5 tips pa­ra el ar­bo­la­do ur­bano

Al dé­fi­cit de áreas ver­des en las gran­des ciu­da­des, se su­ma la im­por­tan­cia de ele­gir es­pe­cies de ár­bo­les que no da­ñen las ban­que­tas ni el ca­blea­do eléc­tri­co.

Obras - - Soluciones - POR ER­NES­TO PE­REA

En la Ciu­dad de Mé­xi­co (CDMX) hay unos 50,000 ár­bo­les muer­tos, a los que se su­man aque­llos plan­ta­dos en es­pa­cios ur­ba­nos inade­cua­dos. El des­co­no­ci­mien­to en su ma­ne­jo re­pre­sen­ta un fac­tor de ries­go pa­ra ciu­da­da­nos y bie­nes pú­bli­cos y pri­va­dos por­que an­te fe­nó­me­nos na­tu­ra­les pue­den caer­se y pro­vo­car da­ños, o bien de­rri­bar el ca­blea­do eléc­tri­co y rom­per las ban­que­tas.

Los ár­bo­les ur­ba­nos apor­tan múl­ti­ples be­ne­fi­cios a las ciu­da­des, co­mo ab­sor­ber rui­dos, re­te­ner par­tí­cu­las de só­li­dos sus­pen­di­dos en el ai­re, es­ta­bi­li­zar el sue­lo, mo­di­fi­car di­rec­ción y ve­lo­ci­dad de vien­tos, con­ser­var hu­me­dad re­la­ti­va del ai­re, me­jo­rar pai­sa­jes y pro­por­cio­nar oxí­geno; sin em­bar­go, no son prio­ri­ta­rios y es­tán so­me­ti­dos a es­trés per­ma­nen­te, por lo que vi­ven la mi­tad de años res­pec­to de sus pa­res en el bos­que.

Así lo ex­pre­sa el doc­tor Teo­bal­do Egui­lúz Pie­dra, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Me­xi­ca­na del Ár­bol (FMA) y au­tor del Ma­nual téc­ni­co pa­ra la po­da, de­rri­bo y trans­plan­te de ár­bo­les y ar­bus­tos de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pu­bli­ca­do por el go­bierno de la ciu­dad y el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID).

Gran­des o pe­que­ñas, to­das las em­pre­sas es­tán obli­ga­das, des­de 2007, a sal­va­guar­dar to­da la in­for­ma­ción que po­sean so­bre clien­tes, em­plea­dos y co­la­bo­ra­do­res, co­mo nom­bre, di­rec­ción, te­lé­fono, fo­to­gra­fías y hue­llas dac­ti­la­res o bio­mé­tri­cas. “Al ser un de­re­cho hu­mano, de­be ser cui­da­do ba­jo los prin­ci­pios que dic­ta la Cons­ti­tu­ción”, se­ña­la Gustavo Parra, se­cre­ta­rio de Pro­tec­ción de Da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia, Ac­ce­so a la In­for­ma­ción y Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les (Inai).

Las es­ta­dís­ti­cas no son muy alen­ta­do­ras. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra PWC re­ve­la que 43% de las em­pre­sas mexicanas ha su­fri­do pér­di­da, ro­bo o fu­ga de in­for­ma­ción, una de las prin­ci­pa­les cau­sa­les de san­ción.

Por el fá­cil ac­ce­so que tie­nen las em­pre­sas a di­ver­sos da­tos per­so­na­les, el ex­per­to en se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca Ra­fael Pa­za­rán ur­ge a im­ple­men­tar es­tra­te­gias pa­ra al­ma­ce­nar da­tos de una ma­ne­ra se­gu­ra y confiable.

És­tas pue­den ir des­de me­ca­nis­mos de con­trol de quién usa los da­tos has­ta ta­lle­res pa­ra edu­car a los em­plea­dos so­bre los be­ne­fi­cios y los ries­gos de no cui­dar es­te bien in­tan­gi­ble.

Al­gu­nos prin­ci­pios que de­ben cum­plir las em­pre­sas pa­ra evi­tar ser san­cio­na­das son el de li­ci­tud (ase­gu­rar que los da­tos se usa­rán de for­ma le­gí­ti­ma), el de in­for­ma­ción (que es el avi­so de pri­va­ci­dad don­de se di­ce qué in­for­ma­ción se va a re­ca­bar y có­mo se va usar), el de fi­na­li­dad (que es el com­pro­mi­so de que los da­tos no se­rán usa­dos con otros fi­nes) y el de res­pon­sa­bi­li­dad (que con­sis­te en que se ten­gan me­di­das de se­gu­ri­dad ade­cua­das pa­ra los da­tos).

Si no cum­ples

Hay san­cio­nes eco­nó­mi­cas que van de 8,000 pe­sos has­ta 25.6 mi­llo­nes de pe­sos, se­gún si se tra­ta de da­tos sen­si­bles o el cul­pa­ble es re­in­ci­den­te.

Tam­bién se pe­na­li­za con pri­sión de tres me­ses a tres años cuan­do exis­te áni­mo de lu­cro y se vul­ne­ra; de seis me­ses a cin­co años si se com­prue­ba lu­cro in­de­bi­do y se tra­ta de da­tos ob­te­ni­dos me­dian­te engaño, y de has­ta 10 años de pri­sión por el in­cum­pli­mien­to en da­tos sen­si­bles.

ENTRAMADO. La siem­bra de ár­bo­les no de­be da­ñar la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.