Flo­tar

Periódico AM Express Celaya - - CORREDOR INDUSTRIAL - Sal­va­do­ra del Ro­cío Ál­va­rez Le­des­ma

Mi­ro tus ojos y sé que es­tás en ple­na tor­men­ta, tu co­ra­zón es un río des­bor­da­do que arra­sa y te arras­tra en sus aguas. Yo qui­sie­ra dar­te la cal­ma de una pla­ya so­li­ta­ria, de un bos­que con un arro­yo can­ta­rino, que te de­vol­vie­ra la son­ri­sa, pe­ro es­ca­pa a mis fa­cul­ta­des. Y es que no ten­go a mi dis­po­si­ción el sol, ni la fa­cul­tad de vol­ver atrás el tiem­po, so­lo ten­go mis bra­zos pa­ra en­vol­ver­te de mí. Yo qui­sie­ra dar­te un co­ra­zón sin má­cu­la, que se ale­gra­ra por las co­sas pe­que­ñas, pa­ra lle­nár­te­lo de es­tre­llas, que con su luz bo­rra­ra y se con­fun­die­ra en su blan­cu­ra in­fi­ni­ta, el sen­ti­mien­to que te abraza con frío. Qui­sie­ra lle­nar­lo de ri­sas y que tú tam­bién son­rie­ras.

Y no sé por qué cuan­do veo tus ojos hú­me­dos, yo tam­bién me en­tris­tez­co y me frus­tro de im­po­ten­cia de no po­der arran­car los car­dos que las­ti­man esa al­ma tuya que yo amo, qui­sie­ra lan­zar­los a un pla­ne­ta dis­tan­te don­de no vol­vie­ran nun­ca. Y aun­que sé que to­dos sor­tea­mos tor­men­tas que nos par­ten el co­ra­zón, yo qui­sie­ra pre­ser­var el tu­yo, rom­per las le­yes de la ma­te­ria y ser el vien­tre que te guar­dó con un co­ra­zón in­tac­to, que se cal­ma­ba con el eco del mío. Pe­ro no pue­do, la­men­ta­ble­men­te es im­po­si­ble, ya que es­ta­mos con­de­na­dos a es­tar so­los, pues aun­que es­te­mos jun­tos, so­mos uni­da­des in­de­pen­dien­tes.

Por mu­cho que com­par­ta­mos nues­tros sen­ti­mien­tos, ese frío y ese va­cío que te ahue­ca el pe­cho, ése, so­lo tú lo ex­pe­ri­men­tas. ¡Da­me, da­me ese co­ra­zón he­la­do, pa­ra que no te que­me el pe­cho, le di­cen mis ojos a los tu­yos sin pa­la­bras!

Flo­ta den­tro de ese mar vio­len­to, no es for­zo­so sa­lir con una fuer­za que aho­ra te fal­ta, de­ja tu cuer­po me­cer­se en las olas in­quie­tas, sin opo­ner re­sis­ten­cia, co­mo lo ha­ce la es­pu­ma. Si las cres­tas de agua em­bra­ve­ci­das te im­pi­den ver la ori­lla, es­pe­ra co­mo un madero a la de­ri­va, co­mo si vo­la­ras en el vai­vén, ce­rran­do tus ojos can­sa­dos. Yo te pro­me­to que pa­sa­rá, aho­ra lo que im­por­ta es so­bre­vi­vir, flo­tar den­tro de ese océano de emo­cio­nes que te des­bor­da, que muy pron­to ten­drás el res­guar­do de una pla­ya se­gu­ra, que sé que al­can­za­rás la ori­lla cuan­do se aquie­ten las aguas y la bo­rras­ca se mar­cha­rá de­jan­do una es­te­la ne­gra, ca­da vez más le­ja­na de de­s­es­pe­ran­za.

Por­que to­dos re­gre­sa­mos de las tor­men­tas for­ta­le­ci­dos, di­fe­ren­tes, con una ar­ma­du­ra in­vi­si­ble que se nos for­ma sin dar­nos cuen­ta. Y ca­mi­na­re­mos jun­tos con­ver­san­do, los se­res en con­ti­nua evo­lu­ción que so­mos, de­jan­do en la ori­lla hú­me­da, nues­tras hue­llas nue­vas.

SAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.