BE­LLE­ZA EN AS­CEN­SO

Es­me­ral­da Pi­men­tel

O'clock - - Inside - Por izas­kun esquinca fo­tos: ós­car hof­mann post pro­duc­ción: emi­li­ano cam­pos

Su in­cur­sión en la co­me­dia y los re­lo­jes de Ale­xan­dre Ch­ris­tie.

Ca­ris­ma y ca­li­dad his­trió­ni­ca es lo que ofre­ce Es­me­ral­da Pi­men­tel en ca­da una de sus in­ter­pre­ta­cio­nes. Hoy, por pri­me­ra vez, in­cur­sio­na en el gé­ne­ro de la co­me­dia con la te­le­no­ve­la La Ve­ci­na y, acom­pa­ña­da por los re­lo­jes de Ale­xan­dre Ch­ris­tie, nos cuen­ta so­bre es­te nue­vo re­to, lo que pien­sa del mun­do de la te­le­vi­sión y su fa­ce­ta fi­lan­tró­pi­ca.

Ves­ti­do, Peo­nia Ani­llo, co­llar y pul­se­ras, Swa­rovs­ki Re­loj, Ale­xan­dre

Ch­ris­tie La­dies Pas­sion Co­llec­tion

Con 25 años de edad, Es­me­ral­da Pi­men­tel se ha abier­to ca­mino rá­pi­da­men­te en el mun­do de la te­le­vi­sión en Mé­xi­co. Su par­ti­ci­pa­ción en pro­yec­tos como Ve­rano de amor, o su más re­cien­te pro­ta­gó­ni­co en El co­lor de la pa­sión, le han da­do la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra des­ta­car en el di­fí­cil y com­pe­ti­do mun­do del en­tre­te­ni­mien­to. Nues­tra ci­ta con la ac­triz fue al po­nien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en una de las ha­bi­ta­cio­nes del Li­ve Aqua Ho­tel & Spa, don­de lle­gó sin con­tra­tiem­pos y lis­ta pa­ra po­sar an­te las cá­ma­ras. To­do trans­cu­rrió en­tre ri­sas y mu­cho pro­fe­sio­na­lis­mo por par­te de la ja­lis­cien­se, quien des­cri­bió el tra­ba­jar con nues­tro equi­po como “sen­tir­se en ca­sa”.

Años atrás el me­dio de la te­le­vi­sión se en­con­tra­ba do­mi­na­do por ar­tis­tas ve­te­ra­nos que aca­pa­ra­ban los pa­pe­les im­por­tan­tes o pro­ta­gó­ni­cos en las te­le­no­ve­las y el tea­tro y, por eso, eran po­cas las opor­tu­ni­da­des pa­ra el ta­len­to jo­ven emer­gen­te. ¿Crees que ese as­pec­to de la cul­tu­ra del es­pec­tácu­lo ha cam­bia­do y cuál es tu opi­nión so­bre el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to en Mé­xi­co en ge­ne­ral? Creo que, ca­da vez más, la in­dus­tria res­pon­de y se adap­ta me­jor a las exi­gen­cias del pú­bli­co. En ese sen­ti­do, exis­te un pro­ce­so gra­dual de trans­for­ma­ción que ha co­men­za­do a ofre­cer his­to­rias mu­cho más rea­lis­tas y con me­jor con­te­ni­do, de ma­yor pe­so, en las que se to­can te­mas co­ti­dia­nos con el res­pe­to y la ve­ra­ci­dad que me­re­cen. Por otra par­te, el pú­bli­co tam­bién exi­ge ver nuevos ros­tros, in­ter­pre­ta­cio­nes y pro­pues­tas que re­fle­jen el ta­len­to na­to —o el per­fec­cio­na­do a tra­vés de la dis­ci­pli­na y el tra­ba­jo— de los ar­tis­tas. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta del ar­tis­ta, creo que es im­por­tan­te res­pon­der a esa lla­ma­da con dis­ci­pli­na, pro­fe­sio­na­lis­mo, pa­sión y, por su­pues­to, ta­len­to; cua­li­da­des que van to­das de la mano.

La in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to en Mé­xi­co —al me­nos la de la te­le­vi­sión— no es un mun­do fá­cil. ¿Qué re­tos has en­con­tra­do has­ta es­te mo­men­to en tu ca­rre­ra?

La com­pe­ten­cia en­tre los ar­tis­tas que desean des­ta­car por su ta­len­to y no por la apa­rien­cia es ca­da vez más re­ñi­da. Por otro la­do, me pa­re­ce que el rit­mo de tra­ba­jo es tam­bién muy ace­le­ra­do. So­bre to­do ha­cer te­le­vi­sión ac­tual­men­te im­pli­ca rea­li­zar en­tre 30 y 40 es­ce­nas en un so­lo día, me­mo­ri­zar una gran can­ti­dad de tex­tos o te­ner apun­ta­dor y po­ner aten­ción a sus in­di­ca­cio­nes, mien­tras tam­bién se pres­ta aten­ción a las ins­truc­cio­nes del di­rec­tor, del ca­ma­ró­gra­fo, a lo que le di­cen al otro ac­tor con el que com­par­tes la es­ce­na, etc.

To­do es­to es par­te de un es­fuer­zo de co­la­bo­ra­ción que in­vo­lu­cra a más de 60 in­di­vi­duos tra­ba­jan­do con­tra­rre­loj y en el que de­bes fun­cio­nar sin per­der la co­ne­xión emo­cio­nal del per­so­na­je que in­ter­pre­tas, y pa­sar de una emo­ción a otra muy rá­pi­da­men­te, a pe­sar de que la in­ter­pre­ta­ción no sea ne­ce­sa­ria­men­te en el or­den cro­no­ló­gi­co que des­pués se le mues­tra al pú­bli­co. Ese as­pec­to, so­bre to­do –man­te­ner la co­ne­xión emo­cio­nal con el per­so­na­je ba­jo esas cir­cuns­tan­cias—, re­pre­sen­ta uno de los ma­yo­res

“Lo que me gus­ta de Sa­ra —mi per­so­na­je— es que es una mu­jer po­de­ro­sa, sin los com­ple­jos que usual­men­te te­ne­mos las mu­je­res…”

re­tos que he te­ni­do que en­fren­tar en ca­da pro­yec­to. Sin em­bar­go, gra­cias a eso he po­di­do desa­rro­llar una ha­bi­li­dad que so­la­men­te la te­le­vi­sión te pue­de dar.

Por eso, y a pe­sar de los pre­jui­cios que to­da­vía exis­ten en el mun­do del tea­tro con­tra los ac­to­res de te­le­vi­sión —los ac­to­res son ac­to­res en don­de es­tén y por eso en, mi opi­nión, no exis­te una di­fe­ren­cia en­tre uno y otro—, la gen­te se sor­pren­de al ver la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos pa­ra cons­truir rá­pi­da y ve­raz­men­te esa co­ne­xión con el per­so­na­je. Me pa­re­ce una lás­ti­ma que si­gan exis­tien­do ese ti­po de pre­jui­cios, so­bre to­do en con­tra de los ac­to­res de te­le­vi­sión que tra­ba­jan en cier­tas em­pre­sas. Si aque­llas per­so­nas que com­par­ten ese pre­jui­cio tu­vie­ran al­gún día la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en un fo­ro de te­le­vi­sión y ac­tuar fren­te a las cá­ma­ras ba­jo las con­di­cio­nes que aca­bo de des­cri­bir, creo que cam­bia­rían de opi­nión. Se da­rían cuen­ta de la gran ener­gía, con­cen­tra­ción y com­pro­mi­so que re­quie­re tra­ba­jar de esa ma­ne­ra y man­te­ner ese rit­mo de vida por nue­ve me­ses.

¿Crees que el en­tre­na­mien­to que re­ci­bis­te en la es­cue­la de ac­tua­ción en la que te for­mas­te tam­bién te ha ser­vi­do en tu desem­pe­ño como ac­triz?

Yo es­tu­dié en el CEA, una es­cue­la que de­fien­do a ca­pa y es­pa­da. No sa­bes el co­ra­je que me cau­sa ir a un cas­ting y ver la reac­ción ne­ga­ti­va cuan­do se en­te­ran que es­tu­dié ahí. Ade­más, por qué juz­gar de esa ma­ne­ra an­tes de de­jar que uno les de­mues­tre las ca­pa­ci­da­des que tie­ne como ac­tor. Por otro la­do, a pe­sar de que el CEA es una ex­ce­len­te ins­ti­tu­ción de en­se­ñan­za ac­to­ral y de que la ca­pa­ci­ta­ción que allí re­ci­bí fue muy com­ple­ta —de he­cho, so­bre to­do es­tá en­fo­ca­da a la ac­tua­ción tea­tral—, en mi opi­nión la es­cue­la no te ha­ce ac­tor.

¿Qué téc­ni­cas uti­li­zas o en qué con­sis­te tu pro­ce­so pa­ra cons­truir los per­so­na­jes que has in­ter­pre­ta­do?

Pa­ra te­ner cer­ca­nía con un per­so­na­je co­mien­zo por bus­car en él los as­pec­tos más afi­nes a mí o ver cuá­les son los as­pec­tos que pue­do apor­tar­le sin que sea in­có­mo­do o in­sano. Sue­lo uti­li­zar re­fe­ren­cias —que bus­co o que me re­co­mien­dan los di­rec­to­res con los que co­la­bo­ro— de cier­tas pe­lí­cu­las con per­so­na­jes que com­par­ten al­go del per­fil del per­so­na­je que voy a in­ter­pre­tar. Tam­bién me ba­so mu­chí­si­mo en la vi­sión del di­rec­tor, en la ex­pe­rien­cia de los en­sa­yos y en mi ima­gi­na­ción.

Es un pro­ce­so que tam­bién in­vo­lu­cra en­ce­rrar­me por días a ex­plo­rar al per­so­na­je y tam­bién a des­cu­brir as­pec­tos de mi per­so­na­li­dad que me sir­van. Es en cier­to mo­do una ma­ne­ra muy di­ver­ti­da y crea­ti­va de co­no­cer­se a uno mis­mo, de ir a tu pa­sa­do y tam­bién de ex­plo­rar tus de­seos. En ese sen­ti­do, es­toy con­ven­ci­da de que los per­so­na­jes lle­gan a uno, te es­co­gen. Por eso siem­pre me pre­gun­to qué me es­tá que­rien­do de­cir es­te per­so­na­je en es­te mo­men­to de mi vida. Y siem­pre me de­jan al­go her­mo­so. Es pre­ci­sa­men­te en ese mo­men­to ini­cial en el que apren­do al­go de mí o de mi per­so­na­je, cuan­do es­ta­blez­co esa pri­me­ra co­ne­xión que me per­mi­te co­men­zar a desa­rro­llar­lo.

¿Qué me pue­des con­tar so­bre esa otra fa­ce­ta de tu vida que con­sis­te en apo­yar las cau­sas jus­tas?

El de­seo de ayu­dar es al­go que me in­cul­ca­ron des­de muy pe­que­ña. Fui edu­ca­da por una ma­má que siem­pre in­sis­tió en la im­por­tan­cia de ser so­li­da­rio con el pró­ji­mo, de dar to­do lo que uno pue­da y ha­cer­lo siem­pre de co­ra­zón. Ayu­dar­se y ayu­dar al pró­ji­mo como si fue­ra tu her­mano es al­go en lo que creo fiel­men­te.

Soy vo­ce­ra de la fun­da­ción Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad. Es una aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal con una se­de en Mé­xi­co que se de­di­ca a cons­truir vi­vien­das ade­cua­das pa­ra per­so­nas de es­ca­so re­cur­sos. Ha­ce unos años se die­ron cuen­ta de que el 85 por cien­to de las so­li­ci­tu­des que re­ci­bían eran en­via­das por ma­dres per­te­ne­cien­tes a fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les, ya sea por­que los es­po­sos fue­ron a tra­ba­jar a Es­ta­dos Uni­dos, aban­do­na­ron el ho­gar, o mu­rie­ron ase­si­na­dos víc­ti­mas del nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia que exis­te en el país.

Ser par­te de las bri­ga­das es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa por­que te da la opor­tu­ni­dad de te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo y di­rec­to, la­dri­llo tras la­dri­llo, en la vida de mu­je­res que ade­más mues­tran una gran so­li­da­ri­dad en­tre ellas. Es una gran ex­pe­rien­cia, ya que no so­la­men­te ayu­das a cons­truir sus ca­sas, sino tam­bién po­nes la­dri­llos en sus sue­ños. To­dos me­re­ce­mos te­ner un ho­gar en don­de des­can­sar, co­mer, ha­cer la ta­rea, di­ver­tir­nos.

Tam­bién soy vo­ce­ra de la Fun­da­ción Cá­ri­tas, que apo­ya a ni­ños y jó­ve­nes con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. La fun­da­do­ra y pre­si­den­ta de esa ins­ti­tu­ción es, Fer­nan­da Ruiz, quien re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de la Ju­ven­tud 2014. Es una mu­jer ver­da­de­ra­men­te ma­ra­vi­llo­sa, su­ma­men­te cul­ta e in­te­li­gen­te y que ins­pi­ra a mu­cha gen­te a sa­lir ade­lan­te. En es­ta fun­da­ciòn se re­cau­dan fon­dos me­dian­te la or­ga­ni­za­ción de even­tos de mo­das, con­cier­tos, etc. Es una or­ga­ni­za­ción que se de­di­ca a ayu­dar a otras fun­da­cio­nes.

“Ayu­dar­se y ayu­dar al pró­ji­mo como si fue­ra tu her­mano es al­go en lo que creo fiel­men­te”.

Blu­sa y fal­da, Ale­jan­dra

Quesada Co­llar, Bim­ba y Lola

Pul­se­ra, Swa­rovs­ki Zapatillas, Bim­ba y Lola Re­loj, Ale­xan­dre Ch­ris­tie La­dies Pas­sion Co­llec­tion

¿Qué nos pue­des con­tar so­bre los nuevos pro­yec­tos en los que es­tás in­vo­lu­cra­da?

Aho­ra me en­cuen­tro rea­li­zan­do ta­lle­res pa­ra mi pró­xi­mo pro­yec­to, que se lla­ma La Ve­ci­na. Es una pro­duc­ción de la se­ño­ra Lu­ce­ro Suá­rez, ba­jo la di­rec­ción de Clau­dia Agui­lar y Juan Pablo Blan­co, dos di­rec­to­res ma­ra­vi­llo­sos. Y me acom­pa­ñan Juan Die­go Covarrubias y Luis Ga­ti­ca. Al tra­tar­se de una co­me­dia de si­tua­ción, el pro­yec­to re­pre­sen­ta un nue­vo re­to en mi ca­rre­ra.

Ca­da vez que me han pro­pues­to una “co­me­dia” me pa­sa por la ca­be­za que ten­go que ha­cer reír a la gen­te. Sin em­bar­go, no es así y he des­cu­bier­to que el tru­co es no tra­tar de ha­cer­te el chis­to­so, ya que eli­mi­na to­da po­si­bi­li­dad de una co­mi­ci­dad na­tu­ral y, de he­cho, se con­vier­te en al­go pa­té­ti­co. Por lo tan­to, como en cual­quier otro ti­po de in­ter­pre­ta­ción, hay que cons­truir el per­so­na­je y ex­plo­rar los as­pec­tos o si­tua­cio­nes que lo ha­cen gra­cio­so. Es mi se­gun­do pa­pel pro­ta­gó­ni­co y me sien­to muy con­ten­ta por la opor­tu­ni­dad.

¿Qué pa­pel pro­ta­go­ni­zas?

Le doy vida a la ve­ci­na, una cha­va sú­per dis­traí­da, su­ma­men­te des­or­de­na­da, muy vi­va, de­ma­sia­do ho­nes­ta, sin fil­tros y que, al siem­pre de­cir lo que pien­sa, se la pa­sa me­ti­da en pro­ble­mas. Por otro la­do, se tra­ta de una mu­jer que sa­le ade­lan­te por sí so­la y que ayu­da a su fa­mi­lia. Ade­más, es el primer per­so­na­je que in­ter­pre­to con un tra­ba­jo. To­dos mis per­so­na­jes an­te­rio­res eran mu­je­res aco­mo­da­das que, a pe­sar de de­cir que tra­ba­ja­ban, nun­ca se les veía ha­cién­do­lo. Lo que me gus­ta de Sa­ra —mi per­so­na­je— es que es una mu­jer po­de­ro­sa, sin los com­ple­jos que usual­men­te te­ne­mos las mu­je­res o los se­res hu­ma­nos en ge­ne­ral; es una mu­jer muy li­bre, y eso la ha­ce her­mo­sa y con­mo­ve­do­ra.

¿Qué ti­po de re­lo­jes te gus­tan y por qué?

Me pa­re­cen her­mo­sos, me gus­ta mu­chí­si­mo como se ven pues­tos, pe­ro no soy una per­so­na que se po­ne mu­chos ac­ce­so­rios. Ade­más, siem­pre se me pier­den. Pre­fie­ro ad­mi­rar­los en otras per­so­nas.

0DOS55 POS­PRO­DUC­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.