Adiós, gi­ro po­lí­ti­co. Ho­la, men­ti­ras.

Periódico AM Express Celaya - - CORREDOR INDUSTRIAL VIVIR+ - Paul Krug­man

¿Re­cuer­dan el gi­ro po­lí­ti­co? Los po­lí­ti­cos so­lían en­ga­ñar a los elec­to­res des­cri­bien­do sus po­lí­ti­cas de ma­ne­ras en­ga­ño­sas. Por ejem­plo, el go­bierno de Bush ten­día a afir­mar que las exen­cio­nes fis­ca­les pa­ra los ri­cos en reali­dad te­nían que ver con ayu­dar a los adul­tos ma­yo­res, por­que los es­ta­dou­ni­den­ses ex­tre­ma­da­men­te ri­cos sue­len ser bas­tan­te vie­jos.

Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos ya no se to­man la mo­les­tia de pre­sen­tar los he­chos de ma­ne­ra en­ga­ño­sa. En cam­bio, mien­ten sim­ple y lla­na­men­te.

¿So­bre qué mien­ten? Mu­chas co­sas, des­de la can­ti­dad de gen­te pre­sen­te has­ta la de­lin­cuen­cia co­me­ti­da por in­mi­gran­tes, des­de las plan­tas de ace­ro has­ta la Cor­te Su­pre­ma. Sin em­bar­go, en es­te pre­ci­so mo­men­to, el es­fuer­zo más in­ten­so y coor­di­na­do de sus men­ti­ras tie­ne que ver con la aten­ción mé­di­ca, un te­ma en el que los re­pu­bli­ca­nos mien­ten sin ce­sar tan­to so­bre su pro­pia pos­tu­ra co­mo la de los de­mó­cra­tas.

La ver­da­de­ra pos­tu­ra re­pu­bli­ca­na so­bre la aten­ción mé­di­ca ha si­do cla­ra y con­sis­ten­te des­de ha­ce dé­ca­das: el par­ti­do de­tes­ta, sen­ci­lla­men­te de­tes­ta, la idea de que el go­bierno in­ter­ven­ga pa­ra que to­dos los ciu­da­da­nos ten­gan ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca bá­si­ca, sin im­por­tar su ni­vel de in­gre­sos ni su his­to­rial mé­di­co.

Es­te odio in­clu­ye, en gran me­di­da, el odio a Me­di­ca­re. Ya des­de 1961, Ro­nald Rea­gan ad­ver­tía que pro­mul­gar Me­di­ca­re des­trui­ría la li­ber­tad es­ta­dou­ni­den­se. Tal vez so­lo me lo pa­rez­ca a mí, pe­ro no creo que eso ha­ya ocu­rri­do. Newt Gin­grich pa­ra­li­zó el go­bierno en su in­ten­to pa­ra obli­gar a Bill Clin­ton a re­cor­tar el fi­nan­cia­mien­to a Me­di­ca­re. Paul Ryan pro­pu­so po­ner fin al Me­di­ca­re que co­no­ce­mos y rem­pla­zar­lo con cu­po­nes inade­cua­dos que se usa­rían pa­ra la com­pra de se­gu­ros pri­va­dos.

Evi­den­te­men­te, el odio se ex­tien­de a la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble. Los re­pu­bli­ca­nos no so­lo odian los sub­si­dios que ayu­dan a la gen­te a com­prar se­gu­ros; ade­más, odian las nor­mas que evi­tan que las ase­gu­ra­do­ras dis­cri­mi­nen a la gen­te con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes. De he­cho, vein­te pro­cu­ra­do­res ge­ne­ra­les de es­ta­dos re­pu­bli­ca­nos pre­sen­ta­ron una de­man­da con la fi­na­li­dad de eli­mi­nar la co­ber­tu­ra pa­ra en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes y el go­bierno de Trump se ne­gó a opo­ner­se a la de­man­da, más bien la res­pal­da.

Así que si eres un elec­tor al que le im­por­ta la aten­ción mé­di­ca, no de­be­ría ser di­fí­cil iden­ti­fi­car cuál es la pos­tu­ra de ca­da par­ti­do. Si crees que Me­di­ca­re es ma­lo y que el go­bierno no de­be­ría pro­te­ger a las per­so­nas con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, vo­ta por los re­pu­bli­ca­nos. Si quie­res de­fen­der Me­di­ca­re y ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra mé­di­ca in­clu­so pa­ra aque­llos con pro­ble­mas de sa­lud, vo­ta por los de­mó­cra­tas.

Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos tie­nen un pro­ble­ma con es­to: las po­lí­ti­cas que odian, y que los de­mó­cra­tas ado­ran, son ex­tre­ma­da­men­te po­pu­la­res. Me­di­ca­re cuen­ta con un apo­yo abru­ma­dor. Lo mis­mo su­ce­de con la pro­tec­ción a las en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, que in­clu­so apo­ya una am­plia ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos.

Aho­ra bien, tal vez se ima­gi­nen que la res­pues­ta de los re­pu­bli­ca­nos a la im­po­pu­la­ri­dad ma­ni­fies­ta de su pos­tu­ra an­te los ser­vi­cios mé­di­cos se­ría, di­ga­mos, cam­biar de pos­tu­ra. Pe­ro eso es irre­me­dia­ble­men­te an­ti­cua­do. Co­mo di­je, lo que han op­ta­do por ha­cer, en cam­bio, es men­tir, in­sis­tir en que ne­gro es blan­co y arri­ba es aba­jo.

Por lo tan­to, Josh Haw­ley, co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Mi­su­ri, es par­te de esa de­man­da con­tra la nor­ma­ti­vi­dad pa­ra las ase­gu­ra­do­ras de Oba­ma­ca­re; sin em­bar­go, en su cam­pa­ña pa­ra el Se­na­do, afir­ma que es de­fen­sor de los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes. Dean He­ller, quien bus­ca re­ele­gir­se co­mo se­na­dor de Ne­va­da, vo­tó por un pro­yec­to de ley que ha­bría aca­ba­do con Oba­ma­ca­re, in­clui­da to­da la pro­tec­ción a las en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes; no obs­tan­te, ter­gi­ver­sa su pos­tu­ra al igual que Haw­ley.

Ade­más, no so­lo mien­ten so­bre su pro­pia pos­tu­ra. Tam­bién mien­ten so­bre la de sus opo­si­to­res. In­creí­ble­men­te, los re­pu­bli­ca­nos han pa­sa­do años des­de la apro­ba­ción de la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble acu­san­do a los de­mó­cra­tas de que­rer des­truir Me­di­ca­re.

To­do es­to me lle­va a un ex­cep­cio­nal ar­tícu­lo de opi­nión so­bre aten­ción mé­di­ca que apa­re­ció es­ta se­ma­na en USA To­day, cu­ya au­to­ría se atri­bu­ye a Do­nald Trump (si real­men­te lo es­cri­bió, me co­mo mi pe­lu­quín; pa­ra ser jus­tos, hay que re­co­no­cer que el ar­tícu­lo es in­co­ne­xo e in­cohe­ren­te, lo cual su­gie­re que pue­de que ha­ya te­ni­do al­go que ver en su redacción).

Par­te del ar­tícu­lo afir­ma­ba que el go­bierno de Trump es­tá de­fen­dien­do el se­gu­ro mé­di­co pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses con en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes, cuan­do la reali­dad es que ha tra­ta­do de aca­bar con esa co­ber­tu­ra. No obs­tan­te, en esen­cia era un ata­que a las pro­pues­tas de “Me­di­ca­re pa­ra to­dos”, una con­sig­na que ha­ce re­fe­ren­cia a va­rias pro­pues­tas, des­de el sis­te­ma uni­ver­sal con un pa­ga­dor úni­co has­ta al­gu­na for­ma de op­ción pú­bli­ca.

¿Qué di­jo “Trump” que ha­rían los de­mó­cra­tas? Que “ani­qui­la­rían” el ac­tual pro­gra­ma de Me­di­ca­re. Ah, y que con­ver­ti­rían a Es­ta­dos Uni­dos en Ve­ne­zue­la. Por­que eso es lo que ha ocu­rri­do en paí­ses que en reali­dad tie­nen un sis­te­ma de pa­ga­dor úni­co, co­mo Ca­na­dá y Di­na­mar­ca.

¿Por qué los re­pu­bli­ca­nos pien­san que pue­den sa­lir­se con la su­ya con men­ti­ras tan des­ca­ra­das? En par­te se de­be a que es­pe­ran que sus se­gui­do­res que ven Fox crean cual­quier co­sa que les di­gan.

Así mis­mo, por­que to­da­vía pue­den con­tar con fa­ci­li­ta­do­res en los me­dios no­ti­cio­sos tra­di­cio­na­les. Des­pués de to­do, ¿por qué USA To­day apro­bó es­te ar­tícu­lo? De­jar que Trump ma­ni­fies­te su opi­nión es una co­sa; dar­le una pla­ta­for­ma pa­ra sus men­ti­ras des­ca­ra­das es otra. Co­mo lo di­jo el ve­ri­fi­ca­dor de he­chos Glenn Kess­ler de The Was­hing­ton Post: “Ca­si to­das las ora­cio­nes in­cluían una de­cla­ra­ción en­ga­ño­sa o fal­se­dad”. Ni el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pue­de in­ven­tar sus pro­pios he­chos.

Así que, ¿fun­cio­na­rá la gran men­ti­ra del Par­ti­do Re­pu­bli­cano so­bre la aten­ción mé­di­ca? Lo sa­bre­mos en unas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.