CON MA­DU­REZ

Des­pués del fra­ca­so su­fri­do en Bei­jing 2008 y el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre en 2012; el mar­chis­ta me­xi­quen­se va por su re­van­cha per­so­nal a Lon­dres, don­de es­pe­ra pe­lear por un lu­gar

Olympic Games - - Por­ta­da - AGUS­TÍN ELÍAS

Ha­ce cua­tro años, en la jus­ta olím­pi­ca de Bei­jing, Éder Sánchez era una de las pro­me­sas de la de­le­ga­ción tri­co­lor. La afi­ción me­xi­ca­na da­ba por he­cho que el ori­gi­na­rio de Tlal­ne­pantla, Es­ta­do de Mé­xi­co, ter­mi­na­ría la prue­ba de los 20 ki­ló­me­tros de mar­cha con una me­da­lla col­ga­da en el cue­llo; sin em­bar­go, un ma­les­tar es­to­ma­cal oca­sio­nó que con­clu­ye­ra en el dé­ci­mo quin­to si­tio con­vir­tién­do­se en blan­co de las crí­ti­cas; aho­ra, el an­da­rín ten­drá la opor­tu­ni­dad de dispu­tar sus se­gun­dos Jue­gos Olím­pi­cos, mis­mos en los que, se­gún sus pa­la­bras, pe­lea­rá por un lu­gar en el po­dio.

“Un po­co lo que in­flu­yó ahí (Bei­jing 2008), fue­ron los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, me ha­bían pues­to la me­da­lla an­tes de tiem­po, cuan­do no era así; yo sim­ple­men­te que­ría dar una bue­na com­pe­ten­cia y se me mar­có mu­cho con una me­da­lla, ya es­ta­ba ca­si en el po­dio, en­ton­ces, es­to cau­só mu­cha de­cep­ción en el pú­bli­co, pues pien­san que no te pre­pa­ras, que no eres lo que di­cen de ti, cuan­do las cir­cuns­tan­cias fue­ron otras”, se­ña­ló.

No obs­tan­te, la men­ta­li­dad de Sánchez Te­rán, de ca­ra a Lon­dres 2012, es­tá pues­ta en de­jar atrás aquel tra­go amar­go, pues con­si­de­ra que esa derrota le ayu­dó a ad­qui­rir ma­yor ex­pe­rien­cia.

“Me de­jó mu­cho apren­di­za­je en el as­pec­to de lo que no de­bo ha­cer an­tes de mi com­pe­ten­cia, lo que de­bo de co­rre­gir, to­do lo que ten­go que to­mar y co­mer pre­vio a mi prue­ba. Ya es­toy más ma­du­ro, más en­fo­ca­do a lo que quie­ro, más dis­ci­pli­na­do en mi de­por­te, no quie­re de­cir que an­tes no lo ha­ya si­do, pe­ro la ex­pe­rien­cia que he te­ni­do en es­tos años me ha da­do to­do eso; esa ex­pe­rien­cia no só­lo se ga­na en tus pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos, tie­nes que te­ner to­do el ci­clo olím­pi­co pa­ra apren­der, por­que na­die te lo va a ha­cer ver, ni tus pa­dres, más que uno mis­mo con las ex­pe­rien­cias vi­vi­das día a día”, men­cio­nó.

Pa­ra el com­pro­mi­so en la ca­pi­tal inglesa, Éder es­ta­rá al pen­dien­te de ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes que com­pi­tan en los 20 ki­ló­me­tros de mar­cha, pues es­tá cons­cien­te de que exis­te al me­nos una de­ce­na de atle­tas que po­drían im­pe­dir­le al­can­zar el sue­ño olím­pi­co.

“Sí hay ri­va­les, que por su tra­yec­to­ria de­por­ti­va, te pue­do de­cir que son de cui­da­do, co­mo es el chino (Zhen Wang), los tres ru­sos (An­drey Kri­vov, Vla­di­mir Ka­nay­kin y Va­le­riy Bor­chin), y un ita­liano (Alex Sch­wa­zer), que an­da por ahí muy fuer­te. Ten­go ri­va­les que es­tán a mi ni­vel y sé que ten­go que en­tre­nar y te­ner una bue­na es­tra­te­gia ese día pa­ra desa­rro­llar mi com­pe­ten­cia”, di­jo.

A prin­ci­pios de 2012, Éder su­frió la muer­te de su pa­dre, Víctor Sánchez, quien fue su en­tre­na­dor du­ran­te to­da su ca­rre­ra; no obs­tan­te, a pe­sar del do­lor, sa­be que tie­ne que se­guir ade­lan­te en su bús­que­da del me­tal olím­pi­co.

“La motivación cuan­do es­ta­ba él era muy bue­na, aho­ra que no es­tá yo sé que si­go te­nien­do la motivación por dar ese gran re­sul­ta­do; tam­bién es tris­te que no es­té, pe­ro voy a se­guir lu­chan­do por nues­tro sue­ño, por­que era nues­tro sue­ño, una me­da­lla olím­pi­ca y voy a tra­ba­jar du­ro pa­ra lle­gar has­ta ella”, se­ña­ló Sánchez, cu­yos en­tre­na­mien­tos aho­ra son cus­to­dia­dos por su ma­dre, Gra­cie­la Te­rán, quien es­tá cons­cien­te de la im­por­tan­cia que re­pre­sen­ta dar­le con­ti­nui­dad a la pre­pa­ra­ción del atle­ta.

“Éder ya es­tá en el top ten del mun­do, no hay que de­jar­lo caer, hay que se­guir y pa­ra eso es­ta­mos tra­ba­jan­do. Me sien­to con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad sé dón­de es­toy pa­ra­da, pe­ro to­da la vi­da es­tu­ve atrás de sus en­tre­na­mien­tos; fui au­xi­liar de mi es­po­so siem­pre, 17 años tra­ba­jan­do al la­do de él, co­noz­co lo que es­toy ha­cien­do y creo que lo va­mos a sa­car ade­lan­te”, apun­tó la pre­pa­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.