An­to­nio To­ca

Obras - - Contenido - An­to­nio To­ca Fer­nán­dez Ar­qui­tec­to e in­ves­ti­ga­dor de te­mas de ur­ba­nis­mo. obras@ex­pan­sion.com.mx

El ar­qui­tec­to Fran­cis Ké­ré ha de­mos­tra­do lo que se pue­de ha­cer con un pre­su­pues­to muy li­mi­ta­do.

Es evi­den­te que ese pre­mio se ha con­ver­ti­do en un es­tí­mu­lo pa­ra ha­cer fa­mo­sa la obra de cual­quier ar­qui­tec­to. De he­cho, se ha con­ce­di­do a ver­da­de­ras fi­gu­ras y a mu­chos que –sim­ple­men­te– tie­nen más ta­len­to pa­ra pro­mo­ver­se. Co­mo to­das las dis­tin­cio­nes que se ins­ti­tu­cio­na­li­zan, el Pritz­ker ha te­ni­do al­ti­ba­jos, pe­ro es una re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­da.

A pe­sar de las im­po­si­cio­nes y ma­ne­jos en cier­tos pe­rio­dos, los re­sul­ta­dos re­fle­jan un diag­nós­ti­co so­bre la prác­ti­ca de la ar­qui­tec­tu­ra a ni­vel mun­dial. Los ju­ra­dos só­lo han pre­mia­do a sie­te es­ta­dou­ni­den­ses, otros 19 pre­mios han si­do pa­ra eu­ro­peos; los ja­po­ne­ses han ga­na­do seis; los la­ti­noa­me­ri­ca­nos cua­tro; y tres han si­do pa­ra un aus­tra­liano, un chino y un hin­dú.

Pe­ro se pue­de ver un enor­me va­cío en Áfri­ca, que se ex­pli­ca por el des­pre­cio oc­ci­den­tal. No se tra­ta, co­mo se ha he­cho al­gu­nas ve­ces con el Pre­mio No­bel, de con­ce­der el pró­xi­mo Pritz­ker a fi­gu­ras fol­cló­ri­cas de paí­ses des­co­no­ci­dos. Se tra­ta de re­co­no­cer la va­lio­sa crea­ti­vi­dad de la obra del ar­qui­tec­to Fran­cis Ké­ré (1965), de Bur­ki­na Fa­so.

Hi­jo de un je­fe tri­bal, Ké­ré es­tu­dió en su al­dea, se con­vir­tió en car­pin­te­ro, y con­si­guió des­pués una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Ber­lín, don­de se gra­duó co­mo ar­qui­tec­to e in­ge­nie­ro. Des­de el ini­cio, Ké­ré ha in­te­gra­do en sus obras ma­te­ria­les y mé­to­dos de cons­truc­ción tra­di­cio­na­les de Áfri­ca, con téc­ni­cas apro­pia­das de in­ge­nie­ría.

Una obra ini­cial fue la cons­truc­ción de la Es­cue­la Pri­ma­ria en Gan­do (2001), que ob­tu­vo el Pre­mio Aga Khan. Ké­ré de­cla­ró: “Mi ori­gen me ha da­do opor­tu­ni­da­des. He po­di­do de­mos­trar lo que se po­día ha­cer con un pre­su­pues­to muy li­mi­ta­do. Y eso es un buen prin­ci­pio”.

Ba­jo esa ló­gi­ca ha cons­trui­do el Par­que Na­cio­nal de Ma­li (2010), el Cen­tro de Sa­lud y el Ope­ra Vi­lla­ge (2014), el tea­tro anexo en el Ae­ro­puer­to Tem­pel­hof, en Ber­lín (2016); el Pa­be­llón de la Ser­pen­ti­ne Ga­llery, en Londres (2017); la Asam­blea Na­cio­nal, y el Par­que Me­mo­rial de Bur­ki­na Fa­so.

Sus obras han me­re­ci­do mu­chos ca­li­fi­ca­ti­vos: “be­lle­za ne­ce­sa­ria, es­té­ti­ca prác­ti­ca o sim­ple­za ra­di­cal”, y son evi­den­cia de su ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad (A&V 201, Ma­drid, 2018).

Ké­ré lo ex­pli­ca: “Tra­to de de­mos­trar la im­por­tan­cia –eco­nó­mi­ca y es­té­ti­ca– de te­ner un mé­to­do cons­truc­ti­vo an­tes de cons­truir. Es una ma­ne­ra de acla­rar que lo bueno no tie­ne por qué ser ca­ro”.

Ade­más, es miem­bro del Ro­yal Ins­ti­tu­te of Bri­tish Ar­chi­tects, y del Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Ar­chi­tects, y ha im­par­ti­do cur­sos en Harvard, y en la Aca­de­mia di Ar­qui­tec­tu­ra di Men­dri­sio.

Aho­ra es in­vi­ta­do en la Bie­nal de Ve­ne­cia y en oc­tu­bre inau­gu­ra una ex­po­si­ción en el Mu­seo ICO en Ma­drid.

El pró­xi­mo año, Pritz­ker cum­pli­rá 40 años, y se­rá muy bue­na se­ñal que se otor­gue a un ex­tra­or­di­na­rio ar­qui­tec­to afri­cano, de ra­za ne­gra, ya que la sor­pren­den­te obra de Ké­ré ejem­pli­fi­ca la crea­ti­vi­dad, cons­tan­cia y ta­len­to de un con­ti­nen­te y de una ra­za que ha si­do tan re­pe­ti­da­men­te ig­no­ra­da y mal­tra­ta­da.

El ar­qui­tec­to Fran­cis Ké­ré ha de­mos­tra­do lo que se pue­de ha­cer con un pre­su­pues­to muy li­mi­ta­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.