Dis­mi­nuir la hue­lla hí­dri­ca

El sec­tor agroa­li­men­ta­rio y la in­dus­tria tie­nen dos op­cio­nes: me­jo­rar sus pro­ce­sos pa­ra con­ser­var el agua o en­fren­tar la es­ca­sez y sus con­se­cuen­cias.

Obras - - Soluciones - POR MIRNA GU­TIÉ­RREZ

Los pro­duc­to­res de ali­men­tos y el sec­tor in­dus­trial no só­lo se en­fren­tan a la cre­cien­te de­man­da de agua, que en 2050 po­dría au­men­tar en 55%, sino tam­bién a re­gu­la­cio­nes más exi­gen­tes, y a con­su­mi­do­res más in­for­ma­dos acer­ca del im­pac­to am­bien­tal.

El tra­ta­mien­to del lí­qui­do se pre­sen­ta co­mo una op­ción que po­dría pro­por­cio­nar el re­cur­so, efi­cien­tar los pro­ce­sos y dis­mi­nuir los cos­tos de ope­ra­ción.

En nin­gún otro sec­tor el agua es tan ne­ce­sa­ria co­mo en el agroa­li­men­ta­rio: la uti­li­za­ción, que se en­cuen­tra por arri­ba del 70% de la de­man­da to­tal, su­pera tan­to al sec­tor in­dus­trial (11%) co­mo al con­su­mo per­so­nal (19%).

Y es que, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), pa­ra pro­du­cir un va­so de ju­go de na­ran­ja se re­quie­ren 170 li­tros de lí­qui­do, una man­za­na ne­ce­si­ta 70 li­tros, pa­ra una re­ba­na­da de pan la me­dia es de 40 li­tros y pa­ra pro­du­cir un fi­le­te de car­ne ro­ja se ne­ce­si­tan 7,000 li­tros.

“Hoy cer­ca de 70% del agua en Mé­xi­co es uti­li­za­da pa­ra pro­duc­ción agrí­co­la, y con los cam­bios en las di­ná­mi­cas eco­nó­mi­cas, las die­tas se han en­ca­mi­na­do ha­cia un ma­yor con­su­mo de ali­men­tos de ori­gen ani­mal que uti­li­zan mu­cha más agua pa­ra su pro­duc­ción, lo que im­pli­ca que se ne­ce­si­ta­rá has­ta 12 ve­ces más lí­qui­do pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias de una po­bla­ción cre­cien­te y ca­da vez más exi­gen­te”, ex­pli­ca Ka­ri­na Gon­zá­lez, es­pe­cia­lis­ta en desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Sin em­bar­go, a pe­sar de con­su­mir la ma­yor can­ti­dad de agua, el sec­tor agroa­li­men­ta­rio es uno de los que me­nos tra­ta­mien­to rea­li­za, ya que agru­pa úni­ca­men­te el 15.6% del to­tal de plan­tas ins­ta­la­das, cu­yo nú­me­ro se acer­ca a las 3,000 ins­ta­la­cio­nes.

Los cos­tos re­pre­sen­tan una de las cau­sas que con­tri­bu­yen a man­te­ner un ín­di­ce ba­jo de tra­ta­mien­to de agua en es­te sec­tor. “Los gas­tos de man­te­ni­mien­to y los aso­cia­dos con la ope­ra­ción de las plan­tas –co­mo el ma­ne­jo de lo­dos y los con­te­ne­do­res de quí­mi­cos uti­li­za­dos pa­ra el tra­ta­mien­to– vuel­ven po­co atrac­ti­va es­ta so­lu­ción pa­ra quie­nes no ne­ce­si­tan ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas, en es­pe­cial pa­ra el agua de rie­go”, apun­ta Gon­zá­lez.

Otros fac­to­res son la fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal ope­ra­ti­vo, la po­ca no­ción so­bre el fun­cio­na­mien­to y ope­ra­ción de las plan­tas, y, en el ca­so de la in­dus­tria, el des­co­no­ci­mien­to del ci­clo del agua en sus ope­ra­cio­nes.

Ge­rar­do Sáenz, di­rec­tor co­mer­cial de Do­mos Agua, co­men­ta que si las em­pre­sas hi­cie­ran un aná­li­sis de sus pro­ce­sos po­drían iden­ti­fi­car dón­de re­uti­li­zar y re­cu­pe­rar el agua, y con ello dis­mi­nuir su con­su­mo y con­se­guir aho­rros sig­ni­fi­ca­ti­vos.

“Exis­ten al­gu­nos desechos que tie­nen un buen con­te­ni­do de agua, un ejem­plo es la in­dus­tria de la car­ne, el pes­ca­do, y los ve­ge­ta­les, to­dos los ba­ga­zos que ex­pul­san de sus plan­tas se pren­san pa­ra sa­car la ma­yor can­ti­dad de lí­qui­do po­si­ble, pue­den ven­der­los así, o ge­ne­rar una lí­nea de pro­duc­to ani­mal, y así apro­ve­chan el agua que va en esos desechos”, ase­gu­ra.

La fal­ta de una le­gis­la­ción es­tric­ta y una su­per­vi­sión la­xa traen co­mo con­se­cuen­cia que al­gu­nas aguas re­si­dua­les se vier­tan sin tra­ta­mien­to. “En el país más de 70% de los ras­tros y ma­ta­de­ros mu­ni­ci­pa­les no cuen­tan con plan­tas de tra­ta­mien­to, por lo que las aguas que con­tie­nen san­gre y he­ces se van di­rec­ta­men­te al al­can­ta­ri­lla­do mu­ni­ci­pal, en­ca­re­cien­do tam­bién los cos­tos de tra­ta­mien­to en los mu­ni­ci­pios”.

El re­to es sen­si­bi­li­zar a to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad pa­ra que la re­uti­li­za­ción sea un te­ma prio­ri­ta­rio en cual­quier con­tex­to y cul­tu­ra, e in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra que el te­ma hí­dri­co ad­quie­ra re­le­van­cia en la agen­da pú­bli­ca. El con­su­mo in­dus­trial de agua es res­pon­sa­ble por el 22% del uso mun­dial de es­te re­cur­so, y pa­ra 2025 se es­ti­ma que el vo­lu­men de aguas in­dus­tria­les se du­pli­que.

De no afron­tar el re­to, las com­pa­ñías pron­to se en­fren­ta­rán a la es­ca­sez en al­gu­nas áreas, co­mo la zo­na in­dus­trial de Va­lle­jo en la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co, don­de ya es una reali­dad, ex­pli­ca Ma­xi­mi­li­ano Oli­va­res, coor­di­na­dor de Pro­yec­tos Es­pe­cia­les y ase­sor téc­ni­co de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sas de Agua y Sa­nea­mien­to. “En un fu­tu­ro ve­re­mos más em­pre­sas des­cen­tra­li­zar­se y bus­car nue­vos lu­ga­res pa­ra ejer­cer sin ver­se ame­na­za­das por la fal­ta del re­cur­so”, afir­ma.

La in­dus­tria me­xi­ca­na tra­tó 70.5 m³/s de aguas re­si­dua­les en 2,832 plan­tas en ope­ra­ción a ni­vel na­cio­nal en 2016, de acuer­do con in­for­ma­ción del do­cu­men­to “Es­ta­dís­ti­cas del agua en Mé­xi­co 2016”. En tan­to que, en la ca­pi­tal del país, de las plan­tas de tra­ta­mien­to ubi­ca­das en fuen­tes fi­jas, 42% co­rres­pon­de al sec­tor in­dus­trial, con 103, se­gún da­tos del Re­por­te de Plan­tas de Tra­ta­mien­to de Aguas Re­si­dua­les de la Ciu­dad de Mé­xi­co 2015.

Es­tas ci­fras po­drían in­cre­men­tar­se con la lle­ga­da de nue­vas tec­no­lo­gías. La em­pre­sa Bio­clea­ner tra­ta las aguas me­dian­te re­me­dia­ción a través de bac­te­rias que se mul­ti­pli­can, y no re­quie­re del uso de quí­mi­cos. Los mi­cro­or­ga­nis­mos eli­mi­nan los ma­los olo­res has­ta en un 100% en un área de has­ta 2,500 m ² , y el cos­to de elec­tri­ci­dad se re­du­ce un 75% en com­pa­ra­ción con otros sis­te­mas tra­di­cio­na­les.

Veo­lia Wa­ter Tech­no­lo­gies desa­rro­lló la bio­rre­fi­ne­ría de Bi­llund en Di­na­mar­ca, una plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les que ge­ne­ra bio­ma­sa, la cual es tra­ta­da pos­te­rior­men­te pa­ra pro­du­cir bio­gás y ge­ne­rar ener­gía que ali­men­ta a la plan­ta. Uti­li­za tec­no­lo­gía Exelys, una so­lu­ción de hi­dró­li­sis tér­mi­ca en con­ti­nuo pa­ra el pre­tra­ta­mien­to de lo­dos co­mo pa­so pre­vio a la di­ges­tión an­ae­ro­bia. Los re­si­duos or­gá­ni­cos de es­te pro­ce­so pue­den ser uti­li­za­dos pa­ra fa­bri­car al­gu­nos pro­duc­tos co­mo fer­ti­li­zan­te or­gá­ni­co o plás­ti­cos bio­de­gra­da­bles.

Re­glas cla­ras

El cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­vi­dad es otro fac­tor que pue­de con­tri­buir a que la in­dus­tria tra­te sus aguas, pe­ro la su­per­vi­sión no es su­fi­cien­te. “Por nor­ma­ti­vi­dad ya se exi­ge a las nue­vas plan­tas y cons­truc­cio­nes te­ner un cui­da­do de aguas re­si­dua­les, sin em­bar­go aun­que las re­glas es­tán pues­tas, ca­re­ce­mos de una su­per­vi­sión cons­tan­te de la par­te gu­ber­na­men­tal”, afir­ma Jor­ge Al­ber­to Ce­lis, di­rec­tor co­mer­cial de Aqua­cli­va.

“La NOM 001 SEMARNAT es­tá en eta­pa de mo­di­fi­ca­ción de con­sul­ta pú­bli­ca y se pre­ten­de que sea más es­tric­ta con el ob­je­ti­vo de re­du­cir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción exis­ten­tes en los cuer­pos de agua, pe­ro la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua no tie­ne la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va pa­ra ve­ri­fi­car to­das las des­car­gas que se lle­van a ca­bo en nues­tro país”, afir­ma Oli­va­res.

AL­TER­NA­TI­VA. El tra­ta­mien­to de agua es una op­ción pa­ra ha­cer fren­te a la cre­cien­te de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.