un ho­me­na­je a ma­te­ria­les co­mo el bron­ce, los már­mo­les Tra­ver­tino y Ca­la­cat­ta y el vi­ni­lo de no­gal,

acom­pa­ña­do por un gran mi­mo en la fi­na­li­za­ción de ca­da uno de los aca­ba­dos. El ar­qui­tec­to Van­der Vel­pen ex­pli­ca que su des­pa­cho tra­ba­ja ba­jo la pre­mi­sa de un lu­jo “sub­es­ti­ma­do”, ba­sa­do prin­ci­pal­men­te en el uso de ma­te­ria­les que son “lu­jo­sos de por sí pe­ro no por la for­ma en que los pre­sen­ta­mos; la cla­ve es­tá en los de­ta­lles”.

Por ejem­plo, pa­ra el bron­ce que di­vi­de los ma­te­ria­les em­plea­dos en la is­la de la co­ci­na o en los po­mos de los ar­ma­rios del ba­ño, el des­pa­cho op­tó por un aca­ba­do pa­ti­na­do, que es más os­cu­ro, ex­pli­ca Van­der Vel­pen. Si­guien­do la fi­lo­so­fía del mo­der­nis­mo de me­dia­dos del si­glo XX, no exis­ten de­ta­lles o de­co­ra­cio­nes su­per­fluas, sino una má­xi­ma aten­ción en eje­cu­cio­nes. co­mo ali­near las jun­tas del ba­ño pa­ra crear una se­rie de lí­neas rec­tas con­ti­nuas, unos por­me­no­res que pa­ra los clien­tes se con­vir­tie­ron en fun­da­men­ta­les.

Los ma­te­ria­les son el hi­lo con­duc­tor y crean un diá­lo­go gra­cias a la elec­ción del no­gal o el alu­mi­nio pa­ra las ven­ta­nas de la co­ci­na. Los co­lo­res son otro ne­xo de unión, una pa­le­ta neu­tra no exen­ta de con­tras­te pa­ra “des­ta­car ele­men­tos co­mo la is­la de la co­ci­na, el ele­men­to pro­ta­go­nis­ta, que es com­ple­ta­men­te ne­gra”, comparte Van­der Vel­pen. En es­te mue­ble con­flu­yen has­ta cin­co ma­te­ria­les: gra­ni­to ne­gro de Zim­bab­we, vi­ni­lo de no­gal, bron­ce pa­ti­na­do, mármol de Ca­la­cat­ta y gri­fos la­quea­dos en ne­gro, crean­do una com­po­si­ción grá­fi­ca.

El mármol, por ejem­plo, fa­vo­re­ce el diá­lo­go en­tre la co­ci­na y el ba­ño, pe­ro con una di­fe­ren­cia: el de la co­ci­na se ha cor­ta­do trans­ver­sal­men­te, re­sal­tan­do la tex­tu­ra.

En el ca­so del ba­ño, la pe­ti­ción del clien­te era crear “un es­pa­cio lujoso y un am­bien­te tran­qui­lo en una su­per­fi­cie li­mi­ta­da”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to. Pa­ra ello, el mármol Tra­ver­tino se con­vier­te en la ‘es­tre­lla’ de las pa­re­des de la du­cha, en el po­dio que so­bre­sa­le, y en la pi­ca, cu­yos gri­fos ne­gros son de la mar­ca Dorn­bratch. El mo­bi­lia­rio es­tá fa­bri­ca­do en vi­ni­lo de no­gal.

“El tac­to y dis­cre­ción que pro­por­cio­nan los ma­te­ria­les na­tu­ra­les em­plea­dos en am­bos es­pa­cios y la sim­pli­ci­dad de las lí­neas re­su­me nues­tra idea de lu­jo y la de nues­tros clien­tes”, afir­ma el di­se­ña­dor Van­der Vel­pen.

Es­pa­cios co­mu­nes don­de las ame­ni­da­des son cla­ve pa­ra en­ta­blar re­la­cio­nes, tam­bién se vuel­ven en pro­ta­go­nis­tas.

ALU­SIÓN A LA NA­TU­RA­LE­ZA.

El lu­jo ra­di­ca en ser un eco del en­torno, al tiem­po que brinda di­se­ño ex­clu­si­vo, con­fort y se­re­ni­dad.

EN ARA­BIA SAU­DI­TA.

As­pec­to de área de re­cep­ción, di­se­ña­do por Ch­ris­top­her Hall, quien pro­po­ne di­se­ños glo­ba­les.

AHÍ ES­TÁ EL DE­TA­LLE.

In­te­rior de BC Hou­se, del di­se­ña­dor Die­ter Van­der Vel­pen, quien apues­ta por to­na­li­da­des neu­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.