Un ho­me­na­je a cua­tro pai­sa­jes

Mos­cú es­tre­na par­que lue­go de me­dio si­glo, y pro­po­ne una ti­po­lo­gía que po­ten­cia la in­ter­ac­ción con los vi­si­tan­tes.

Obras - - Contenido - POR LU­CÍA BURBANO

Lue­go de me­dio si­glo, Mos­cú es­tre­na par­que con una ti­po­lo­gía que po­ten­cia la in­ter­ac­ción con los vi­si­tan­tes.

Pa­só más de me­dio si­glo an­tes de que Mos­cú cons­tru­ye­ra un nue­vo par­que pú­bli­co. El Zar­yad­ye, inau­gu­ra­do a fi­na­les de 2017, sin­te­ti­za el vi­ra­je de la po­lí­ti­ca ur­ba­na im­pul­sa­da por la al­cal­día de Mos­cú, pro­cli­ve a in­vi­tar a des­pa­chos in­ter­na­cio­na­les pa­ra desa­rro­llar ideas que ha­gan par­tí­ci­pe a es­ta ca­pi­tal de un len­gua­je ar­qui­tec­tó­ni­co con­tem­po­rá­neo.

La com­ple­ja ti­po­lo­gía mix­ta de es­te es­pa­cio in­te­gra ar­qui­tec­tu­ra y pai­sa­jis­mo, y apor­ta nue­vos ar­gu­men­tos en pleno de­ba­te so­bre có­mo los ciu­da­da­nos pue­den in­ter­ac­tuar con los es­pa­cios pú­bli­cos en el si­glo XXI.

En el ca­so de Mos­cú, ade­más, pre­ten­de trans­for­mar di­ná­mi­cas y de­mos­trar que los parques no son úni­ca­men­te zo­nas pa­ra pa­sear de for­ma con­tem­pla­ti­va, sino lu­ga­res pa­ra ex­pre­sar­se con li­ber­tad por­que les per­te­ne­cen.

Des­de que Ser­gey Kuz­net­sov es el ar­qui­tec­to je­fe de la ciu­dad, la ca­pi­tal ru­sa ha mul­ti­pli­ca­do el nú­me­ro de pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, de desa­rro­llo ur­bano, de in­fra­es­truc­tu­ra y de pla­nea­ción. So­lo en el pri­mer año que ac­ce­dió al car­go (2012) se rea­li­za­ron más de 20 con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les. “Mu­chos ar­qui­tec­tos ex­tran­je­ros tra­ba­jan en la ciu­dad, em­plean ma­te­ria­les locales y apor­tan ideas nue­vas que co­nec­tan a Ru­sia con el mun­do glo­bal a par­tir de la ar­qui­tec­tu­ra pú­bli­ca y ur­ba­na”, afir­ma Brian Ta­bolt, ar­qui­tec­to de Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro (DS+R), di­se­ña­dor prin­ci­pal del par­que Zar­yad­ye, uno de los pro­yec­tos es­tre­lla de Kuz­net­sov.

En ese te­nor, al con­sor­cio li­de­ra­do por DS+R y por los ar­qui­tec­tos pai­sa­jis­tas Har­grea­ves As­so­cia­tes —con­for­ma­do por des­pa­chos y en­ti­da­des ru­sas e in­ter­na­cio­na­les— les to­có re­no­var y trans­for­mar una par­ce­la de pos­tín en pleno cen­tro de la ciu­dad, en­tre la Pla­za Ro­ja, don­de se ha­lla el Krem­lin, y el río Mosk­va.

“La opor­tu­ni­dad de di­se­ñar y cons­truir al­go que cam­bia­ra la ca­ra del cen­tro de una ca­pi­tal mun­dial so­lo su­ce­de una vez en la vi­da. Por su ubi­ca­ción, nues­tra in­ten­ción fue que es­te par­que se con­vir­tie­ra en un ar­ma­zón que en­cua­dra­ra los edificios y vis­tas his­tó­ri­cas que lo ro­dean”, ex­pli­ca en ex­clu­si­va Ta­bolt a Obras.

El área, que ocu­pa 10.2 hec­tá­reas, ya exis­tía en el si­glo XII co­mo par­te de un asen­ta­mien­to den­tro de las for­ti­fi­ca­cio­nes que pro­te­gían la ciu­dad, fue don­de en el si­glo XVII vi­vió la fa­mi­lia Ro­ma­nov, la úl­ti­ma di­nas­tía de za­res ru­sos. El úl­ti­mo ocu­pan­te fue el gi­gan­tes­co ho­tel Ros­si­ya, de es­ti­lo so­vié­ti­co, que lle­gó a ser el más gran­de de Eu­ro­pa en 1967, con 21 plan­tas y 3,000 ha­bi­ta­cio­nes. Fue de­mo­li­do en 2007, des­de en­ton­ces se ba­ra­ja­ron va­rios pla­nes pa­ra desa­rro­llar la zo­na, in­clui­do un plan maes­tro de Nor­man Fos­ter que alo­ja­ría ofi­ci­nas y de­par­ta­men­tos.

El plan vi­ró cuan­do Ser­gey Sob­ya­nin ga­nó las elec­cio­nes a la al­cal­día de Mos­cú en 2013, y op­tó por do­tar a la ciu­dad de más es­pa­cio pú­bli­co. El pri­mer pa­so fue re­vi­ta­li­zar el par­que de Gorky, que ani­mó al con­sis­to­rio a con­vo­car un con­cur­so in­ter­na­cio­nal en 2013, que atra­jo a 90 des­pa­chos; seis fi­na­lis­tas: MVRDV, Gus­taf­son Por­ter, TPO Re­ser­ve, West 8, Tu­rens­ca­pe y DS+R.

Ha­cía más de me­dio si­glo que no se cons­truía nin­gún par­que en la ca­pi­tal ru­sa. “Lo que se pe­día en el con­cur­so eran pro­pues­tas pa­ra un es­pa­cio ver­de que fue­ra di­fe­ren­te de los que ya exis­tían en la ciu­dad, con­cep­tual­men­te más cer­ca­nos a los parques del si­glo XIX, que es­tán más es­truc­tu­ra­dos, y que hi­cie­ra re­pen­sar la for­ma en que la na­tu­ra­le­za pue­de co­exis­tir en las ur­bes”, com­par­te Ta­bolt.

El ar­qui­tec­to ex­pli­ca que la for­ma en que los mos­co­vi­tas dis­fru­tan de sus parques es más for­mal que en Amé­ri­ca o Eu­ro­pa. En Ru­sia no exis­te tra­di­ción de or­ga­ni­zar un pic­nic o cual­quier ac­ti­vi­dad en el cés­ped, sino que la re­la­ción es más con­tem­pla­ti­va y los locales no sue­len sa­lir­se del pa­vi­men­to es­ta­ble­ci­do pa­ra ex­plo­rar los es­pa­cios ver­des.

Pe­ro el ar­qui­tec­to con­fie­sa: “Que­ría­mos in­te­grar el pai­sa­je con el pa­vi­men­to y los pa­be­llo­nes pa­ra fo­men­tar la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos en to­do el par­que; idea­mos un con­cep­to que in­vi­ta a per­der de vis­ta la ciu­dad”, con­fie­sa Mary Mar­ga­ret Jo­nes, di­rec­to­ra de la fir­ma de ar­qui­tec­tos pai­sa­jis­tas Har­grea­ves As­so­cia­tes.

De la tun­dra al hu­me­dal

El di­se­ño de Zar­yad­ye se ba­sa en un par­que mix­to que in­te­gra ar­qui­tec­tu­ra, pai­sa­jis­mo, ocio y es­pa­cio pú­bli­co, di­fu­mi­nan­do las lí­neas que se­pa­ran los di­fe­ren­tes pro­gra­mas y es­pa­cios, y que sus res­pon­sa­bles de­fi­nen co­mo ur­ba­nis­mo sal­va­je. Es­te fue un re­qui­si­to del ayun­ta­mien­to ya que sus res­pon­sa­bles que­rían do­tar al nue­vo par­que de di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, ex­pli­ca Ta­bolt y com­par­te que uno de los ma­yo­res re­tos fue “idear la for­ma en que las es­truc­tu­ras no fue­ran ele­men­tos in­di­vi­dua­les sino que se en­tre­mez­cla­ran con la na­tu­ra­le­za cu­brien­do las su­per­fi­cies con es­pa­cio pú­bli­co”.

El par­que es un ho­me­na­je a los cua­tro pai­sa­jes de Ru­sia: tun­dra, es­te­pa, bos­que y hu­me­dal; in­ser­ta su flo­ra y re­pro­du­ce sus cli­mas. Pa­ra es­truc­tu­rar es­ta na­tu­ra­le­za

La mi­sión del par­que es mos­trar a los mos­co­vi­tas y al mun­do que exis­ten nue­vas ti­po­lo­gías de es­pa­cios pú­bli­cos más di­ná­mi­cas.

di­ver­sa, com­pues­ta por 760 ár­bo­les y 860,000 es­pe­cies pe­ren­nes, Jo­nes di­ce que apro­ve­cha­ron la to­po­gra­fía asi­mé­tri­ca del te­rreno que fa­ci­li­ta es­ta di­vi­sión. “Exis­te más al­tu­ra en la par­te su­res­te y va des­cen­dien­do a me­di­da que nos apro­xi­ma­mos a la zo­na su­r­oes­te, así que for­ma­mos te­rra­zas di­vi­di­das en tun­dra, es­te­pa, bos­que y hu­me­dal”, de­ta­lla.

Ta­bolt agre­ga que la dis­po­si­ción tam­bién obe­de­ce a la for­ma en la que los vi­si­tan­tes pue­dan pa­sear por el par­que, ya que la tun­dra y el hu­me­dal, más com­pli­ca­dos de ac­ce­der, es­tán en las es­qui­nas; el bos­que y la es­te­pa lo atra­vie­san dia­go­nal­men­te des­de la Pla­za Ro­ja.

El reino del abe­dul

Pa­ra se­lec­cio­nar las es­pe­cies, Jo­nes ex­pli­ca que via­ja­ron por el país, pe­ro la ce­le­ri­dad del pro­yec­to (so­lo trans­cu­rrie­ron cua­tro años des­de la pre­sen­ta­ción de la pro­pues­ta y su eje­cu­ción) hi­zo que la ayu­da de ex­per­tos locales co­mo los pai­sa­jis­tas Ar­te­za o el jar­dín bo­tá­ni­co de Mos­cú fue­ra fun­da­men­tal pa­ra iden­ti­fi­car las plan­tas y ár­bo­les más ca­rac­te­rís­ti­cos de los cua­tro pai­sa­jes, y que ade­más pu­die­ran pros­pe­rar en el cli­ma de la ciu­dad, cu­ya tem­pe­ra­tu­ra media pa­sa de -10 °C en enero a los 23 °C en ju­lio.

Esa co­la­bo­ra­ción fue útil pa­ra iden­ti­fi­car las plan­tas tí­pi­cas de la tun­dra, “al­gu­nas son muy de­li­ca­das o re­quie­ren de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes muy con­cre­tas pa­ra sub­sis­tir”, ex­pli­ca Jo­nes.

En el bos­que hay un pro­ta­go­nis­ta: el abe­dul. “El bos­que tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te en la li­te­ra­tu­ra ru­sa, en las le­yen­das, la mú­si­ca e in­clu­so en el ba­llet. Es­te ár­bol tie­ne una tex­tu­ra in­creí­ble y un gran co­lor en oto­ño, ade­más pro­vee de som­bra y so­ni­do”, de­ta­lla.

Otras es­pe­cies in­clu­yen el ar­ce, ro­ble y el ti­lo. Es­ta es la zo­na a la que se ac­ce­de des­de el Krem­lin, cu­ya su­per­fi­cie, di­ce, se re­crea en el bos­que y de­li­mi­ta el pa­vi­men­to que se en­cuen­tra en la Pla­za Ro­ja, crean­do una yux­ta­po­si­ción vi­sual. El vi­si­tan­te tran­si­ta des­de allí has­ta una zo­na de co­ní­fe­ras y es­pe­cies pe­ren­nes, que apor­ta­rán co­lor en in­vierno.

En el hu­me­dal los ár­bo­les exis­ten­tes ya se ha­lla­ban en el te­rreno, y el equi­po lo­gró sal­var­los.

El pa­vi­men­to se in­te­gra con el pai­sa­je, al eli­mi­nar la di­vi­sión en­tre na­tu­ra­le­za y cal­za­da; es más po­ro­so

don­de las plan­tas re­quie­ren un ma­yor vo­lu­men de agua pa­ra que es­ta se fil­tre de ma­ne­ra más efi­cien­te. En la zo­na in­fe­rior, don­de es­tá el hu­me­dal, exis­te un sis­te­ma que re­co­lec­ta el agua de llu­via pa­ra su re­uti­li­za­ción en los sis­te­mas de irri­ga­ción.

Pa­ra que los pai­sa­jes flo­rez­can, ca­da zo­na de­be re­pro­du­cir fi­de­dig­na­men­te sus con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

Tam­bién ha­bía que idear la for­ma de ex­ten­der la tem­po­ra­da de vi­si­tas, ya que Mos­cú no es una ciu­dad que in­vi­te a dar pa­seos a la in­tem­pe­rie du­ran­te la ma­yor par­te del año. El equi­po formado por DS+R y Har­grea­ves, ase­so­ra­dos por ex­per­tos locales, op­tó por di­se­ñar y dis­tri­buir los pa­be­llo­nes con esa idea y ge­ne­rar la ener­gía re­que­ri­da a par­tir de so­lu­cio­nes pa­si­vas y ama­bles con el me­dio am­bien­te. “Las es­truc­tu­ras es­tán des­per­di­ga­das por las di­fe­ren­tes zo­nas pa­ra que los vi­si­tan­tes nun­ca se en­cuen­tren muy le­jos de al­gún lu­gar que les co­bi­je y ca­lien­te, y don­de pue­dan dis­fru­tar de al­gu­na ac­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Ta­bolt.

El ejem­plo más cla­ro es la es­truc­tu­ra de re­ji­lla de cris­tal y de ba­rras de ace­ro de 3 me­tros de an­cho y 300 mm de pro­fun­di­dad que cu­bre la fi­lar­mó­ni­ca y que si­gue el di­se­ño de la cur­va­tu­ra del par­que. “Es un es­pa­cio que da la sen­sa­ción de en­con­trar­se en el ex­te­rior, pe­ro su geo­me­tría per­mi­te atra­par el aire ca­lien­te que su­be de for­ma na­tu­ral des­de el sue­lo y blo­quea el vien­to, por

lo que en su in­te­rior la tem­pe­ra­tu­ra in­cre­men­ta en­tre 5 y 10 °C”, cuen­ta el ar­qui­tec­to.

Otra me­di­da es el apro­ve­cha­mien­to del ca­lor que se for­ma en el sub­sue­lo, gra­cias al uso de bom­bas de ca­lor que trans­for­man el aire frío en ca­lien­te y lo trans­por­tan a los interiores don­de se acu­mu­la. Es­tas bom­bas fun­cio­nan gra­cias a la elec­tri­ci­dad que ge­ne­ran las pla­cas fo­to­vol­tai­cas si­tua­das en­ci­ma de la re­ji­lla de la fi­lar­mó­ni­ca.

“La es­tra­te­gia con­sis­te en em­plear mé­to­dos pa­si­vos que re­ge­ne­ran la ener­gía que pro­du­ce el sue­lo pa­ra ha­cer que es­te par­que sea ver­da­de­ra­men­te sos­te­ni­ble”, afir­ma Rod Man­son, di­rec­tor de Bu­ro Hap­pold, fir­ma que tra­ba­jó en los ser­vi­cios MEP y en los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les del par­que. Las bom­bas apor­tan una me­jo­ra de 30% en com­pa­ra­ción con otros parques.

Di­se­ño in­te­li­gen­te

“La es­tra­te­gia fue en­te­rrar los pa­be­llo­nes pa­ra crear las te­rra­zas que or­ga­ni­zan el par­que”. La ma­yor par­te de las cons­truc­cio­nes se en­cuen­tran ba­jo tie­rra, al­go que no es ob­vio a pri­me­ra vis­ta. “So­lo al pa­sear por ellas, el vi­si­tan­te se en­cuen­tra de gol­pe con las es­truc­tu­ras”, ex­pli­ca Ta­bolt, y Man­son lo se­cun­da: “Es­tu­dia­mos di­fe­ren­tes op­cio­nes de có­mo in­te­grar las te­rra­zas a par­tir de las con­di­cio­nes del te­rreno y del sub­sue­lo, y pla­nos en 3D”.

Las su­per­fi­cies de es­tas es­truc­tu­ras se ocul­tan ba­jo la na­tu­ra­le­za sal­va­je, al­go que pa­ra Jo­nes fue uno de los re­tos del pro­yec­to, ya que pa­ra que las plan­tas y ár­bo­les crez­can ne­ce­si­tan pro­fun­di­dad pa­ra que las raí­ces en­cuen­tren es­pa­cio y el agua pue­da dre­nar. El con­cre­to, ma­te­rial del cual es­tán di­se­ña­dos los pa­be­llo­nes, se eri­gió co­mo la so­lu­ción.

“Es más po­ro­so y flui­do, así que per­mi­tió eje­cu­tar los di­se­ños con la flui­dez desea­da —di­ce Jo­nes—. Al ini­cio plan­tea­mos al­gu­nas es­truc­tu­ras en ace­ro, pe­ro el con­cre­to es más ver­sá­til y per­mi­te in­te­grar las te­rra­zas de for­ma más na­tu­ral”, abun­da Ta­bolt.

La mi­sión del par­que es la de mos­trar a los mos­co­vi­tas y al res­to del mun­do que exis­ten nue­vas ti­po­lo­gías de es­pa­cios pú­bli­cos, más di­ná­mi­cas e in­ter­ac­ti­vas, y pa­re­ce que ya es­tá cam­bian­do ac­ti­tu­des en los locales. “Zar­yad­ye evo­ca una res­pues­ta si­mi­lar en los vi­si­tan­tes co­mo si se tra­ta­ra de una atrac­ción”, es­ti­ma Jo­nes.

Ta­bolt com­par­te que los usua­rios es­tán re­la­cio­nán­do­se con el es­pa­cio tal co­mo ellos que­rían: es­ca­lan­do en los te­ja­dos de las es­truc­tu­ras y apo­de­rán­do­se de las zo­nas ver­des con to­tal na­tu­ra­li­dad.

El área que ocu­pa es­te par­que es de 10.2 hec­tá­reas. En el si­glo XVII vi­vió ahí la fa­mi­lia Ro­ma­nov, la úl­ti­ma di­nas­tía de za­res ru­sos.

PA­RA CO­BI­JAR. Las es­truc­tu­ras, es­par­ci­das por el par­que, son refugio en to­do mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.