Bran­don Pe­ni­che + MI­DO

PARTY ON!

O'clock - - Portada - por izas­kun es­quin­ca fo­tos: ós­car hof­mann post pro­duc­ción: emi­li­ano cam­pos 0DOS55 POS­PRO­DUC­CIÓN

El in­te­rés por la ac­tua­ción lo to­mó de su pa­dre, Ar­tu­ro Pe­ni­che, quien siem­pre lo ha guia­do en el com­pe­ti­do mun­do ar­tís­ti­co. Sin em­bar­go, sus lo­gros en la pan­ta­lla chi­ca los ha ob­te­ni­do con su em­pe­ño, de­di­ca­ción y al­guno que otro arran­que, esos de los cua­les ha te­ni­do que apren­der. Ade­más, Bran­don nos con­fe­só sus otros ta­len­tos: el golf, el en­tre­na­mien­to de al­to ren­di­mien­to y su pa­sión por la mú­si­ca. El ac­tor, quien ya ron­da los 30 años, nos de­ja en cla­ro una co­sa: que su ca­rre­ra es el fru­to de cin­co pa­la­bras, tam­bién he­re­da­das de su pa­dre: in­sis­ten­cia, per­sis­ten­cia, con­sis­ten­cia, re­sis­ten­cia y humildad.

¿In­flu­yó tu pa­dre de al­gu­na ma­ne­ra en tu decisión de con­ver­tir­te en ac­tor?

Mu­cha gen­te me pre­gun­ta si mi pa­dre tu­vo al­go que ver con mi decisión de de­di­car­me a la ac­tua­ción. Y la res­pues­ta es sí, por su­pues­to, su ejem­plo tu­vo mu­cho pe­so en la elec­ción de mi pro­fe­sión. No pue­do ne­gar que ha­ber es­ta­do ex­pues­to des­de pe­que­ño a los sets de gra­ba­ción de te­le­vi­sión y a los es­ce­na­rios tea­tra­les, en don­de pu­de ob­ser­var a mi pa­pá tra­ba­jar −y en don­de de he­cho cre­cí− in­du­da­ble­men­te fue un fac­tor muy im­por­tan­te.

Re­cuer­do per­fec­ta­men­te el día que de­ci­dí con­ver­tir­me en ac­tor. Te­nía cin­co años cuan­do mi pa­pá me lle­vó por pri­me­ra vez a su tra­ba­jo. Que­dé fas­ci­na­do con el mun­do com­ple­ta­men­te nue­vo y ma­ra­vi­llo­so que se abría fren­te a mí. A par­tir de ese mo­men­to no pa­ré de pe­dir­le a mi pa­pá que me de­ja­ra tra­ba­jar co­mo ac­tor. Él, por su­pues­to, me di­jo que no, que pri­me­ro de­bía ter­mi­nar mis es­tu­dios. Aun­que en oca­sio­nes pa­re­cía ce­der un po­co y me de­ja­ba in­ten­tar­lo, en otros mo­men­tos su ne­ga­ti­va vol­vía a ser con­tun­den­te. Sin em­bar­go, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer ci­ne en mi ni­ñez.

A los tre­ce años co­men­cé a in­tere­sar­me por la mú­si­ca y me de­di­qué a apren­der a to­car gui­ta­rra y piano de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. Me di cuen­ta de que la mú­si­ca se me fa­ci­li­ta­ba mu­cho y co­men­cé a com­po­ner. Ese in­te­rés por la mú­si­ca me lle­vó a de­ci­dir ir­me a Bos­ton a es­tu­diar mú­si­ca una vez que ter­mi­na­ra la pre­pa­ra­to­ria. Sin em­bar­go, por co­sas de la vi­da, los trá­mi­tes pa­ra rea­li­zar el via­je se com­pli­ca­ron y ha­bía que es­pe­rar diez me­ses más pa­ra ir. Mien­tras es­pe­ra­ba, y co­mo no te­nía na­da más que ha­cer, de­ci­dí to­mar cla­ses de mú­si­ca en Mé­xi­co.

Fue du­ran­te ese pe­rio­do de espera que el se­ñor Eu­ge­nio Co­bo su­gi­rió que in­gre­sa­ra al Cen­tro de Educación Ar­tís­ti­ca de Te­le­vi­sa (CEA), y así lo hi­ce. Ya den­tro del CEA me en­te­ré que el pro­duc­tor Pedro Da­mián es­ta­ba ha­cien­do un cas­ting. Aun­que sa­bía que el CEA no per­mi­tía a sus es­tu­dian­tes tra­ba­jar sino has­ta des­pués de gra­duar­se, de­ci­dí ha­cer ca­so omi­so, fui al cas­ting y, co­mo di­ce el di­cho “el res­to ya es his­to­ria”. No he pa­ra­do de tra­ba­jar des­de en­ton­ces.

¿Có­mo ha si­do tu ex­pe­rien­cia con aque­llos ac­to­res con­sa­gra­dos del me­dio ar­tís­ti­co con los que has­ta aho­ra te ha to­ca­do tra­ba­jar, y qué has apren­di­do a raíz de esas co­la­bo­ra­cio­nes?

Afor­tu­na­da­men­te, he te­ni­do la suer­te de en­con­trar­me con gran­des maes­tros en mi ca­mino, co­mo los pri­me­ros ac­to­res Gui­ller­mo Can­tú, Ro­sa Ma­ría Bian­chi, Vic­to­ria Ruf­fo, Ale­jan­dro Ca­ma­cho o Jo­sé Elías Mo­reno, en­tre mu­chos otros. Es gen­te que ado­ro y que me ha en­se­ña­do y con­ti­núa en­se­ñán­do­me mu­cho. Co­mo es­pon­ja, yo si­go ab­sor­bien­do to­do lo que pue­do apren­der de ellos. No ha­bría tiem­po su­fi­cien­te en es­ta en­tre­vis­ta pa­ra nom­bra a to­dos esos maes­tros que se han por­ta­do con­mi­go su­ma­men­te ge­ne­ro­sos y ac­ce­si­bles. Han si­do ex­pe­rien­cias que siem­pre agra­de­ce­ré.

Si tu­vie­ras que ele­gir, ¿cuál se­ría has­ta hoy la en­se­ñan­za más va­lio­sa de esos en­cuen­tros? Te pue­do de­cir que, más allá de lo la­bo­ral, se tra­ta de ex­pe­rien­cias vi­ven­cia­les, del apren­di­za­je que re­sul­ta de lle­gar a co­no­cer a la per­so­na y a la for­ma en que abor­dan su tra­ba­jo. En ese sen­ti­do, te pue­do de­cir, por ejem­plo, que me han en­se­ña­do a re­la­jar­me, a no to­mar­me las co­sas tan en se­rio. Soy una per­so­na muy in­ten­sa y así vi­vo el día a día; en mis re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les y en mi tra­ba­jo. Por eso, un tem­pe­ra­men­to co­mo el mío en una ca­rre­ra co­mo es­ta pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te si uno no apren­de a to­mar­se las co­sas con cal­ma. Ese es un con­se­jo que me ha ayu­da­do enor­me­men­te y se los agra­dez­co mu­cho.

“Ten­go diez años abrién­do­me pa­so en un me­dio lleno de obs­tácu­los y en él pa­san co­sas inex­pli­ca­bles y to­tal­men­te fue­ra de tu con­trol”.

¿En qué pro­yec­tos te en­cuen­tras tra­ba­jan­do en es­te mo­men­to, y qué me pue­des de­cir acer­ca de lo que vie­ne en tu ca­rre­ra?

En es­te mo­men­to las co­sas es­tán re­la­ti­va­men­te tran­qui­las. Me acaban de avi­sar que le han da­do luz ver­de a mi par­ti­ci­pa­ción en una obra de tea­tro, una sá­ti­ra fran­ce­sa muy bue­na y di­ver­ti­da. Por otra par­te, si to­do sa­le co­mo es­pe­ro, en ju­nio o ju­lio co­mien­zo a tra­ba­jar en una nue­va te­le­no­ve­la. Tam­bién he tra­ta­do de vol­ver a in­cur­sio­nar en el ci­ne, pe­ro has­ta aho­ra ha si­do muy di­fí­cil. Por otro la­do, aca­bo de inau­gu­rar, jun­to con mi pa­pá y mi pri­mo, nues­tro se­gun­do es­tu­dio de mú­si­ca. Se lla­ma AP Di­gi­tal Stu­dio.

¿Has pen­sa­do in­cur­sio­nar pro­fe­sio­nal­men­te en la mú­si­ca?

No, me gus­ta jun­tar­me con los ami­gos y to­car en fies­tas, pe­ro na­da más. Es­toy cons­cien­te de mis li­mi­ta­cio­nes co­mo can­tan­te y por eso pre­fie­ro com­pro­me­ter­me de lleno a lo que sé que pue­do ha­cer bien. Ten­go la suer­te de de­di­car­me a una ca­rre­ra muy ge­ne­ro­sa y a la que de­bo to­dos mis lo­gros pro­fe­sio­na­les. Eso es un buen in­di­ca­dor de que es­co­gí el ofi­cio ade­cua­do pa­ra mí. Por otro la­do, aun­que la ac­tua­ción pue­de ser una pro­fe­sión que te da ac­ce­so a mu­chas co­sas, tam­bién es su­ma­men­te ce­lo­sa y no per­do­na si la des­cui­das por mu­cho tiem­po en aras de otros in­tere­ses. Aun­que de­bo de­cir que tan­to la ac­tua­ción co­mo la mú­si­ca son dos ac­ti­vi­da­des que me apa­sio­nan enor­me­men­te.

¿Cuál es el me­jor con­se­jo que tu pa­dre te ha da­do en lo re­fe­ren­te a tu vi­da pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién en cuan­to a tu vi­da per­so­nal?

Mi pa­dre es una per­so­na muy abier­ta y la co­mu­ni­ca­ción en­tre no­so­tros siem­pre ha si­do ex­ce­len­te. A él no le gus­ta dar con­se­jos, pre­fie­re ofre­cer su pun­to de vis­ta y de­jar que yo sa­que mis pro­pias con­clu­sio­nes, ya que, en su opi­nión, to­dos te­ne­mos que vi­vir con las con­se­cuen­cias de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos. De él apren­dí cin­co pa­la­bras que me han ayu­da­do mu­cho en mi ca­rre­ra y que, de he­cho, es­toy pen­san­do ta­tuár­me­las en al­gún mo­men­to: in­sis­ten­cia, per­sis­ten­cia, con­sis­ten­cia, re­sis­ten­cia y humildad. Mi pa­pá opi­na que to­do es po­si­ble si uno si­gue esos cin­co pre­cep­tos. Por otra par­te, siem­pre me he sen­ti­do con la con­fian­za de pe­dir su opi­nión cuan­do creo en­con­trar­me en una en­cru­ci­ja­da pro­fe­sio­nal o per­so­nal, y siem­pre he po­di­do con­tar con su apo­yo en ese sen­ti­do. Los va­lo­res que for­man par­te de la fi­lo­so­fía de mi pa­dre y que he adop­ta­do co­mo pro­pios son: Ama a tu ma­dre, ama a tu fa­mi­lia, ama a la mu­jer con quien com­par­tes tu vi­da y al res­to de las per­so­nas que te aman.

¿Qué te gus­ta ha­cer en tu tiem­po li­bre?

Me de­di­co a la mú­si­ca y tam­bién ha­go mu­cho ejer­ci­cio. Reali­zo un en­tre­na­mien­to de al­to ren­di­mien­to que co­mien­zo a las 7 de la ma­ña­na en un gim­na­sio que se lla­ma La Fá­bri­ca. Des­pués, ha­go una ho­ra y me­dia, muy in­ten­sa, de pe­sas en otro gim­na­sio. Otra de mis pa­sio­nes es el golf y lo prác­ti­co mu­chí­si­mo. Asi­mis­mo, me en­can­ta ju­gar squash y tra­to de prac­ti­car­lo tan­to co­mo sea po­si­ble. El de­por­te en ge­ne­ral es una ac­ti­vi­dad que dis­fru­to enor­me­men­te.

¿Te gus­tan los re­lo­jes, y cuál es tu ti­po de re­loj fa­vo­ri­to?

Me en­can­tan. No me gus­tan los re­lo­jes muy gran­des y pre­fie­ro mo­de­los que no sean muy lla­ma­ti­vos. Siem­pre he di­cho que exis­ten tres co­sas que to­do hom­bre de­be te­ner en su cló­set: un buen re­loj, un buen cin­tu­rón y un buen par de za­pa­tos. Esos tres ele­men­tos lo­gran que cual­quier ro­pa que te pon­gas te que­de bien. Y el re­loj es un ele­men­to fun­da­men­tal.

¿Qué con­se­jo les pue­des dar a aque­llos jó­ve­nes in­tere­sa­dos en con­ver­tir­se en ac­to­res o que desean in­cur­sio­nar en el di­fí­cil mun­do del en­tre­te­ni­mien­to?

Les di­ría que es una pro­fe­sión muy com­pli­ca­da, con mu­chos obs­tácu­los; que mi tra­yec­to­ria, co­mo la de tan­tos otros ac­to­res, ha es­ta­do lle­na de mo­men­tos en los que no me ha que­da­do

Exis­ten tres co­sas que to­do hom­bre de­be te­ner en su cló­set: un buen re­loj, un buen cin­tu­rón y un buen par de za­pa­tos”.

más que llo­rar de co­ra­je o a cau­sa de la frus­tra­ción; de si­tua­cio­nes que me han lle­va­do a cues­tio­nar si to­do el es­fuer­zo va­le la pe­na, si aca­so no se­ría me­jor de­di­car­me a otro ofi­cio. Y es que mu­chas ve­ces las co­sas no de­pen­den de uno.

Hay mu­cha gen­te que pien­sa que mi ex­pe­rien­cia ha si­do fá­cil por­que mi pa­pá es ac­tor. La reali­dad es que ten­go diez años abrién­do­me pa­so en un me­dio lleno de obs­tácu­los y en el que pa­san co­sas inex­pli­ca­bles y to­tal­men­te fue­ra de tu con­trol. No exis­te una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca y no va­le la pe­na bus­car una. Lo úni­co que uno pue­de ha­cer es se­guir ade­lan­te.

No ha si­do ra­ro en mi ca­rre­ra per­der pro­yec­tos de un día a otro y sin re­ci­bir una bue­na ex­pli­ca­ción. Una vez, por ejem­plo, me can­ce­la­ron al mis­mo tiem­po dos pro­yec­tos pro­ta­gó­ni­cos y tu­ve que pa­sar ocho me­ses sin pros­pec­tos de tra­ba­jo. Pe­ro lo im­por­tan­te es sa­ber que es­tás ha­cien­do bien las co­sas y que to­do lo de­más no de­pen­de de ti. Y por eso, lo úni­co que cabe de­cir cuan­do ocu­rren co­sas co­mo esas es: in­sis­ten­cia, per­sis­ten­cia, con­sis­ten­cia, re­sis­ten­cia y humildad. El que per­se­ve­ra al­can­za.

¿Qué im­pac­to crees que tie­nen las re­des so­cia­les en el ofi­cio de ac­tor y en la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co?

Es un ar­ma de dos fi­los; es de­cir, se tra­ta de una di­ná­mi­ca que ofre­ce ven­ta­jas pe­ro tam­bién des­ven­ta­jas. En otras épo­cas, cuan­do no exis­tían las re­des so­cia­les, las es­tre­llas de ci­ne y te­le­vi­sión eran fa­cil­men­te ido­la­tra­das gra­cias a la dis­tan­cia que en ese en­ton­ces exis­tía en­tre ellas y el pú­bli­co. Di­cha dis­tan­cia man­te­nía un au­ra de mis­te­rio y re­for­za­ba la ado­ra­ción de se­res apa­ren­te­men­te inal­can­za­bles, cu­yas ca­rre­ras eran se­gui­das con in­te­rés.

El ac­ce­so sin pre­ce­den­te que hoy per­mi­te a la gen­te es­tar en es­tre­cho con­tac­to con las ce­le­bri­da­des, tam­bién tie­ne el efec­to de hu­ma­ni­zar­las −con to­dos los de­fec­tos que eso im­pli­ca− y, por lo tan­to, las es­tre­llas se han con­ver­ti­do rá­pi­da­men­te en pro­duc­tos desecha­bles, tan di­fe­ren­tes de aque­llo se­res em­ble­má­ti­cos y eter­nos que al­gu­na vez en­car­na­ron. Por eso, hoy en día es su­ma­men­te di­fí­cil pa­ra los ar­tis­tas desa­rro­llar una tra­yec­to­ria que per­du­re. Sin em­bar­go, esa es­tre­cha in­ter­ac­ción en­tre ar­tis­tas y pú­bli­co a tra­vés de los me­dios so­cia­les tam­bién sir­ve pa­ra ge­ne­rar in­te­rés en sus ca­rre­ras y man­te­ner­los re­le­van­tes.

¿Cuál es tu red so­cial favorita?

Me gus­ta mu­cho Ins­ta­gram por las in­creí­bles fo­tos que la gen­te po­ne. Y tam­bién me gus­ta Twitter.

Tra­je, Hac­kett Lon­don Ca­mi­sa y pañuelo, Scap­pino Za­pa­tos, Rock­port Re­loj, Mi­do Com­man­der II

Sty­ling: It­zel González Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Leo­nel Sandoval pa­ra L´Oreal Pa­rís @leo­san­franck Pro­duc­ción: Staff O´Clock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.