Re­sis­tir­se no es op­ción

De no ali­near­se a ele­men­tos dis­rup­ti­vos co­mo la tec­no­lo­gía o la sustentabilidad, al­gu­nos pro­vee­do­res que­da­rán fue­ra de la ca­de­na pro­duc­ti­va.

Obras - - Contenido - POR MIRNA GU­TIÉ­RREZ

De no ali­near­se a la tec­no­lo­gía, o a la sustentabilidad, al­gu­nos pro­vee­do­res que­da­rán fue­ra de la ca­de­na pro­duc­ti­va.

Ar­tu­ro Cruz fun­dó su em­pre­sa de car­to­gra­fía con la pre­mi­sa de que el uso de la tec­no­lo­gía es pri­mor­dial pa­ra el cre­ci­mien­to de cual­quier com­pa­ñía, de ahí que in­cor­po­ra­ra so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras, co­mo mo­de­la­do de in­for­ma­ción, fo­to­gra­me­tría, dro­nes es­cá­ner ra­dar y es­ta­cio­nes ro­bo­ti­za­das, pa­ra ofre­cer re­sul­ta­dos de pron­ta res­pues­ta.

Si bien en­tre los pro­vee­do­res de la cons­truc­ción exis­ten com­pa­ñías co­mo és­ta, la reali­dad es que la in­te­gra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías ha si­do un pro­ce­so len­to.

La inversión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en la cons­truc­ción es in­fe­rior a la de otras in­dus­trias al re­pre­sen­tar só­lo 1.0% de los in­gre­sos, en com­pa­ra­ción con otros sec­to­res co­mo el au­to­mo­triz con 3.5 o el aeroespacial con 4.5%; lo mis­mo pa­sa con el gas­to en tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción.

Au­na­do a es­to, se en­cuen­tra en­tre las in­dus­trias me­nos di­gi­ta­li­za­das, se­gún in­for­ma­ción del es­tu­dio The di­gi­tal fu­tu­re of cons­truc­tion de la con­sul­to­ra Mc­kin­sey.

Ale­jan­dro Ruiz, so­cio di­rec­tor del sec­tor cons­truc­ción de KPMG, co­men­ta que his­tó­ri­ca­men­te la in­dus­tria ha si­do muy tra­di­cio­nal, sin em­bar­go las nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas han lle­va­do a los pro­vee­do­res a in­ver­tir en tec­no­lo­gía pa­ra cum­plir con los nue­vos re­que­ri­mien­tos, aun­que hay mu­cho camino por re­co­rrer.

Pa­ra Ser­gio Aguilar, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­dus­tria­les del Pres­fuer­zo y la Pre­fa­bri­ca­ción (ANIPPAC), los re­tos que en­fren­tan los pro­vee­do­res son: ha­cer más in­ge­nie­ría que per­mi­ta in­cor­po­rar nue­vas tec­no­lo­gías, la automatización de pro­ce­sos y la se­gu­ri­dad, no só­lo en la fa­bri­ca­ción sino tam­bién en el trans­por­te y mon­ta­je.

Las ten­den­cias mun­dia­les obli­gan a las fir­mas de la ca­de­na pro­duc­ti­va a adap­tar­se a la nue­va di­ná­mi­ca y a man­te­ner un rit­mo cons­tan­te de desa­rro­llo y evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Luis Mén­dez, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Me­xi­ca­na de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (CMIC), de­le­ga­ción Ja­lis­co, se mues­tra op­ti­mis­ta al afir­mar que el sec­tor se en­cuen­tra en uno de los mo­men­tos de ma­yor evo­lu­ción, y con más cam­bios en la for­ma de ha­cer las co­sas.

Al res­pec­to, Mén­dez se­ña­la: “Cual­quier em­pre­sa que for­me par­te de la ca­de­na se de­be ac­tua­li­zar cons­tan­te­men­te, no só­lo pa­ra ofre­cer a sus clien­tes me­jo­res tec­no­lo­gías, sino tam­bién a me­jor cos­to, sin per­der ca­li­dad en los ma­te­ria­les y en la efec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad de lo que ofre­ce”.

Ar­tu­ro Cruz, di­rec­tor ge­ne­ral de Te­rra­sat Car­to­gra­fía, opi­na que no só­lo se tra­ta de in­cor­po­rar pro­ce­sos no­ve­do­sos. “De­be­mos sa­ber tra­ba­jar las re­des so­cia­les, la nu­be, los nue­vos ar­chi­vos, los equi­pos de cómpu­to; te­ne­mos que es­tar a la van­guar­dia o nos pa­sa lo que a al­gu­nas em­pre­sas que no se mo­der­ni­za­ron a tiem­po y tien­den a des­apa­re­cer”.

LI­NEA­MIEN­TOS VER­DES

Los pro­vee­do­res no só­lo deben ha­cer fren­te a la re­vo­lu­ción di­gi­tal, la sustentabilidad es otro te­ma que tie­nen que in­cor­po­rar al ADN de sus em­pre­sas. El pa­no­ra­ma es alen­ta­dor por­que ya exis­te una sen­si­bi­li­za­ción pa­ra in­cor­po­rar po­lí­ti­cas ver­des en los pro­ce­sos de pro­duc­ción.

“La cons­truc­ción sus­ten­ta­ble en Mé­xi­co ya no es una ten­den­cia, es una reali­dad. Es esen­cial adop­tar me­di­das en nues­tra vi­da dia­ria que per­mi­tan a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes con­tar con los mis­mos re­cur­sos con los que no­so­tros con­ta­mos hoy”, in­di­ca Mén­dez.

Es­ta­mos ini­cian­do el re­co­rri­do de la sustentabilidad, “nues­tra in­dus­tria sa­be que por el pro­pio pro­ce­so de pro­duc­ción de sus ele­men­tos, son ba­jos los ni­ve­les de emi­sión de CO2, sin em­bar­go el re­to es de­mos­trar­lo a través de EPD ( Ho­jas de De­cla­ra­ción Am­bien­tal) que ya son requeridas por al­gu­nos desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios pa­ra la eje­cu­ción de edi­fi­ca­cio­nes LEED”, apun­ta Le­ti­cia Ama­dor, ge­ren­te de ANIPPAC.

Los cam­bios en la nor­ma­ti­vi­dad obli­gan a los pro­vee­do­res a ali­near­se en te­mas de sustentabilidad, y los es­tí­mu­los gu­ber­na­men­ta­les con­tri­bu­yen a in­cor­po­rar me­jo­res prác­ti­cas.

“Es el ca­so de la vi­vien­da de in­te­rés so­cial: quien ob­tie­ne un cer­ti­fi­ca­do de sustentabilidad tie­ne que cum­plir con una se­rie de re­qui­si­tos ta­les

co­mo re­cu­pe­ra­ción de agua, uso de cel­das so­la­res, ilu­mi­na­ción led, en­tre otros. Es­to ha ge­ne­ra­do que in­cor­po­ren más eco­tec­nias pa­ra ac­ce­der a me­jo­res sub­si­dios en la vi­vien­da”, ex­pli­ca Ruiz.

ES­TRA­TE­GIAS CLA­VE

El es­tu­dio Pers­pec­ti­vas de la al­ta di­rec­ción en Mé­xi­co 2018 de KPGM se­ña­la co­mo es­tra­te­gias pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad a me­diano pla­zo: re­du­cir cos­tos, in­cre­men­tar la sa­tis­fac­ción del clien­te, desa­rro­llar ta­len­to hu­mano, y me­jo­rar pro­ce­sos y desem­pe­ño.

Tam­bién in­di­ca que 54% de los di­rec­ti­vos en­cues­ta­dos di­ri­gi­rá sus es­fuer­zos a la in­no­va­ción pa­ra me­jo­rar su com­pe- ti­ti­vi­dad en el fu­tu­ro, en tan­to que 37% de las com­pa­ñías con­si­de­ran que el aná­li­sis de da­tos (Da­ta & Analy­tics) se­rá la es­tra­te­gia más re­le­van­te pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad en los pró­xi­mos tres años.

Ruiz re­co­mien­da que las em­pre­sas adop­ten mo­de­los pro­ba­dos de éxi­tos pa­ra que la tran­si­ción sea rá­pi­da y no de­ma­sia­do cos­to­sa.

“Exis­te una al­ta re­sis­ten­cia pa­ra ha­cer to­do un cam­bio, es ne­ce­sa­rio eva­luar el cos­to-be­ne­fi­cio pa­ra mo­di­fi­car el mo­de­lo de ne­go­cio, lo que les pue­de dar ac­ce­so a di­fe­ren­tes mer­ca­dos, e in­clu­so a di­fe­ren­tes for­mas de fi­nan­cia­mien­to que los ha­gan más com­pe­ti­ti­vos”.

El es­tu­dio de Mc­kin­sey en­fa­ti­za que es tiem­po de un cam­bio de men­ta­li­dad, y las em­pre­sas ten­drán que adop­tar cua­tro prin­ci­pios: trans­pa­ren­cia y ries­go com­par­ti­do en los con­tra­tos, orien­ta­ción en el re­torno de la inversión, di­se­ño de nue­vas so­lu­cio­nes sen­ci­llas e in­tui­ti­vas, y ges­tión del cam­bio.

El aná­li­sis de da­tos se­rá una es­tra­te­gia cla­ve pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad en la pro­vee­du­ría: KPMG

LA CLA­VE. Adop­tar mo­de­los de éxi­to pro­ba­dos pa­ra una tran­si­ción rá­pi­da y no tan cos­to­sa.

ES­TRA­TE­GIAS. Me­ca­nis­mos de trans­pa­ren­cia y ries­gos com­par­ti­dos en los con­tra­tos son un buen ini­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.