Who

Se­ve­nF­ri­day lle­ga a Mé­xi­co con el fin de po­si­cio­nar­se como el primer re­loj me­cá­ni­co di­ri­gi­do a jó­ve­nes. Pla­ti­ca­mos con Daniel Nie­de­rer, su crea­dor, pa­ra co­no­cer más so­bre es­ta mar­ca sui­za.

O'clock - - Inside - Por izas­kun esquinca

Pla­ti­ca­mos con Daniel Nie­de­rer, el crea­dor de la mar­ca de re­lo­jes Se­ve­nF­ri­day.

Daniel Nie­de­rer, di­rec­tor de la mar­ca de re­lo­jes Se­ve­nF­ri­day, siem­pre se ha desa­rro­lla­do en el mun­do del lu­jo; sin em­bar­go, es­ta es la pri­me­ra vez que se em­bar­ca en una aven­tu­ra re­lo­je­ra con Se­ve­nF­ri­day, mar­ca en­fo­ca­da en los jó­ve­nes, y cu­ya ba­se ope­ra­ti­va se lo­ca­li­za en Zu­rich, Sui­za. Ade­más de su dis­tin­ti­va ca­ja cua­dra­da, que ase­me­ja a una TV de los años cua­ren­ta, los mo­de­los Se­ve­nF­ri­day tie­nen la ca­rac­te­rís­ti­ca de man­te­ner un pre­cio muy com­pe­ti­ti­vo a pe­sar de ser me­cá­ni­cos. El se­cre­to: los mo­vi­mien­tos ja­po­ne­ses Mi­yo­ta que los im­pul­sa.

¿Có­mo na­ce la mar­ca?

Pri­me­ra­men­te por mi de­seo de in­de­pen­di­zar­me. Du­ran­te mu­chos años tra­ba­jé den­tro del mun­do del lu­jo en el desa­rro­llo de pro­duc­tos pa­ra es­te mer­ca­do, des­de bol­sas has­ta re­lo­jes. Por ello, es­te te­ma no me es ajeno. Me di cuen­ta de los in­tere­ses del con­su­mi­dor y la ma­ne­ra en la que bus­can pro­duc­tos de ca­li­dad. Fue por es­to que de­ci­dí crear es­ta mar­ca de re­lo­jes.

¿Por qué el nom­bre Se­ve­nF­ri­day?

Es muy sim­ple: cree­mos que es la me­jor ma­ne­ra de ex­pre­sar lo re­la­ja­da y di­ver­ti­da que es la mar­ca. Se­ve­nF­ri­day se re­fie­re a ese mo­men­to cuan­do desea­mos que to­dos los días sean un vier­nes por la tar­de. Ese es el es­pí­ri­tu que desea­mos trans­mi­tir en ca­da di­se­ño.

¿Cuál ha si­do la res­pues­ta del con­su­mi­dor?

Ex­tre­ma­da­men­te po­si­ti­va. Yo mis­mo es­toy muy sor­pren­di­do del re­sul­ta­do. La pri­me­ra vez que mos­tré las pie­zas, no só­lo a los con­su­mi­do­res sino a eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria re­lo­je­ra, co­men­za­ron a ha­blar so­bre la ca­li­dad de las pie­zas, e in­clu­so me pre­gun­ta­ban si el pre­cio es­ta­ba en­tre los tres mil o diez mil dó­la­res. Mi res­pues­ta era: “No, es­te re­loj se en­cuen­tra en un ran­go de 890 a 950 dó­la­res”. No lo po­dían creer. Pue­do de­cir en es­te mo­men­to que mi equi­po y yo he­mos lo­gra­do crear un re­loj con un pre­cio muy com­pe­ti­ti­vo, gra­cias a su pro­duc­ción en China. Ya con dos años en el mer­ca­do, te­ne­mos el or­gu­llo de de­cir que los re­lo­jes Se­ve­nF­ri­day se en­cuen­tran dis­po­ni­bles en 65 paí­ses.

Eres sui­zo. ¿Por qué pro­du­cir un re­loj en China y no en Sui­za?

Como te has da­do cuen­ta, los re­lo­jes de Se­ve­nF­ri­day no tie­nen na­da de tra­di­cio­nal, y por eso de­ci­dí fa­bri­car­los allá. Ade­más de que, como de­bes sa­ber, ela­bo­rar­los en China be­ne­fi­cia al con­su­mi­dor. De es­ta ma­ne­ra po­de­mos ofre­cer un pro­duc­to con ca­li­dad y ex­ce­len­te pre­cio. Ca­da re­loj ofre­ce un ca­li­bre Mi­yo­ta de ori­gen ja­po­nés. So­mos ho­nes­tos con nues­tros clien­tes y no ocul­ta­mos que es­tén he­chos en China. Si bien po­dría­mos ar­mar­lo en Sui­za y co­lo­car­le el se­llo “Swiss Ma­de”, eso au­men­ta­ría el cos­to del re­loj y no se­ría éti­co. El com­pro­mi­so que te­ne­mos con nues­tros clien­tes nos ha­ce bus­car los me­jo­res pro­vee­do­res de ma­te­ria­les y mo­vi­mien­tos exis­ten­tes en China, lo que re­fle­ja que ese país es muy ca­paz de ha­cer re­lo­jes de bue­na ca­li­dad.

¿Có­mo han reac­cio­na­do los or­ga­nis­mos ofi­cia­les sui­zos an­te es­ta apues­ta?

Yo he si­do fran­co con ellos an­te la fa­bri­ca­ción de las co­lec­cio­nes. Ellos no se opo­nen a la co­mer­cia­li­za­ción de los re­lo­jes en Sui­za, aun­que siem­pre se acer­can a mí pa­ra que pue­da crear un re­loj con el se­llo “Swiss Ma­de”; es una cues­tión eco­nó­mi­ca en la que no de­seo caer en es­te mo­men­to. Pre­fie­ro en­fo­car­me en po­si­cio­nar me­jor a la mar­ca y lo­grar su iden­ti­fi­ca­ción en el con­su­mi­dor. Qui­zás en el fu­tu­ro -pe­ro muy en el fu­tu­ro-, me ani­me a fa­bri­car un re­loj en­te­ra­men­te en Sui­za.

¿Cuén­ta­me acer­ca de las co­lec­cio­nes?

Nues­tras co­lec­cio­nes, lla­ma­das P1, P2 y P3, se cen­tran en va­rian­tes de un mis­mo mo­de­lo, to­das con la dis­tin­ti­va ca­ja cua­dra­da. En la ca­rá­tu­la, que tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en dis­tin­tos co­lo­res, se in­clu­ye la lec­tu­ra de las ho­ras y los mi­nu­tos en el dis­co cen­tral. Ade­más, tie­ne un dis­co de 24 ho­ras y otro pa­ra la in­di­ca­ción de los se­gun­dos. Otra colección es la M1/1, que tie­ne una dis­po­si­ción de ca­rá­tu­la to­tal­men­te di­fe­ren­te y uti­li­za un ca­li­bre au­to­má­ti­co Mi­yo­ta 8257, con una re­ser­va de mar­cha de 45 ho­ras.

Daniel Nie­de­rer creó Se­ve­nF­ri­day en 2003. Hoy es­tá dis­po­ni­ble en 65 paí­ses.

El Se­ve­nF­ri­day P3-1 In­dus­trial En­gi­ne se en­cuen­tra fa­bri­ca­do en ace­ro con tra­ta­mien­to PVD ne­gro. El mo­vi­mien­to es el ca­li­bre Mi­yo­ta 82S7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.