Hay 98 mil dia­bé­ti­cos en el es­ta­do

» De es­ta ci­fra, el 41.5% man­tie­nen la glu­co­sa en con­trol; la Se­cre­ta­ría de Sa­lud cuen­ta con tres UNEMES que atien­den y orien­tan a los pa­cien­tes

Periódico AM Express Celaya - - PORTADA - Ju­lie­ta Ro­sa­les Or­tiz Ira­pua­to

La dia­be­tes es una de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas que más afec­tan a los gua­na­jua­ten­ses; man­tie­ne SSG pro­gra­mas de aten­ción cons­tan­te.

La dia­be­tes es una de las en­fer­me­da­des cró­ni­co-de­ge­ne­ra­ti­vas que más afec­tan a la po­bla­ción gua­na­jua­ten­se.

Tan só­lo en Ira­pua­to 14 mil 555 per­so­nas han si­do de­tec­ta­das con el pa­de­ci­mien­to, cues­tión por la que ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud tra­ba­jan en pro­gra­mas de aten­ción y pre­ven­ción.

De acuer­do a da­tos de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, Gua­na­jua­to cuen­ta con 98 mil 297 per­so­nas con diag­nós­ti­co de dia­be­tes, de las cua­les el 41.5% cuen­tan con ci­fras de glu­co­sa en con­trol.

Es en tres Uni­da­des de Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­cas en En­fer­me­da­des Cró­ni­cas (UNEMES), don­de se ofre­ce ser­vi­cios in­te­gra­les a pa­cien­tes con dia­be­tes, obe­si­dad, so­bre­pe­so y ries­go car­dio­vas­cu­lar con un mo­de­lo es­pe­cia­li­za­do que in­clu­ye des­de la re­vi­sión de los pies has­ta aten­ción psi­co­ló­gi­ca.

Las uni­da­des se en­cuen­tran en Ira­pua­to, Ce­la­ya y León, y en la ac­tua­li­dad tie­ne un re­gis­tro de 1 mil 166 pa­cien­tes ac­ti­vos.

La re­fe­ren­cia de pa­cien­tes se rea­li­za des­de los Cen­tros de Sa­lud a una de las tres UNEMES, en don­de el pri­mer año el pa­cien­te lle­va una se­rie de con­sul­tas mé­di­cas men­sua­les, pos­te­rior a es­te tiem­po las ci­tas son más es­ca­lo­na­das.

Uno de los pro­pó­si­tos de las UNEMES de En­fer­me­da­des Cró­ni­cas es pro­pi­ciar cam­bios de há­bi­tos de vi­da pa­ra los pa­cien­tes y así pre­ve­nir que du­ran­te años con­su­man mu­chos me­di­ca­men­tos, in­clu­so se re­tra­sa en al­gu­nos ca­sos la pres­crip­ción de los mis­mos me­di­ca­men­tos, lo que re­pre­sen­ta un aho­rro de gas­tos en me­di­ci­nas e in­ter­ven­cio­nes que no in­clu­yen el Se­gu­ro Po­pu­lar.

En es­tas uni­da­des se re­vi­sa tam­bién que no existan da­ños co­mo ul­ce­ras por pre­sión, a ni­vel neu­ro­ló­gi­co y cir­cu­la­to­rio, o pro­ble­mas der­ma­to­ló­gi­cos y com­pli­ca­cio­nes por de­for­ma­cio­nes de hue­sos y ca­llo­si­da­des.

Con­se­cuen­cias

En pa­cien­tes con en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes mal con­tro­la­da, es co­mún que exis­ta de­te­rio­ro del ni­vel cir­cu­la­to­rio de los pies, se pier­de la sen­si­bi­li­dad y mo­vi­mien­to has­ta oca­sio­nar la in­mo­vi­li­dad con pro­ble­mas mi­cro­ce­lu­la­res, oca­sio­nan­do ul­ce­ras por pre­sión, has­ta gan­gre­na.

En las UNEMES se ofre­ce ade­más ser­vi­cio de nu­tri­ción, psi­co­lo­gía, va­lo­ra­ción in­te­gral, me­di­ci­na in­ter­na y ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción co­mo ejer­ci­ta­ción fí­si­ca.

Otra es­tra­te­gia de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud son los Gru­pos de Apo­yo Mu­tuo (GAM), y en la en­ti­dad se cuen­ta con 497, in­te­gra­dos por pa­cien­tes con dia­be­tes me­lli­tus y otras en­fer­me­da­des cró­ni­cas, con el pro­pó­si­to de man­te­ner en me­jo­res con­tro­les la en­fer­me­dad.

Pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral, la Se­cre­ta­ría de Sa­lud rea­li­zar ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das per­so­nas de 20 años y más, con el fin de fo­men­tar una cul­tu­ra de au­to­cui­da­do que pro­pi­cie cam­bios y ac­ti­tu­des sa­lu­da­bles con la pre­mi­sa de re­du­cir los ries­gos de pa­de­cer dia­be­tes me­lli­tus y sus com­pli­ca­cio­nes.

Re­co­men­da­cio­nes cien­tí­fi­cas

Zi­mat Con­sul­to­res, fir­ma de co­mu­ni­ca­ción en Mé­xi­co, dio a co­no­cer re­co­men­da­cio­nes cien­tí­fi­cas pa­ra pa­cien­tes con dia­be­tes, su­mán­do­se a los tra­ba­jos de di­ver­sos or­ga­nis­mos cien­tí­fi­cos en el mun­do que emi­ten las lla­ma­das “Guías nu­tri­cio­na­les pa­ra el ma­ne­jo de la dia­be­tes”.

Las guías es­tán di­se­ña­das pa­ra que tan­to mé­di­cos co­mo pa­cien­tes, es­tén in­for­ma­dos so­bre las me­jo­res op­cio­nes ali­men­ti­cias pa­ra con­tro­lar es­te pa­de­ci­mien­to.

“Uno de los re­tos más im­por­tan­tes al que se en­fren­ta to­da per­so­na con dia­be­tes es el de man­te­ner, den­tro de cier­tas res­tric­cio­nes, una die­ta ape­ti­to­sa.

“Aun­que es cier­to que, en su ca­so, el con­su­mo de azú­car sue­le li­mi­tar­se al mí­ni­mo, ello no sig­ni­fi­ca que ten­gan que ol­vi­dar­se pa­ra siem­pre de los pro­duc­tos dul­ces. Al con­tra­rio, su die­ta pue­de in­cluir­los, siem­pre que se con­su­man con mo­de­ra­ción”, in­di­can.

Des­ta­can que los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos o ba­jos en ca­lo­rías re­sul­tan muy úti­les, pues per­mi­ten re­du­cir al má­xi­mo la in­ges­ta de azú­car sin per­der los sa­bo­res dul­ces en la die­ta y sin afec­tar los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes en el ca­so de la dia­be­tes.

Agre­ga­ron que la Guía Nu­tri­cio­nal 2018 de Gran Bre­ta­ña, pu­bli­ca­da en fe­bre­ro de es­te año, con­fir­ma que los en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les son se­gu­ros y re­co­men­da­bles co­mo par­te de una die­ta ba­ja en ca­lo­rías, e in­clu­so pue­den ayu­dar a re­du­cir la he­mo­glo­bi­na gli­co­li­sa­da, un in­di­ca­dor de ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre.

De acuer­do con la guía, pa­ra las per­so­nas con dia­be­tes que gus­tan de los pro­duc­tos dul­ces, o bien pa­ra quie­nes quie­ren ba­jar de pe­so, los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos son una muy bue­na op­ción, pues les per­mi­te re­du­cir su in­ges­ta dia­ria de car­bohi­dra­tos y, por lo tan­to, de ener­gía en ge­ne­ral.

La guía in­di­ca ade­más, que cuan­do se uti­li­zan con mo­de­ra­ción, los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos pue­den pre­fe­rir­se por en­ci­ma del azú­car de me­sa.

“La Guía Nu­tri­cio­nal 2018 es el re­sul­ta­do del aná­li­sis que un gru­po de es­pe­cia­lis­tas bri­tá­ni­cos reali­zó so­bre la más re­cien­te li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca, y es con­sis­ten­te con las úl­ti­mas re­co­men­da­cio­nes de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes y la Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca de la Aso­cia­ción Ca­na­dien­se de Dia­be­tes, en­tre otros or­ga­nis­mos de­di­ca­dos al tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad”, ex­pli­ca­ron.

En La­ti­noa­mé­ri­ca, la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Dia­be­tes (ALAD) tam­bién emi­te las “Guías so­bre el diag­nós­ti­co, con­trol y tra­ta­mien­to de la Dia­be­tes Me­lli­tus Ti­po 2 con me­di­ci­na ba­sa­da en evi­den­cia”, las cua­les re­co­no­cen que los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos se pue­den em­plear en pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2.

Ju­lie­ta Or­tiz

Mé­xi­co, a ni­vel mun­dial ocu­pa el sex­to lu­gar en dia­be­tes, y en el es­ta­do de Gua­na­jua­to es la se­gun­da cau­sa de muer­te./Fotos:

La ac­ti­va­ción fí­si­ca ayu­da a pre­ve­nir o con­tro­lar la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.