Co­raz n

¿Cas­ti­go di­vino?

Periódico Al Día (Moroléon) - - Consejos De Todo Corazon -

Tta, cy­mo es­tis, es­pe­ro que muy bien. 0i his­to­ria es la si­guien­te &uan­do iba en la uni­yer­si­dad tu­ye un no­yio al que qui­se mu cho, real­men­te lo amp. /ue­go de tres axos con pl me em­ba­racp, pe­ro co­mo to­day­ta es­ta­ba es­tu­dian­do, abortp. el se enomy mu cho con­mi­go y ter­mi­na­mos. 'es­pups tu­ye otros no­yios, pe­ro ya no co­mett el mis­mo error y siem­pre uti­li]aba condyn. +ace cua­tro axos me re­en­contrp con ese no­yio y reanu­da­mos nues­tro no­yia]go, que re­sulty tan bueno que in­clu­so de­ci­di­mos ca­sar­nos. To­do iba muy bien has­ta que de­ci­di­mos te­ner hi­mos. /le­ya­mos dos axos in­ten­tan do ser pa­pis y no po­de­mos. +emos ido a Ya­rios mp­di­cos y nos he­mos he­cho Ya­rias prue­bas, pe­ro na­da mis no pega. ¢T~ crees que so­bre no­so­tros cayy una es­pe­cie de cas­ti­go di­yino" ¢6e pue­de ser est­pril, des pups de que no se era" $y~da­me Tta y por Ia­yor re­co­mipn­da­me un buen mp­di­co y e[per­to en es­tos te­mas.

(VSRVD GHVHVSHUDGD

4ue­ri­da es­po­sa de­ses­pe­ra­da, la Ier­ti­li­dad de las per­so­nas ba­ma co­nior­me pa­sa la edad, pe­ro tal Ye] en us­te­des ha­ya mu­chos sen­ti mien­tos no re­suel­tos en re­la­ciyn con el em ba­ra]o que se in­te­rrum­piy y en­ton­ces Ya a ser­les muy ~til ir a te­ra­pia pa­ra re­sol­yer­los y lo­grar aho­ra su de­seo de te­ner un hi­mo. 6i los mp­di­cos no han en­con­tra­do al­go mal en su or­ga­nis­mo, lo mis pro­ba­ble es que su ato­re es­ti a ni­yel emo­cio­nal y la te­ra­pia Ya a ayu­dar­les in­fi­ni­ta­men­te. Te su­gie­ro que acu­dan al ,ns­ti­tu­to Per­so­nas. (l tel­piono pa­ra que ha­gan una ci­ta es el . (spe­ro que pron­to me lla­mes pa­ra que me di­gas que ya Yas a te­ner un bebp. +ola Tta. 2ye res­pec­to al ca­so del de sep­tiem­bre ti­tu­la­do, “Pes­ca a un in­fiel”, don­de un ti­po Yio sa­lir del ho­tel al cu­xa­do con una chi­ca, yo opino que la in­fi­de­li­dad es com~n en los hom­bres da­do el he­cho de que se tra­ta de Ie­cun­dar al ma­yor n~me­ro de hem­bras, si quie­ren hom­bres fie­les que los bus­quen en los pan­teo­nes, ast que no sea me­ti­che es­te ti­po y, en se­gun­do lu­gar, en­tre hom­bres nos pro­te­ge­mos y que no an­de de chis­mo­so, ser­ta to­do. 0uchas gra­cias. (O +RPEUH TXH WH GD FRQVHMRV

£+ooo­la , eso de Ie­cun­dar al ma­yor n~ me­ro de hem­bras apli­car­ta si el plan Iue­ra re­po­blar la tie­rra, pe­ro la reali­dad es que es­ta­mos mis que so­bre­po­bla­dos. $de­mis, has­ta hoy no he co­no­ci­do a in­fie­les cu­ya me­ta sea Ie­cun­dar, la ma­yor­ta se sor­pren­de cuan­do se ha­ce el anun­cio de que hay un em­ba­ra]o. < eso de la com­pli­ci­dad... es to­do un te­ma. 'pma­me de­cir­te que tu co­men­ta­rio sue­na a ma­chis­mo pu­ro y ne­ce­si­ta­mos eyo­lu­cio­nar co­mo so­cie­dad +ola, Tta 5eme­dios. /o que pa­sa es que mi ma­ri­do es muy mu­me­rie­go y a mt me gus­tar­ta sa­ber cy­mo ha­cer­le pa­ra que pl de­me de ser ast. 0uchas gra­cias, Tta, y es­pe ro pron­to tu res­pues­ta.

6REULQD DXRV DPD GH FDVD

£+ooo­la , que­ri­da so­bri­na. /o que pue­des ha­cer es des­cu­brir a qup se de­be que ha­yas es­co­gi­do a un hom­bre mu­me­rie­go pa­ra ca sar­te o arre­mun­tar­te con pl. 6upon­go que te acuer­das que t~ lo es­co­gis­te, ya que no te sa­liy en una ca­ma de ce­real ni Iue un pre mio en al­gu­na riia, t~ lo acep­ta­se tal cual es. $st que des­cu­bre qup es­pe­ra­bas que pa sara al Yi­yir con un hom­bre pa­ra el que no pue­des ser la ~ni­ca mu­mer, y ya lo sab­tas. el no Ya a cam­biar, la que pue­de cam­biar eres t~, asu­mien­do que t~ es­co­gis­te a un hom bre ast. < si no te gus­ta lo que Yi­yes con pl pues te es­tis tar­dan­do pa­ra de­mar­lo, por que, in­sis­to, pl no Ya a cam­biar al­go que ha si­do siem­pre. < si t~ pen­sa­bas que se le iba a qui­tar al Mun­tar­se con­ti­go, aho­ra ya sa­bes que eso Iue una Ian­tas­ta en tu ca­be]a. Tta 5eme­dios, mi pro­ble­ma es que me en­rollp con una per­so­na que tie­ne axos cuan­do nos re­en­con­tra­mos, ella Mury que me quer­ta y que me ama­ba, me lo ma­niies ty Ya­rias Ye­ces y ella Iue la que me buscy, pe­ro con el pa­so del tiem­po ella cam­biy mu­cho. +ubo Ye­ces en que sy­lo me bus­ca ba los fi­nes de se­ma­na y yo le da­ba dinero, pe­ro en diciembre pa­sa­do cam­biy al e[tre mo de de­cir­me que no pod­ta de­di­car­me su tiem­po, por­que su ma­yor de­ber era de­di car­se a sus hi­mos, los cua­les ya son ma­yo­res de edad, y me boty a la go­ma. 4ui­sie­ra que me die­ras un con­se­mo so­bre to­do es­to, pa­ra sa­ber qup ha­cer, por­que no la pue­do ol­yi­dar y siem­pre la trai­go en mi men­te. 4ui­sie­ra que me die­ras tu con­se­mo de to­do co­ra]yn, Tta 5eme­dios. 0uchas gra­cias.

(O 0DOKHFKR

DXRV

4ue­ri­do 0al­he­cho, las re­la­cio­nes de pa­re Ma son ast. $ Ye­ces no dan pa­ra ser de lar­go pla]o, aun­que la gen­te ya no sea Yein­tea xe­ra. 6i esa mu­mer es­ti mis a gus­to sien­do sy­lo madre, pues no te que­da mis que aceptar lo que de­ci­diy ya que eso im­pli­ca que no tie­ne es­pa­cio pa­ra aco­mo­dar­te en su Yi­da. +ay mu­me­res ast, que sy­lo Yi­yen pa­ra ser ma­dres y se ol­yi­dan de que tam bipn son mu­me­res. < t~ ten­dris que Yi­yir el due­lo co­rres­pon­dien­te por la re­la­ciyn que ter­miny. 'ate tiem­po, y com­pren­de que nun­ca ol­yi­da­ris a es­ta mu­mer por­que com­par­tis­te un es­pa­cio de tu Yi­da con ella, lo que Ya a pa­sar es que con el tiem­po ya no ten­dris los mis­mos sen­ti­mien­tos do­lo­ro­sos que tie­nes aho­ra. $st que da­te tiem­po y no pre­ten­das bo­rrar­la de tu Yi­da, sy­lo Ye acep­tan­do que ya sy­lo es­ta­ri en tu re­cuer­do.

'H WRGR FRUD]YQ /D 7td 5HPHGLRV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.