Tu­ris­mo reac­ti­va­do

Obras - - Construcción Patrimonio Histórico -

El des­pa­cho mul­ti­dis­ci­pli­na­rio Ccú­bi­ca in­ter­vino en la re­no­va­ción del Pa­la­cio de Go­bierno de San Cris­tó­bal de Las Ca­sas, Chia­pas. Te­nía ca­si 50 años sin mo­di­fi­ca­cio­nes, a pe­sar de que es un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co, obra del ar­qui­tec­to Car­los Za­ca­rías Flo­res (1851-1931) quien lle­vó el es­ti­lo neo­clá­si­co a ese es­ta­do del su­r­es­te me­xi­cano.

De acuer­do con Mar­co Coe­llo, di­rec­tor y fun­da­dor de la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra, es­ta res­tau­ra­ción “fue una obra ti­tá­ni­ca”, en la que in­ter­vi­nie­ron el INAH- Chia­pas, Obras Pú­bli­cas y Co­mu­ni­ca­cio­nes del es­ta­do y un co­lec­ti­vo de res­tau­ra­do­res, his­to­ria­do­res, cro­nis­tas, ar­qui­tec­tos, fo­tó­gra­fos, in­ves­ti­ga­do­res y mu­seó­gra­fos. Pa­ra su recuperación y mo­der­ni­za­ción par­ti­ci­pa­ron al­re­de­dor de 150 per­so­nas.

Tras la in­ter­ven­ción, el edi­fi­cio se con­vir­tió en un mu­seo de si­tio, y re­cu­pe­ró “su esen­cia y la ma­jes­tuo­si­dad en to­dos sus es­pa­cios”, pues du­ran­te 47 años pa­só pa­ra va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes “que com­pro­me­tían su in­te­gri­dad ori­gi­nal”, co­men­ta Coe­llo.

Se res­ca­ta­ron los mu­ra­les (con cal vi­va, ba­ba de no­pal y pig­men­tos na­tu­ra­les), las puer­tas, los he­rra­jes, el co­lor ori­gi­nal de la fa­cha­da. Se hi­cie­ron ven­ta­nas de ma­de­ra con vi­drios bi­se­la­dos cui­dan­do así el es­ti­lo neo­clá­si­co. El tra­ba­jo jun­to al INAH re­cu­pe­ró su esen­cia, es­ti­ma Coe­llo.

Tar­da­ron dos años en re­en­con­trar su “ros­tro” ori­gi­nal, un tiem­po ré­cord si se con­si­de­ra que no se con- tó con los pla­nos ori­gi­na­les, pues se que­ma­ron. El 8 de di­ciem­bre de 2016 se abrió al pú­bli­co y ha so­bre­pa­sa­do los 90,000 vi­si­tan­tes.

Uno de los ele­men­tos que dan ac­tua­li­dad es la crea­ción de un es­pe­jo de agua en el es­pa­cio pú­bli­co. Aho­ra ese lu­gar se uti­li­za to­dos los días; ahí se trans­mi­te un pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co en el que par­ti­ci­pan los cro­nis­tas de la ciu­dad y se to­ca la ma­rim­ba. Así se su­mó a las pro­pues­tas cul­tu­ra­les y tu­rís­ti­cas de la ciu­dad.

Con­tri­buir a res­tau­rar un edi­fi­cio ca­ta­lo­ga­do con va­lor his­tó­ri­co por el INAH es sen­ci­llo, di­ce Mar­co Coe­llo, “mien­tras te ape­gues a sus li­nea­mien­tos, re­gla­men­tos y re­cu­pe­res los es­pa­cios que son par­te de la iden­ti­dad”.

IN­TER­VEN­CIÓN UR­BA­NA. Ade­más de res­ca­tar el Pa­la­cio de Go­bierno, se in­ter­vino el par­que con­ti­guo pa­ra reac­ti­var­lo co­mo atrac­ción tu­rís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.