Al ai­re

Co­mo si el asien­to es­tu­vie­ra flo­tan­do, la si­lla Co­co brin­da co­mo­di­dad con un di­se­ño ba­sa­do en la sen­ci­llez.

Obras - - Soluciones - POR GEOR­GI­NA BAL­TA­ZAR GAI­TÁN

En co­mu­nión con su fi­lo­so­fía co­mo ofi­ci­na emer­gen­te que di­se­ña ca­sas y pro­yec­tos pa­ra la ciu­dad del fu­tu­ro, Abraham Co­ta Pa­re­des crea mo­bi­lia­rio des­de 2011, año en el que tu­vo ori­gen la si­lla X, mo­de­lo ins­pi­ra­do en una sín­te­sis del asien­to de la si­lla Pai­mio (de Al­var Aal­to) y en las pa­tas en for­ma de ti­je­ra de la si­lla Bar­ce­lo­na (de Mies Van der Rohe).

Ins­pi­ra­do en otros mo­bi­lia­rios he­chos en can­ti­le­ver, en ju­lio de 2017 lan­zó la si­lla Co­co, “una evo­lu­ción de su an­te­ce­so­ra, pe­ro más lim­pia, con un asien­to he­cho de ma­de­ra con­tra­sal­ta­da de pino con gran ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia: so­por­ta mu­cho pe­so y fun­cio­na bien con el agua”, ex­pli­ca Co­ta Pa­re­des, quien ase­gu­ra que es más di­fí­cil di­se­ñar una si­lla que un edi­fi­cio.

Las pa­tas es­tán for­ma­das por dos mar­cos rí­gi­dos uni­dos a tra­vés de dos tra­ve­sa­ños, que fun­cio­nan co­mo an­clas y tie­nen unas hen­di­du­ras don­de el asien­to em­bo­na co­mo si es­tu­vie­ra flo­tan­do. Esa fle­xión le brin­da ma­yor co­mo­di­dad, co­mo si fue­ra una ha­ma­ca.

“Así co­mo la ar­qui­tec­tu­ra ne­ce­si­ta la me­nor can­ti­dad de nu­dos po­si­ble pa­ra lle­gar a la flui­dez es­pa­cial, una si­lla tam­bién de­be te­ner la me­nor can­ti­dad de lí­neas po­si­ble”, agre­ga.

Pa­ra Co­ta Pa­re­des, “los mue­bles, al fi­nal, son un re­fle­jo de la ar­qui­tec­tu­ra. En el ca­so de la si­lla Co­co, re­pre­sen­ta la sen­ci­llez tra­du­ci­da en es­pa­cio y luz; iden­ti­fi­ca­mos que no le fal­ta ni le so­bra na­da, to­dos los ele­men­tos es­tán sin­te­ti­za­dos”.

El as­pec­to fun­da­men­tal del di­se­ño “de­be ser la fun­cio­na­li­dad, y en se­gun­do tér­mino la es­té­ti­ca del ob­je­to”, acla­ra.

Es­te mo­de­lo es­tá a la ven­ta en la tien­da en lí­nea de Co­ta Pa­re­des Ar­qui­tec­tos, a un pre­cio de 4,999 pe­sos.

MAR­CO. Las pa­tas for­man un cua­dra­do uni­do en dos pun­tos (ma­cho-hem­bra). RE­SIS­TEN­CIA. El asien­to tie­ne cua­tro ho­jas de tri­play de pino de 3 mm. DU­RA­BI­LI­DAD. El aca­ba­do de laca pro­te­ge de al­tas tem­pe­ra­tu­ras. INS­PI­RA­CIÓN. El nom­bre ha­ce alu­sión a Ga­brie­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.