2018 mul­ti­sen­so­rial

Cien­cia, en­tre­te­ni­mien­to y ten­den­cias de di­se­ño se en­fo­can en po­ten­ciar la ex­pe­rien­cia del usua­rio. Obras pre­sen­ta las in­no­va­cio­nes en los sec­to­res más ac­ti­vos pa­ra 2018.

Obras - - Interiorismo - P OR LUC Í A BUR­BANO / L ONDR E S

COR­PO­RA­TI­VOS: SE CON­SO­LI­DA EL MO­DE­LO HÍBRIDO

Los es­pa­cios cor­po­ra­ti­vos in­te­gran ca­da vez más en sus in­te­rio­res ser­vi­cios pro­pios de sec­to­res co­mo la res­tau­ra­ción, el co­mer­cios y los ho­te­les.

“Gra­cias a la tec­no­lo­gía y a há­bi­tos de tra­ba­jo más fle­xi­bles, es­tos es­pa­cios se con­vier­ten en lu­ga­res pa­ra so­cia­li­zar, apren­der e in­no­var, don­de el em­plea­do se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de to­do”, afir­ma Je­remy Myer­son, di­rec­tor de Work­tech Aca­demy y profesor de di­se­ño del Ro­yal Co­lle­ge of Art, en Lon­dres. Pa­ra cap­tar ta­len­to millennial, jus­ti­fi­ca, es ne­ce­sa­rio que los cor­po­ra­ti­vos cuen­ten con un es­pa­cio que les re­sul­te atrac­ti­vo a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Mu­chas de esas em­pre­sas se lo­ca­li­zan en edi­fi­cios de uso mix­to en el cen­tro de las ciu­da­des, y rom­pen con la fron­te­ra tra­di­cio­nal en­tre ex­te­rior e in­te­rior. “El di­se­ño de al­gu­nas de es­tas ofi­ci­nas re­cuer­dan más al ves­tí­bu­lo de un ho­tel”, agre­ga.

El mo­de­lo co­wor­king se im­po­ne, in­clu­so en sec­to­res más tra­di­cio­na­les co­mo el fi­nan­cie­ro. El mo­ti­vo es que los ban­cos po­seen un am­plio por­ta­fo­lio de pro­pie­da­des que pre­fie­ren ex­plo­tar con un mo­de­lo híbrido que asig­nán­do­le un so­lo uso.

Myer­son in­sis­te en que es­ta “re­vo­lu­ción” na­ce gra­cias a los usua­rios. La pro­duc­ti­vi­dad del em­plea­do aho­ra se mi­de por fac­to­res co­mo la sa­lud o fe­li­ci­dad, y es por ello que par­te de la cul­tu­ra la­bo­ral que ofre­cen los cor­po­ra­ti­vos in­clu­ye gim­na­sios, zo­nas de re­la­ja­ción, un me­nú más sa­lu­da­ble en los co­me­do­res o la apli­ca­ción de re­cur­sos me­dioam­bien­ta­les.

Co­mo el mo­de­lo in­dus­trial vi­vió una re­vo­lu­ción gra­cias a tec­no­lo­gías co­mo el te­lé­fono, la má­qui­na de es­cri­bir, la bom­bi­lla o los as­cen­so­res, aho­ra la nu­be, la co­nec­ti­vi­dad per­ma­nen­te, la fle­xi­bi­li­dad en la dis­po­si­ción del mo­bi­lia­rio y la pre­pon­de­ran­cia de edi­fi­cios in­te­li­gen­tes de­fi­nen el es­pa­cio la­bo­ral.

Pa­ra Myer­son, la con­so­li­da­ción del mo­de­lo híbrido es im­pa­ra­ble, y aun­que su im­ple­men­ta­ción no se es­tá rea­li­zan­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad en to­dos los sec­to­res, au­gu­ra que los más tra­di­cio­na­les abra­za­rán es­ta re­vo­lu­ción más tem­prano que tar­de.

RES­TAU­RAN­TES: EX­PE­RIEN­CIAS MULTISENSORIALES

Co­mo la gas­tro­no­mía es ca­da vez más in­no­va­do­ra, el di­se­ño de in­te­rio­res pa­ra es­te ti­po de es­pa­cios ya bus­ca ele­var el me­nú in­cor­po­ran­do los cin­co sen­ti­dos.

“Pa­ra que un res­tau­ran­te sea exi­to­so hay que abor­dar su di­se­ño con un en­fo­que ho­lís­ti­co, don­de la ex­pe­rien­cia

del co­men­sal sea cohe­ren­te des­de el prin­ci­pio has­ta el fi­nal”, comparte la di­se­ña­do­ra Afro­di­ti Kras­sa.

El pun­to cen­tral des­de don­de se idea un res­tau­ran­te es el me­nú. A par­tir de aquí, to­do los de­más ele­men­tos irra­dian de for­ma ex­pan­si­va sin ol­vi­dar su co­ne­xión con la co­mi­da. “Cuan­do pro­bé el me­nú de Dishoom (un res­tau­ran­te in­dio di­se­ña­do por Kras­sa en 2010) le di­je al clien­te que me ima­gi­na­ba un am­bien­te cá­li­do, tác­til y con cla­se por­que su co­mi­da te­nía ese sa­bor”, ejem­pli­fi­ca.

El pú­bli­co que aho­ra acu­de a los res­tau­ran­tes ha cam­bia­do, así co­mo sus ex­pec­ta­ti­vas. “Los clien­tes son más jó­ve­nes y via­ja­dos, por lo que bus­can una ex­pe­rien­cia cul­tu­ral e in­mer­si­va que les trans­por­te a otro mun­do”, ex­pli­ca.

Kras­sa ci­ta a Char­les Spen­ce, profesor de la uni­ver­si­dad de Ox­ford, es­pe­cia­li­za­do en gas­tro­fí­si­ca, co­mo otra de las fuen­tes a las que re­cu­rre pa­ra es­tu­diar el im­pac­to que los co­lo­res, so­ni­dos y ma­te­ria­les crean en nues­tras ex­pe­rien­cias cu­li­na­rias.

Spen­ce ha rea­li­za­do va­rias prue­bas en es­te cam­po. Por ejem­plo, dio a ca­tar el mis­mo ti­po de vino a dos gru­pos de per­so­nas; el pri­me­ro lo de­gus­tó en una ha­bi­ta­ción com­ple­ta­men­te ro­ja y el se­gun­do en una ver­de. Los pri­me­ros per­ci­bie­ron que el vino era de ma­yor ca­li­dad y te­nía más cuer­po que los se­gun­dos. “Es un ejer­ci­cio sim­ple que de­mues­tra el im­pac­to del en­torno en nues­tro pa­la­dar”, afir­ma la di­se­ña­do­ra.

“Cuan­do la in­dus­tria en­tien­da que el im­pac­to mul­ti­sen­so­rial va más allá de lo eco­nó­mi­co o es­té­ti­co, po­dre­mos em­pe­zar a tra­ba­jar con más chefs pa­ra crear ma­ra­vi­llo­sas ex­pe­rien­cias don­de el di­se­ño se­rá fun­da­men­tal pa­ra in­no­var y co­nec­tar el pa­la­dar con el res­to de los sen­ti­dos”, afir­ma.

CO­MER­CIOS: EL USUA­RIO EN EL CEN­TRO

Pe­se a la ame­na­za que in­ter­net pue­da su­po­ner a los co­mer­cios, el for­ma­to de es­tos úl­ti­mos con­ti­núa vi­gen­te, aun­que de­ben re­for­zar la ex­pe­rien­cia del clien­te den­tro del es­pa­cio.

“Las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas más bá­si­cas con­ti­núan vi­gen­tes, aun­que sí es cier­to que en el ca­so de Reino Uni­do los con­su­mi­do­res se han vuel­to más im­pa­cien­tes”, re­ve­la Sa­bri­na Fa­ra­mar­zi, res­pon­sa­ble de ten­den­cias e ideas de I-AM.

El pun­to cen­tral des­de don­de se idea un res­tau­ran­te es el me­nú. A par­tir de ahí, to­dos los de­más ele­men­tos irra­dian.

La ex­per­ta pien­sa que los sec­to­res de be­lle­za y el del bri­co­la­je son pun­te­ros en in­cor­po­rar nue­vas ex­pe­rien­cias. De es­te úl­ti­mo, ci­ta a la ca­de­na Lo­we, que tras rea­li­zar una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes se dio cuen­ta de que mu­chos de sus clien­tes apren­den mi­ran­do vi­deos en You­tu­be, por lo que de­ci­die­ron in­cor­po­rar cas­cos de reali­dad au­men­ta­da pa­ra des­pués fa­ci­li­tar­le al clien­te los pro­duc­tos ne­ce­sa­rios dis­po­ni­bles en sus tien­das.

“In­no­van en una ti­po­lo­gía de tien­da que no ha cam­bia­do en años y de­mues­tran que, al fin y al ca­bo, el con­su­mi­dor acu­de a un co­mer­cio pa­ra des­cu­brir pro­duc­tos y las po­si­bi­li­da­des que per­mi­ten”, se­ña­la.

La in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías ayu­da al clien­te a vi­sua­li­zar cier­tos pro­duc­tos que son más com­ple­jos de ima­gi­nar en lí­nea.

So­nos, en su tien­da de Soho en Nue­va York, ins­ta­ló va­rias ca­bi­nas que re­crean di­fe­ren­tes es­pa­cios del ho­gar y per­mi­ten a los clien­tes co­nec­tar su mú­si­ca y escucharla a tra­vés de los al­ta­vo­ces y sis­te­mas de so­ni­do que ven­de la em­pre­sa.

“El con­su­mi­dor se tie­ne que iden­ti­fi­car con el ar­tícu­lo o vi­sua­li­zar men­tal­men­te su uso, al­go que es­tá cam­bian­do la for­ma en la que ex­po­nen los pro­duc­tos”, con­si­de­ra Sa­bri­na Fa­ra­mar­zi.

Story, tam­bién en Nue­va York, fun­cio­na co­mo tien­da te­má­ti­ca que ca­da seis u ocho se­ma­nas mues­tra ar­tícu­los di­fe­ren­tes re­la­cio­na­dos con un te­ma. La dis­po­si­ción la de­fi­nen en par­te los da­tos que ob­tie­nen gra­cias a los ma­pas de ca­lor que re­ve­lan las zo­nas de la tien­da con más trá­fi­co y las de me­nos.

Las ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les o de bie­nes­tar pa­re­cen ha­ber­se di­fu­mi­na­do por­que, en opi­nión de Fa­ra­mar­zi, no abor­dan “ne­ce­si­da­des fun­da­men­ta­les del ser hu­mano”, que son las que el con­su­mi­dor bus­ca cuan­do en­tra en una tien­da. Bien em­plea­da, la tec­no­lo­gía pue­de ser un gran alia­do del di­se­ña­dor.

BA­ÑOS: REIVIN­DI­CA­CIÓN DEL ES­PA­CIO

“¿Por qué hay que de­co­rar el ba­ño de for­ma di­fe­ren­te a la sa­la o el dor­mi­to­rio?”, se pre­gun­ta Dan Cook, di­se­ña­dor del es­pe­cia­lis­ta C.P. Hart. Su ar­gu­men­to es que se tra­ta de un es­pa­cio en el que ca­da vez pa­sa­mos más tiem­po, lo que se tra­du­ce en in­no­va­cio­nes y una se­rie de ten­den­cias que re­fle­jan es­ta reali­dad.

La pri­me­ra es la in­cor­po­ra­ción de co­lor en por­ce­la­nas, muy de­man­da­da —en el ca­so de Cook, en gris y rosa pá­li­do—, tam­bién en tex­ti­les y azu­le­jos. “La in­cor­po­ra­ción de co­lor per­mi­te que los di­se­ña­do­res sea­mos más crea­ti­vos y nos per­mi­te idear es­pa­cios con di­fe­ren­tes ca­pas que in­cor­po­ran más tac­ti­li­dad y emo­ción”, ex­pli­ca.

Se­ña­la va­rios es­ti­los que do­mi­na­rán 2018. La com­bi­na­ción en­tre Es­can­di­na­via e Ita­lia trae­rá el uso de ma­te­ria­les na­tu­ra­les y la sim­pli­ci­dad ele­gan­te del nor­te re­in­ter­pre­ta­da por los ita­lia­nos.

El di­se­ño in­dus­trial de es­té­ti­ca ur­ba­na que ini­ció en los lofts re­con­ver­ti­dos de Nue­va York tam­bién lle­ga­rá a

los ba­ños, pe­ro com­ple­men­ta­do con aca­ba­dos lu­jo­sos que aña­den un ni­vel de opu­len­cia.

La es­té­ti­ca de la dé­ca­da de los 70 re­gre­sa con una re­in­ter­pre­ta­ción de aque­lla for­mas re­tro y sus to­nos ro­sa­dos y ver­des.

En cuan­to a los ma­te­ria­les, Cook ex­pli­ca que se es­tán desa­rro­llan­do nue­vos com­pues­tos y aca­ba­dos me­tá­li­cos, así co­mo he­rra­mien­tas que per­mi­ten es­cul­pir pie­dra y cris­tal en for­mas “ex­cep­cio­na­les”, abrien­do nue­vas po­si­bi­li­da­des.

El di­se­ña­dor tam­bién se re­fie­re a la in­cor­po­ra­ción de ele­men­tos más tec­no­ló­gi­cos, co­mo las du­chas di­gi­ta­les, que fun­cio­nan con pan­ta­llas tác­ti­les y que tam­bién con­tro­lan la luz, los aro­mas o la va­ria­ción de tem­pe­ra­tu­ra y pre­sión del agua. Ade­más, per­mi­ten un al­to gra­do de aho­rro, per­so­na­li­za­ción y au­to­no­mía, co­mo la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar re­por­tes so­bre el con­su­mo de agua o lle­nar la ti­na des­de el ce­lu­lar.

CO­LOR Y TEX­TU­RAS: ECLECTICISMO

Dos de las cua­li­da­des que dis­tin­guen los in­te­rio­res del di­se­ña­dor Mi­les Redd es su com­bi­na­ción de co­lo­res sa­tu­ra­dos y tex­tu­ras de­sigua­les, tan­to en pa­re­des co­mo en mo­bi­lia­rio y de­más ob­je­tos.

El es­ta­dou­ni­den­se em­plea pa­le­tas ri­cas y sa­tu­ra­das y no le da mie­do jun­tar co­lo­res fuer­tes que rom­pen con to­das las re­glas es­ta­ble­ci­das. “En es­tos mo­men­tos, mis pa­le­tas pre­fe­ri­das son el azul ce­les­te y el gris con un to­que de nar­ci­so”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor.

Redd em­plea co­lo­res y tex­tu­ras pa­ra crear ca­pas que su­gie­ren una yux­ta­po­si­ción de es­ti­los. “Me en­can­ta la ten­sión; com­bi­nar bri­llos con su­per­fi­cies du­ras, pa­pel y sa­ti­na­do o ele­men­tos del si­glo XVIII con otros más mo­der­nos”, con­ti­núa. El tra­ba­jo em­pie­za por de­fi­nir pa­re­des y sue­los pa­ra des­pués ir pu­lien­do los de­ta­lles que dis­po­ne co­mo un puzz­le que hay que re­sol­ver. Su ins­pi­ra­ción son sus via­jes y la ex­po­si­ción del ojo a di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias vi­sua­les.

Por otro la­do, el Ins­ti­tu­to Pan­to­ne re­ve­ló en el In­ter­na­tio­nal Ho­me + Hou­se­wa­res Show, ce­le­bra­do en Chica­go, cuá­les van a ser las pa­le­tas que do­mi­na­rán en 2018.

Me­tá­li­cos neu­tros, iri­sa­cio­nes y co­lo­res in­ten­sos, com­bi­na­cio­nes com­ple­men­ta­rias de azul y na­ran­ja; to­na­li­da­des fres­cas co­mo li­ma, li­món o azul bri­llan­te; una ma­yor ri­que­za de ro­sas, ma­rrón al­men­dra, blan­co bri­llan­te o las com­bi­na­cio­nes ecléc­ti­cas em­plea­das, jus­ta­men­te, por Redd

DISHOOM.

Res­tau­ran­te de co­mi­da in­dia en Reino Uni­do. Di­se­ña­do por Afro­di­ti Kras­sa con to­nos y ma­te­ria­les cá­li­dos.

CON­SO­LI­DA­CIÓN.

Los es­pa­cios de co­wor­king o co­la­bo­ra­ti­vos se con­so­li­da­rán ha­cia 2018, pre­vén con­sul­to­res.

STORY (NEW YORK).

Cam­bia su te­má­ti­ca pe­rió­di­ca­men­te. Y usa ma­pas de ca­lor pa­ra de­ter­mi­nar la co­lo­ca­ción de los pro­duc­tos.

HOU­SE OF HACKNEY.

Ba­ño di­se­ña­do por C.P. Hart que com­bi­na tex­tu­ras y co­lo­res. ines­pe­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.