El jaz­mín del poe­ta

Periódico AM Express Celaya - - CORREDOR INDUSTRIAL - Was­hing­ton Da­niel Go­ro­si­to Pérez

A la me­mo­ria de Ama­do Ner­vo (Mé­xi­co 1870-Uru­guay 1919)

Aque­lla tar­de, al igual que otras, Don Giu­sep­pe car­ga­ba su ca­nas­ta de jaz­mi­nes en el bra­zo iz­quier­do. La ram­bla mon­te­vi­dea­na se ex­ten­día has­ta per­der su ser­pen­tear en el ho­ri­zon­te.

Era do­min­go, ese día tan es­pe­cial año­ra­do du­ran­te to­da la se­ma­na. No con el ob­je­ti­vo de las pa­re­ji­tas jó­ve­nes que veía pa­sear ale­gre- men­te de la mano y lan­zar­se mi­ra­di­tas pro­vo­ca­ti­vas y su­su­rros al oí­do. Pe­ro, ¿Qué ha­cía él ahí?

Su pre­gón con acen­to si­ci­liano, ”jaz­mi­ne, jaz­mi­ne, jaz­mi­ne, jaz­mi­ne”; no so­na­ba ex­tra­ño en un jo­ven país que ha­bía abier­to de par en par sus puer­tas a la in­mi­gra­ción. Por mo­men­tos la ciu­dad, se com­pa­ra­ba con la To­rre de Ba­bel.

Chis­pa­zos lle­ga­ban a su men­te de la po­bre in­fan­cia in­su­lar, una ado­les­cen­cia en los oli­va­res tra­ba­jan­do a bra­zo par­ti­do. Lue­go, la gran de­ci­sión: ir a ha­cer “la Amé­ri­ca”.

Los co­men­ta­rios ver­ti­dos en las car­tas por los ya idos, se ha­cían gi­gan­tes en las re­pe­ti­cio­nes de las ma­dres del pue­blo.

El via­je, él y An­to­nie­ta so­li­tos con su amor y sus sue­ños ha­cia tie­rras ex­tra­ñas, Al po­co tiem­po, el ac­ci­den­te en la fá­bri­ca. Su sal­do: la pér­di­da de la mano iz­quier­da.

Adiós al tra­ba­jo, bien­ve­ni­das las ne­ce­si­da­des. Y co­mo si fue­ra po­co, in­me­dia­ta­men­te la en­fer­me­dad de An­to­nie­ta. Los po­cos aho­rros se fue­ron en me­di­ci­nas, doc­to­res, y pa­ra col­mo de ma­les, un desen­la­ce trá­gi­co.

Só­lo le que­da­ba el con­sue­lo de ha­ber­la ama­do co­mo a na­die. La so­le­dad se ha­cía insoportable, los recuerdos más…

Al ver esas pa­re­jas de jó­ve­nes no se le des­per­ta­ba en­vi­dia; era un hom­bre bueno; pe­ro el pen­sa­mien­to era “que no fue­ran a su­frir co­mo él”. El do­min­go sig­ni­fi­ca­ba bue­nas ven­tas y el re­cuer­do de las ca­mi­na­tas por la ram­bla con An­to­nie­ta.

Sin im­por­tar cla­ses so­cia­les, la so­cie­dad mon­te­vi­dea­na se en­con­tra­ba allí en pleno las tar­des de do­min­go. Los ga­la­nes ob­se­quia­ban blan­cos jaz­mi­nes a sus amo­res.

Ha­bía de­ci­di­do cam­biar de si­tio; la inau­gu­ra­ción de la mo­le blan­ca, bau­ti­za­da con el nom­bre de ”Par­que Ho­tel”, lla­ma­ba a los cu­rio­sos has­ta for­mar mul­ti­tu­des que ob­ser­va­ban el co­lo­so de co­lor blan­co.

Pa­sa­ban dos pa­sean­tes a su la­do y co­men­ta­ban lo ma­ra­vi­llo­so de la obra, oyó de­cir a uno de ellos que “era de es­ti­lo ecléc­ti­co y afran­ce­sa­do”.

Co­rría el mes de abril de 1919, en Uru­guay se vi­vían años de bo­nan­za, ex­por­tan­do ma­te­rias pri­mas al vie­jo con­ti­nen­te.

La cla­se al­ta a tra­vés de fre­cuen­tes via­jes a Eu­ro­pa, ad­qui­ría un mo­de­lo de vi­da, a ima­gen y se­me­jan­za del pa­ri­sino de la épo­ca, co­no­ci­do co­mo “Be­lle Épo­que”.

Mon­te­vi­deo, su ca­pi­tal, se er­guía jun­to a su her­ma­na Bue­nos Ai­res de allen­de el Pla­ta, en cen­tro eco­nó­mi­co y cul­tu­ral del mo­men­to. Y Giu­sep­pe apor­ta­ba jaz­mi­nes…

Una tar­de­ci­ta oto­ñal, vio lle­gar a un hom­bre del­ga­do, en­ju­to, de ojos tris­tes, cal­va pro­nun­cia­da so­bre la fren­te; tra­je gris im­pe­ca­ble, y un ca­mi­nar len­to, pau­sa­do.

És­te, se in­cli­nó so­bre la ca­nas­ta, le en­tre­gó un pe­so oro, to­mó un jaz­mín y lo co­lo­có en la so­la­pa de­re­cha del sa­co.

Giu­sep­pe al que­rer dar­le su cam­bio, re­ci­be co­mo res­pues­ta un le­ve ade­mán con la mano de­re­cha y la pa­la­bra “gra­cias”.

El ca­ba­lle­ro se re­ti­ró len­ta­men­te, cru­zó la ave­ni­da se­gui­do por la mi­ra­da del ven­de­dor. Su pa­go co­rres­pon­día a la ven­ta de me­dia ca­nas­ta; só­lo qui­so una pa­ra el ojal.

Y en­tró en el Par­que Ho­tel. Giu­sep­pe son­rió, to­mó su ca­nas­ta; la lle­ga­da del mis­te­rio­so clien­te coin­ci­día con las úl­ti­mas lu­ces del día; un sol car­me­sí, mo­ri­bun­do, se re­fle­ja­ba en el agua.

Se fue ca­mi­nan­do len­ta­men­te con el pe­so de los años a cues­tas. Al día si­guien­te, de­ci­dió ca­mi­nar por la ram­bla, la bri­sa se sen­tía fría, pro­nós­ti­co de un in­vierno cru­do y tem­pra­ne­ro. Es­ta era la peor épo­ca del año pa­ra las ven­tas.

[Con­ti­nua­rá]

No­ta fi­nal: es­te cuen­to ob­tu­vo el 2º Pre­mio de la Ca­te­go­ría Na­rra­ti­va In­ter­na­cio­nal de Con­me­mo­ran­do en Cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Ar­mo­nía So­mers en Pan­do, Uru­guay en Sep­tiem­bre del 2014

Was­hing­ton Da­niel Go­ro­si­to (Mon­te­vi­deo, Uru­guay, 1961). Co­la­bo­ra­dor en di­ver­sas re­vis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Au­tor de Pa­ra leer­los to­dos (Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, 2009), Una is­la en la is­la An­to­lo­gía, (La­tin He­ri­ta­ge Foun­da­tion, 2010), Mil poe­ma a Pa­blo Ne­ru­da-An­to­lo­gía (Al­fred Asis- Is­la Ne­gra 2011), Mi país es un zom­bi An­to­lo­gía (Ca­sa­ma­ni­ta Car­to­ne­ra 2011), I Cer­ta­men In­ter­na­cio­nal To­le­dano “Cas­co his­tó­ri­co” An­to­lo­gía (Cel­ya, 2013), ¿Por qué Mé­xi­co? (Al­fred Asis Is­la Ne­gra, 2014), Pa­rra al 100En el Cum­plea­ños No 100 de Ni­ca­nor Pa­rra (Edi­cio­nes Re­vis­ta El Humo, 2014). En­tre otros. Úl­ti­mo pre­mio re­ci­bi­do; I Cer­ta­men de Poe­sía In­ter­na­cio­nal To­le­dano (2013).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.