Jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas

El INAH con­ta­bi­li­za 117,000 in­mue­bles con va­lor his­tó­ri­co; con­ser­var­los co­mo ‘jo­yas in­to­ca­bles’ no es via­ble. La IP au­men­ta su pre­sen­cia en es­tos, con re­tor­nos de has­ta tres ve­ces lo in­ver­ti­do.

Obras - - Contenido - POR ANA­SE­LLA ACOS­TA Y ALEYDA AGUI­RRE

Lo­grar que el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co sea ren­ta­ble es un desafío pa­ra in­ver­sio­nis­tas con re­torno ga­ran­ti­za­do.

In­ver­tir en in­mue­bles que tie­nen va­lor his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co en el ol­vi­do pa­ra re­in­ser­tar­los en la eco­no­mía sí es más cos­to­so, in­clu­so lle­va más tiem­po del co­mún, sin ol­vi­dar las ges­tio­nes con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes (INBA) y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH), pe­ro la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner me­jo­res re­tor­nos de in­ver­sión es tal que la apues­ta por res­ca­tar es­tas edi­fi­ca­cio­nes si­gue en ex­pan­sión.

Pa­ra el ar­qui­tec­to Jo­sé Ló­pez Quin­te­ro, ge­ren­te de Con­ser­va­ción y Obras del Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, los be­ne­fi­cios de res­ca­tar un edi­fi­cio con va­lor his­tó­ri­co ra­di­can en una plus­va­lía de no me­nos de tres ve­ces: “La plus­va­lía de la in­ver­sión en un in­mue­ble his­tó­ri­co de­pen­de del ca­so par­ti­cu­lar, pe­ro no es me­nos de tres ve­ces el va­lor del edi­fi­cio”.

Y pre­ci­sa: “Si se ha­cen cuen­tas a me­diano o lar­go pla­zo la plus­va­lía evi­den­te­men­te se ele­va, pe­ro sí hay que te­ner ca­pi­tal pa­ra res­pal­dar el tiem­po de es­pe­ra de la re­mo­de­la­ción del edi­fi­cio”.

Por su par­te, Je­sús Gon­zá­lez Sch­mal, coor­di­na­dor ge­ne­ral de la Au­to­ri­dad del Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co, men­cio­na que to­dos los cen­tros his­tó­ri­cos del país aho­ra bus­can reac­ti­var esos in­mue­bles que pa­re­cie­ra que “no tie­nen otro des­tino que es­tar pa­ra­li­za­dos co­mo una jo­ya in­to­ca­ble”.

Pe­ro ad­mi­te que “el desarrollador in­tere­sa­do de­be te­ner una in­ter­ac­ción muy di­rec­ta con el INAH pa­ra que pue­da rea­li­zar lo que su pers­pec­ti­va de ren­ta­bi­li­dad le su­gie­ra con­for­me a los lí­mi­tes de la pre­ser­va­ción”. Y pa­ra lo­grar­lo es­ti­ma que “co­rres­pon­de al in­ge­nio, ca­pa­ci­dad y crea­ti­vi­dad del ar­qui­tec­to, lo­grar la ar­mo­nía en­tre ren­ta­bi­li­dad y pre­ser­va­ción”.

En opi­nión del ar­qui­tec­to Salvador Re­yes Ríos, quien ha res­ca­ta­do y reac­ti­va­do nu­me­ro­sos in­mue­bles his­tó­ri­cos en la ciu­dad de Mé­ri­da, el ma­yor va­lor pa­ra el desarrollador que de­ci­de in­ter­ve­nir un edi­fi­cio his­tó­ri­co es “te­ner un pro­duc­to irre­pe­ti­ble”, cua­li­dad muy apre­cia­da por el tu­ris­mo, por ejem­plo.

Ar­tu­ro Ba­lan­drano Cam­pos, coor­di­na­dor na­cio­nal de Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos del INAH, de­ja en cla­ro que pa­ra el ins­ti­tu­to “re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en la con­ser­va­ción de los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos”, pe­ro con pro­ce­sos que res­pe­ten la ar­qui­tec­tu­ra y el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co y cul­tu­ral.

Aun­que no exis­te una es­ta­dís­ti­ca de los in­mue­bles his­tó­ri­cos reha­bi­li­ta­dos por pri­va­dos, la lis­ta de ejem­plos, di­ce Ba­lan­drano, va des­de la trans­for­ma­ción en ho­tel de la an­ti­gua ha­cien­da azu­ca­re­ra en Co­co­yoc, Mo­re­los; las ca­so­nas del si­glo XIX en el Pa­seo Mon­te­jo de Mé­ri­da, Yu­ca­tán, con­ver­ti­das en su­cur­sa­les ban­ca­rias, ho­te­les bou­ti­que, res­tau­ran­tes y ofi­ci­nas; has­ta an­ti­guos con­jun­tos fa­bri­les del si­glo XIX con­ver­ti­dos en con­jun­tos edu­ca­ti­vos cul­tu­ra­les (San Luis Api­za­qui­to, Tlax­ca­la) o en exi­to­sos cen­tros co­mer­cia­les (Lo­re­to y Cui­cuil­co-pe­ña Po­bre en Ciu­dad de Mé­xi­co).

Lle­gar al pun­to de con­ver­gen­cia de los in­tere­ses de desa­rro­lla­do­res con las ne­ce­si­da­des de pre­ser­va­ción “no es fá­cil”, plan­tea el ar­qui­tec­to Jo­sé Ló­pez Quin­te­ro, pues la in­me­dia­tez es lo que pri­va en el asun­to de in­ver­tir, pe­ro hay que en­ten­der que la plus­va­lía siem­pre es­tá ahí, aun­que el edi­fi­cio es­té en rui­nas, “es un dia­man­te que hay que pu­lir”, ex­pre­sa.

Salvador Re­yes Ríos tam­bién in­sis­te en que la plus­va­lía es un he­cho, men­cio­na co­mo ejem­plo las ha­cien­das y las ca­sas an­ti­guas in­ter­ve­ni­das en Mé­ri­da: “Las que se han con­ser­va­do en su ti­po­lo­gía de es­pa­cios, con sus ma­te­ria­les ori­gi­na­les, ad­quie­ren un va­lor de re­ven­ta ma­yor que las ca­sas que se ha­cen nue­vas, o don­de so­lo se con­ser­va una par­te”.

Eso ocu­rre en to­do el país, “los [in­mue­bles] que tie­nen una bue­na in­ter­ven­ción con in­duc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­te te­ner to­do el con­fort de la vi­da mo­der­na, tie­nen un va­lor de recuperación de in­ver­sión arri­ba del pro­me­dio co­mer­cial”, men­cio­na.

Pa­ra el ar­qui­tec­to del INBA, es pre­ci­so bus­car una nue­va fun­ción a es­tos es­pa­cios pa­ra que se trans­for­men en pa­tri­mo­nio vi­vo: “Si no les da­mos la opor­tu­ni­dad cam­bian­do su fun­ción, el edi­fi­cio se mue­re. Cla­ro que hay que bus­car una vo­ca­ción que va­ya de acuer­do con su ca­te­go­ría, no va­mos a po­ner en el MI­DE una al­ber­ca o una can­cha de bas­quet­bol, hay que pen­sar con sen­ti­do co­mún, ese es un buen ca­mino”.

Y con­si­de­ra que es pre­ci­so “plan­tear un es­que­ma que sea atrac­ti­vo pa­ra que [los desa­rro­lla­do­res] no se des­ani­men, y se arries­guen a des­cu­brir que el pa­tri­mo­nio es ma­ra­vi­llo­so”.

An­te vo­ces que ar­gu­men­tan la com­ple­ji­dad de ges­tio­nar con el INAH, Ba­lan­drano re­fie­re que ese “trá­mi­te es muy sen­ci­llo”, y sin­te­ti­za: “El pro­mo­tor del pro­yec­to de­be in­te­grar un ex­pe­dien­te con la in­for­ma­ción bá­si­ca del in­mue­ble, acom­pa­ñar el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co de pre­fe­ren­cia rea­li­za­do por un es­pe­cia­lis­ta en res­tau­ra­ción y en un pe­rio­do de 10 días há­bi­les el Ins­ti­tu­to re­suel­ve el otor­ga­mien­to de la au­to­ri­za­ción, trá­mi­te sin cos­to pa­ra el so­li­ci­tan­te”.

Salvador Re­yes Ríos ex­pre­sa que “con­ser­var el pa­tri­mo­nio es una for­ma de dis­tin­guir­te en los mo­dos de pro­du­cir ca­pi­tal”; el pres­ti­gio que da in­vo­lu­crar­se en te­mas de res­ca­te del pa­tri­mo­nio, si se ha­ce de ma­ne­ra co­rrec­ta, es al­to, y dar­le una nue­va im­pron­ta es el se­llo que el desarrollador le im­pri­me co­mo otra ga­nan­cia.

Obras com­par­te aquí tres ca­sos de pa­tri­mo­nio re­cu­pe­ra­do que con el pa­so del tiem­po han de­mos­tra­do la con­ve­nien­cia de in­ver­tir en su recuperación

“El pres­ti­gio que da in­vo­lu­crar­se en te­mas de res­ca­te del pa­tri­mo­nio, si se ha­ce de ma­ne­ra co­rrec­ta, es al­to. Dar­le una nue­va im­pron­ta es el se­llo que el desarrollador le im­pri­me”. — Arq. S. Re­yes Ríos

El ho­tel bou­ti­que Ro­sas & Xo­co­la­te abrió pla­za en Pa­seo de Mon­te­jo ha­ce ocho años. De ser una vie­ja ca­so­na en 2007, aho­ra ocu­pa las pri­me­ras pla­nas de los me­dios tu­rís­ti­cos pa­ra re­co­men­dar­lo co­mo ho­tel bou­ti­que de re­fe­ren­cia en Mé­ri­da, Yu­ca­tán. No so­lo eso, su aper­tu­ra y buen re­ci­bi­mien­to sir­vió de ejem­plo pa­ra in­ter­ve­nir más in­mue­bles de su ti­po en la zo­na, lo que su­mó a la re­con­fi­gu­ra­ción de Pa­seo Mon­te­jo y del pro­pio Cen­tro His­tó­ri­co de Mé­ri­da con la con­si­guien­te plus­va­lía.

El re­cuen­to lo ha­ce el ar­tí­fi­ce de la recuperación, el ar­qui­tec­to Salvador Re­yes Ríos, quien ade­lan­ta que ya tra­ba­jan en la ges­tión an­te el INAH pa­ra reac­ti­var un edi­fi­cio más: Ca­sa Mo­ris­ca, don­de se bus­ca re­pli­car el per­fil de Ro­sas & Xo­co­la­te, guar­dan­do la es­ca­la, pe­ro con la fi­na­li­dad de ac­ti­var un ho­tel bou­ti­que con 16 ha­bi­ta­cio­nes que dé cuen­ta de un mo­men­to his­tó­ri­co de re­le­van­cia pa vra la ciu­dad: la in­fluen­cia mo­ris­ca que in­yec­tó mu­cho di­na­mis­mo a la eco­no­mía de Yu­ca­tán en la épo­ca del he­ne­quén.

Aho­ra es­tán ter­mi­nan­do las ges­tio­nes an­te el INAH. Cal­cu­la que al fi­nal es­ta ges­tión le ha­brá to­ma­do ocho me­ses. “Que­re­mos inau­gu­rar en la pri­ma­ve­ra de 2019”. La in­ver­sión pro­me­dio en es­tos in­mue­bles es de al me­nos 3 mi­llo­nes de dó­la­res. Re­yes mi­de el éxi­to de es­tas in­ter­ven­cio­nes por el in­te­rés en re­pli­car­las, el pro­pio due­ño de Ro­sas & Xo­co­la­te ya pla­nea am­pliar o in­ter­ve­nir un nue­vo edi­fi­cio, re­fie­re.

ATRAC­CIÓN. Plan­tear un es­que­ma de in­ver­sión más atrac­ti­vo po­dría im­pul­sar la recuperación de más in­mue­bles.

PIO­NE­RO. El res­ca­te de es­ta ca­sa fue pio­ne­ro en la re­no­va­ción de Pa­seo de Mon­te­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.