CON CA­DA LA­TI­DO

Diag­nos­ti­ca­do con el Sín­dro­me de Wol -Par­kin­son-whi­te, el atle­ta chihuahuen­se se so­bre­pu­so pa­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra en una de las prue­bas más ex­te­nuan­tes, la mar­cha de 50 ki­ló­me­tros

Olympic Games - - Portada - GA­BRIE­LA MENDOZA

Ho­ra­cio Na­va prac­ti­ca la mar­cha por­que es una pasión, la cual tam­bién de­be rea­li­zar por pres­crip­ción mé­di­ca, tras de­tec­tar­le en 2005 una en­fer­me­dad con­gé­ni­ta en el co­ra­zón que re­qui­rió de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, la cual su­peró. Aho­ra, el chihuahuen­se es la car­ta fuer­te me­xi­ca­na pa­ra Lon­dres 2012, en 50 ki­ló­me­tros.

“Te­nía un pro­ble­ma del co­ra­zón que no me per­mi­tía se­guir y que tu­ve que pen­sar du­ran­te un tiem­po, por­que me de­cían que de­bía ope­rar­me y de­jar el al­to ren­di­mien­to, al fi­nal to­do sa­lió bien. La mar­cha es al­go que ha­go to­dos los días, en­treno por­que me gus­ta el de­por­te y sé que ten­go que ha­cer ejer­ci­cio por diag­nós­ti­co mé­di­co, aho­ra es par­te de mi vi­da y de lo que me gus­ta ha­cer”, ex­pli­có el mar­chis­ta me­xi­cano.

Ha­ce sie­te años, los mé­di­cos le diag­nos­ti­ca­ron el Sín­dro­me de Wolff-Par­kin­son-Whi­te que con­sis­te en una pre-ex­ci­ta­ción anor­mal que va de la au­rí­cu­la al ven­trícu­lo del co­ra­zón, y con­du­ce rá­pi­da­men­te los im­pul­sos eléc­tri­cos oca­sio­nan­do que és­te se ac­ti­ve an­tes de lo nor­mal.

Es­to se tra­du­ce en el que el pa­cien­te pre­sen­ta una per­cep­ción de los pro­pios la­ti­dos del co­ra­zón, ma­reo, di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, y en oca­sio­nes sen­sa­ción de des­ma­yo, así que Na­va es­ta­ba obli­ga­do a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que pa­re­cía lo re­ti­ra­ría de la mar­cha, pe­ro se re­pu­so y no mermó los re­sul­ta­dos en el ac­tual ci­clo olím­pi­co.

“El de­por­te me ha de­ja­do via­jar y es­tu­diar, eso te ha­ce más fuer­te co­mo per­so­na, su­ma­do a que ma­du­ras y quie­res ha­cer bien las co­sas por­que re­pre­sen­tas a Mé­xi­co. Me enor­gu­lle­ce y me alien­ta el que se me ca­ta­lo­gue co­mo pro­ta­go­nis­ta en la se­lec­ción me­xi­ca­na de mar­cha. El pro­fe­sor (Jerzy) Haus­le­ber y Da­niel Bautista (cam­peón olím­pi­co en Mon­treal 1976 en 20 km de mar­cha) me co­lo­can co­mo un as­pi­ran­te al po­dio y es cier­to que ya to­ca que la ca­mi­na­ta nue­va­men­te dé re­sul­ta­dos y que la gen­te sue­ñe co­mo yo pa­ra es­tar en un po­dio”, di­jo.

Na­va nun­ca se ha da­do por ven­ci­do, ni si­quie­ra cuan­do lo de­ja­ron fue­ra de Ate­nas 2004; aho­ra las co­sas son di­fe­ren­tes por­que el sex­to lu­gar en Bei­jing 2008 le per­mi­te so­ñar con la po­si­bi­li­dad de al­can­zar la me­da­lla que ha­ce 20 años lo­gró Mer­ce­na­rio en Bar­ce­lo­na 1992.

“En Bei­jing era el no­va­to, pe­ro aho­ra ten­go más ex­pe­rien­cia y me­jo­res re­sul­ta­dos. Quie­ro ha­cer una com­pe­ten­cia es­tra­té­gi­ca, en don­de con­tro­le los ner­vios y la an­sie­dad. Me sue­ño en el po­dio, sé que des­pués de Bei­jing me pro­pu­se ser pro­ta­go­nis­ta, hay va­rias com­pe­ten­cias que nos per­mi­ten te­ner el sue­ño vi­gen­te. En es­te ci­clo olím­pi­co no le he po­di­do ga­nar al ru­so (Ser­gey Kird­yap­kin), pe­ro de ahí en fue­ra es­ta­mos en la pe­lea con el aus­tra­liano Ja­red Ta­llent, así que so­mos seis que he­mos es­ta­do en el gru­po pun­te­ro de los seis me­jo­res a ni­vel mun­dial”, ex­pli­có quien fue­ra re­le­vo por Mé­xi­co de la an­tor­cha olím­pi­ca de Bei­jing 2008 en Bue­nos Aires. “De­bo ha­cer un tiem­po por de­ba­jo de 3h 42 min. pa­ra es­tar en las me­da­llas”, aco­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.