El edi­fi­cio más al­to de Mé­xi­co

La to­rre KOI, en la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Mon­te­rrey, as­pi­ra a ser un símbolo pa­ra la ciu­dad re­gia, y ya es la más al­ta del país.

Obras - - Contenido - POR SIL­VIA SÁN­CHEZ/ MON­TE­RREY, N.L.

Ade­más de te­ner ca­si 280 m de al­tu­ra, la to­rre KOI crea un sen­ti­do de per­te­nen­cia en Mon­te­rrey.

Mon­te­rrey no es una zo­na sís­mi­ca, pe­ro sí tie­ne una fuer­te in­ci­den­cia del vien­to; era ne­ce­sa­rio cons­truir una es­truc­tu­ra rí­gi­da.

CCuan­do el des­pa­cho me­xi­cano de ar­qui­tec­tu­ra VFO ga­nó el con­cur­so pa­ra di­se­ñar un com­ple­jo de usos mix­tos en Mon­te­rrey, no ima­gi­nó el im­pac­to que ten­dría la obra en to­do el país.

El di­se­ño se­lec­cio­na­do ha­ce 10 años por la desa­rro­lla­do­ra In­ter­na­cio­nal de In­ver­sio­nes (IDEI) con­jun­ta­ba tres usos en un edi­fi­cio: re­si­den­cial, co­mer­cio y ofi­ci­nas, ba­jo el nom­bre de ‘To­rre 40’, por el nú­me­ro de pi­sos que al­ber­ga­ría.

Juan An­drés Ver­ga­ra, di­rec­tor ge­ne­ral y so­cio fun­da­dor de VFO, cuen­ta que más tar­de IDEI se aso­ció con otro in­ver­sio­nis­ta, y con­si­guió un te­rreno más am­plio, en una zo­na más cén­tri­ca.

Con una su­per­fi­cie de­ma­yo­res po­si­bi­li­da­des, el pro­yec­to se trans­for­mó en un plan maes­tro con cua­tro edi­fi­cios, in­clu­yen­do al más al­to de Mé­xi­co, y en una zo­na co­mer­cial: VAO (Va­lle Orien­te). “En­ton­ces co­men­zó la aven­tu­ra por fa­ses, que res­pon­dió a las ne­ce­si­da­des que el clien­te iba plan­tean­do”, cuen­ta Ver­ga­ra.

En la pri­me­ra fa­se se cons­tru­yó VAO Ofi­ci­nas, un vo­lu­men de seis pi­sos con­clui­do en 2009. En la se­gun­da, Liu West, de 23 pi­sos de vi­vien­da con­clui­do en 2011.

Luis Fer­nán­dez de Ortega, di­rec­tor de Di­se­ño y so­cio fun­da­dor de VFO, cuen­ta que el pro­yec­to evo­lu­cio­nó a la par de las po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les y de la nor­ma­ti­vi­dad es­ta­tal, que pro­mue­ve la mez­cla de usos pa­ra in­te­grar las zo­nas re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les y de ofi­ci­nas, e im­pe­dir la ex­pan­sión fí­si­ca des­or­de­na­da de los cen­tros de po­bla­ción y la ade­cua­da es­truc­tu­ra vial. La ter­ce­ra fa­se, que co­rres­pon­de al Liu East, de 41 pi­sos, se ter­mi­nó en 2013, y com­bi­na residencias y ofi­ci­nas.

La to­rre KOI se con­clu­yó a fi­nes de 2017. Con 69 pi­sos y 279.5 m de al­tu­ra, es la más al­ta del país. Tie­ne cin­co ni­ve­les sub­te­rrá­neos de es­ta­cio­na­mien­to, 27 de ofi­ci­nas (que ya ocu­pa Ba­nor­te ade­más de IOS Of­fi­ces) y 37 re­si­den­cia­les (las KOI Sky Re­si­den­ces). Los es­pa­cios se ren­tan y ven­den. La ren­ta mí­ni­ma es de 40,000 pe­sos y el cos­to por me­tro cua­dra­do es de 67,000 pe­sos.

Símbolo de iden­ti­dad

Pa­ra VFO era pri­mor­dial crear una re­la­ción de per­te­nen­cia en­tre ha­bi­tan­tes, e iden­ti­fi­có la ne­ce­si­dad de crear un símbolo ar­qui­tec­tó­ni­co del pro­gre­so eco­nó­mi­co de la ciu­dad. “Una pie­za que es­ta­ble­cie­ra

un diá­lo­go en la es­ca­la hu­ma­na, en la es­ca­la ur­ba­na y en la es­ca­la re­gio­nal”, afir­ma Fer­nán­dez de Ortega.

La fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra to­mó el en­torno mon­ta­ño­so co­mo re­fe­ren­cia y re­pli­có los cor­tes geo­mé­tri­cos de la Sie­rra Ma­dre. Las dis­tin­tas exi­gen­cias de ta­ma­ño de las plan­tas re­si­den­cia­les y de ofi­ci­nas ge­ne­ran una to­rre que va dis­mi­nu­yen­do su gro­sor con­for­me ga­na al­tu­ra y que, al es­tar en me­dio de una gran pla­za que une a to­do el con­jun­to VAO, emu­la su in­mer­sión en el va­lle en­tre el ce­rro de La Si­lla y el de Las Mi­tras.

Ver­ga­ra cuen­ta que di­cha pla­za es­tá pre­pa­ra­da pa­ra co­nec­tar­se de ma­ne­ra pea­to­nal con una zo­na del Tec de Mon­te­rrey, que es­tá en vías de desa­rro­llar­se.

Re­sis­ten­cia a to­da prue­ba

Por tra­tar­se de una to­rre de ca­si 280 m se re­que­ría una es­truc­tu­ra es­pe­cí­fi­ca. Si bien Mon­te­rrey no es una zo­na sís­mi­ca, sí tie­ne una fuer­te in­ci­den­cia del vien­to; era ne­ce­sa­rio cons­truir una es­truc­tu­ra rí­gi­da, al­ta­men­te re­sis­ten­te a su em­pu­je y que fue­ra eco­nó­mi­ca­men­te via­ble.

Se ana­li­za­ron dos po­si­bi­li­da­des: fa­bri­car una es­truc­tu­ra to­tal­men­te de con­cre­to o una más fle­xi­ble y li­ge­ra que mez­cla­ra el ace­ro y el con­cre­to, co­mo la uti­li­za­da en la To­rre Ma­yor y en la BBVA Ban­co­mer. Es­ta úl­ti­ma pa­re­cía la op­ción más via­ble por la al­tu­ra. Pe­ro el es­tu­dio de vien­to de la em­pre­sa ca­na­dien­se Ro­wan Wi­lliams Da­vies and Ir­win Inc (RWDI), en­car­ga­da de la in­ge­nie­ría de vien­to del Burj Kha­li­fa, en Du­bái, y Tai­pei 101, en Tai­wán, re­ve­ló que si bien es­ta es­truc­tu­ra so­por­ta­ría los es­fuer­zos la­te­ra­les del vien­to, se me­ce­ría más de lo per­mi­ti­do por las nor­mas.

Se op­tó en­ton­ces por una es­truc­tu­ra to­tal­men­te de con­cre­to; re­pre­sen­ta­ba la al­ter­na­ti­va más eco­nó­mi­ca, más rí­gi­da y de ma­yor amor­ti­gua­mien­to pa­ra con­tra­rres­tar el vien­to, ex­pli­ca Ro­ber­to Stark, so­cio fun­da­dor de Stark+or­tiz, fir­ma en­car­ga­da de la in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral de la to­rre jun­to con Thorn­ton To­ma­set­ti, fir­ma que desa­rro­lló la in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral de la to­rre Jed­dah, que se­rá la más al­ta del mun­do.

El di­se­ño ori­gi­nal con­ta­ba con es­qui­nas rec­tas, pe­ro pa­ra dis­mi­nuir la car­ga la­te­ral del em­pu­je del vien­to, se aña­die­ron cor­tes dia­go­na­les pa­ra ha­cer­la más ae­ro­di­ná­mi­ca.

Ver­ga­ra destaca la tec­no­lo­gía de­trás de la cons­truc­ción, y ase­gu­ra que se tra­tó en ca­da mo­men­to de un re­to de co­mu­ni­ca­ción y de tec­no­lo­gía, no so­lo en cuan­to a con­tro­les de ac­ce­so, es­ta­cio­na­mien­to, equi­pos o ai­re acon­di­cio­na­do, sino tam­bién en sus ma­te­ria­les y en las for­mas mis­mas del in­mue­ble.

“Lle­ga­mos a usar con­cre­to de 750 kg/ cm² y co­la­mos con­cre­to a 270 m de al­tu­ra”, ex­pli­ca. El des­pa­cho pro­pu­so un sis­te­ma de lo­sas pla­nas sin tra­bes prin­ci­pa­les, don­de los es­fuer­zos ho­ri­zon­ta­les se to­man por un nú­cleo rí­gi­do tam­bién de con­cre­to. Se tra­ta de un sis­te­ma in­no­va­dor que per­mi­te

To­rre KOI es­tá en un sub­sue­lo de lu­ti­ta azul, una ro­ca du­ra con bue­na re­sis­ten­cia es­truc­tu­ral; en su ci­men­ta­ción so­lo se usa­ron 76 pi­las.

ha­cer re­co­rri­dos con las ins­ta­la­cio­nes to­tal­men­te lim­pias y lo­grar ma­yo­res al­tu­ras den­tro de los es­pa­cios úti­les, “al­go no vis­to en Mé­xi­co de esa ma­ne­ra”.

Pe­ro el uso de con­cre­to re­pre­sen­ta­ba un ries­go, pues es­te se con­trae con el pa­so del tiem­po. Fue cru­cial me­dir el com­por­ta­mien­to que ten­dría la es­truc­tu­ra a 30 años; en los pri­me­ros cin­co, se pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te 80% del to­tal de las de­for­ma­cio­nes es­pe­ra­das.

Ce­mex su­mi­nis­tró to­do el con­cre­to, hi­zo las me­di­cio­nes y las pro­yec­tó a tres dé­ca­das. “Pe­di­mos con­cre­tos es­pe­cia­les, es­tu­vi­mos muy en con­tac­to con ellos pa­ra que la mez­cla fue­ra la ade­cua­da… Tres años des­pués ve­mos que si­gue con­tra­yén­do­se, [ pe­ro son] de­for­ma­cio­nes de me­nos de la mi­tad de lo que es­pe­rá­ba­mos”, ase­gu­ra Ro­ber­to Stark.

La to­rre KOI se ubi­ca en un sub­sue­lo de lu­ti­ta azul, una ro­ca du­ra con muy bue­na re­sis­ten­cia es­truc­tu­ral; por ello se em­plea­ron úni­ca­men­te 76 pi­las de 1.50 m de diá­me­tro con una lon­gi­tud efec­ti­va de 7 me­tros. “Aun así le pu­si­mos tres varillas en al­gún pun­to, lo cual le da una do­ble ga­ran­tía de re­sis­ten­cia.

Efi­cien­cia ener­gé­ti­ca

KOI fue di­se­ña­da pa­ra re­ci­bir la cer­ti­fi­ca­ción LEED Pla­ta, lo que re­qui­rió un aná­li­sis del di­se­ño de la fa­cha­da que cum­plie­ra con los pre­rre­qui­si­tos de com­por­ta­mien­to ener­gé­ti­co.

La fa­cha­da es de do­ble acris­ta­la­mien­to con capas me­tá­li­cas pa­ra de­te­ner la in­ci­den­cia de los ra­yos so­la­res y lo­grar una ga­nan­cia tér­mi­ca de so­lo 20%. Gra­cias a esa tec­no­lo­gía, no fue ne­ce­sa­rio aña­dir ale­ros de con­cre­to o de alu­mi­nio y do­bles fa­cha­das. Así se re­du­ce la ne­ce­si­dad de man­te­ni­mien­to y el con­su­mo eléc­tri­co en 20%. El edi­fi­cio tam­bién cuen­ta con una plan­ta de tra­ta­mien­to, que per­mi­ti­rá aho­rros de agua al me­nos en 30 por cien­to.

Fer­nán­dez de Ortega ex­pre­sa que es­ta obra se eri­ge co­mo un símbolo del pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial, y “re­pre­sen­ta no so­lo la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca y téc­ni­ca, sino tam­bién la mo­der­ni­dad y la evo­lu­ción de la so­cie­dad en esa par­te del país”.

A 279 M DE AL­TU­RA. Es la to­rre más al­ta cons­trui­da en Mé­xi­co has­ta aho­ra. Re­ba­sa a las to­rres Re­for­ma y BBVA.

PLA­ZA CEN­TRAL. Su di­se­ño in­te­gra es­pe­jo de agua y áreas ver­des que dan es­ca­la hu­ma­na al ras­ca­cie­los.

DE LU­JO. Tie­ne 18 pent­hou­ses y 218 de­par­ta­men­tos de 130 a 832 m².

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.