RSC des­de el nú­cleo

Tra­tar bien a los co­la­bo­ra­do­res es el pri­mer pa­so pa­ra que las Py­mes desa­rro­llen su es­tra­te­gia de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va.

Obras - - Soluciones - POR PU­RI­FI­CA­CIÓN LUCENA

In­clu­so pa­ra la más pe­que­ña com­pa­ñía, es po­si­ble for­mar par­te del club de las or­ga­ni­za­cio­nes que agre­gan va­lor a la co­mu­ni­dad. La RSC no es­tá aso­cia­da con lo que le so­bra a una em­pre­sa, sino a lo que es, su gen­te.

Y es­to lle­va a des­mon­tar un se­gun­do mi­to: ser so­cial­men­te res­pon­sa­ble no sig­ni­fi­ca gas­tar di­ne­ro, es más, pue­de su­po­ner un aho­rro pa­ra las com­pa­ñías.

Ini­ciar por la ca­sa

Lo que de­fi­ne a una em­pre­sa so­cial­men­te res­pon­sa­ble no es lo que ha­ce de ‘puer­tas pa­ra fue­ra, sino que co­mien­za des­de el ma­na­ge­ment y có­mo tra­ta a las per­so­nas en la or­ga­ni­za­ción.

“No se va­le car­gar con las in­con­gruen­cias que se sue­len dar en mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes que do­nan re­cur­sos y atien­den a las co­mu­ni­da­des, pe­ro ex­plo­tan a sus tra­ba­ja­do­res o tie­nen un mal cli­ma la­bo­ral, que no re­co­no­cen a sus em­plea­dos o no los ca­pa­ci­tan”, ase­gu­ra Agus­tín Lla­mas, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Em­pre­sa y So­cie­dad del Ipade.

“Si se en­fo­can en me­jo­rar la vin­cu­la­ción con sus tra­ba­ja­do­res, tam­bién és­tos van a ser los pri­me­ros em­ba­ja­do­res que van a dar a co­no­cer el com­por­ta­mien­to so­cial­men­te res­pon­sa­ble, que me­jo­ra­rá el po­si­cio­na­mien­to ha­cia fue­ra”, sos­tie­ne Jor­ge Re­yes, di­rec­tor del cen­tro Idear­se, de la Uni­ver­si­dad Anáhuac.

Raj Si­so­dia, co­fun­da­dor de Ca­pi­ta­lis­mo Cons­cien­te, di­ce que una vez que las em­pre­sas po­nen a la gen­te en el cen­tro del ne­go­cio, és­te cre­ce y tam­bién su es­tra­te­gia de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.