Fle­xi­bi­li­dad vi­tal

Las tu­be­rías re­sis­ten­tes a ca­tás­tro­fes to­man un pa­pel cen­tral en el sec­tor in­dus­trial, so­bre to­do por el gra­do de se­gu­ri­dad en el ma­ne­jo de flui­dos.

Obras - - Soluciones - POR OSO OSEGUERA

Gru­po ACF, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en sol­da­du­ras, uti­li­za di­fe­ren­tes ti­pos de gas y agua co­rrien­te en sus ta­lle­res, ubi­ca­dos en Tlal­ne­pantla, Es­ta­do de Mé­xi­co. A prin­ci­pios de 2017 re­em­pla­zó la tu­be­ría de agua que uti­li­za en el en­fria­mien­to de pro­ce­sos por una re­sis­ten­te a tem­blo­res.

Pa­ra Pa­blo Tor­que, ge­ren­te ge­ne­ral de la com­pa­ñía, en es­te ti­po de in­dus­trias es cru­cial ser muy cui­da­do­sos con los ga­ses, pe­ro do­ble­men­te pre­ca­vi­dos con el ma­ne­jo del agua.

Otra com­pa­ñía que hi­zo la mis­ma sus­ti­tu­ción es Dis­tri­bui­do­ra Mi­lla, co­mer­cia­li­za­do­ra de ga­ses y pro­duc­tos pa­ra sol­da­do­res, ubi­ca­da en Tul­titlán, Edo de­mex.

Jo­sé Bue­na­vis­ta, ge­ren­te de Dis­tri­bui­do­ra Mi­lla, se­ña­la que la nue­va tu­be­ría es fle­xi­ble, ca­paz de do­blar­se en ca­so de des­la­ves, re­sis­ten­te a cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra o sis­mos y no se fi­su­ra con fa­ci­li­dad.

En Que­ré­ta­ro, Par­ker fa­bri­ca es­ta tu­be­ría a ba­se de una alea­ción de alu­mi­nio con mag­ne­sio que la ha­ce ma­lea­ble. Las abra­za­de­ras ha­cen po­si­ble que ten­ga me­nos zo­nas de frag­men­ta­ción. Ade­más, la hol­gu­ra de des­pla­za­mien­to per­mi­te que el tu­bo no es­té tan rí­gi­do.

Es­ta so­lu­ción cuen­ta con di­ver­sas cer­ti­fi­ca­cio­nes que la ha­cen idó­nea pa­ra re­sis­tir sis­mos, es­fuer­zos me­cá­ni­cos, in­clu­so in­cen­dios, pues re­tar­da la ex­pan­sión del fue­go y po­see pin­tu­ra elec­tros­tá­ti­ca que brinda am­plia pro­te­ción en am­bien­tes quí­mi­cos.

“Es­ta tec­no­lo­gía es muy de­man­da­da y la uti­li­za en­tre 20 y 30% de nues­tros clien­tes. Ade­más, es ape­nas 20% más cos­to­sa que una tu­be­ría tra­di­cio­nal de ace­ro o co­bre”, ex­pli­ca Gre­go­rio Flo­res, ge­ren­te de Ven­tas de Par­ker.

Área de opor­tu­ni­dad

Pa­blo Tor­que re­sal­ta va­rias ven­ta­jas de es­ta tu­be­ría. Sin em­bar­go, ex­pre­sa que le gus­ta­ría que co­mo ocu­rre en Sa­la­man­ca, Es­pa­ña, su red tu­vie­ra sen­so­res y un sis­te­ma in­te­li­gen­te que re­gu­la­ra la pre­sión au­to­má­ti­ca­men­te, de­pen­dien­do de la de­man­da co­mo, por ejem­plo, pa­ra dar ma­yor cau­dal a de­ter­mi­na­das ho­ras o días se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da zo­na, y que con­ta­ra con sen­so­res que re­du­cen has­ta en 40% los ac­ci­den­tes.

El in­for­me pu­bli­ca­do por Vi­gi­lan­cia Tec­no­ló­gi­ca de la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (UIT), ti­tu­la­do ICT as an Ena­bler for Smart Wa­ter Ma­na­ge­ment, re­fie­re que los paí­ses en de­sa­rro­llo pier­den has­ta 50% de las aguas tra­ta­das co­mo con­se­cuen­cia de fu­gas en el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción o por robos.

Es­tas pér­di­das po­drían dis­mi­nuir con el uso de me­jo­res téc­ni­cas de me­di­ción. “En paí­ses desa­rro­lla­dos, la ins­ta­la­ción de un me­di­dor que per­mi­ta al usua­rio ver la can­ti­dad de agua uti­li­za­da en to­do mo­men­to pue­de re­du­cir su con­su­mo al­re­de­dor de 10%”, apun­ta el es­tu­dio.

Es­te in­for­me tam­bién re­co­mien­da la ges­tión del agua en fá­bri­cas a tra­vés de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. En es­te sen­ti­do, al­gu­nos sis­te­mas pro­por­cio­nan in­for­ma­ción en tiem­po real y en­vían alertas so­bre even­tos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos.

Roost, desa­rro­lla­do­ra de de­tec­to­res y alar­mas de hu­mo, creó el de­tec­tor in­te­li­gen­te de fu­gas de agua y de con­ge­la­ción Roost Smart Wa­ter Leak and Free­ze De­tec­tor, que in­clu­ye sen­so­res que diag­nos­ti­can y aler­tan so­bre cua­tro emer­gen­cias a tra­vés de un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

El sis­te­ma lan­za alertas an­te fu­gas de agua pro­du­ci­das por tu­be­rías ro­tas, elec­tro­do­més­ti­cos o en só­ta­nos; da­ños por con­ge­la­ción; apa­ri­ción de moho de­bi­do a al­tas con­di­cio­nes de hu­me­dad, o el uso in­efi­cien­te de ener­gía de­bi­do a una tem­pe­ra­tu­ra anor­mal del in­te­rior del in­mue­ble por pro­ble­mas con los sis­te­mas de ca­le­fac­ción y ai­re acon­di­cio­na­do, elec­tri­ci­dad o hue­cos en las jun­tas de las ven­ta­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.